Audi e-tron S y Audi e-tron S Sportback, llegan los SUV eléctricos a la gama S

Audi e-tron S Sportback drift

Audi ha lanzado un buen número de datos técnicos y prestacionales de dos versiones deportivas que llegarán próximamente. Se trata de los Audi e-tron S y Audi e-tron S Sportback. Serán los dos primeros SUV eléctricos de aspiraciones deportivas de la marca de los cuatro aros y, por lo tanto, hay que darles la importancia que se merecen.

Las primeras imágenes ofrecidas por la compañía automovilística nos muestran unidades con el típico camuflaje. De todos modos, y aunque oculten los detalles, la estética principal será parecida a la de las versiones más convencionales del e-tron y e-tron Sportback. Pese a ello, será más agresivo y deportivo gracias a un kit exterior e interior específico.

Artículo relacionado:
Audi e-tron Sportback, un SUV eléctrico con carrocería coupé y 408 CV

Audi e-tron S Sportback trasera camuflado

Dicha deportividad se incrementará en el exterior mediante el uso de paragolpes dinámicos, pasos de rueda 23 mm más ancho, nuevos colores e inserciones plateadas en la parrilla frontal y en los bajos. Las llantas serán 20 a 22 pulgadas con neumáticos de hasta 285 mm, mientras que los frenos delanteros tendrán discos de 400 mm y pinzas de seis pistones en negro con el logo S.

Audi anuncia que en el habitáculo estos e-tron S tendrán una tonalidad oscura, algo que es habitual en los modelos deportivos. Los umbrales de las puertas y el volante vendrán con los distintivos S. Por su parte, los asientos deportivos en cuero/Alcantara y la palanca de cambios llevan tramado de rombo en relieve, mientras que los asientos más deportivos opcionales pueden tener un tramado en gris rotor o rojo, con contornos personalizados y la posibilidad de ventilación.

Interior del Audi e-tron S 503 CV

Pero lo más interesante es su parte técnica, y Audi nos ha contado mucho sobre este aspecto. Lo primero a destacar es que ambos modelos -comparten el esquema y todo el tren motriz- contarán con tres motores eléctricos. Uno de ellos va en el tren delantero, mientras que los dos restantes están ubicados en el tren trasero. Las cifras máximas de potencia y par son espectaculares, con 503 CV y nada menos que 973 Nm. Eso sí, solo se consiguen con el modo S en el cambio y durante un máximo de ocho segundos.

Con la palanca de cambios en posición D, sin activar el modo boost, declara 435 CV y 808 Nm, que tampoco está nada mal.

El motor eléctrico más grande es el mismo que el que da movimiento al tren trasero en las versiones 55 de estos dos modelos. En las versiones S va en el tren delantero, con un diseño adaptado y configurado para rendir hasta 204 CV (169 CV sin el modo Boost). El motor eléctrico pequeño se instala por partida doble en el tren posterior, proporcionando 359 CV en modo Boost (267 sin modo Boost).

Esquema Audi e-tron S Sportback

Así, los Audi e-tron S y Audi e-tron S Sportback son capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4,5 segundos, mientras que su velocidad máxima ha sido limitada electrónicamente a 210 km/h. Entendemos que esta limitación de velocidad punta se establece para cuidar las mecánicas y evitar posibles sobrecalentamientos del sistema.

Comenta la firma de los cuatro aros que ambos destacarán “por su excepcional agilidad y tracción”. Dice que pueden acelerar en curva de una forma tan dinámica como un deportivo, favoreciendo el protagonismo del tren trasero. De hecho, si el control de estabilidad está en modo Sport y el programa de conducción en Dynamic, la electrónica facilita unos derrapajes controlados. Afirman que las reacciones son predecibles en todo momento.

Audi e-tron S Sportback vectorización de par

Para garantizar una buena eficiencia en el uso diario, con el modo de conducción normal del drive select solo actúan los dos motores eléctricos posteriores. Eso sí, si el conductor demanda mucha potencia o si se detecta una posible pérdida de tracción, el motor eléctrico delantero entra en funcionamiento para garantizar la seguridad.

Por otro lado, hay que destacar la vectorización eléctrica del par, que viene a funcionar como un diferencial deportivo. Esto significa que cada uno de los motores traseros impulsa una de las dos ruedas posteriores, sin necesidad de que exista un diferencial mecánico. Por tanto, mejorará el paso por curva a ritmo elevado y la seguridad en condiciones o momentos complicados. Igualmente, si una rueda trasera pierde adherencia (por hielo o barro, por ejemplo), deja de recibir par y se envía a la contraria.

Artículo relacionado:
Prueba Audi e-tron 55 quattro 95 kWh y 408 CV Edition One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.