Prueba Hyundai i10 2017, una compra muy racional

Prueba Hyundai i10

El segmento de los utilitarios sigue siendo uno de los más importantes para la mayoría de marcas que hoy en día comercializan en nuestro mercado. Con una cuota cercana al 5%, los clientes que buscan un coche del segmento A cada vez son más exigentes, lo que ha llevado a los fabricantes a dotar de un diseño más atractivo y, sobre todo, de mayor tecnología y equipamiento a sus productos. El Hyundai i10 es la apuesta de la firma surcoreana por este segmento A.

El Hyundai i10 aparecía por primera vez en el año 2008, siendo sucesor del Hyundai Atos. La segunda generación del i10 llegaba al mercado en 2013, y ahora acaba de lanzarse al mercado una actualización que modifica brevemente su estética y mejora su equipamiento, especialmente en el apartado de la tecnología. El objetivo de Hyundai es que su utilitario supere la barrera de las 3.000 unidades al año en España, con un producto muy a los gustos del “viejo continente”.

Cambios exteriores breves, pero rejuvenecedores

Prueba Hyundai i10

La imagen del Hyundai i10 que se comercializaba hasta hace unas semanas, es decir, la anterior a este lavado de cara, parece ser que funcionaba bastante bien y que, sin destacar, gustaba entre los consumidores europeos. Por ello, Hyundai ha preferido simplemente maquillarlo brevemente para hacer su imagen un tanto más juvenil y ya de paso crear una estética un poco más simpática.

El urbanita surcoreano que, por cierto, ha sido desarrollado en Europa para los gustos de los europeos, muestra un frontal más fresco tras la incorporación de una nueva parrilla denominada “forma de cascada” que será una seña de identidad para los próximos lanzamientos de la marca, iluminación diurna de LED con formas redondeadas y la reubicación de los intermitentes laterales que ahora se alojan en los retrovisores.

Mientras tanto, el lateral permanece prácticamente inalterado, salvo por unas nuevas llantas con medidas de 14 y 15 pulgadas. Cambiando nuevamente de perspectiva y observando al Hyundai i10 por detrás, aparece un rediseñado paragolpes que incluye una zona acabada en negro en los alrededores de la matrícula, en la parte baja. Los pilotos posteriores también se han visto modificados, mientras que las luces de antiniebla ahora son redondeadas, para asemejarse un poco más con el frontal.

Interior sorprendente para este segmento

Prueba Hyundai i10

Sus cotas exteriores son 3,67 metros de largo, 1,66 metros de ancho y 1,5 metros de alto. Por su parte, la batalla es de 2,39 metros. Para un coche de semejantes dimensiones exteriores nos podríamos esperar un habitáculo demasiado pequeño, estrecho e incómodo. Sin embargo, sorprende lo amplio que es su habitáculo, siempre teniendo en cuenta que es un segmento A.

Las dos plazas delanteras son bastante aceptables. Ni el conductor ni el acompañante tendrán problemas de espacio ni se verán “agobiados” y es que, otro punto positivo del Hyundai i10 es su gran superficie acristalada, que permite una gran visibilidad además de causar una sensación de mayor desahogo. Una de las pegas es que su volante sí ofrece regulación en altura pero no en profundidad. Tampoco es regulable la altura del cinturón de seguridad, excepto en el acabado Style, el más alto.

Prueba Hyundai i10

No todos los vehículos de este segmento, enfocado a la vida urbana, están homologados para cinco personas como sí lo está el Hyundai i10. Vale que no será muy cómodo desplazarse cinco personas dentro de este coche, pero lo cierto es que cuatro sí lo harán con un gran confort. El pequeño modelo de la firma surcoreana es un producto bastante racional y Hyundai lo ha dotado de unas plazas posteriores que ya les gustaría tener a otros coches del segmento B, tanto en altura como en longitud para las piernas.

En cuanto al maletero, no existen cambios respecto al pre-restyling. Cubica 252 litros, que serán más que suficientes para las compras habituales en el súper y también para una escapada con tu pareja. Eso sí, es un segmento A, el equipaje de cuatro personas para una semana de vacaciones será bastante difícil de ubicar en el maletero. Al abatir la segunda fila de asientos, el volumen aumenta hasta llegar a los 1.050 litros.

Una mejora tecnológica notable

Prueba Hyundai i10

Es en el habitáculo donde apreciamos una clara mejora tras esta puesta al día. El aspecto general del interior no ha cambiado demasiado, pero lo cierto es que la posibilidad de instalar (opcionalmente) un sistema de infoentretenimiento con pantalla de 7 pulgadas, navegador, sincronizaciones con smartphones mediante Apple CarPlay y Android Auto, además alertas de tráfico o meteorología en tiempo real vía TomTom Services Lives, puede ser un detalle que convenza a muchos clientes, especialmente a los más jóvenes.

Por otro lado, es cierto que los materiales en prácticamente todas las superficies del habitáculo son plásticos bastante duros. Es un segmento A y el fabricante debe ahorrar en materiales, pero sinceramente tienen un tacto correcto y todos parecen encajar a la perfección, sin que aparezcan ruidos cuando presionamos en un punto u otro de la zona central del salpicadero. En este sentido, nos hemos llevado un muy buen sabor de boca. En cuanto a la personalización, el interior se puede configurar con cuatro colores diferentes; como son naranja, beige, azul y rojo, todos ellos en combinación con el negro.

Este Hyundai i10 2017 también mejora en el apartado de seguridad, aunque la pega es que depende mucho del nivel de acabado.  6 airbags, control de estabilidad y control de presión de neumáticos será de serie en todos los i10. Para disfrutar de la ayuda al arranque en pendiente, la iluminación lateral delantera en giros cerrados, el aviso de colisión frontal o la alerta por cambio involuntario de carril debemos irnos al “tope de gama”.

2 motorizaciones y 2 tipos de transmisión

Prueba Hyundai i10

La gama mecánica es muy escueta. El Hyundai i10 mantiene las dos motorizaciones que ofrecía hasta ahora, sin añadir ninguna más. La opción menos potente es el tricilíndrico 1.0 que entrega 66 CV y 95 Nm; mientras que el de mayor potencia es el conocido 1.2 de 87 CV y 121 Nm de par.

Personalmente no creo que hagan falta más motorizaciones, ni tampoco una variante diésel. Su rendimiento no es muy elevado, pero debemos tener en cuenta que es un coche tranquilo pensado para núcleos urbanos y que rara vez se utilizará para viajar con el maletero cargado hasta arriba.

De serie, el cambio es manual y de cinco marchas, tanto para el 1.0 como para el 1.2. Pero para quien prefiera una transmisión automática, Hyundai ofrece un convertidor de par con cuatro velocidades simuladas, que solo se puede asociar a la variante de mayor potencia. Si conducimos habitualmente por una ciudad congestionada por el tráfico, ésta puede ser una opción interesante, aunque no podemos hablar de su funcionamiento porque no hemos podido probarla.

Al volante

Prueba Hyundai i10

Durante la presentación a la prensa hemos podido “echar el guante” al Hyundai i10 en su versión de 87 CV con cambio manual. El recorrido ofrecido por la marca contaba de unos trayectos muy urbanos, dividiendo aproximadamente al 50 % el callejeo por la zona centro de Madrid y la circulación por la famosa M-30. Un entorno muy favorable para comprobar las aptitudes de este urbanita, aunque el denso tráfico durante el recorrido no nos ha favorecido demasiado.

1.200 cc atmosférico y 87 CV. Como comentábamos antes, puede parecer una mecánica demasiado corta, escasa. La potencia es la que es y no te dejará pegado al asiento en ningún momento. Tampoco esperes unas recuperaciones brillantes ni un tacto deportivo. Pero para el enfoque y el uso habitual de este coche será una potencia adecuada. No hemos probado el 1.0 de 66 CV, pero creo que sí podría ser demasiado justo.

El conjunto y la ligereza del coche permiten una buena agilidad en marchas cortas, pudiéndose mover con fluidez entre el tráfico y ser capaz de arrancar desde parado de una forma bastante viva sin llegar a ser espectacular. Esto es lo que todo urbano necesita en cuanto a dinámica, por lo que el Hyundai i10, al menos con el motor 1.2, cumple gratamente.

Prueba Hyundai i10

Cuando salimos del casco urbano y nos introducimos en vías un poco más rápidas, los largos desarrollos de la transmisión nos obligan a reducir alguna marcha en pendientes ascendentes y también en adelantamientos para revolucionar el motor, situaciones en las que el ruido del propulsor se dejará notar bastante en el habitáculo. El tacto del cambio no busca deportividad, pero su uso no será desagradable. Además, la suavidad de su blando embrague, al igual que el del pedal de freno, nos hará muy fácil su conducción y dosificación.

La dirección es muy blanda, tiene poco peso. Este es un detalle que en otros coches más enfocados a las vías rápidas o que buscan deportividad sería muy criticable, pero al tratarse de un urbano sin pretensiones deportivas es un punto positivo, ya que nos permitirá maniobrar en aparcamientos o girar entre calles sin apenas esfuerzo gracias, también, a su pequeño radio de giro. Por su parte, la suspensión, sin llegar a ser “rebotona”, nos ha dado la sensación de ser un tanto rígida al pasar por algún que otro resalto. Lo comprobaremos más a fondo cuando disfrutemos durante varios días de alguna unidad de prueba.

Conclusiones

Esta toma de contacto nos ha servido para comprobar que el Hyundai i10 es, de verdad, una de las opciones más interesantes para quien busca un vehículo urbano y racional. No destacará por su estética, ni tampoco por sus prestaciones dinámicas, pero sí en habitabilidad, confort y agilidad. Como el resto de modelos de la marca, cuenta con una garantía de 5 años sin límite de kilometraje; un punto a tener en cuenta.

Equipamiento Hyundai i10

Prueba Hyundai i10

Klass

  • Llantas de acero en 14 pulgadas
  • Rueda de repuesto
  • Paragolpes en color de la carrocería
  • Cristales ligeramente oscurecidos
  • Toma de corriente tipo mechero
  • Conexiones USB y Aux
  • Ordenador de a bordo
  • Elevalunas delanteros
  • Cierre centralizado a distancia con alarma
  • 6 airbags

Tecno

  • Retrovisores exteriores en color de la carrocería
  • Luces diurnas y antinieblas de LED
  • Volante y pomo del cambio revestidos en cuero
  • Mandos en el volante
  • Bluetooth
  • Elevalunas eléctricos en las 4 puertas
  • Regulador y limitador de velocidad

Pack Tecno Plus

  • Llanta de aleación en 14 pulgadas
  • Navegador integrado con pantalla táctil de 7 pulgadas y TomTom Services Lives
  • Apple CarPlay y Android Auto
  • Climatizador automático

Style

  • Llanta de aleación en 15 pulgadas
  • Techo solar con apertura
  • Manetas interiores cromadas
  • 4 Altavoces
  • Apertura y arranque manos libres
  • Cinturones delanteros regulables en altura
  • Sensor de aparcamiento posterior
  • Aviso de colisión frontal
  • Aviso de salida involuntaria de carril

Precios

Prueba Hyundai i10

El Hyundai i10 2017 cuenta con un descuento de lanzamiento por valor de 1.900 euros. Además, financiando el descuento aumenta en 1.000 euros más. Por último, entregando un coche de Hyundai al concesionario nos beneficiaremos de otros 600 euros más. De esta manera podríamos llegar a ahorrar 3.500 euros del PVP del coche. Los siguientes precios son sin aplicar ningún descuento y con el IVA y transporte incluidos.

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
66 CV Manual 5v Klass 12.315 €
66 CV Manual 5v Tecno 13.115 €
66 CV Manual 5v Tecno Plus 13.865 €
1.2 87 CV Manual 5v Tecno 13.615 €
1.2 87 CV Manual 5v Tecno Plus 14.365 €
1.2 87 CV Automático 4v Tecno 14.865 €
1.2 87 CV Automático 4v Tecno Plus 15.615 €
1.2 87 CV Manual 5v Style 16.170 €
1.2 87 CV Automático 4v Style 17.420 €

Galería de imágenes del Hyundai i10

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *