Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV, defendiendo el por qué del monovolumen (con vídeo)

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

No te voy a engañar, no es que sea un efusivo defensor del monovolumen, pero sí creo firmemente que es la imagen más pura del automóvil en el sentido estricto de la palabra. Algunos fabricantes nunca me darán la razón, otros van camino de ello, pero un buen número de marcas llevan años intentando decirnos que sí, que hay una razón firme por la que creer en el monovolumen.

El Citroën C4 Picasso es una de esas puntas de lanza con las que el segmento del monovolumen se reivindica frente a los constantes ataques de los nuevos SUV. De hecho podríamos decir que el SUV es la evolución del monovolumen. Por eso he tenido una semana a prueba un Picasso con motor HDI de 150 caballos, para llevar la contraria a este loco mercado y confiar una vez más en este tipo de carrocerías.

Futurista

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

Citroën se ha caracterizado en su historia por dar al mundo coches extraños, extravagantes, a veces sin demasiado sentido. Años atrás parece que encontró un camino más llano y ahora está poniendo un grano de exotismo en sus lanzamientos tras dos generaciones de su monovolumen compacto. El C4 Picasso fue la primera experiencia, con un monovolumen de 4,42 m de largo, 1,82 m de ancho, 1,61 m de alto y un aspecto extremadamente futurista.

El frontal es lo más llamativo con sus ópticas partidas, con unas cejas en la parte superior que hacen las funciones de luz diurna LED. El habitáculo va bastante avanzado, con un capó musculoso y un contorno cromado para las ventanillas que decora un lateral numerosas veces abandonado por los fabricantes en el momento del diseño.

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

La trasera es más convencional, pero igualmente atractiva. Los faros horizontales crean, en nuestra versión, un efecto tres dimensiones para la iluminación y que parece será un elemento más de diseño en el futuro de la marca francesa. La nota curiosa la marca un portón que al abrirse se lleva consigo los faros. Los pilotos situados en los bajos del paragolpes los sustituyen en sus tareas de iluminación cuando esto ocurre.

La imagen general del C4 Picasso es tecnológica y futurista, de hecho es el monovolumen con la imagen más futurista de la oferta actual, para lo bueno y para lo malo. Entre las opciones podemos elegir el color rojo de nuestra unidad de pruebas que destaca todos y cada uno de los detalles o las llantas opcionales de 18 pulgadas muy recomendables por estética pero no tanto si buscamos maximizar el confort.

Un teatro tecnológico en el interior

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

Tal vez pensabas que con el aspecto tecnológico del exterior Citroën ya se limpiaba las manos y terminaba el trabajo. Pero no. Dentro, el C4 Picasso puede ser la pesadilla del no iniciado en las nuevas tecnologías. También el juguete perfecto para el que cambia de smartphone cada 6 meses. Yo, personalmente, le veo tanto de bueno como de malo.

Apenas hay botones, y eso es porque se ha trasladado todo a una pantalla táctil en el centro del salpicadero que aglutina las funciones de la radio, el navegador, el ordenador de a bordo e, incluso, la climatización. El aspecto, junto a la pantalla superior, es el de estar a los mandos de algún tipo de nave espacial. El problema es que, como ocurre con muchos modelos de nueva generación, la sustitución de botones físicos por táctiles complica la tarea si no pretendemos desviar la vista a cada movimiento.

Arriba, en la parte central, se erige la pantalla principal, lo que ha sido el cuadro de mandos desde la primera generación del Picasso. Es una posición extraordinaria para leer toda la información y, de hecho, el cuadro muestra una buena cantidad de elementos para tenerlo todo controlado. Incluso lo podemos configurar. Sin embargo, creo que el espacio está mal aprovechado. Me explico. Lo más natural, creo, es colocar el navegador y la información básica del coche (velocidad, rpm…) en la pantalla superior, y dejar por ejemplo la radio o el ordenador de a bordo en la pantalla inferior.

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

Pero no tenemos tanta libertad. O ponemos el navegador en la pantalla inferior o no aparece el mapa en la superior. Es más, sólo el hecho de subir y bajar el volumen de la radio ya nos quita el mapa de la parte superior temporalmente. O, por ejemplo, si queremos colocar el navegador junto al ordenador de a bordo, no podremos combinarlos constantemente en la pantalla superior, sino que el ordenador de a bordo aparecerá durante un breve instante. ¿Por qué llevar la misma información en dos pantallas?

Dejando de lado este tema que seguramente vaya a gusto de cada uno, merece la pena resaltar la calidad del interior. Citroën ha puesto todo su empeño en ofrecernos un habitáculo bien hecho y rematado, con mucho material mullido en la parte superior y plásticos duros con buen aspecto en la inferior. Tanto el tacto del volante como de la palanca de cambios es agradable y el puesto de conducción cómodo. Con nuestros asientos del pack Lounge las regulaciones son múltiples y podemos adaptarnos mejor al puesto.

Un verdadero 5 plazas

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

Citroën nos vende un monovolumen de 5 plazas y 5 plazas tiene. Parece una conclusión estúpida pero la fila trasera cuenta con sus 3 asientos individuales y configurables al gusto. No siempre ocurre. Son cómodos, hay buen espacio para las piernas y cabeza, y la anchura dependerá de cómo de corpulentos sean los ocupantes. Lo bueno es que el pasajero central no sufrirá una mala postura por un mal asiento y no hay túnel central. Hay mesillas con luz para los ocupantes de los extremos.

Las plazas delanteras son dos auténticas butacas de salón. Son espaciosas pero no tienen un hueco libre entre ambas como tenía por ejemplo el Xsara Picasso, a cambio eso sí de algunos huecos portaobjetos extra. La palanca tampoco va colocada en el salpicadero como ocurría antes. Los asientos del pack Lounge tienen un par de ventajas. La primera es que el asiento del copiloto tiene un reposapiés regulable. La segunda son unas sujeciones en los reposacabezas que sujetan la cabeza, por ejemplo, cuando vamos dormidos. Donde le veo más pegas que ventajas es en el asiento del conductor.

Los que necesitan de más espacio o más plazas tienen disponible el Grand C4 Picasso, un mismo modelo pero algo más grande, mide 4,59 metros de largo, con mayor maletero en caso de sólo llevar 5 plazas y con la posibilidad de colocar hasta 7 plazas, las dos últimas de tamaño más reducido y que pueden quedar ocultas tras el piso del maletero.

Maletero de 537 litros

maletero-citroen-c4-picasso

El Citroën C4 Picasso tiene un maletero de 537 litros de capacidad, una muy buena cifra que se ve recompensada por unas formas completamente cúbicas del compartimento. La boca de carga no es especialmente alta y el piso queda a ras de la boca, hay varios enganches y una red para colocar objetos pequeños. Lleva, además, la ya clásica linterna que hace las funciones de luz para el compartimento.

Si abatimos los asientos posteriores, individualmente, obtenemos un espacio de carga de hasta 1.700 litros. Si no necesitamos tanto, con avanzar los asientos delanteros ganaremos unos litros. El suelo resultante es plano pero tiene truco, hay que desplegar unos suplementos de los respaldos para crearlo.

Confort ante todo

Si durante la prueba de un monovolumen no me viene a la cabeza insistentemente la palabra confort me bajo y devuelvo las llaves. No es el caso del C4 Picasso. Citroën se caracteriza por su confort, aunque este coche no lleve la suspensión hidroneumática del fabricante, pero a través de los años ha conseguido poner a punto sus monovolúmenes para que no sean auténticos barcos y a la vez cómodos.

No te engañaré, no me importaría una suspensión aún más blanda en este coche, por su condición, pero los de los chevrones han conseguido un buen equilibrio. La suspensión no es seca y filtra bien las irregularidades, incluso en las plazas traseras, donde a veces se nota mayor rebote. A la vez, el balanceo se reduce todo lo posible, pero ahí está. En zonas reviradas sale a relucir, pero me preocupa más que los asientos no tengan un agarre lateral óptimo que el propio balanceo.

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

En este salón rodante no hay demasiados ruidos provenientes del exterior. El motor no se oye demasiado a menos que vayamos en fases de fuerte aceleración o en frío temporalmente, aunque hay opciones algo más refinadas en este apartado. El ruido de rodadura me parece bastante conseguido para las llantas de 18 pulgadas con neumáticos de 225 de ancho de nuestra unidad.

Si pretendemos practicar una conducción dinámica tal vez sea mejor que valores otras opciones, como el BMW Serie 2 Active Tourer. El C4 Picasso no se comporta mal porque es predecible, pero no involucra al conductor en la conducción. Todo va muy aislado, empezando por la dirección, bastante asistida pero no por ello criticable en este coche, y siguiendo por un guiado de la palanca de cambios muy suave. Si nos pasamos de la raya se vuelve subvirador y los controles electrónicos colocan de nuevo el coche en la carretera.

Suficientemente rápido

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

En muchas ocasiones cuando hablamos de un monovolumen potente nos echamos a reír porque no le vemos sentido. Lo tiene. De un monovolumen esperamos cargarlo, ya sea con pasajeros o con equipaje, o ambos, por lo que el factor potencia empieza a tener relevancia. Puede que 150 caballos sean más de los necesarios, pero nunca vienen mal cuando nos disponemos a cargar el coche.

Nuestra unidad de pruebas lleva un motor 2.0 BlueHDI de 150 caballos, la nueva generación de motores diésel que cumplen la normativa Euro 6 gracias al catalizador SCR con inyección de AdBlue y el filtro de partículas. Es una opción interesante por rendimiento y consumo, y sólo tendremos una opción más potente en gasolina, con el 1.6 THP de 165 caballos de potencia.

En la gama de motores aparecen dos diésel de menor potencia, un HDI de 90 caballos y otro HDI de 115 caballos. Ambos tienen consumos más reducidos y ambos, en sus versiones automáticas, tienen la caja automática pilotada ETG6. En gasolina hay otra opción por debajo del motor de 165 caballos, que es el nuevo PureTech Turbo de 130 caballos.

El motor es suave en su funcionamiento, no tiene patada y es bastante lineal. Comienza a ser agradable y vivo entre las 1.600 y 2.000 vueltas, suficiente en ciudad, pero en carretera merece la pena mantenerlo por encima de las 2.000 vueltas si afrontamos subidas. Junto a él una caja de cambios de 6 relaciones con una sexta velocidad para cruceros a bajas vueltas. A 120 km/h circulamos cerca de las 2.000 vueltas. Sin embargo, el motor pide reducir una marcha en repechos el autovía.

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

Los 150 caballos, aunque lineales, se dejan notar en cuanto pisamos el pedal. PSA ha trabajado en su nueva plataforma modular EMP2 y esto ha dado pie a una reducción significativa del peso. Ello contribuye a que el coche se mueva mejor y se sienta más ligero, y la potencia pone el resto cuando se trata de adelantar de forma rápida, tajante y segura.

A su vez, ha conseguido unos consumos más ajustados. Homologa un consumo mixto de 3,9 l/100 bastante alejado del real. En nuestro recorrido de cerca de 750 kilómetros mezclando ciudad, carretera y autovía hemos logrado una cifra de 5,3 l/100 km, que no está nada mal. Sorprende, y mucho, en ciudad gracias a un Start/Stop extraordinario que para el motor por debajo de 22 km/h. Conseguimos así mantener el motor parado casi la mitad del trayecto en ciudad y es relativamente sencillo moverse en cifras de 6-6,5 l/100 km. En carretera los 5 l/100 km son la tónica general.

Concluyendo

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

No se puede decir que Citroën no tenga experiencia en monovolúmenes, menos con una familia Picasso compacta que ya va por su tercera generación. Una vez más ha demostrado que puede colocarse entre los monovolúmenes de referencia, y eso pese a un emvite constante de los SUV, que van comiendo cada vez con más hambre de su segmento. Y sin embargo, ha vuelto con todas las armas para convertirse en una opción aún más racional.

Su aspecto exterior es más destacable por lo que esconde que por cómo es. Su diseño tecnológico y futurista da paso a un interior cargado de tecnología y nuevas modas, con un control táctil en el salpicadero desde el que controlar todo. Es una peculiaridad que no me convence, pero sí lo hace por calidad y acabados, además de por un equipamiento muy amplio con detalles tan poco comunes como los asientos tipo confort.

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

Sigue siendo un monovolumen cómodo. Tal vez no tanto como el Xsara Picasso, pero sí mucho más enérgico a la hora de moverse y eliminando buena parte del molesto balanceo. Aquí no se han andado con medias tintas buscando un comportamiento mínimamente deportivo y eso, señores, es todo un acierto. La habitabilidad es también apreciable, con 5 asientos individuales y una buena dosis de modularidad.

El motor diésel HDI de 150 caballos es la opción perfecta para el que vaya a cargar a menudo el coche. Es rápido y no consume demasiado, aunque tal vez la opción más racional sea el HDI de 115 caballos. Hay opciones más refinadas pero entre los detalles está el magnífico sistema Stop/Start, ahora mismo sin rival. En definitiva, un coche en el que podrán viajar dos adultos y tres niños sin mayores problemas, de forma cómoda, sin echar de menos equipamiento tecnológico (cada vez un argumento más fuerte de compra) y sin renunciar a unos consumos contenidos.

Equipamiento Citroën C4 Picasso

Attraction

Citroën C4 Picasso Attraction

  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Ayuda a la salida en pendiente
  • Aire acondicionado
  • Limitador de velocidad y contol de crucero
  • Parabrisas panorámico
  • Elevalunas delanteros y traseros eléctricos
  • Retrovisores eléctricos y térmicos
  • Pantalla táctil de 7 pulgadas
  • Radio con USB y Bluetooth

Seduction (añade al anterior)

Citroën C4 Picasso Seduction

  • Sensores de luz y lluvia
  • Faros antiniebla
  • Bandejas para plazas traseras
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Apoyabrazos delantero
  • Salidas de aire en segunda fila
  • Moldura lateral cromada
  • Cortinillas en segunda fila
  • Asientos traseros regulables longitudinalmente

Intensive (añade al anterior)

Citroën C4 Picasso Intensive

  • Sensor de parking trasero
  • Retrovisores abatibles eléctricamente
  • Faros antiniebla con Cornering Light
  • Pantalla panorámica de 12 pulgadas
  • Navegador con Jukebox
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas (BlueHDI)
  • Acceso y arranque sin llaves

Intensive Plus (añade al anterior)

Citroën C4 Picasso Intensive Plus

  • Cámara de visión trasera
  • Llantas de aleación 18 pulgadas (BlueHDI)
  • Pilotos traseros LED efecto 3D
  • Cristales traseros sobretintados

Exclusive (añade al anterior)

Citroën C4 Picasso Exclusive

  • Cinturones de seguridad activos
  • Sensor de parking delantero
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Portón trasero de apertura eléctrica
  • Retrovisor interior electrocrómico
  • Ambientador integrado
  • Citroën Connect Box
  • Toma de 230V
  • Avisador de ángulo muerto
  • Park Assist
  • Tapizado mixto cuero
  • Pack Lounge (reposacabezas, reposapies y función masaje)

Precios Citroën C4 Picasso

Prueba Citroën C4 Picasso HDI 150 CV

Acabado Motor Precio
Attraction Puretech 130 CV 6v 19.295 euros
Attraction HDI 90 CV 5v 20.795 euros
Seduction Puretech 130 CV 6v 20.445 euros
Seduction HDI 90 CV 5v 21.954 euros
Seduction HDI 90 CV ETG6 22.945 euros
Seduction HDI 115 CV 6v 22.995 euros
Seduction HDI 115 CV ETG6 23.996 euros
Intensive Puretech 130 CV 6v 22.095 euros
Intensive THP 165 CV EAT6 24.553 euros
Intensive HDI 115 CV 6v 24.945 euros
Intensive HDI 115 CV ETG6 25.645 euros
Intensive BlueHDI 150 CV 6v 26.485 euros
Intensive BlueHDI 150 CV EAT6 28.085 euros
Intensive Plus Puretech 130 CV 6v 22.905 euros
Intensive Plus THP 165 CV EAT6 25.363 euros
Intensive Plus HDI 115 CV 6v 25.755 euros
Intensive Plus HDI 115 CV ETG6 26.455 euros
Intensive Plus HDI 150 CV 6v 27.395 euros
Intensive Plus HDI 150 CV EAT6 28.995 euros
Exclusive THP 165 CV EAT6 28.758 euros
Exclusive HDI 115 CV ETG6 29.794 euros
Exclusive HDI 150 CV 6v 30.634 euros
Exclusive HDI 150 CV EAT6 32.234 euros

Opinión del editor

Citroën C4 Picasso BlueHDI 150 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas
19.295 a 32.234

    • Citroën C4 Picasso BlueHDI 150 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 17 de Abril de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 70%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 75%
    • Plazas delanteras
      Editor: 90%
    • Plazas traseras
      Editor: 90%
    • Maletero
      Editor: 85%
    • Mecánica
      Editor: 80%
    • Consumos
      Editor: 70%
    • Confort
      Editor: 95%
    • Precio
      Editor: 85%

    Resumen: Citroën vuelve a ofrecernos un monovolumen de referencia con su C4 Picasso, con un confort de marcha excelente, mucha tecnología y equipamiento y motores diésel tan potentes como eficientes.

    Pros

    • Estética atrevida
    • Confort
    • Equipamiento

    Contras

    • Demasiados controles táctiles
    • Repartición de información en pantallas
    • Perezoso debajo de 2.000 vueltas

    Galería de imágenes

     

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *