¿Qué son los neumáticos radiales?

Neumático radial

Los neumáticos radiales son los que se construyen con recubrimiento de goma, pero tienen el refuerzo de unos cables de acero. Estos cables se montan en paralelo y recorren de lado a lado el neumático en un ángulo de 90º a la circunferencia central de la rueda.

Esto hace que el neumático sea más resistente, flexible y con menos resistencia a la rodadura, para mejorar la economía de combustible. De ahí que la mayoría de los que verás por la calle son así.

La corona de la llanta está formada por numerosas bandas de caucho recubiertas de acero. Su banda de rodadura les confiere una gran estabilidad. El rendimiento y el propósito de los neumáticos radiales los convierten en los preferidos por los consumidores para la mayoría de aplicaciones funcionales.

La combinación de estabilización de los cinturones de acero de la carcasa radial de una sola capa permite que la banda de rodadura y los flancos actúen independientemente. La flexión lateral le confiere una buena amortiguación bajo el peso del coche y la carga que porte. Mientras, la banda de rodadura ofrece un mejor contacto con el suelo al mantener su forma plana.

Cuanta mayor presión tengan los neumáticos, menos se deformará su lateral. Aunque si es demasiada, la banda de rodadura se curvará hacia fuera reduciendo la superficie de contacto. Por eso conviene ajustar la presión adecuadamente, para evitar problemas al circular con ellos. En el siguiente vídeo te contamos cómo hacerlo:

Así mismo, también se consigue una mayor desviación vertical con los neumáticos radiales. Esto es positivo puesto que una flexión aumenta la resistencia a los pinchazos. Para aumentar la fuerza de un neumático radial, se utiliza a menudo un mayor diámetro de los cables de acero o un mayor número de estos (neumáticos reforzados). Igualmente, unos cables de acero gruesos pueden ayudar a reducir los pinchazos y otros problemas frecuentes en las llantas.

También, los grandes cables de acero ayudan a distribuir bien el calor en los neumáticos, lo que resulta en un funcionamiento más frío y una mejora en la economía de combustible, por su menor deformación al rodar. A diferencia de los neumáticos diagonales, los grandes cables de acero tienen un mínimo efecto negativo en el rendimiento.

Otro importante aspecto, es que los cinturones de acero de los neumáticos radiales minimizan la deformación de la banda de rodamiento. Con lo que mantienen una pisada firme y uniformemente en el suelo. Por lo tanto, se disminuye el desgaste y se aumenta considerablemente la eficacia de banda de rodamiento.

En las curvas, el comportamiento independiente de la banda de rodamiento con respecto de los flancos, la mantienen completamente apoyada sobre la carretera. Lo que permite que el neumático pueda trabajar bien en toda circunstancia. Cuando el terreno es adverso, el diseño de los neumáticos radiales los mantiene estables, para ayudar a mantener la tracción con una mejor adaptación más uniforme a los obstáculos del camino.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.