Comparativa GTI: Audi S1, SEAT Ibiza Cupra, MINI Cooper S, Peugeot 208 GTI, a prueba (con vídeo)

comparativa-utilitarios-GTI-1

A todos los amantes del motor nos motiva pensar en el fin de semana y salir a disfrutar de nuestro deportivo favorito. Pero por desgracia muchas veces tu deportivo “favorito” no es el que te puedes permitir, ni tampoco aquel que puedas compaginar con tu vida real. Para paliar esos “problemillas” hemos vuelto a juntar otros cuatro coches que cumplan con unos requisitos realistas: un mínimo de sensaciones deportivas, la posibilidad de ser usado a diario y un precio de venta asequible.

Casi todas las marcas tienen en su gama un utilitario que ofrezca, al menos, altas prestaciones. Hace unos meses juntamos al Volkswagen Polo R WRC, Ford Fiesta ST, Skoda Fabia RS y MINI Countryman JCW. En esta ocasión os traemos al Audi S1, SEAT Ibiza Cupra, MINI Cooper S y Peugeot 208 GTI, veamos que esconden estos coches tras sus kits aerodinámicos y llantas de grandes dimensiones.

Audi S1, el abusón de la clase

Audi S1

¿Qué pinta aquí este coche? El Audi S1 el único con tracción total y además su motor de 231 CV le saca nada menos que 51 CV al candidato de motor más modesto (Ibiza Cupra). Su precio también juega en otra liga con unos 34.000 euros de precio base. Es evidente que estamos ante el abusón de la clase, aunque en este caso no haya repetido curso, puesto que es de los últimos en llegar.

El Audi S1 simplemente “vuela” en comparación con los otros 3 coches de esta comparativa, hasta el punto de que tras bajarse de él, el resto de motores parecen no tener empuje. Pero no solo por la diferencia de caballos ni la relación peso/potencia (que metidos en estas cifras tampoco es tanta), sino porque además gracias a la tracción Quattro podemos pisar a fondo casi en cualquier situación sin que el temido parpadeo del testigo amarillo nos limite la potencia, indicando que los neumáticos han perdido tracción y que debemos moderarnos. Con este coche no es necesario ser fino ni comedido para conducir rápido, simplemente pisar sin contemplaciones y dirigir con el volante. Pero… ¡acuérdate de frenar! Creo que ya he avisado que este coche puede correr mucho, afortunadamente el equipo de frenos está a la altura y resiste el trato duro.

Audi S1

Este es el motivo por el que hemos admitido al pequeño Audi S1 en nuestra comparativa, porque es tremendamente rápido, efectivo y además ofrece un nivel de comodidad muy alto para un coche de estas características. Su motor tiene un consumo aceptable a ritmo “normal”, la suspensión no es para nada seca y el tacto de los mandos no fatiga al conductor en el día a día.

En ciudad y circunvalaciones rueda cómodo y suave… pero en cuanto lo liberas del molesto tráfico circundante el S1 se convierte en un misil con mucho aplomo en vías rápidas y notable eficacia en lentas carreteras de curvas, ayudado por una trasera que ayuda a redondear virajes si así lo buscamos. Los baquets (opcionales por 730 euros) que tan cómodos resultan en ciudad abrazan nuestro cuerpo cuando nos movemos a ritmo frenético. Los Audi “S” suelen ser coches muy potentes, rápidos y bastante aburguesados…en cambio este Audi S1 tiene un tacto mucho más ágil y nervioso, siendo un coche incluso brusco con el ESP desconectado.

Audi S1

Con esta descripción ya es suficiente para proclamarlo ganador de nuestra comparativa… salvo porque tiene las plazas traseras más pequeñas de todos y porque Audi nos pide la friolera de 34.000 euros, disparándonse hasta más de 43.000 euros sumando todo el equipamiento extra de nuestra unidad (baquets, cuero, paquete S exterior e interior, navegador, etc.)

SEAT Ibiza Cupra, el simpático del grupo

prueba-SEAT-Ibiza-Cupra-1

No sé por qué, pero el Ibiza Cupra siempre ha despertado mi simpatía a lo largo de los años… la mía y la de miles de conductores que se han decantado por este modelo a la hora de poner un “pepinillo” en su vida. Las bazas del Ibiza son claras: estética juvenil, motor con potencia suficiente y la teórica confianza que despierta llevar la misma mecánica que otros coches del grupo VAG. Si a esto le sumamos un precio de partida ajustado… ¡ya tenemos un superventas!

En la práctica es un coche equilibrado, con una suspensión razonablemente cómoda para el día a día, un motor con potencia y un estupendo cambio DSG de 7 velocidades que nos facilita la vida tanto en el uso cotidiano como a la hora de rodar rápido. Además podemos utilizarlo en modo manual a través de toques de palanca y con las levas del volante, todo muy racing. Este cambio además enmascara que el motor no tiene unos bajos muy contundentes ni una estirada potente, pero al poder llevarlo siempre en su mejor zona de uso, el resultado es que se mueve muy bien… ¡y como suena! Aunque para los peatones su sonido pueda resultar discreto, desde el asiento del conductor el motor brama casi como si condujésemos un León de la copa, algo que siempre se agradece en esta vida gris rodeado de sórdidos motores Diésel.

prueba-SEAT-Ibiza-Cupra-2

El Cupra luce una carrocería de aspecto deportivo, aunque no esté muy musculado. Lo han equipado con toques de dudoso buen gusto, como el escape central trapezoidal, que sería precioso si no se notase a la legua que es falso. ¿Tanto hubiera costado rematar este detalle decentemente? Al abrir la puerta su interior es bastante más discreto, incluso demasiado para ser el acabado más “racing” del modelo, aunque por lo menos está bien construido pese a que tampoco luce materiales de primera calidad. Además tiene 5 plazas bastante aprovechables para cuatro personas (las de atrás que no jueguen al basket, por favor) y un maletero decente.

En marcha el Ibiza Cupra incita a acelerar el ritmo ya que sus asientos sujetan lo suficiente, el motor empuja, suena de vicio, el cambio es una delicia y la suspensión no nos rompe la espalda en cada bache. Pero ojo, es un coche que exige bastante habilidad para rodar realmente rápido, ya que su noble chasis puede subvirar con cierta facilidad, incluso aunque el diferencial electrónico XDS funcione muy bien. Por ello, si intentamos batirnos el cobre en un tramo revirado deberemos ser muy finos con la dirección y tener las manos perfectamente sincronizadas con el pie derecho, sobre todo para no liarla a la salida de las curvas y ser castigados por un ESP que te deja clavado. Una vez que le coges el tranquillo, el Cupra permite muchas alegrías… aunque deberemos tratar los frenos con cabeza ya que se pueden llegar a fatigarse tras varias frenadas seguidas. Por suerte avisan con antelación de que empiezan a flaquear y basta con aflojar el ritmo a tiempo.

prueba-SEAT-Ibiza-Cupra-3

Volviendo a la mundanal vida del día a día, cabe destacar que el motor 1.4 TSI del SEAT Ibiza Cupra puede tener un consumo ridículo a ritmo normal, algo que siempre es de agradecer.

MINI Cooper S, el icono de siempre pero más grande y mejor

MINI-Cooper-S-prueba-2

Este coche no necesita carta de presentación, de hecho gran parte de su mercado es gente que se quiere comprar un MINI… y punto. Le trae al pairo la opinión que nosotros podamos tener del coche y mucho menos si el coche puede asumir sus necesidades familiares.

Pero la gente que si les importa esos “detallitos” está de enhorabuena porque estamos ante el MINI de siempre pero con unas plazas traseras más amplias y un maletero que ha pasado de “ridículo” a solamente “pequeño”. El resto mantiene la misma esencia… diseño con carácter inimitable, interiores de gran calidad, posibilidad de personalización, interminables listas de equipamientos… y por supuesto un tacto deportivo difícil de igualar. ¡Me gusta!

MINI-Cooper-S-prueba-3

El MINI Cooper S encaja a la perfección en las necesidades del conductor que busca sensaciones. La marca nos han insistido hasta la saciedad en conseguir eso del “Go-Kart feeling” y para ello ha instalado los asientos muy bajos, una dirección directa, suspensión tipo tabla y un tacto duro de todos los mandos. El motor de esta ocasión es un poderoso 2.0 litros turbo acompañado de cambio automático de 6 velocidades (también disponible en manual). Este propulsor mueve al MINI francamente bien, con una patada bastante interesante a medio régimen y una estirada que se acaba algo pronto. El cambio automático se adapta bien a nuestros pensamientos, pudiendo rodar suavemente en ciudad si así lo requerimos u obsequiándonos con brutales empujones al cambiar a fondo en tramos de curvas, contribuyendo así a la atmósfera deportiva. La única pega que saco es que incluso en modo manual y con las levas, alguna vez piensa por sí mismo y sube marchas sin que se lo solicitemos (en aceleración) o se resiste a bajarlas (en las apuradas de frenada). Una vez que te adaptas a su lógica de funcionamiento, rara vez te la juega.

No puedo pasar por alto que la suspensión es tremendamente seca e insufrible en ciudad, transmitiendo cada irregularidad del suelo a la espalda de los ocupantes. Hay que tener muy claro cuando compras este coche que no vas a rodar sobre una balsa de aceite y que el estado de las carreteras por las que te mueves influirá en tu buen (o mal) humor diario. Por otra parte, esta suspensión hace del MINI un adictivo juguete a la hora de disfrutar de la conducción pura y dura. Dirección precisa que transmite bien el agarre disponible bajo las ruedas, un eje delantero ágil y sólido, una trasera que responde a nuestras acciones sobre el acelerador y volante… ¿qué más quieres? No se me olvida su  motor de 192 CV que catapulta al coche en cualquier situación emitiendo una buena sinfonía por el escape. Goza también de un paso por curva muy rápido…tanto que en mi opinión la mayoría de los propietarios no se acercarán ni por asomo a sus límites. Un último detalle… puedes elegir el coche con tres suspensiones: normal, deportiva y una electrónica adaptativa. Yo sin duda cogería la última por 550 euros.

MINI-Cooper-S-prueba-1

Por tacto de conducción el MINI sería el justo ganador de nuestra comparativa… y eso que todavía habrá una versión JCW más potente y teóricamente más deportiva. Pero antes de pasar por el concesionario toca hacer números y vemos que tirando de la larga lista de equipamiento opcional el MINI Cooper S se mete en unas cifras que asustan… un precio base de 26.000 euros para la versión manual (27.700 euros la automática) y unos 36.000 euros la versión probada. Esto es mucho dinero pero… ¿qué esperabas? Es un MINI y este encanto hay que pagarlo.

Peugeot 208 GTI, un mito algo descafeinado

Peugeot-208-GTI (5)

El Peugeot 208 GTI ha despertado una extraña sensación en mí. Intentaré explicarlo: por una parte es un coche que me gusta (pero tiene una estética muy discreta), con un interior acogedoramente deportivo, pese a su volante ridículamente pequeño y esos colores algo tuneros y una dinámica de conducción que convence aunque el eje trasero vaya soldado al asfalto, siendo imposible darte alegrías. Con este cóctel de contradicciones me he bajado del 208 GTI hecho un lío. Pero… ¿me gusta o no me gusta? No estoy seguro, vamos a ordenar las ideas.

Para mí el principal aliciente del 208 GTI es su facilidad de conducción: es un coche noble, de reacciones previsibles que nunca te va a poner en un aprieto. Y además resulta confortable, con una suspensión bastante “dulce” y un tacto tirando a suave de todos los mandos, sobre todo el volante. No tiene ajustes de modos de conducción, ni suspensión ajustable opcional, ni posibilidad de poner frenos de mayor tamaño… el coche se vende y se conduce tal cual, sin opciones ni ajustes. De hecho, apenas hay extras que puedan pedirse ya que casi todo lo que puede tener lo lleva de serie.

Peugeot 208 GTI

Me lo voy a tomar como una ventaja… un coche que carece de “artificios”, lo que vemos es lo que hay. En la práctica el Peugeot 208 GTI no transmite sensaciones deportivas puras, por lo que ni de lejos es la “herencia del 205 GTI” como dice la marca. Pero por otra parte la realidad es que resulta increíblemente rápido y fácil de llevar gracias principalmente a un motor muy potente y lleno en toda la curva de utilización.

Peugeot-208-GTI (2)

Los ajustes de chasis son claramente conservadores y aunque es casi imposible sacar al eje trasero de sus casillas, el coche no resulta subvirador. A la hora de detener toda la caballería, los frenos están muy bien dimensionados por potencia y resistencia aunque parezcan tener tacto blando. Resumiendo… rápido, efectivo y sencillo de llevar, a la par que cómodo. Como contrapartida tenemos una postura de conducción controvertida para un GTI (asiento elevado, volante bajo e pequeño) y la mencionada falta de tacto deportivo, pese a que las cifras puras sean muy buenas.

Concluyendo

Comparativa utilitarios GTI

No hay nada mejor para sentirse vivo por las mañanas que subirte a tu pequeño utilitario deportivo y deleitarte de sensaciones en nuestro aburrido trayecto diario. Bromas aparte, cualquiera de estos coches te servirán para un uso diario pero tenemos que escoger acompañante que se compagine con los fines de semana… ¿cuál te quedarías?

Pese a que el Audi S1 es el más rápido y eficaz con diferencia, el precio de tarifa lo reserva para otra liga. El MINI Cooper S posee todo lo que un conductor de aspiraciones deportivas anhela: tacto inigualable, postura de conducción, calidad interior, equipamiento… y el encanto de ser un MINI, pero ¡a que precio!  El Ibiza Cupra “mola” mucho, es rápido, consume poco y tampoco resulta caro, pero por ese precio me quedo con el Peugeot 208 GTI.

Comparativa utilitarios GTI

Y este es la “dolorosa” conclusión a la que he llegado. Analizando lo que ofrece cada modelo y lo que cada fabricante pide por matricular uno a nuestro nombre, creo que el Peugeot 208 GTI puede satisfacer las expectativas de la mayoría de conductores. Vale, no tiene el tacto deportivo del Mini ni puede llevar el espectacular equipamiento del Audi S1. Tampoco cuenta ni de lejos con el excelente cambio DSG de 7 velocidades, pero por situarse en el punto medio y no ser muy caro elijo al 208.

Será que me estoy haciendo viejo… ¿Tú cual prefieres?

 

Audi S1

SEAT Ibiza Cupra

MINI Cooper S

 

Peugeot 208 GTI

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

9 comentarios

  1.   miguelgaton dijo

    Enhorabuena a todo el equipo de ActualidadMotor por esa gran comparativa. Muy buena la calidad de las fotos y el video!

    1.    fernan dijo

      Las sensaciones y disfrute al volante es cosa del mini, ahi es donde supera a los demas.
      El unico pero es la dureza de la suspension.

  2.   Eduardo Lausin dijo

    El MINI tiene el mejor tacto de conducción, el mejor sonido y tal vez la estética más llamativa. Pero el precio…

  3.   Rafa Rueda dijo

    Sinceramente con el Cupra,aunque después tuviera que gastarme más para darle uso al “escape central”

  4.   Rafa Rueda dijo

    Sinceramente, con el Cupra,aunque después tuviera que gastarme más para darle uso al “escape central”

  5.   tiliberto dijo

    Cuanto les.pago peugeot???

    1.    Eduardo Lausin dijo

      Nada, de hecho nos dejó el coche menos tiempo que el resto.

  6.   jesus carpio dijo

    Ya tengo 2 meses con un peugeot 208 gti, la verdad cumplió las expectativas que tenia, por un lado todavía tengo miedo por los rines de 17 pulgadas de perfil bajo, no son buenas para la ciudad en la que vivo. Pero en comparación con el ibiza cupra que se me hizo que le fallaron un poco con el interior, el mazda 3 que era otra poción muy apetecible y el ford focus st… y al final de cuentas, despues de ver los reviews, notas, detalles técnicos. Todo termina siendo cuestión de gustos y el placer por manejar.

    1.    Eduardo Lausin dijo

      Enhorabuena por tu elección, seguro que lo pasas de miedo con él. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *