Prueba Renault Clio 1.5 dCi eco2, motor, conducción y consumos

renault-clio (42)

Tras conocer su envoltura, adentrarnos en su atmósfera, y acomodarnos en la posición de conductor… pongámonos serios.

El movimiento se demuestra andando

Toca coger la delgada tarjeta que la marca gala utiliza como llave e introducirla en la ranura. En esta versión esto ya no es necesario, puedes dejarla en tu bolsillo y arrancar, incluso podrás abrir y cerrar las puertas sin pulsar sus botones: otra opción que lo dota de modernidad. Buenas sensaciones antes incluso de ponerlo a cabalgar, mi espalda reposa sobre una banqueta que envuelve y te fija cómodamente. En esta ocasión, bajó el capó descansa la mecánica dCi de 1.5 litros con 90 CV, el diésel más potente de la gama que con 200 Nm de par, le sobran argumentos para convencerme… ¿lo conseguirá?

El motor ha arrancado, los cuatro cilindros en línea trabajan a pleno rendimiento pero tus oídos no perciben estas peculiares notas musicales, la insonorización está muy conseguida. Nada más recorrer los primeros metros con mi nuevo compañero de viaje, el Renault Clio, mi sentido del tacto hace balance de las sensaciones con la caja de cambios: el pequeño recorrido que debes hacer al engranar cada marcha se une a una suavidad destacable, empezamos bien.

renault-clio (49)

Después de la primera travesía por autovía, mi base de datos recoge más impresiones. De todas ellas, una será protagonista en toda la prueba, aplomo. Resulta complicado que un vehículo del segmento B y que apenas supera la tonelada se pegue más que un chicle al asfalto. Una suspensión firme que no se muestra incómoda o seca en las irregularidades de la calzada. Una estancia por autovía que no nos sale cara con un consumo medio que oscila los 4.8 l/100 km.

Hasta aquí, todo parece un juego de niños para el Renault Clio. Pero compliquemos la tarea y adentrémonos en la carretera nacional, el corazón del urbanita tiene que dar un do de pecho más. Aquí el tránsito de camiones es frecuente y confiar en la respuesta de tu propulsor resulta primordial. En este apartado, las recuperaciones son correctas, los 90 caballos trotan a toda marcha y consiguen avanzar de 80-120 km/h en unos 15 segundos (con la 5º velocidad), aprobando esta prueba que simula un típico adelantamiento. Además, el consumo se mantiene e incluso llega a bajar de los 4 l/100 km si fijamos el velocímetro a 100 km/h rigurosos.

¡Menudo chasis!

En tierras extremeñas, toca dar el último paso. Hace años, una de las carreteras más famosas de la comarca unía mi localidad, Llerena, con la capital andaluza. Hoy, resta poco de esta sinuosa calzada aunque Culebrín, como así es llamada, es el escenario perfecto para la última función.

renault-clio (57)

Envuelto en el manoteo entre enlazadas, debo subrayar la delicia que supone girar con este nuevo Renault Clio. La dirección, de asistencia electrónica, es muy directa, te lleva hacía donde pones el ojo. Cómo venía anunciando, el chasis, de lo mejor de su categoría, elimina cualquier resquicio de balanceo y se bebe cada giro sin despeinarse.

A la hora de frenar, tarda en morder, aunque cuando aprieta lo hace con contundencia. Esta esponjosidad es un hecho que no me convence pese a que lo hace de maravilla, suficiente para detener un peso que ahora es más liviano: 1.146 kg. La caja de cambios, por su parte, es rápida aunque le falta un pelín de optimización.

En cuanto a la entrega de potencia, el bloque turboalimentado 1.5 litros de 90 CV mueve la cubierta de esta cuarta generación del Renault Clio sin problemas. Un empuje que nos somete a partir de las 1.800 vueltas y que estira pasadas las 4.000. Sensaciones en conducción deportiva que rozaron los 6 l./100km, una cifra sobresaliente para el cometido que realizó.

Piensa en verde

Pero el Renault Clio es un ciudadano ejemplar, y por ello, donde más a gusto se encuentra, es precisamente en la angosta urbe. Aquí, se mueve como pez en el agua contando con un invitado de excepción, la función ECO que incorpora y da nombre a su apellido: eco2.

renault-clio (52)

Para activarlo, basta con pulsar el botón que emerge del túnel de transmisión, junto al freno de mano. Al hacerlo, la respuesta del motor se optimiza y el uso del aire acondicionado se gestiona más razonablemente. Aparentemente, no sufre cambios sustanciosos pero en cambio, el ahorro, puede reducirse hasta en un 10%. Con él activado, y realizando una conducción eficiente ayudados por la función Start-Stop, no ha rebasado los 5.1 l./100km.

¿Segundas partes nunca fueron buenas? En este caso, la segunda parte de la prueba del Renault Clio 1.5 dCi eco2 nos ha dejado un mar de sensaciones positivas que añadiremos a las anterior para concluir mañana en el último apartado: equipamiento, precios y conclusiones.

renault-clio (60)

Más información – Prueba Renault Clio 1.5 dCi eco2, diseño exterior e interior

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *