Prueba Mercedes-AMG A 35 4Matic+ Sedán 306 CV

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán

Sube, ponte el cinturón, agárrate e intenta no gritar. Hoy os traemos a la sección de pruebas de Actualidad Motor una breve pero intensa toma de contacto con el Mercedes-AMG A 35 Sedán. Se trata del coche de acceso a la gama AMG. Bueno, mejor dicho, el segundo más económico, porque el Mercedes-AMG A 35 hatchback, el cinco puertas, tiene una tarifa 125 euros más económica. Pronto llegará a los concesionarios el Mercedes-AMG A 45, con más de 400 CV.

La marca alemana nos citaba a varios medios en los alrededores de Madrid para hacer un resumen de lo acontecido en el pasado 2019 y, de paso, poder realizar alguna toma de contacto con sus últimas novedades. No teníamos mucho tiempo para conducir, pero intentamos aprovecharlo al máximo. ¿Qué mejor montura que el Mercedes-AMG A 35 4Matic Sedán, con 306 CV y tracción integral, para aprovechar cada minuto?

Con un exterior muy racing

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán difusor trasero

Aunque ya sabéis que en nuestras pruebas siempre llevamos una estructura, no quiero extenderme demasiado en el apartado estético, aunque sí hay varios detalles que debo citar. Como podéis apreciar a través de las imágenes, pese a ser un AMG A 35, es decir, pese a ser el AMG de acceso, su estética es verdaderamente deportiva. Mucho más que un Audi S3 Sedán, por ejemplo, uno de sus principales rivales.

Obviamente, la base es la del Clase A Sedán, pero lleva muchos más ingredientes para incrementar ese dinamismo visual. Incluso podría tildarse de “un poco macarra”. ¿Quién hubiera dicho eso de Mercedes hace una década? Inimaginable, ¿verdad? Pero así son las cosas. La marca de la estrella ha cambiado mucho en los últimos años, buscando un público bastante más joven y, viendo los datos, está claro que lo ha conseguido.

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán perfil trasero

Centrándonos en esta unidad, como ya estaréis imaginando, no viene precisamente “pelada”. Viene con extras que agudizan su estética, como el paquete aerodinámico AMG, las llantas AMG multirradio de 19 pulgadas en negro o el paquete Night AMG. Como veis, se aprecia un diseño muy agresivo en los cuatro costados.

Por destacar, podemos citar los paragolpes específicos, los añaden labios aerodinámicos y branquias negras en la parte delantera, las taloneras laterales, las carcasas de los retrovisores, el spoiler trasero en el borde de la tapa del maletero y un más que agresivo difusor que parece sacado directamente de un coche de competición. Sin duda, se ve un coche muy “racing”.

La deportividad también se aprecia en el interior

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán diseño interior

No penséis que todos los extras de esta unidad probada van al exterior, porque el interior también viene muy cargado. Resumiendo, este coche probado trae asientos de cuero rojo y negro con memoria y calefacción en las plazas delanteras, paquete de tapizado en cuero AMG, techo solar eléctrico, teclas AMG en el volante deportivo, equipo de sonido Burmester y Head Up Display entre otros.

Dejando a un lado los extras y centrándonos en la estética, ya veis el espectacular habitáculo de este Mercedes-AMG A 35 4Matic+ Sedán. El interior negro y rojo, el volante deportivo con las teclas AMG sumado al diseño de los nuevos modelos de la compañía con el cuadro de instrumentos corrido y el sistema MBUX, además de los aireadores redondos con retroiluminación, crean un conjunto estético muy, muy llamativo.

Pese a ello, hay detalles que no me gustan. Por ejemplo, el abundante negro brillante en la zona central o plásticos que presentan algunos crujidos. Las teclas AMG que incorpora el volante, que sirven para cambiar los modos de conducción y algunos ajustes rápidos del coche, crujen mucho al utilizarlas. Parece que se van a romper. El negro brillo, como es lógico, se llena de huellas y polvo al instante…

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán volante y puesto de conducción

Personalmente tampoco me termina de convencer el hecho de contar con algunos mandos táctiles en el volante. No me parecen muy intuitivos ni una solución inteligente. Es cierto que cuesta acostumbrarse más de lo normal a la organización de los botones, pero será cuestión de tiempo tener totalmente controladas las funciones.

Si hablamos de habitabilidad, no es de los compactos más espaciosos, pero tampoco está muy por debajo de la media del segmento. Cuatro adultos de talla normal pueden viajar con confort, aunque si superan el 1,80 de altura igual van un poco más apretados de lo deseado, especialmente en las plazas traseras. El maletero tiene un buen volumen, concretamente 420 litros, que son 50 más que en el cinco puertas.

Su motor y prestaciones

Pero la parte más interesante es su mecánica, ¿verdad? Empezamos hablando de su motor, un 2.0 litros de cuatro cilindros con turbo. Da 306 CV a 5.800 vueltas y 400 Nm entre 3.000 y 4.000 revoluciones. Obligatoriamente se vincula con una caja de cambios de doble embrague y 7 marchas (Speedshift DCT AMG 7G) y a la tracción integral variable (AMG Performance 4Matic).

Sus principales prestaciones son un 0 a 100 km/h en solo 4,8 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. El consumo de combustible homologado es de 7,3 l/100 km; aunque esto último dependerá mucho de lo que te pese el pie y de lo que quieras divertirte con este Mercedes-AMG A 35.

Motor del Mercedes-AMG A 35 306 CV

Al volante: sorprendentemente divertido

En estos minutos te he dado una tregua, pero ahora viene el verdadero momento en que debes abrocharte el cinturón. Me ajusto el asiento, los espejos y el volante, e iniciamos la marcha. Es un compacto deportivo, no conozco todavía sus reacciones, las ruedas están frías y, lógicamente, compartimos calzada con el resto de los usuarios. Ojalá hubiéramos podido probarlo un poco en pista cerrada.

Pero bueno, como todavía no nos conocemos en profundidad, prefiero recorrer los primeros minutos en modo Confort, tomándomelo con mucha calma y apreciando otros detalles del coche, como la visibilidad hacia el exterior, la practicidad para utilizar como un coche de diario y notando que los asientos delanteros son bastante cómodos, aunque no sujetan demasiado lateralmente en las curvas. Además, por cierto, tengo la sensación de que el asiento se queda en una posición demasiado elevada, pese a que lo hemos colocado en su posición más baja.

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán perfil delantero

Tras unos minutos de familiarización y “calentamiento”, encuentro una carretera algo revirada, de doble sentido, con buena visibilidad y un asfalto más que decente. Llega el momento de activar el modo Sport+ desde la tecla AMG del volante. El carácter del coche cambia casi al instante. La dirección se vuelve más pesada, la caja de cambios estira más las marchas y el motor se muestra mucho más agresivo, con una reactividad más feroz.

Pero lo más llamativo de este modo Sport+ es el sonido de escape. Sí, el carácter dinámico del coche cambia, pero lo del sonido de escape es fantástico. Suena mucho más deportivo, incrementando tu experiencia y brindando unos “petardeos” cada vez que sueltas el acelerador que dibujarán una sonrisa en tu cara. Lo prometo, desde que lo activé no paré de sonreír.

¿Y qué tal se comporta el Mercedes-AMG A 35 Sedán? Pues sinceramente me he llevado una sorpresa grata. Me esperaba un coche al estilo Audi S3, muy rápido aunque poco emocionante, pero la verdad es que esta primera impresión ha ido más allá. No es un coche complicado. No tiene reacciones agresivas, va sobre raíles, pero la sensación que me ha dado es que tiene un carácter más deportivo; aunque sin llegar al extremo.

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán botón modos de conducción

Coincidía durante la prueba con mi compañero (íbamos dos periodistas por coche) en que la impresión es que corre mucho, que da más de los 306 CV anunciados. Tal vez fuera una sensación debida al sonido de escape, a lo bien que va en curva y a la mordida de sus frenos, con discos delanteros perforados.

Lo ideal, a ritmo rápido, es controlar la transmisión de forma manual mediante las levas tras el volante. La caja de cambios DCT7 no sube una marcha de forma automática cuando la manejamos en modo secuencial en los modos de conducción más deportivos, lo que es un punto muy positivo.

Enlazar curvas con este coche es una delicia. El límite de agarre es muy alto y cuando nos acercamos a él se comporta de forma muy neutra. Gracias a la tracción integral 4Matic+, que tiene una configuración ideal, se puede acelerar muy pronto a la salida de la curva y, además, no tendremos subviraje. Las ayudas electrónicas, cuando actúan, lo hacen de forma muy suave, sin dejarnos clavados; y eso se agradece en una conducción deportiva.

Mientras tanto, la suspensión es bastante firme y permite unos cambios de apoyo muy rápidos; aunque lógicamente no es tan cómoda como la de un Clase A convencional. Tampoco hay signos de cabeceo al frenar fuerte. Va bastante plano. La dirección tiene una gran precisión y transmite información sobre el límite de agarre en el tren delantero; algo que siempre da mucha confianza.

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán parte trasera

No pude evitar probar el sistema Launch Control. En modo Sport+, con el vehículo detenido, simplemente tenemos que pisar el freno fuerte con el pie izquierdo, después el acelerador a fondo y soltar el pedal de freno cuando queramos arrancar. La patada en el trasero es brutal, dejándonos pegados al asiento gracias a su potencia y gran motricidad. Una motricidad también conseguida, en parte, por los neumáticos Pirelli PZero. Eso sí, hay que tener bastante cuidado, que en pocos segundos podemos ir a velocidades muy por encima de la legalidad.

Conclusiones tras probar el Mercedes-AMG A 35 Sedán

Sinceramente, y como ya has podido comprobar, el Mercedes-AMG A 35 Sedán me ha sorprendido muy gratamente. Ha mostrado un comportamiento realmente deportivo, sin llegar a ser un coche difícil de controlar a ritmo elevado. Su dinámica no solo es estética, también a la hora de conducirlo. Y este es solo el acceso a la gama AMG.

Por supuesto, ahora me ha abierto mucho el apetito y las ganas de poder probar el Mercedes-AMG A 45. La versión 45 llegará en unas semanas, ya en 2020, con más de 400 CV y, según apunta la marca de la estrella, con un comportamiento aún más dinámico y una puesta a punto más extrema. Ganas de probarlo en aumento segundo a segundo.

Prueba Mercedes-AMG A 35 Sedán detalle inscripción trasera

Lo peor de todo es ir al configurador de la marca, momento en el que nos llevamos un auténtico jarro de agua fría. La razón, lógicamente, es el precio. El Mercedes-AMG A 35 4Matic+ Sedán parte de los 58.900 euros, que ya es un precio fuera del alcance de la mayoría de bolsillos. Y lo más duro viene ahora. Con todos los extras, esta unidad probada supera tímidamente los 78.000 euros. ¡Sí, lleva más de 20.000 euros en extras y paquetes! La exclusividad y las emociones se pagan; lamentablemente a precio de oro…

Artículo relacionado:
Prueba Mercedes-Benz Clase A 180d: Nueva generación, más tecnología

Galería Mercedes-AMG A 35 A Sedán


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.