Prueba MINI Cooper S, diseño exterior e interior

prueba-mini-cooper-s-2

El nuevo MINI ya es más coche y menos Mini. Ha crecido bastante en tamaño, adaptándose de esta forma a un mayor número de potenciales clientes que demandan espacio. Como es habitual en este coche, los rasgos maestros de diseño permiten que cualquier persona lo identifique exteriormente como un Mini. El coche es más grande, con unas plazas traseras utilizables y un maletero que aunque pequeño, es mucho más aprovechable que el anterior. Como suele ocurrir en la gama Mini, es uno de los coches más caros de su categoría.

Estrena una nueva generación de motores de 3 cilindros con turbo con los que reducirá consumo y emisiones, reservando las mecánicas cuatro cilindros para las versiones más deportivas Cooper SD, Cooper S y el recién presentado John Cooper Works que verá la luz a finales del 2015. También estrena equipamientos de gran carga tecnológica y por supuesto, manteniendo la capacidad de personalización característica de Mini.En esta ocasión probamos el MINI Cooper S, todo un capricho propulsado por un motor de 192 CV con turbo, hasta el momento la versión más potente de la gama que se comercializa.

Diseño exterior

prueba-mini-cooper-s-3

Salta a la vista que BMW ha decidido preservar la figura del MINI tanto como sea posible, hasta el punto de que es necesario ser algo entendido para reconocer de un vistazo de qué generación se trata… lo cual es mucho decir teniendo en cuenta que son 3 generaciones a lo largo de 14 años.

Sus dimensiones han crecido en 100 mm de largo, 30mm de ancho y solo 7 mm de altura (en total 3.850 milímetros de largo x 1.727  de ancho y 1.414 de alto) , destacando la mayor distancia entre ejes. Las proporciones se han mantenido asombrosamente bien, y hay que ser muy observador para fijarse en detalles como que los pilotos traseros son enoooormes, al igual que los retrovisores. También hay un MINI de 5 puertas que probamos recientemente.

prueba-mini-cooper-s-4

Con una imagen tan conocida no hay mucho que contar, destacando de forma positiva los faros delanteros con un aro de luz diurna de diseño muy atractivo y la posibilidad de equipar iluminación FULL LED con una potencia y funcionamiento admirable. Esta iluminación hace al coche fácilmente reconocible por la noche, con un ligero guiño a los “ojos de ángel” típicos de BMW. Las luces de día son muy potentes, visibles incluso a pleno sol, contribuyendo al diseño del coche. Las luces de la matrícula y pilotos traseros también incorporan LED, aumentando la sensación de calidad.

El frontal luce la típica parrilla hexagonal con marco cromado y la letra “S” en rojo. Un detalle poco agradable es que la tradicional toma de aire en el capó característica de los MINI Cooper S y Cooper JCW en esta ocasión es más falsa que el pequeño Nicolás, pero al igual que éste, da el pego y luce bien. Mecánicamente el coche puede prescindir de esta entrada de aire fresco, pero estéticamente no, por lo que se ha decidido instalarla “de pega”.

escape-mini-cooper-s

La parte trasera es muy simétrica, con dos salidas de escape centrales y dos antinieblas traseros. Proporciona sensación de robustez y de ser “más coche”, sin perder nada de su tradicional deportividad. Dicho sea de paso, esta doble salida de escape suena muy bien… Un simple vistazo a la línea lateral del coche nos confirma el diseño continuista del modelo, aunque en este caso podremos escoger llantas con diseños variados de hasta nada menos que 18 pulgadas.

Diseño interior

prueba-mini-cooper-s-1

En el interior de este MINI Cooper S nos encontramos bastante más espacio que en la generación anterior, sobre todo en las plazas delanteras y en el maletero. El acceso a las plazas traseras sigue siendo complicado aunque una vez sentado es evidente que ha ganado espacio, hasta el punto de que una persona de mi estatura (1,80 m) puede viajar sin mucho problema. Además los reposacabezas pueden regularse bien (no como en otros coches que en las plazas traseras siempre quedan bajos) y como solo está homologado para cuatro plazas, no habrá problemas de anchura.

Pese a la mayor amplitud el coche sigue siendo un pelín “claustrofóbico” debido a que el asiento está muy bajo y por lo tanto el resto de elementos (paneles de puertas y parte superior del salpicadero) quedan muy altos, favoreciendo esa sensación de encajonamiento. El techo tapizado en color negro contribuye al ambiente deportivo pero resta luminosidad y aumenta la ya nombrada claustrofobia.

Prueba MINI Cooper S 2014

Los asientos también favorecen “encajonarse” en el puesto de conducción, con un mullido duro y unos resaltos que sujetan muy bien el cuerpo. Estos asientos son un gran aliado a la hora de pelearse en zonas de curvas, y tampoco fatigan mucho el cuerpo en viajes largos de autovía por lo que me parecen sobresalientes. Algunos de mis compañeros opinan que con tanto resalte pueden resultar algo estrechos, aunque yo no soy precisamente un peso pluma y no siento que me falte espacio. En general, todo el puesto de conducción me parece muy bueno y adecuado para un coche de diseño y aspiraciones deportivas.

En general el interior transmite muy buena sensación, tanto visual como al tacto. Todos los materiales ajustan bien y aunque se escucha algún crujido, yo lo achaqueo más a la suspensión tipo tabla que al propio ensamblado del coche.

DSC05128

Por fin el MINI luce una disposición un poquito más lógica de todos los mandos, aunque siguen siendo demasiados y de ubicación dispersa. Son caprichos de diseño, como por ejemplo la palanca de arranque y paro iluminada de un rojo variable muy sugerente. Esta palanquita enmarcada en metal al estilo avión de combate “go-baby-go” se ilumina y se apaga poco a poco cuando nos subimos al coche, pidiendo que por favor pongamos en marcha el motor.

Puede llevar el famoso mando rotatorio iDrive  de BMW (bautizado aqui como “Mini Controller”) para manejar el navegador y todas las funciones disponibles en la espectacular pantalla de 8,8″ a color y alta resolución. De serie lleva una mucho más simple de 6,5 pulgadas que no he tenido ocasión de probar.

Maletero

Prueba MINI Cooper S 2014

El maletero del MINI ha pasado de ser ridículo a simplemente pequeño. Se nota mucho el aumento de volumen aunque sigue siendo algo escaso para el tamaño general del coche. Son 211 litros ampliables abatiendo el asiento posterior por partes. También tiene un sistema de doble fondo bastante útil que permitirá aprovechar mejor este reducido espacio del coche. En nuestra unidad de pruebas llevaba un botiquín, los triángulos, un extintor y aún habría sitio para ocultar más cosas como un ordendador portátil, portafolio, etc.

De culaquier forma sigue teniendo el maletero más pequeño que cualquier coche de este tamaño como el Audi A1 o el Peugeot 208.

Mañana y pasado hablaremos del equipamiento, precio y por supuesto de cómo se comporta, que tal se conduce y el rendimiento del motor y cambio en términos de prestaciones y consumos.

Continuará…

¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *