Prueba MINI Paceman Cooper D, motor, conducción y consumos (con vídeo)

Prueba MINI Paceman Cooper D Consumo

Comenzábamos la semana probando un coche muy especial. Se trata del primer B-SUV de 3 puertas y aspecto coupé, una opción de corte deportivo y muy personalizable que responde al nombre de MINI Paceman. Por ahora ya conocemos su inconformista diseño y la peculiaridad de ofrecer únicamente 4 plazas en un habitáculo rendido al estilo.

Ahora toca saber si además de una cara bonita también tenemos un cuerpo con el que deleitarnos, toca saber qué tal se comporta el MINI Paceman en su versión Cooper D, el acceso a la gama en diésel con un bloque 1.6 de 112 caballos y cambio manual de 6 marchas.

MINI Paceman, de 112 a 218 caballos

Si por algo destaca la gama de motores del MINI Paceman es por ofrecer una amplia gama de potencias que va desde los 112 caballos del Cooper D hasta los 218 caballos del John Cooper Works. La gama se conforma de 5 alternativas gasolina y diésel y puede montarse tracción total en algunas versiones.

Prueba MINI Paceman Cooper D Consumo

Los gasolina responden al Cooper de 122 caballos, Cooper S de 184 caballos como alternativa deportiva y John Cooper Works de 218 caballos culminando el abanico de opciones con ajustes más radicales. Por lo que respecta a los diésel, se dividen en el Cooper D de 112 caballos que probamos nosotros y el Cooper SD de 143 caballos como alternativa de corte más deportivo con motor diésel. No hay versiones One ni One D como sí encontramos en el MINI estándar.

Paceman Cooper D, acceso a la gama

Hablar del MINI Paceman Cooper D es hablar de racionalidad, siempre y cuando las prestaciones no sean tu objetivo principal, sino más bien el consumo. Cierto es que este coche ya cuenta con una imagen deportiva y unos ajustes más dinámicos que su hermano Countryman, algo que habría que combinar con un motor de mayores prestaciones.

El Cooper D cuenta con un motor diésel 1.6 de 112 caballos, una cifra no muy alta pero que se conjuga francamente bien con este coche. Arrancamos mediante botón tras insertar la llave, y despierta un propulsor al que aún le falta un pequeño paso en cuanto a refinamiento para codearse con los mejores, en frío es algo ruidoso pero tampoco es algo realmente “chirriante”.

Una vez en marcha destaca la calidad de rodadura. Ni el motor, ni el ruido de rodadura, ni el ruido aerodinámico molestan, aunque a alta velocidad éste último comience a insinuarse. La respuesta es bastante agradable, algo perezosa por debajo de 1.500 vueltas, pero suficientemente poderosa para mover ágilmente al Paceman. Ahora bien, este coche puede y pide más potencia.

Prueba MINI Paceman Cooper D Consumo

A cambio, tenemos un consumo francamente contenido viendo las formas del coche. Es más alto y más voluminoso que un MINI estándar, también algo más pesado, pero ello no ha impedido que nuestro consumo medio tras cerca de 700 kilómetros se haya fijado en 5,5 l/100 km. Ahora, en ciudad es difícil bajar de 8 l/100 km, mientras que las medias en carretera son más cercanas a los 5 l/100 km. En todo caso, si te lo propones puedes gastar realmente poco. Pero el MINI tiene un problema, o no tanto.

Comportamiento deportivo de serie

Y hablo de problema para el hypermiller, porque el Paceman siempre te invita a más. Esos ajustes deportivos tan típicos de la marca están muy presentes en este coche y, como decía más arriba, pide un motor de mayores prestaciones. Y ojo, que no se trata de una versión deportiva como las que ya ofrece MINI.

A los mandos del Paceman te sientas en algo parecido a un kart, eso sí, ahora sutilmente sobre elevado. Pero no es sólo por postura de conducción, sino también por el tacto de su dirección, de la suspensión o, sencillamente, de la caja de cambios. Y empezamos por lo primero.

Prueba MINI Paceman Cooper D Consumo

La posición de conducción no es excesivamente elevada para tratarse de un SUV y guarda todavía un toque muy deportivo. Los asientos por otro lado son cómodos para desplazamientos largos, aunque la sujeción lateral es inmensamente mejorable. Aquí su precioso diseño nos juega una mala pasada. Cosa que también ocurre con las versiones deportivas, por cierto.

Pero dejando de lado ese detalle, no sentamos y comenzamos a rodar. La dirección va a ser lo primero que nos va a llamar la atención. Directa, bastante precisa y dura; aún más dura al activar el modo Sport. Es, sencillamente, deliciosa. En carreteras reviradas vamos a disfrutar de ese tacto, ahora, tendremos que asumir que a baja velocidad o en maniobras de aparcamiento no va a ser la más dócil. Pero tiene que ser así.

Prueba MINI Paceman Cooper D Consumo

Algo parecido ocurre con la suspensión. Nuestro tarado era realmente duro, imagino que para reducir al mínimo los balanceos de la carrocería, cosa que, francamente, consigue. La ventaja es un rodar muy fino y aplomado, incluso cómodo. Ahora bien, cuando el suelo está roto esa dureza se va a hacer notar. Y esta es precisamente una de las razones por las que decía que el Paceman no es de esos SUV con los que te atreverías a salir del asfalto.

Finalmente, la caja de cambios también se contagia de esa dureza. Pero no una dureza cualquiera. Cambiar de marchas se convierte en una tarea precisa y bastante rápida, y engranar marchas tiene su punto de dureza sin llegar a resultar incómodo. Algunos se quejan de la facilidad de engranar marcha atrás cuando seleccionamos primera. Sinceramente, nunca me ha ocurrido, hay un tope a superar muy marcado.

El MINI Paceman es, por lo tanto, un pequeño SUV que renuncia a sus limitadas capacidades off road a favor de un comportamiento efectivo y realmente agradable tanto en ciudad como en carretera. Sin embargo, las carreteras de curvas no se le atragantan y, al contrario, no animará a disfrutar de su puesta a punto dinámica.

Prueba MINI Paceman Cooper D Consumo

Con este motor Cooper D quedaremos satisfechos, o al menos así quedará la mayoría. Consume poco y se mueve bien, pero a los amantes de las prestaciones y las sensaciones siempre les quedará esa espina clavada de no tener un mayor empuje para disfrutar al máximo del conjunto.

Ponemos un punto y seguido a nuestra prueba del MINI Paceman Cooper D tras haber repasado su aspecto dinámico. Mañana será el momento de finalizar la prueba analizando, como de costumbre, la gama, los precios y el equipamiento, para terminar con una pequeña valoración personal.

Más información – Prueba MINI Paceman Cooper D, diseño exterior e interior

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *