Tras su despedida, Bentley cesa la producción del bloque V8 6.75 L-Series

La evolución técnica del sector del automóvil obliga a los fabricantes a invertir ingentes cantidades de dinero. Una de las áreas que mayor número de recursos consume es la relacionada con el desarrollo de mecánicas y trenes motrices. La última década ha sido crucial, principalmente por la llegada de la electrificación. Con esta solución, las marcas deberían reducir las medias de consumo y emisiones de gases contaminantes.

Como otros tantos fabricantes de superlujo, Bentley han contado con una oferta compuesta por mecánicas de gran cilindrada y potencia. Sin ellas su aura de exclusividad no tenía sentido pero, como el resto, ha de acatar la ley. Esto es, buscar soluciones con las que ahorrar combustible y reducir drásticamente las emisiones de sus motores. Por ello, ha tenido que tomar decisión drástica: cesar la producción del bloque V8 6.75 L-Series.

Bentley lleva fabricando el motor V8 L-Series desde 1959

Puede que muchos no lo sepan, pero el primer motor V8 6.75 L-Series de Bentley salió de la cadena de montaje en el año 1959. En concreto, fue a parar al vano motor del S2 con una potencia final de 182 CV. Desde entonces, su desarrollo técnico ha sido continuo, aunque manteniendo la cilindrada y el bloque original. Gracias a la introducción de la turboalimentación ha mejorado su rendimiento y reducido las emisiones contaminantes.

El problema es que nada es eterno y la evolución mecánica tiene límites. Los costes que tendría que asumir para actualizarlo son tan elevados que no merece la pena afrontarlos. Además, la marca tiene otros bloques igual de interesantes que mantienen su estatus. Nos referimos a los motores 6.0 litros W12, 4.0 litros V8 y el más nuevo V6 Hybrid. Todos apuntando a la electrificación para ser más respetuosos con el medio ambiente.

Artículo relacionado:
Adiós al V8 6.75 de Bentley y al lujoso Mulsanne con una edición especial

La última unidad del bloque V8 6.75 L-Series ha salido estos días de la cadena de montaje situada en Crewe. Irá a parar al Bentley Mulsanne 6.75 Edition by Mulliner. Con esta serie especial, rendirán homenaje a uno de los motores más icónicos del sector. Se producirán sólo 30 unidades y como de costumbre en la marca, su ensamblaje y puesta a punto final será cien por cien artesanal. Una pena que tengamos que despedirnos de semejantes joyas.

Fuente – Bentley


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.