BMW 120d en el Curso Conducción Segura gratuito en Palencia: mis impresiones

Afortunadamente cada vez son más frecuentes los cursos de conducción. Si además son gratuitos, que más se puede pedir. Asistimos a uno de ellos para comprobamos y valorar los contenidos. Más tarde valoraré lo que nos ofreció el BMW 120d de 177 CV en estas condiciones.

Pese a que los altos “estamentos” de la DGT parezcan tener algo en contra de los cursos de conducción (¿creerán que convierten a la gente en fitipaldis?) lo cierto es que cada vez más conductores asisten a ellos y comprueban sus beneficios. Para aquellos jóvenes reticentes a mejorar su formación como conductor, la fundación Mapfre, Michelin, La Junta de Castilla y León y BMW ofrecen un año más los cursos gratuitos de conducción segura.

BMW 120d curso conduccion (2) [Mio]


Parte teorica

Como todo curso de conducción que he conocido hasta ahora, se comienza con una clase teórica. En poco más de una hora los monitores del RACE nos iban explicando los conocimientos básicos para entender la dinámica de un coche y  comprender sus reacciones. Un breve repaso a la teoría de rozamiento neumático-asfalto y adherencia, reparto de pesos y transferencias de masa, fuerza centrífuga, inercia, etc.
A continuación lo básico sobre como maniobrar a los mandos del vehículo: postura de conducción, uso del volante, trazado de curvas, formas de aplicar el freno, embrague, y acelerador. No faltaron apartados específicos sobre aquaplaning, sobreviraje y subviraje, frenos ABS, control de tracción y ESP ni un breve repaso sobre la seguridad pasiva del vehículo (cinturón, airbag) su mejor uso y limitaciones de protección. Por supuesto, nos recordaron que al volante ni una gota de alcohol.

BMW 120d curso conduccion (3) [Mio]

Parte práctica

Comprender y asimilar todos los conceptos que se nos exponen sobre el papel es complicado, pero al volante se entiende todo mejor. Lo primero un recordatorio sobre la postura de conducción y la mejor forma de actuar sobre los mandos y algunas recomendaciones para circular.
El circuito a realizar comprendía tres pruebas, que se realizarían con y sin ayudas electrónicas para comprender mejor el error y la forma de evitarlo.

Frenada en suelo deslizante.
En esta prueba se trata de frenar el coche sobre una pista deslizante y esquivar un obstáculo al mismo tiempo. Sin ABS, la maniobra es muy complicada e incluso con él conectado, si la velocidad es elevada es imposible esquivar correctamente el obstáculo (una linea de conos en este caso). La moraleja es doble, por una parte que los conductores valoren en una situación real la enorme importancia de las ayudas a la conducción y por otra,  saber que incluso con el mejor coche del mundo y todas las ayudas disponibles, si circulamos a excesiva velocidad para las condiciones de la carretera y tráfico, el accidente está asegurado.

Nos lanzamos a la maniobra sin ABS con la teoría bien aprendida: freno y embrague a fondo (para no calar el motor al bloquear las ruedas), reducir todo lo posible la velocidad, soltar el freno del todo para poder esquivar, esquivar y volver a frenar. Visto así parece muy fácil pero como podéis ver en el video los “rectos” se suceden, salpicados por algún que otro trompo.
Con el ABS conectado es otro cantar. La teoría es parecida: freno y embrague a fondo y sin soltarlos en ningún momento esquivar el obstáculo. Es maravilloso ver cómo la distancia de frenado se reduce considerablemente y el coche mantiene la capacidad para girar. A prueba de novatos y de sustos (porque incluso el mejor piloto puede verse superado por la situación y bloquear ruedas. El ABS evita que el bloqueo y permite aprovechar siempre toda la adherencia disponible). Puestos a probar al límite y dado que la lona es muy deslizante, comprobamos que entrando a toda velocidad incluso con el ABS conectado perdemos la dirección y el coche continúa recto….frenando, pero recto (ver video).

Frenada asimétrica.
Aunque a simple vista parezca una situación extraña, la realidad es que ocurre más a menudo de lo que creemos. Una fuerte frenada en suelo de adherencia desigual y el coche se cruza. Si un lado del coche tiene mucha adherencia y el otro no (por ejemplo si frenamos con dos ruedas por el arcén), la diferencia de fuerzas que pueden transmitir las ruedas al suelo provoca que el coche “pivote” sobre si mismo y hagamos un trompo…si no lo remediamos.

Para realizar esta prueba sin ABS, llegamos y frenamos a fondo pisando el embrague (como haríamos siempre en una frenada de emergencia). Tan pronto el coche se empieza a cruzar soltamos el freno y hacemos contravolante para enderezarlo, estando atentos a corregir un posible “latigazo” en sentido contrario. Con el coche estabilizado volvemos a frenar. Resulta  tremendamente complicado no perder el control del coche y frenar en una distancia aceptable.

Aquí la práctica y sangre fría es fundamental, además de tener automatizado el gesto de “desbloquear” rueda soltando el freno cuando la situación lo requiere. La otra opción es tener ABS (si se dispone de ESP mucho mejor) y simplemente frenar y embragar a fondo. Eventualmente habrá que hacer pequeñas correcciones de dirección con el volante, nada que ver con la cruzada que nos espera si no disponemos de ayudas Electrónicas. Eso si, la distancia de frenado es considerable…pero a cambio no se cruza.

Slalom
La más fácil (y para algunos divertida) prueba de todas. El típico slalom que se completa sin necesidad de soltar las manos del volante,  simplemente con medio giro de volante. Para ayudar al coche a girar es necesario controlar la transferencia de pesos con el acelerador, soltando gas a la entrada del giro para cargar peso delante y acelerando a la salida para coger velocidad y poder cargar peso otra vez en el siguiente giro. Aquí no hay tiempos a realizar ni nada por el estilo, simplemente coger soltura con los giros de volante, aprender sobre la transferencia de masas y… no tirar ningún cono.

BMW 120d curso conduccion [Mio]

Concluyendo

Para un curso gratuito no se puede pedir mucho más. Eché de menos que las velocidades de los ejercicios fueran mayores (más próximos a la vida real) pero ni las características de la pista ni el resultado final del ejercicio lo requerían. Ya resultaba difícil realizar las maniobras correctamente a baja velocidad, así que si el curso se hiciera a 90 km/h todavía estaríamos allí probando sin conseguirlo del todo. El objetivo es concienciar, despertar la curiosidad de los jóvenes conductores sobre los riesgos que pueden hacernos perder el control, aprender a evitarlos y…divulgarlo a otros conductores, como estoy haciendo yo ahora mismo 🙂

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   pablo dijo

    Muy buena experencia: es gratis, aprendes o afianzas conceptos y lo llevas a la practica en un bmw!!!no creo que se pueda pedir mucho mas,salvo que se hicieran mas a menudo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *