Prueba Mercedes C63 AMG Coupe, un misil camuflado

Gracias al concesionario MUVESA Valladolid por facilitarnos el coche para la prueba

El nuevo Mercedes Benz Clase C puede comprarse en varias carrocerías (coupé, berlina y familiar), mientras que antes solo estaba disponible con carrocería de cuatro puertas. La versión que hoy hemos podido probar es la más potente y deportiva, el Mercedes C63 AMG en carrocería coupé, con 457CVa 6.800 RPM y 600 Nm 5.000 RPM. Su precio base parte de los 81.000€.

 

Mercedes C63 AMG detrás del Mercedes SLS...¿se puede pedir más?

Había conducido el anterior C63 AMG durante una breve toma de contacto en circuito, donde el coche no se sentía muy a gusto, ya que el motor es muy potente pero las suspensiones no son tan radicales. Es la primera vez que conduzco un C63 AMG por la calle y aquí sí que se disfruta plenamente de este vehículo. El compromiso entre la estabilidad y la comodidad es buena, es decir, puede usarse a diario sin los incomodidades de otros deportivos (asientos muy bajos, suspensión seca, visibilidad, etc.)

Diseño y carrocería.

El nuevo Mercedes C63 AMG muestra una estética exterior bien diferenciada de la generación anterior, empezando porque estamos ante un Coupé en vez de un cuatro puertas. No pasa desapercibido (aparte de por su impresionante sonido) gracias a las llantas de 18 pulgadas (opcionalmente de 19”), el difusor trasero con cuatro salidas de escape, grandes frenos con pinzas de color y anagrama AMG (opcionalmente discos compuestos en dos piezas). Opcionalmente puede equipar varios paquetes que traen elementos como alerón y retrovisores en fibra de carbono, etc.

Los colores pueden gustar o no...pero sentarse en este asiento es adictivo

Interior

El interior cambia bastante respecto a la anterior versión. El salpicadero está presidido por una gran pantalla vista (antes cubierta tras una tapa) que alberga el navegador. En el centro del cuadro de mandos hay otra pantalla que muestra bastante información del coche (programas seleccionados, configuraciones del coche, etc.). No he tenido tiempo de toquetear todos los menús, pero parece interesante.

No estan mal, pero prefiero conducir 🙂

Los asientos son de cuero de serie, aparte hay una serie de combinaciones disponibles de colores y materiales. Las inserciones de aluminio pulido por doquier dan un toque extra de calidad al coche. Si que he tenido tiempo de toquetear los reglajes del asiento, aspecto fundamental cuando se conduce un coche de esta caballería. Son casi todos eléctricos y permiten adoptar una buena posición para personas de diferentes tallas, destacando la altura libre al techo (tratándose de un Coupe). Su condición de backet está justificada… la espalda queda perfectamente sujeta y las piernas bien apoyadas, permitiendo realizar largos viajes o conducir por reviradas carreteras.

Sin ser espectacular, el salpicadero es atractivo y deportivo

Las plazas traseras son relativamente amplias dado el diseño del techo, aunque no me gustaría nada viajar ahí…porque no poder conducir tiene que dar mucha rabia y porque los backets delanteros son de un plasticorro bastante feo por detrás.

Conducción y dinámica

Cuando uno se sienta a los mandos de un coche con más de 450 CV de potencia, el planteamiento de la prueba cambia respecto a lo habitual. Según -Benz este coche completa el 0-100 km/h en 4,5 segundos (cifra que baja ligeramente con la versión de 487 CV) y puede alcanzar 280 km/h (evidentemente no intento comprobarlo). El anterior modelo de C63 AMG lo conduje en carrocería de cuatro puertas y en un circuito muy retorcido, resultando una experiencia no muy buena. El coche se mostraba algo torpe y pesado en las curvas, pese a que el motor empujaba con muchísima fuerza. La suspensión también pecaba de blanda, si se quería ir tan rápido como permitía el motor.

Llantas de diseño bonito, deportivo...y sugerente

Las sensaciones con este nuevo C63 Coupé AMG han sido mucho más gratificantes. Para empezar, he usado este coche en un breve trayecto de autovía y dos carreteras secundarias de firme diferente, en vez de hacerlo en . El C63 AMG se comporta aqui a la perfección, mostrando además un plus de confort poco habitual en este tipo de coches.

Además, según Mercedes, el nuevo C63 AMG tiene una suspensión más firme y unas estabilizadoras de mayor diámetro que ayudan a contener el balanceo, bastante acusado en el modelo anterior. Las vías son algo más anchas aportando aplomo y la dirección más directa.

El control de estabilidad tiene tres modos: normal,  sport, y apagado. Comienzo la prueba en modo normal (aunque recuerdo que cuando probé el E63 AMG el modo normal era exageradamente intrusivo). El cambio de marchas tiene cuatro posiciones (“C”, “S”, “S+” y “M”), de menos a más deportivo, salvo la M que es manual (se cambia con las levas de aluminio tras el volante). En modo manual el coche no cambia jamás de marcha a una superior aunque vayamos cortando inyección, si lo hace si bajamos a 1.000 RPM y va a calarse. En reducciones manuales o S+ el escape nos deleita con un sonido cautivador, detonaciones y la caja hace un sugerente doble embrague. Funciona muy bien este cambio automático AMG SPEEDSHIFT MCT 7 aunque tampoco veo que tenga nada destacable frente a otros similares de o .

La dirección es muy precisa y de poca desmultiplicación, la asistencia es hidráulica y eso se nota para bien. La suspensión no es muy dura y absorbe relativamente bien los baches. Si no vamos a conducir “a cuchillo” siempre ni lo vamos a usar en circuito es suficientemente deportiva para lo que se espera de un coche de 450 CV.

Empiezo a rodar con el ESP en modo normal y el cambio en modo “C”, la configuración más conservadora. El tacto del acelerador es suficientemente suave y progresivo, puede conducirse como un Mercedes Clase C normal…hasta que pisas el acelerador a 3/4 partes de su recorrido y despierta la bestia. Con el coche así, puede conducirse en ciudad perfectamente, sin sobresaltos ni brusquedades.

Decido pasar a la acción con el ESP en modo Sport y cambio en S+, configuración deportiva. El coche se vuelve brusco al acelerador y empuja con una contundencia impresionante a la mínima insinuación. El cambio responde con mucha rapidez y todo parece ocurrir a una velocidad increíble mientras el cautivador sonido del motor (y del escape..¡¡como suena!!) lo llena todo. Con el ESP en modo Sport el coche permite hacer deslizar bastante la zaga, cosa que ocurre en 2º y 3º marcha con cierta facilidad aunque no nos lo propongamos.

Con mucha precaución pongo el ESP en modo “off” y paso el cambio a manual. Con la idea clara en la cabeza de devolver el coche tal cual me lo devolvieron, salgo de una curva lenta en 2º velocidad acelerando a fondo y la zaga cobra vida inmediatamente. Viendo lo bien que funciona el ESP en modo Sport (permite derrapar pero con una gran sensación de control y seguridad), decido volver a ponerlo y lo dejo así para el resto de la prueba, disfrutando de un modo manual que es realmente manual, sin que reduzca ni suba de velocidad sin que se lo pidamos (cada vez los coches tienen más tendencia a pensar por si mismos, es agradable coger uno que hace exactamente lo que nosotros decimos)

Continuará…

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

4 comentarios

  1.   Javi dijo

    Ya te podian haber dejado el de adelante tambien para comparar jeje

    1.    Anónimo dijo

      Jajaja, pues si!! Ese era el siguiente, pero al final no estuvo disponible y me tuve que “conformar” con probar un E 250 CDI descapotable…pero esto para otro artículo ya

  2.   Jagomez dijo

    ¡Guay verdad! Entre los muchos coches que he probado, es de los que verdad andan, da la sensación de que puedes hacer el caballito

    1.    Anónimo dijo

      Con más de 450 CV…¡¡¡solo faltaría que “no andara”!!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *