Prueba Opel Corsa OPC, deportivo y divertido

Prueba Opel Corsa OPC

Esta semana probamos el Opel Corsa OPC, un vehículo de lo más interesante. Porque si hablamos del Opel Corsa normal, hay que decir que se trata de uno de los ‘pesos pesados’ del segmento B. El utilitario alemán lleva al pie del cañón desde el año 1982 y a lo largo de sus cinco generaciones ha conseguido vender más de 12 millones de unidades. Además es un modelo que se produce en la fábrica de Figueruelas (Zaragoza), cobrando protagonismo en nuestro país.

Pero las siglas Opel Performance Center de nuestra unidad lo convierten en algo diferente. El Corsa OPC no apareció hasta la década del 2000, pues anteriormente las versiones más potente eran los conocidos GSi que también marcaron a toda una generación. El primero fue el Corsa OPC Concept, un prototipo que tomaba como base a la tercera generación y que serviría como anticipo del modelo de producción.

Con la cuarta generación, en el año 2007, ya se puso a la venta el Opel Corsa OPC. La versión más deportiva hasta la fecha llegaba con un motor turbo de 1.6 litros y 192 CV de potencia. Poco más tarde, con el restyling en 2011, llegaría la edición especial Nürburgring Edition. Sería aún más radical gracias a una serie de mejoras y el aumento de potencia hasta los 210 CV. Y ahora nos encontramos con el Corsa OPC de quinta generación, que presume de ser más avanzado que sus predecesores.

Estética deportiva

Prueba Opel Corsa OPC

El Opel Corsa OPC desde su lanzamiento solamente se ofrece con carrocería de tres puertas. Será fácilmente distinguible del modelo normal gracias a un diseño atrevido y deportivo. El frontal es algo más radical gracias a un nuevo paragolpes más ancho y con entradas de aire de mayor tamaño. Desaparecen de dicha zona las luces antiniebla y se sumará una nueva toma de aire situada entre el capó y el paragolpes.

En el lateral también podemos destacar varios elementos. Empezamos por las llantas de 18 pulgadas que lleva nuestra unidad de pruebas y que corresponden al Pack Performance (2.507 euros) del que luego hablaremos. En su interior veremos unas llamativas pinzas de freno firmadas por Brembo. Los faldones laterales son bastante prominentes, nada que ver con los del Corsa normal. Sí que se mantiene esa forma triangular de la ventanilla trasera.

Prueba Opel Corsa OPC

La zaga también llamará la atención de muchos gracias a su deportividad, que comienza con el alerón trasero situado sobre el techo. La luneta trasera y los pilotos traseros se mantienen, pero la parte inferior cambia considerablemente. El paragolpes se ensancha y se introduce un nuevo difusor trasero en negro. Integradas en él, podremos ver las dos salidas de escape circulares y cromadas, situadas en una posición bastante centrada.

Habitabilidad correcta

Prueba Opel Corsa OPC

Como decíamos, el Opel Corsa OPC se trata de un tres puertas y eso significará que gozará de menor habitabilidad que el de cinco puertas. De todos modos en una versión deportiva como ésta no es valor primordial y aún así se coloca en buena posición frente a sus rivales. Las plazas delanteras serán el punto fuerte, dos asientos deportivos Recaro ofrecerán amplitud y comodidad en todas las cotas, además de una sujeción sobresaliente. A pesar de ser asientos tipo baquet, se pueden regular manualmente.

Las plazas traseras serán bastante más justas, como suele pasar en la mayoría de modelos del segmento B. A pesar del generoso tamaño de las puertas, el acceso es algo complicado al tener que mover los pesados asientos (que no vuelven a su posición inicial). Las plazas de los laterales están bien contorneadas y serán cómodas para dos adultos, con un correcto espacio para piernas y cabeza. La plaza central carece de forma y será más incómoda, por lo que es más recomendable viajar 4 pasajeros que 5.

Prueba Opel Corsa OPC

El maletero ni destaca ni desentona con sus 285 litros, misma capacidad que el resto de Opel Corsa. Se sitúa en la media del segmento y destaca por sus formas aprovechables, aunque la parte negativa será una boca de carga bastante alta. Los asientos traseros se pueden abatir en dos partes y de esta manera se incrementa la capacidad hasta los 1.090 litros.

Interior tecnológico

Prueba Opel Corsa OPC

La quinta generación del Opel Corsa destacaba por haber mejorado considerablemente su dotación tecnológica. El OPC se beneficiará de todo ello y además tendrá algunos elementos distintivos. No podemos obviar los asientos deportivos Recaro de los que ya hablamos antes y que darán un aura especial al coche. También encontramos un volante deportivo forrado con cuero perforado, que tiene una anchura y tacto de lo más agradable.

Aunque quitando asientos y volante, habrá pocos elementos más que nos digan que estamos en la versión más deportiva de la gama. Las siglas OPC las encontramos en el cuentarevoluciones, pomo del cambio, alfombrillas y umbrales de las puertas; pero nos parece que sigue siendo algo sobrio. Por suerte, nuestros pies podrán jugar con unos pedales deportivos de aluminio.

Prueba Opel Corsa OPC

Detrás del volante tendremos una pantalla LCD de 3,5 pulgadas que nos dará los datos de la instrumentación como en el resto de Opel Corsa. Aunque sistema multimedia IntelliLink se centrará en la pantalla táctil de 7 pulgadas situada en la consola central. El funcionamiento es correcto, aunque su posición queda bastante baja obligándonos a apartar demasiado la mirada de la carretera. ¡Ah! Y no tendremos navegador.

Es una de las cosas que ya echamos en falta en el Corsa normal y que nos deja dos opciones. Por un lado descargar la aplicación BrinGo o conectar nuestro smartphone mediante Apple CarPlay o Android Auto. Si te preocupa gastar datos de tu tarifa móvil, no te preocupes, este ejemplar viene con WiFi para hasta siete dispositivos integrado. Una de las ventajas de tener el asistente Opel OnStar entre su equipamiento de serie.

Para finalizar con el interior hay que decir que el Corsa OPC presenta una calidad bastante buena y por encima de su predecesor. Los materiales han mejorado considerablemente y el cuero ahora aparece en algunas zonas que hemos dicho antes. La consola central presenta una moldura Piano Black que es elegante pero algo sucia. La pega podrían ser los plásticos del interior de las puertas, más duros y menos agradables al tacto que otros como el del salpicadero.

1.6 Turbo y 207 CV

Prueba Opel Corsa OPC

En el apartado mecánico el Opel Corsa OPC presenta el motor con mayor cilindrada de la gama del utilitario. Se trata de un cuatro cilindros turbo de 1.6 litros con las mismas características que la generación anterior, pero que ha sido renovado por completo. Ahora entrega una potencia de 207 CV y 245 Nm de par entre las 1.900 y las 5.800 rpm, y está ligado obligatoriamente a una caja de cambios de seis velocidades. Serán más que suficientes para pasarlo bien a bordo del pequeño ejemplar.

Las prestaciones están a la altura y el Corsa OPC acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 230 km/h. En cuanto a consumo y emisiones, homologa 7,5 l/100km y 174 g/km de CO2. Como el fabricante nos indica, le tendremos que dar de beber gasolina de 98 octanos. Por supuesto se trata de un tracción delantera, la misma fórmula que utilizan algunos de sus rivales como es el caso de Ford Fiesta ST, Peugeot 208 GTi o SEAT Ibiza Cupra.

Juguetón

Prueba Opel Corsa OPC

Desde el primer momento te das cuenta que montarse en el Corsa OPC es algo divertido. Este tipo de coche es el juguete que todo adulto debería tener en su garaje. De hecho, su facilidad de conducción hará que no haya complicaciones al volante en la mayoría de situaciones. El motor destaca por su equilibrio y rango de uso. A pesar de ser un gasolina con carácter deportivo, saldrá bien desde bajas vueltas y nos dejará pegados al asiento.

Sube de vueltas a la velocidad del rayo y la línea de las 6.500 vueltas, donde está situado el corte, te parecerá que llega muy rápido. Con nuestros sentidos funcionando a pleno rendimiento, nos damos cuenta de que ya tenemos la mano posada en la palanca de cambios engranando la siguiente marcha. Un cambio, por cierto, perfecto para el enfoque que tiene el Corsa OPC. Con una precisión envidiable y unos recorridos cortos que lo convierten en un aliado eficaz.

Prueba Opel Corsa OPC

Además nuestro Opel Corsa OPC lleva el Pack Performance y eso se traduce en un equipamiento más exclusivo y que mejorará el comportamiento. El principal elemento que debemos destacar es el diferencial autoblocante mecánico firmado por Drexler que ayudará a que no encontremos pérdidas de tracción. Nos gusta el comportamiento con este sistema, pero tendremos que prestar atención si no estamos acostumbrados a él.

Al ser un tracción delantera con bastante potencia, si salimos de una curva pisando a fondo tendremos que agarrarnos fuerte al volante. El trabajo del autoblocante hará que aparezcan algunas imprecisiones en la dirección. Hemos notado que saliendo de alguna curva tiende a empujarnos hacia afuera e incluso que si pisamos a fondo en recta en una marcha corta pueden aparecer algunos movimientos que no inspiran demasiada confianza. Todo es cuestión de aprendizaje y pronto nos acostumbramos a sus reacciones.

Eficaz como pocos

Prueba Opel Corsa OPC

Algo que no se le puede reprochar al Opel Corsa OPC es la eficacia que presenta. A pesar del comportamiento del autoblocante tenemos que admitir que su paso por curva es rapidísimo. Es un coche de menos de 1.300 kg con un aplomo bastante bueno y que te invita a pasar cada vez más rápido. Se trata por lo tanto de un vehículo ágil con el que te verás obligado a acudir a tu tramo favorito de curvas para su disfrute.

Allí saldrá a relucir otro de los elementos destacados y que venía incluido en el citado Pack Performance. El sistema de frenado Brembo nos ayudará a controlar a esta pequeña bestia. Vienen con unos discos delanteros de 330 milímetros (antes 308 mm) que serán mordidos por pinzas de cuatro pistones. Su comportamiento y tacto del pedal son muy buenos, fácilmente dosificables y sin encontrar síntomas de fatiga a pesar del uso intensivo.

Prueba Opel Corsa OPC

Por si fuera poco, también incluye unos neumáticos Michelin Pilot Super Sport. A pesar de su perfil bajo y las 18 pulgadas se agarran al asfalto como condenados. La suspensión tendrá un tacto más firme y deportivo en esta ocasión gracias a los amortiguadores Koni. Es en parte la culpable de su efectividad, pero también hay que decir que será algo incómoda en ciudad. En territorio de badenes e irregularidades la notamos algo seca y nuestra espalda lo sufrirá.

La dirección poco tiene que ver con la de un Corsa normal. Nos transmite bastante más, aunque quizás le podríamos pedir un puntito de deportividad extra. Habrá veces que la notemos algo blanda para el concepto que se busca, aunque esto tendrá ventajas sobre todo al aparcar o maniobrar en ciudad. Terminamos haciendo un repaso a los consumos del Corsa OPC. En autovía y a 100 km/h será fácil estar entre los 6-7 litros, acorde a lo homologado. Sin embargo, en los tramos de montaña donde lo hemos disfrutado el consumo crecerá bastante obteniendo medias más cercanas a los 10 litros.

Conclusión

Prueba Opel Corsa OPC

El Opel Corsa OPC es un utilitario de corte deportivo que se coloca como una buena opción para los amantes de los GTi. A simple vista destacará por su estética atrevida, que consigue diferenciarse del modelo de serie gracias a elementos como las llantas de 18 pulgadas o el alerón trasero. Lo mismo pasará en el interior, donde destacan los asientos deportivos firmados por Recaro, que destacan por su comodidad y por su agarre.

Mantiene el mismo motor 1.6 Turbo que llevaba su predecesor. Aunque viene mejorado y con una potencia de 207 CV y 245 Nm. Será suficiente para divertir a todo el que se monta en él, ya que presenta una facilidad de conducción considerable. Es muy eficaz y tiene un paso por curva rápido. El Pack Performance de nuestra unidad con el diferencial autoblocante o los freno Brembo será recomendable para aquellos que quieran sacar el máximo rendimiento a este vehículo.

Equipamiento Opel Corsa OPC

Prueba Opel Corsa OPC

  • Llantas de 17 pulgadas
  • Faros bi-xenón
  • Espejos y elevalunas eléctricos
  • Volante multifunción calefactable
  • Control de crucero y limitador de velocidad
  • Asientos deportivos Recaro
  • Tapicería mixta
  • Aire acondicionado
  • Radio CD MP3 con Bluetooth y puerto USB
  • Sistema Opel OnStar
  • Alfombrillas específicas

Pack OPC Performance

  • Llantas OPC de 18 pulgadas
  • Frenos delanteros Brembo de 330 mm
  • Neumáticos Michelin Pilot Super Sport
  • Suspensión deportiva con amortiguadores Koni
  • Diferencial autoblocante mecánico Drexler

Precio del Opel Corsa OPC

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.6 Turbo 207 CV Manual 6v OPC 20.009 € (con descuentos)

Opinión del editor

Opel Corsa OPC
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas
20.009 a 20.009

    • Opel Corsa OPC
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 9 de enero de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 85%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 80%
    • Plazas delanteras
      Editor: 90%
    • Plazas traseras
      Editor: 75%
    • Maletero
      Editor: 75%
    • Mecánica
      Editor: 85%
    • Consumos
      Editor: 65%
    • Confort
      Editor: 75%
    • Precio
      Editor: 70%

    Resumen: El Opel Corsa OPC es la versión más deportiva del utilitario alemán. Presenta una estética atrevida y un interior a la altura. El motor 1.6 Turbo con 207 CV y su puesta a punto lo harán un coche muy divertido y eficaz.

    Pros

    • Estética deportiva y diferenciada
    • Los asientos deportivos Recaro
    • Comportamiento dinámico y prestaciones

    Contras

    • Ausencia de navegador
    • Acceso a plazas traseras
    • Dirección algo nerviosa

    Galería de imágenes del Opel Corsa OPC

    Te puede interesar

    Escribe un comentario