¿Qué son los neumáticos radiales?

neumáticos radiales

Los neumáticos radiales son los que se construyen con recubrimiento de goma, pero tienen el refuerzo de unos cables de metal. Estos cables se montan en paralelo formando una lona y recorren de lado a lado el neumático en un ángulo de 90º a la circunferencia central de la rueda. O dicho de otra forma en perpendicular al desplazamiento del vehículo.

A esto normalmente hay que sumarle otras lonas similares pero con los cables dispuestos en diagonal. Lo que les permite soportar las pensiones en cualquier circunstancia. Sumando todas las capas que puedes ver en la imagen de abajo, se consigue un neumático más resistente, flexible y con menos resistencia a la rodadura. Lo que mejora la economía de combustible y la seguridad del vehículo. De ahí que, la mayoría de los que verás por la calle son de este tipo.

Principales ventajas de los neumáticos radiales

Resistencia

La presencia de capas compuestas de cables les dan una mayor resistencia frente a pinchazos y frente a golpes en terrenos abruptos. Aunque esta resistencia se deja notar sobre todo en la banda de rodadura, ya que es donde se encuentran dichas capas. Los flancos en cambio tienen menos refuerzo y son más vulnerables a problemas como el de pellizcar el neumático contra un bordillo. Algo que si se hace con suficiente fuerza rompe el caucho y deja el neumático inservible.

Menos deformación y resistencia a la rodadura

Esta estructura de cables permite que el neumático mantenga su forma más estable y se deforme menos al rodar. Como consecuencia la resistencia a la rodadura disminuye y por lo tanto también lo hace el gasto de combustible.

Deformación independiente de banda y flancos

Como has podido ver en la imagen hay varias capas cuya función más evidente es aumentar la resistencia y limitar la deformación. Sin embargo, el hecho de que haya varias capas en la banda de rodadura también tiene otra función muy importante por otros motivos. Gracias a ellas, la deformación de los flancos del neumático y la banda de rodadura son independientes. Es decir, que no se deforman de la misma manera.

Deformación del neumático radial

La flexión lateral de la rueda le confiere una buena amortiguación de los baches, incluso bajo el gran peso del coche y la carga que porte. Mientras, la banda de rodadura mantiene más su forma plana para conseguir un mejor contacto con el suelo y, por lo tanto, conservar todo su agarre.

En las curvas, el comportamiento independiente de la banda de rodamiento con respecto de los flancos, la mantienen completamente apoyada sobre la carretera. Lo que permite que el neumático pueda trabajar bien en toda circunstancia. Cuando el terreno es adverso, el diseño de los neumáticos radiales los mantiene estables, para ayudar a mantener la tracción con una mejor adaptación más uniforme a los obstáculos del camino.

Artículo relacionado:
5 consejos básicos y sencillos para alargar la vida de tus neumáticos

Sin embargo, esta deformación independiente se reduce con excesos de presión. Cuanta mayor presión se le ponga a los neumáticos, menos se deformará su lateral para absorber esos baches. Y, si es demasiada, la banda de rodadura se curvará hacia fuera reduciendo la superficie de contacto y volviéndose más dura. Por eso, conviene ajustar la presión adecuadamente, para evitar problemas al circular con ellos. En el siguiente vídeo te contamos cómo hacerlo:

Un exceso de presión también limita la deformación del neumático ante fuerzas laterales. Los flancos se deforman en las curvas fuertes por la mera inercia del vehículo. Cuando están más hinchados, sus flancos soportan más esa torsión. Sin embargo, esta circunstancia no debe ser nunca motivo para alterar los valores de presión indicados por el fabricante.

Funcionamiento más frío

También, los cables de acero ayudan a distribuir bien el calor en los neumáticos, lo que resulta en un funcionamiento más frío y una mejora en la economía de combustible, por su menor deformación al rodar. A diferencia de los neumáticos diagonales, los grandes cables de acero tienen un mínimo efecto negativo en el rendimiento.

Artículo relacionado:
¿Por qué me vibra el volante? Las siete razones principales

Más agarre y menos desgaste

Otro importante aspecto, es que los cinturones de acero de los neumáticos radiales minimizan la deformación de la banda de rodamiento al girar. Gracias a ello, se reduce el desgaste. Además, mantienen una pisada firme y uniforme en el suelo, incluso cuando se hace una frenada de emergencia. Momento en el que se somete al neumático a grandes tensiones. Como resultado, se aumenta considerablemente la eficacia de la banda de rodamiento.

Neumáticos radiales reforzados

Para aumentar la resistencia de un neumático radial, se utiliza a menudo un mayor diámetro de los cables de acero o un mayor número de estos (neumáticos reforzados). Igualmente, unos cables de acero gruesos pueden ayudar a reducir los pinchazos y otros problemas frecuentes en las ruedas. Aunque la función habitual de estos neumáticos reforzados suele ser la de aumentar su índice de carga máximo. Te recomendamos que le eches un vistazo al artículo Conoce tus neumáticos para saber más sobre este índice.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.