Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV, sensaciones a flor de piel

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

En pleno siglo XXI mucha gente piensa que ya no se hacen coches “como los de antes”. Y puede que sea cierto, ya que con el avance de la tecnología nos encontramos vehículos demasiado asistidos y refinados. Direcciones que podemos mover con un dedo, suspensiones que hacen que ni notemos los baches o habitáculos a los que no llega ni un ruido; son la tónica que buscan muchas marcas. Aunque para los más puristas siempre quedarán excepciones como el Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV.

El modelo que probamos esta semana se trata sin duda de uno de los roadster más exitosos de la historia, por no decir el que más. El mítico Miata va ya por su cuarta generación (ND) y puede estar orgulloso de haber vendido más de un millón de unidades. Si queremos remontarnos a sus orígenes tenemos que viajar hasta 1989, cuando llegaba al mercado la primera generación (NA). Se trataba de un vehículo que trataba de seguir la filosofía de los deportivos británicos de los 60, en especial del Lotus Elan.

La fórmula estaba clara: querían un deportivo con un peso muy reducido, un motor pequeño y tracción trasera. Las sensaciones al volante primarían sobre otros aspectos y por ello debería tener un centro de gravedad bajo, una dirección que transmitiese y una suspensión con un tarado deportivo. En Mazda utilizan la expresión japonesa ‘Jinba Ittai’, para esta conexión entre el conductor y el coche. Su significado original hace referencia a la unión entre caballo y jinete que tenían los ‘Yabusame’ (arqueros a caballo tradicionales).

Dinamismo puro

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

El diseño ha sido uno de los puntos que más ha evolucionado en el Mazda MX-5. La actual generación poco tiene que ver con la anterior (NC) si hablamos de su estética exterior. El lenguaje de diseño KODO lo inunda todo y le dota de un dinamismo envidiable, con unas líneas que evocan movimiento. En el frontal destacan unos nuevos faros delanteros más estrechos y que son Full LED de serie. Las luces diurnas quedan por debajo, aunque también tendremos un pequeño lacrimal situado en el extremo interior del faro.

La parrilla es de grandes dimensiones y se sitúa en una posición bastante baja. El capó es alargado, pues el puesto de conducción está en una posición más retrasada para mejorar el reparto de pesos. Tras un parabrisas inclinado se encuentra la capota de lona, un elemento que solo puede ir en color negro y cuya apertura es manual. Esta elección viene dada por el ahorro de peso y la simplicidad del sistema, que se puede abrir y cerrar en un par de segundos. Seguro que convencerá a los más puristas y a los que no, tienen el MX-5 RF con techo duro retráctil.

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

La capota no ocupa lugar en el maletero, sino en un compartimento aparte. Personalmente, soy de los que piensa que la esencia de este modelo se muestra cuando está descapotado. En la vista lateral de nuestra unidad de pruebas vemos unas llantas de 16 pulgadas multibrazo que pueden parecer algo pequeñas en los abultados pasos de rueda. Este tamaño será la única opción con el motor 1.5, mientras que la mecánica más potente llevará unas de 17 pulgadas.

En la zaga destacará la simplicidad que nos transportará a anteriores generaciones. Los pilotos traseros son de una tamaño bastante reducido, con una parte circular y otra alargada que se extiende hacia el lateral. Uno de los detalles menos explicables es la antena fija con un aspecto bastante anticuado. El paragolpes se ensancha hasta la parte baja, donde se asoma la doble salida de tubo de escape. Cuando está quitada la capota hay que destacar que los arcos de seguridad no desentonarán en el conjunto gracias a su acabado en color negro.

En frasco pequeño

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Hasta que no estás delante del Mazda MX-5 no te haces a la idea de lo pequeño que es. En las imágenes puede parecer algo mayor, pero lo cierto es que sus dimensiones se quedan en 3,91 metros de largo, 1,73 metros de ancho y solamente 1,22 metros de alto. La distancia entre ejes es de 2,31 metros y, como todos sabréis, se trata de un biplaza siguiendo la tradición. Aquí empezarán algunas de las pegas, aunque para tratar a este modelo no hay que olvidar nunca su enfoque deportivo.

Porque como imaginaréis, el MX-5 no va a destacar por habitabilidad. Tendremos dos únicos asientos de corte deportivo que destacarán por una posición de conducción muy baja. Habrá que acostumbrarse a entrar y salir de su reducido habitáculo que podrá ser algo claustrofóbico para los más grandes. En mi caso (con una estatura de poco más de 1,70 metros) es correcto en todas las cotas, pero habrá problemas de altura para aquellos que ronden los 1,85 metros. Si es así la cabeza llegará a tocar con la capota de lona.

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Otro de los fallos que le tenemos que achacar al MX-5 es que su volante no se puede regular en profundidad (sí en altura), mientras que los asientos tendrán un ajuste bastante limitado por el espacio. No tendremos apenas huecos portaobjetos y la guantera no estará delante del acompañante. Se ha dispuesto un espacio entre ambos asientos que es bastante grande, pero tiene difícil acceso. No están los típicos huecos de las puertas y el del reposabrazos será muy pequeño.

Si seguimos hablando de espacio, tenemos que pasar al maletero. El acceso será algo complicado por su posición elevada y por la ubicación del botón que lo abre (a la altura de la matrícula). Una vez lo abrimos veremos que es como un baúl con 130 litros de capacidad, suficiente para dos maletas de mano y poco más. No es nada destacable y si vamos a viajar con él estaremos bastante justos de espacio, pero para el día a día será suficiente.

Habitáculo enfocado al conductor

Dejando a un lado el tamaño del habitáculo del Mazda MX-5 ahora vamos a analizar sus componentes. Aquí todo gira alrededor del ‘piloto’. Delante del bajo puesto de conducción se dispone un volante circular con un diámetro perfecto y que va forrado en cuero negro con las costuras en rojo. Tras él queda una instrumentación simple y clásica, con una gran esfera central para las revoluciones. También hay espacio para una pantalla LCD que nos mostrará la información del ordenador de a bordo.

El resto del salpicadero es bastante minimalista. En la parte superior de la consola central sobresale la pantalla táctil de 7 pulgadas del sistema multimedia MZD Connect. En realidad solo es táctil cuando el vehículo está parado, si estamos en marcha tendremos que recurrir al mando HMI, que queda detrás de la palanca de cambios. Su funcionamiento es muy rápido e intuitivo, al igual que en otros modelos de la marca como el Mazda3 que probamos hace poco.

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Por debajo de la pantalla están los controles del climatizador, formado por tres ruletas de tacto agradable. Más abajo uno de los pocos huecos de los que hablábamos, donde cabrá el móvil, las llaves y poco más. La palanca de cambios será uno de los detalles más destacados. Su posición es óptima, va forrada en cuero y tiene un tamaño reducido. Los recorridos son muy cortos y precisos, perfectos para la conducción que busca un vehículo como el Mazda MX-5.

Por lo demás, no tendremos demasiados elementos que desvíen la atención de la carretera. En general tendremos que decir que la calidad de este roadster es bastante buena. En la parte superior de las puertas tenemos unas molduras del color de la carrocería que consiguen un efecto curioso. En el resto del habitáculo habrá plásticos duros (bien ensamblados y con un tacto correcto) y otros elementos tapizados como los asientos. Un detalle diferencial de éstos son los altavoces integrados en los reposacabezas, que pertenecen al sistema de sonido Bose de nueve altavoces.

1.5 Skyactiv-G 131 CV, una buena opción

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

El Mazda MX-5 está disponible con dos mecánicas de gasolina en nuestro país. La marca japonesa sigue renunciando a la sobrealimentación en sus motores y su apuesta para el roadster pasa por atmosféricos de cuatro cilindros. El menos potente es el que equipa la unidad que hemos probado y se trata del 1.5 Skyactiv-G de 131 CV y 150 Nm de par. A pesar del litro y medio de cilindrada y la potencia contenida hará el 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y tendrá una velocidad máxima de 204 km/h.

El otro motor es el 2.0 Skyactiv-G de 160 CV y 200 Nm de par. En este caso las prestaciones mejoran ligeramente y consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y una velocidad máxima de 214 km/h. En ambos casos se equipará una caja de cambios manual de seis velocidades, que curiosamente tiene los mismos desarrollos en ambos motores. Como no podía ser de otra forma, la tracción trasera pone el broche a un conjunto de lo más interesante, como veremos a continuación.

Muchas sensaciones al volante

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Desde que ocupamos el asiento del Mazda MX-5 las sensaciones empiezan a aflorar y nos damos cuenta que estamos en un coche único. Todo ha sido dispuesto para mejorar la experiencia de conducción y así lo comprobamos. El motor 1.5 Skyactiv-G de 131 CV podía parecer algo justo, pero en realidad no lo es. Hay que tener en cuenta que estamos al volante de un vehículo que solo pesa 1.050 kg. Además se trata de una mecánica bastante elástica y que empuja bien desde abajo a pesar de ser atmosférico.

Apurar cada marcha es una delicia y nuestra adrenalina sube del mismo modo que la aguja de las revoluciones, que llega a rozar las 7.000 vueltas. Los recorridos cortos y precisos de la caja manual nos invitan a tener una conducción deportiva. También lo hace el sonido del escape, que bastante bueno en la zona media del cuentarevoluciones, teniendo en cuenta la mecánica que llevamos.

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

La insonorización con la capota puesta es buena, un aspecto que ha mejorado respecto a generaciones anteriores. Podremos una tener una conversación rodando a velocidades legales, aunque también hay que decir que en viajes largos de autovía por encima de los 100 km/h el ruido del aire será algo monótono. Un aspecto negativo de la capota es que la visibilidad trasera está muy limitada y también que la luz apenas llega al habitáculo. Mejor descapotado siempre que se pueda.

Otra ventaja del tamaño del motor serán sus consumos. Homologa 6,0 l/100km con la mecánica de 1.5 litros y la llanta de 16 pulgadas, mientras que las emisiones de CO2 son de 139 g/km. Hay que decir que es relativamente fácil bajar esas cifras en una conducción tranquila por autopista (conseguimos hacer 5,5 l/100km en algunos trayectos). Lo malo es que es un coche que te invita a pisar el acelerador y eso contribuye a que empeoren los consumos. Aún así alcanzamos una media total de 6,9 litros lo que no es nada teniendo en cuenta el disfrute que hemos obtenido.

Ligereza y equilibrio

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Y todo ello con uno de los chasis más equilibrados que podamos encontrar. Gracias a una estricta dieta ha conseguido reducir su peso 100 kg respecto a la generación anterior. Ayuda que sea algo más pequeño y también el uso de aceros de alta resistencia y aluminio en su estructura. Además tiene un reparto de pesos 50:50, el idóneo, que se ha conseguido retrasando el motor y el habitáculo (se aprecia en las imágenes). A esto hay que sumar un centro de gravedad muy bajo.

Estas claves consiguen que su comportamiento sea ejemplar en casi todas las situaciones. El Mazda MX-5 destacará por una agilidad sobresaliente y unas reacciones muy directas. Volvemos a hacer referencia al ‘Jinba Ittai’ y a la transmisión de sensaciones al volante. Desde que nos montamos en él notaremos que no hay apenas balanceos en su carrocería y que en todo momento tendremos el control y conoceremos sus límites.

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Es un coche bastante rígido y sin apenas concesiones a la comodidad y eso lo hace tremendamente efectivo. Su paso por curva es rápido y nos invita a superarnos. Aunque no hay que olvidar que estamos a bordo de un tracción trasera y que tendremos que tener cuidado en firmes mojados y situaciones de baja adherencia. La dirección nos transmitirá mucho más de lo que acostumbramos en la mayoría de vehículos actuales y nos conectará a la perfección con el asfalto.

En el Mazda MX-5 nos encontramos una suspensión delantera de doble trapecio y una trasera multilink. El tarado, como el resto del coche, será deportivo y es uno de los elementos fundamentales para aportar esa efectividad de la que hablábamos antes. Será amiga de las carreteras de montaña y de los tramos revirados pero se llevará peor con los badenes y resaltos que están siempre presentes en las zonas urbanas.

En resumen

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

El Mazda MX-5 es casi una especie en peligro de extinción. La tendencia actual nos lleva a coches extremadamente cómodos pero que apenas transmiten sensaciones al volante. Todo lo contrario pasa en esta cuarta generación del Miata, que se posiciona como una opción interesante para los más puristas. Es una apuesta sobre seguro, ya que es un coche que lleva casi 30 años en el mercado y del que se han vendido más de un millón de unidades.

Renovado a nivel estético de una forma muy satisfactoria, con lo imprescindible en tecnología y calidad en su habitáculo y una gama de motores acorde a lo que esperamos de él. Probando el 1.5 Skyactiv-G de 131 CV estamos seguros de que será suficiente para la mayoría de mortales, ya que su comportamiento es envidiable y sus consumos realmente contenidos. El único ‘pero’ que podríamos sacarle es en el tema de practicidad, pero en definitiva este tipo de coches se compran con el corazón y no con la cabeza.

Equipamiento del Mazda MX-5

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Style

  • Faros Full LED
  • Luces diurnas LED
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Sistema multimedia MZD Connect con pantalla táctil de 7 pulgadas
  • 6 altavoces
  • Bluetooth
  • Dos conectores USB y entrada AUX
  • Botón de arranque

Style +

  • Equipamiento Style
  • Llantas de aleación Gun Metallic de 16 pulgadas (17 pulgadas con motor 2.0)
  • Climatizador automático
  • Asientos calefactados
  • Sensor de lluvia y luces
  • Retrovisor interior con oscurecimiento automático
  • Retrovisores exteriores en color Piano Black
  • Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS)

Luxury

  • Equipamiento Style +
  • Llantas de aleación Bright Silver de 17 pulgadas (solo motor 2.0)
  • Suspensión deportiva Blinstein (solo motor 2.0)
  • Diferencial autoblocante (solo motor 2.0)
  • Sensores de aparcamiento traseros
  • Acceso inteligente sin llave
  • Sistema de sonido Bose con 9 altavoces
  • Control de luces de largo alcance (HAC)

Luxury Sport (solo motor 2.0)

  • Asientos Recaro
  • Sistema de iluminación direccional (AFS)
  • Control de ángulo muerto (BSM)
  • Alerta de tráfico trasera (RCTA)

Precios del Mazda MX-5 en España

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.5 Skyactiv-G 131 CV Manual 6v Style 25.000€
1.5 Skyactiv-G 131 CV Manual 6v Style + 26.600€
1.5 Skyactiv-G 131 CV Manual 6v Luxury 27.800€
2.0 Skyactiv-G 160 CV Manual 6v Style + 27.800€
2.0 Skyactiv-G 160 CV Manual 6v Luxury 29.000€
2.0 Skyactiv-G 160 CV Manual 6v Luxury Sport 30.600€

Opinión del editor

Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas
25.000 a 30.600

    • Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 9 de noviembre de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 90%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 85%
    • Plazas delanteras
      Editor: 70%
    • Plazas traseras
      Editor: -%
    • Maletero
      Editor: 50%
    • Mecánica
      Editor: 90%
    • Consumos
      Editor: 80%
    • Confort
      Editor: 60%
    • Precio
      Editor: 75%

    Resumen: Ponemos a prueba al Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV, el renovado y popular roadster biplaza. Presenta una estética atractiva, un interior enfocado al conductor y una dinámica sobresaliente.

    Pros

    • Diseño exterior mejorado y atractivo
    • Sensaciones al volante inmejorables
    • Precio bastante contenido

    Contras

    • No apto para los más altos
    • Visibilidad trasera reducida con capota
    • Maletero pequeño

    Galería de imágenes del Mazda MX-5

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche

    ¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

    Suscríbete
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *