Prueba Jeep Renegade Trailhawk, esencia Wrangler en formato reducido

Prueba Jeep Renegade Trailhawk

El término todoterreno está completamente prostituido. Llamamos todoterreno a cualquier coche de aspecto campero, independientemente de su construcción o su sistema de tracción ¡incluso a un 4×2!. Las auténticas aptitudes off-road van quedando en manos de modelos de alta gama, al alcance de pocos bolsillos, aunque entre los mejor denominados SUV, encontramos algunos coches que destacan. El Fiat Panda Cross que probamos hace meses es un clarísimo ejemplo de todoterreno económico y el Jeep Renegade Trailhawk de la prueba de esta semana hace suyo el espíritu del Wrangler y no se achanta ante excursiones fuera del asfalto.

Jeep es una marca especializada en SUVs y todoterrenos. Aunque no todos sus modelos están tan preparados para el campo como el Wrangler, todos tienen alguna variante más preparada para buscar aventuras, sin olvidarse de las versiones de tracción sencilla que tanto se demandan. Cubren lo que más se demanda, pero también ofrecen interesantes productos de nicho. En el caso del Jeep Renegade sucede así, quedando en lo más alto de la gama la variante Trailhawk con motor 2.0 diésel MultiJet de 170 CV, cambio automático de nueve velocidades y tracción total, entre otras mejoras.

Fachada de tipo duro

Prueba Jeep Renegade Trailhawk

La primera impresión siempre viene acompañada de algún tipo de juicio. En el caso del Jeep Renegade, el primer contacto visual no deja indiferente a nadie, más aún si le añadimos el color naranja Omaha y el techo negro de nuestra unidad de pruebas. El Jeep Renegade plasma en un SUV la esencia más pura de la marca, esa sensación de coche robusto. lo consigue con una carrocería de formas muy cuadradas, especialmente en la zaga. No faltan detalles como la característica parrilla con siete franjas verticales o unos curiosos pilotos traseros cuadrados con una X para los intermitentes en el centro. Irradia personalidad y llama mucho la atención en esta combinación, creedme que hace girar cabezas.

El Jeep Renegade Trailhawk consigue además un aspecto más llamativo que otras versiones, gracias a una suspensión más elevada y unos paragolpes específicos, con gancho rojos para remolcar en la parte posterior. Los pases de rueda y taloneras recubiertos en plástico negro son elementos comunes a toda la gama Renegade y otorgan ese look campero. Personalmente, el Jeep Renegade es un coche que me gusta mucho mirándole a la cara, pero que cuando da la espalda no acaba de convencerme. Un juicio completamente subjetivo, en cualquier caso.

Este todoterreno da la sensación de ser mucho más grande de lo que realmente es debido a sus formas cuadradas. Mide 4,25 metros de longitud, 1,80 de anchura y 1,69 de altura. Es unos 10 centímetros más largo que modelos como el Suzuki Vitara, quedando a medio camino entre los SUV de segmento B y C, tanto por tamaño como por precio o posibilidades de equipamiento.

Amplitud interior

Prueba Jeep Renegade Trailhawk

Su tamaño exterior y las formas cuadradas repercuten directamente en el habitáculo. El interior del Jeep Renegade Trailhawk es muy amplio en todas sus cotas. No hay problemas de anchura ni de altura al techo, en absoluto, tampoco de espacio para las piernas en las plazas posteriores. Las plazas posteriores son mejor para dos adultos que para tres, que viajarán algo apretados y con un asiento central que no es tan cómodo.

El maletero del Jeep Renegade tiene 351 litros de capacidad. Está en la media del segmento B, pero cuenta con la ventaja de tener unas formas completamente cuadradas que permiten un gran aprovechamiento del espacio. Cuenta con un doble fondo que se puede eliminar o enrasar con la boca de carga, que es algo alta. Bajo el piso del maletero hay sitio para un kit reparapinchazos o una rueda de repuesto opcional que nuestra unidad no equipaba.

Superior a la media

Salpicadero Jeep Renegade Trailhawk

Si comparamos la terminación del habitáculo del Jeep Renegade con otros modelos del segmento B-SUV, difícilmente encontraremos otro mejor. El modelo italoamericano presenta un diseño atractivo y con buena calidad de materiales y ajustes. La parte superior del salpicadero es de plástico blando, el resto, incluidas las puertas, recurren a plásticos duros. El apoyacodos y la parte central de los paneles de puerta están tapizados, lo que es un buen detalle. Como guiño a los todoterreno, el copiloto tiene un asidero para agarrarse y evitar tambalearse en las rutas off-road.

Si hablamos de ergonomía la verdad es que todo cae bastante bien en el Renegade. El equipo multimedia queda a la altura de la mano y es fácil manejarlo. Funciona con unos botones periféricos y una pantalla táctil de buena respuesta. Inmediatamente debajo se ubican los botones del warning, asientos y volante calefactados y asistente de cambio involuntario de carril. Debajo de estos encontramos los mandos del climatizador bizona, que son intuitivos pero que quedan en una posición baja. Afortunadamente están algo inclinados y no sucede como el en Fiat 500L que los dígitos de la temperatura no se leen bien (utilizan los mismos mandos). Más abajo todavía están las tomas USB y AUX y el mando de control Selec Terrain.

Prueba Jeep Renegade Trailhawk climatizador

El cuadro de relojes ofrece una lectura muy fácil gracias a las esferas de velocidad y revoluciones. Una pantalla TFT de 7″ (a partir de acabado Limited) ofrece multitud de información sobre el vehículo y permite configurar algunos de los parámetros a mostrar.

Dos detalles a mejorar en el habitáculo son las palancas de intermitencias y limpiaparabrisas, que son de un material y acabado que desentonan con el resto (sucede igual en los Fiat 500L y 500X) y los parasoles, que al colocarlos en el lateral para evitar que el sol nos de en la cara de costado no hacen su función, ya que son muy cortos, aunque realmente el problema está en que la parte superior de la luna queda alejada de nuestra cabeza por la verticalidad del parabrisas y el espacio.

Refinamiento: eso no sale en el diccionario

Jeep Renegade Trailhawk

Hemos dicho que el Jeep Renegade tiene estampa de tipo duro y esa rudeza está presente en su mecánica. El Jeep Renegade Trailhawk utiliza un motor 2.0 MultiJet diésel de 170 CV, asociado a una caja de cambios automática de nueve velocidades y a un sistema de tracción total. Es la alternativa más potente de la gama y exclusiva para la variante Trailhawk.

Ya en parado, al arrancar el motor, saldrán a relucir las vibraciones y la sonoridad del motor, especialmente en frío. Encontraremos algunas vibraciones en el volante, que irán disminuyendo según se alcance la temperatura de servicio. El motor diésel es audible cuando circulamos a baja velocidad, aunque a velocidades establecidas es silencioso y por autopista se oye más el ruido aerodinámico, acompañado de algo de rodadura.

Prueba Jeep Renegade Trailhwak

Esas vibraciones y esa sonoridad incluso le quedan bien al Renegade por un rato, para acompañar esa sensación de tipo duro, aunque lo cierto es que para un uso diario sería bien recibida una mayor suavidad. Por otra parte, es comprensible que el Renegade Trailhawk no sea el coche más silencioso, ya que tiene más rozamiento que otros, neumáticos M+S y una aerodinámica que no favorece.

La caja de cambios automática de nueve velocidades ofrece un funcionamiento muy suave y suficientemente rápido, teniendo en cuenta el enfoque del Renegade Trailhawk. Como curiosidad, apuntar que la primera velocidad no se utiliza normalmente. El coche sale siempre en segunda porque la primera, muy corta, se utiliza a modo de reductora. La palanca permite manejo secuencial pero el Renegade no tiene posibilidad de equipar levas de cambio en el volante.

Jeep Renegade Trailhawk

La respuesta del conjunto motor y transmisión en cuanto a prestaciones me ha parecido muy satisfactoria por aceleración (0-100 km/h 8,9 segundos) y reserva de potencia, otorgando mucha seguridad a la hora de realizar adelantamientos. No obstante, se echa en falta un modo Sport para el cambio, para que vaya más revolucionado y no introduzca la siguiente velocidad tan pronto, lo que a veces al ir bajo de vueltas acarrea algunas vibraciones.

Un punto muy mejorable en el conjunto mecánico del Jeep Renegade es el Stop & Start. El motor se para cuando ya llevamos uno o dos segundos detenidos, por lo que no aprovecha las paradas al máximo. En parado mantiene la dirección asistida, pero si al soltar el freno y arrancar estamos ejerciendo esfuerzo sobre el volante este dará una sacudida, a veces muy brusca. Si nos detenemos y tratamos de volver a salir inmediatamente después de que se pare el motor, el motor arrancará, pero habrá un breve (pero muy molesto) intervalo de tiempo en el que la caja de cambios no transmitirá potencia a las ruedas, será como acelerar en vacío, luego la transmisión acopla y sin problemas. Y para acabar con el nefasto Stop & Start, comentar que llevando los asientos y el volante térmico conectados, estos se apagan cada vez que el motor se detiene, siendo un auténtico engorro.

Prueba Jeep Renegade Trailhwak

Tampoco tiene un funcionamiento del todo correcto el asistente de cambio involuntario de carril. Trata de mantenernos dentro de las líneas de la carretera moviendo el volante, pero ni de lejos funciona también como el sistema del Grupo Volkswagen. En el Renegade el sistema es más brusco porque espera a que el coche esté más cerca de las líneas y en muchas ocasiones no corrige lo suficientemente bien.

La puesta a punto del Jeep Renegade Trailhawk me ha parecido satisfactoria, con unas suspensiones firmes que filtran bien las irregularidades y que no permiten balancear en exceso la carrocería, que es bastante alta. La dirección también tiene un peso acertado. Los neumáticos M+S con homologación de invierno son los que más perjudican el comportamiento dinámico en seco, al tener cierta deriva. En condiciones más delicadas, como la carretera húmeda y fría, las ventajas son claras y evidentes ante neumáticos de verano.

Cuadro de relojes Jeep Renegade Trailhawk

Si pasamos al apartado de los consumos, tenemos que tomar como punto de partida el hecho de que el Jeep Renegade Trailhawk es el modelo más ineficiente de la gama: el más pesado, más alto, más potente y con neumáticos M+S. Ninguno de esos factores contribuye a unos buenos consumos, pero aún así hemos probado dos unidades de este mismo modelo, una durante 1.100 kilómetros y otra durante 1.300, obteniendo unas medias de 6,8 y 7,1 litros respectivamente (más adelante explicamos el motivo). Los viajes en autovías y autopistas pueden acabar con cifras de entre 6,3 y 6,6 litros, mientras que en ciudad es sencillo sobrepasar los 10 litros de consumo medio, que es claramente donde menos brilla el Renegade Trailhawk.

Conducción off-road

Prueba Jeep Renegade Trailhwak

No tiene sentido optar por el Jeep Renegade Trailhawk si no se va a salir del asfalto. El resto de la gama tiene versiones diésel y gasolina con tracción 4×4, cambio automático y potencia suficiente como para encontrar una versión que se adapte a nuestras necesidades. El Trailhawk es el coche indicado para quien quiera salir del asfalto con total seguridad y las mejores garantías de su segmento.

Tiene mayor altura libre al suelo (22 cm) y los ángulos de ataque y salida son mejores por unos paragolpes recortados en su parte más baja, logrando 30,5 y 34,3º respectivamente. El ángulo ventral es de 25,7º y permite vadear hasta una profundidad de 48 cm. Los ángulos de salida y ventral son mejores incluso que los de un Jeep Wrangler corto.

prueba-jeep-renegade-trailhawk-5

Estas características harán que no tengamos miedo a golpear los bajos en caminos rotos o al afrontar obstáculos. Donde más se nota que a fin de cuentas el Renegade Trailhawk es un turismo es en la suspensión, que tiene pocos recorridos y rápidamente quedan las ruedas al aire, resultando más difícil traccionar. En zonas muy rotas la suspensión resulta seca y rebotona, restando también confort.

El Jeep Renegade Trailhawk cuenta con una primera velocidad en el cambio automático de nueve marchas que hace las veces de reductora (4WD Low). El mando Selec Terrain de la tracción permite bloquear el diferencial central, activar el control de descensos (funcionamiento correcto) y escoger entre los modos de tracción Auto, Snow, Sand, Mud y Rock, que si muestran diferencias a la hora de gestionar la tracción.

Prueba Jeep Renegade Trailhwak

Selec Terrain con Active Drive Low

La capacidad de tracción de este Renegade es muy alta en todo tipo de terrenos. Hay ocasiones en las que parece que el coche se queda atascado tras una primera pérdida de tracción y el resbalamiento de la caja de cambios, pero luego remonta sin problemas. La “reductora” es muy útil en este aspecto y marca a diferencia con toda su competencia. Los Jeep Renegade Limited automáticos con caja de nueve velocidades también tienen esa primera corta que bautiza al sistema de tracción como Active Drive Low.

Para la prueba del Jeep Renegade hemos conducido dos unidades diferentes del modelo Trailhawk. Llevando a cabo la prueba todoterreno que hemos hecho con modelos como el Panda Cross o el Grand Cherokee, el coche sufrió una avería. Funcionaba perfectamente hasta que en las subidas empezaba a perder fuerza y el coche se quedaba sin poder avanzar. Hubo un problema en el diferencial posterior que hacía que la tracción no llegase a las ruedas, lo que impedía avanzar (en condiciones normales funcionaba correctamente). Entendemos que fue un fallo puntual de la primera unidad de prensa.

Concluyendo

Prueba Jeep Renegade Trailhwak

En definitiva, el Jeep Renegade Trailhawk es un coche que sabe combinar lo mejor de un SUV con lo mejor de un todoterreno. A este sí, podemos llamarle todoterreno. Ofrece multitud de equipamiento (mucho opcional) y un buen nivel de confort, habitabilidad, prestaciones y eficiencia, con la posibilidad de aventurarnos fuera del asfalto sin ningún tipo de miedo y con total confianza.

Equipamiento Jeep Renegade

Sport:

Jeep Renegade Sport

  • Retrovisores de ajuste eléctrico
  • Llantas de chapa de 16″
  • Cuatro elevalunas eléctricos
  • Aire acondicionado
  • Anclajes ISOFIX
  • Control de presión de neumáticos
  • Kit reparapinchazos
  • Desconexión airbag acompañante
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • ABS, ESP y control de tracción
  • Volante multifunción
  • UConnect 5″ con Bluetooth y cuatro altavoces

Longitude: (suma a Sport)

Jeep Renegade Longitude

  • Faros antiniebla delanteros
  • Retrovisores en color carrocería
  • Retrovisores calefactables
  • Barras de techo
  • Llantas de aluminio de 16″
  • Volante en cuero
  • Ajuste lumbar eléctrico para conductor
  • Luz ambiente LED
  • Limitador de velocidad y control de crucero
  • Seis altavoces
  • Select Terrain (4×4)

Limited: (suma a Longitude)

Jeep Renegade Limited

  • Escape cromado
  • Llantas de aluminio de 17″
  • Climatizador bizona
  • Respaldo trasero abatible 40/20/40 con apoyabrazos y trampilla
  • Aviso de cambio involuntario de carril
  • Control de descensos
  • Aviso de colisión frontal
  • Sensores de aparcamiento traseros
  • Cuadro de relojes con pantalla TFT de 7″

Trailhawk (suma a Limited):

Jeep Renegade Trailhawk

  • Lunas tintadas
  • Llantas de aluminio de 17″ con neumáticos M+S
  • Paragolpes específicos
  • Selec-terrain con modo Rock

Precios Jeep Renegade para España

Prueba Jeep Renegade Trailhawk

La siguiente lista de precios no incluye descuentos promocionales o por financiación ni ayudas a la compra. Estas tarifas PVP pueden verse rebajadas de forma muy considerable aplicando las distintas bonificaciones disponibles.

Motor Cambio Tracción Acabado Precio
1.6 MultiJet 120 CV Manual 6v 4×2 Sport 22.100 euros
1.6 MultiJet 120 CV Manual 6v 4×2 Longitude 23.800 euros
1.6 MultiJet 120 CV Manual 6v 4×2 Limited 25.450 euros
2.0 MultiJet 120 CV Manual 6v 4×4 Longitude 26.850 euros
2.0 MultiJet 120 CV Manual 6v 4×4 Limited 28.500 euros
2.0 MultiJet 140 CV Manual 6v 4×4 Longitude 27.800 euros
2.0 MultiJet 140 CV Manual 6v 4×4 Limited 29.500 euros
2.0 MultiJet 140 CV AT 9v 4×4 Limited 32.000 euros
2.0 MultiJet 170 CV AT 9v 4×4 Trailhawk 33.500 euros
1.6 E-TorQ 110 CV Manual 5v 4×2 Sport 19.900 euros
1.6 E-TorQ 110 CV Manual 5v 4×2 Longitude 21.600 euros
1.6 E-TorQ 110 CV Manual 5v 4×2 Limited 22.750 euros
1.4 MultiAir 140 CV Manual 6v 4×2 Longitude 23.450 euros
1.4 MultiAir 140 CV Manual 6v 4×2 Limited 25.100 euros
1.4 MultiAir 140 CV DCT 6v 4×2 Longitude 25.300 euros
1.4 MultiAir 140 CV DCT 6v 4×2 Limited 26.950 euros
1.4 MultiAir 170 CV AT 9v 4×4 Limited 32.550 euros

Opinión del editor

Jeep Renegade Trailhawk 2.0 MultiJet 170 CV 4x4
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4 estrellas
19.900 a 33.500

    • Jeep Renegade Trailhawk 2.0 MultiJet 170 CV 4x4
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 28 de diciembre de 2015
    • Diseño exterior
      Editor: 80%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 85%
    • Plazas delanteras
      Editor: 80%
    • Plazas traseras
      Editor: 80%
    • Maletero
      Editor: 70%
    • Mecánica
      Editor: 75%
    • Consumos
      Editor: 75%
    • Confort
      Editor: 75%
    • Precio
      Editor: 50%

    Resumen: El Jeep Renegade Trailhawk 2.0 MultiJet 170 CV 4x4 es la variante más preparada para un uso todoterreno intenso. Es una opción con buen equilibrio entre confort, prestaciones y capacidades off-road.

    Pros

    • Confort de marcha
    • Capacidades off-road
    • Habitabilidad

    Contras

    • Refinamiento mecánico
    • Stop & Start
    • Precio

    Galería de imágenes

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche

    ¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

    Suscríbete
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *