Componentes de un sistema de climatización

climatizador, sistema de climatización

Si bien recordáis, la semana pasada estuvimos hablando del sistema de climatización de nuestro coche. Dicho sistema se compone por una gran cantidad de elementos que, en conjunto, funcionan coordinadamente para poder disfrutar de una temperatura agradable en el interior de nuestro coche.

Básicamente, el sistema de climatización de nuestro coche funciona de una forma similar a la nevera de nuestra casa. La misión principal es transformar el aire caliente del exterior en un aire mucho más frío.

¿Qué es un sistema de climatización?

climatizador

El sistema de climatización de un coche es un conjunto de componentes diseñados para regular y controlar la temperatura, la ventilación y la calidad del aire dentro del habitáculo del vehículo. Su objetivo principal es crear un entorno cómodo para los ocupantes del automóvil, ya sea en condiciones de calor extremo o frío intenso. Y, en ocasiones, podría incluso considerarse como un sistema de seguridad, ya que mantener una temperatura fría en verano puede evitar la somnolencia al volante y evitar muchos accidentes.

¿Cómo funciona?

El sistema de climatización de un coche funciona mediante un proceso de refrigeración y ventilación. A grandes rasgos, el funcionamiento se puede describir en los siguientes pasos:

  • Compresión: un compresor del sistema comprime el refrigerante gaseoso y lo bombea a alta presión hacia el condensador.
  • Condensación: en el condensador, el refrigerante gaseoso se enfría y se convierte en líquido debido al intercambio de calor con el aire exterior. Este proceso libera el calor absorbido del interior del vehículo.
  • Evaporación: el refrigerante líquido de baja presión ingresa al evaporador ubicado en el habitáculo del coche. Aquí, se expande y se evapora al absorber el calor del aire del habitáculo.
  • Ventilación: el ventilador del habitáculo impulsa el aire a través del evaporador, donde se enfría, y luego lo distribuye por las diferentes salidas de aire del vehículo, permitiendo que el aire frío alcance a los ocupantes.
  • Control de temperatura: permite al conductor y a los pasajeros seleccionar la temperatura deseada mediante el control de temperatura. Este ajuste se logra mediante la regulación de la velocidad del compresor y la cantidad de refrigerante que se expande en el evaporador.
  • Recirculación de aire: algunos sistemas de climatización ofrecen la opción de recircular el aire del habitáculo en lugar de tomar aire exterior. Esto puede ser útil para mantener una temperatura constante en el interior o para evitar la entrada de olores o contaminantes del exterior. Por ejemplo, para usar en zonas como los túneles largos.

Como ves, es similar a otros sistemas de refrigeración. Esto se consigue gracias al gas R134a (u otros) que circula por las distintas tuberías del sistema. Además, también nos podemos encontrar con otros componentes que forman todos parte del sistema de climatización…

¿Qué es el gas refrigerante?

El gas R134a es un refrigerante utilizado en sistemas de climatización y aire acondicionado, incluyendo los sistemas de climatización de los automóviles. Su nombre químico es tetrafluoroetano (CF3CH2F). El R134a se utiliza como sustituto del gas R12 (clorofluorocarbono) en muchos sistemas de climatización debido a su menor impacto en la capa de ozono.

El R134a es un gas inodoro e incoloro. Tiene propiedades refrigerantes y de transferencia de calor eficientes, lo que lo hace adecuado para su uso en sistemas de climatización. Es no inflamable y no tóxico, lo que lo convierte en una opción segura.

Recuerda que el gas se debe recargar en algunos casos cuando hay fugas, y los filtros se deben limpiar…

Además, el R134a tiene una presión de trabajo relativamente baja en comparación con otros refrigerantes, lo que facilita el diseño y la fabricación de los sistemas de climatización. Sin embargo, es importante destacar que el R134a es un gas de efecto invernadero y contribuye al calentamiento global, por lo que se han desarrollado refrigerantes alternativos de menor impacto ambiental, como el R1234yf.

El gas R1234yf es el químico 2,3,3,3-tetrafluoropropeno (CF3CF=CH2). El R1234yf es considerado un refrigerante de bajo potencial de calentamiento global (GWP, por sus siglas en inglés), lo que significa que tiene una menor capacidad para contribuir al calentamiento global en comparación con otros refrigerantes, como el R134a. El GWP del R1234yf es aproximadamente 99% menor que el del R134a.

Además de su menor impacto ambiental, el R1234yf ofrece propiedades de transferencia de calor y refrigeración eficientes, lo que lo hace adecuado para su uso en sistemas de climatización. Cumple con los estándares de seguridad y rendimiento requeridos para los sistemas de aire acondicionado de automóviles.

Es importante destacar que, debido a que el R1234yf es un refrigerante relativamente nuevo, no todos los vehículos utilizan este gas y algunos modelos más antiguos aún pueden usar el R134a u otros refrigerantes. Los fabricantes de automóviles han ido adoptando gradualmente el R1234yf en sus nuevos modelos para cumplir con las regulaciones ambientales y reducir el impacto en la capa de ozono y el calentamiento global.

Partes del sistema de climatización

partes del climatizador

El sistema de climatización de un coche suele incluir los siguientes partes principales:

  • Compresor: es el componente encargado de comprimir y bombear el refrigerante en el sistema. Su función es mantener la presión adecuada en el sistema de climatización.
  • Condensador: se encuentra ubicado en la parte frontal del vehículo y actúa como un intercambiador de calor. Aquí, el refrigerante se enfría y se convierte de gas a líquido. Es decir, su misión es enfriar el gas y hacerlo pasar a estado líquido después de haber sido comprimido por el compresor de aire acondicionado.
  • Preostato: también suele haber uno de estos actuadores que cierra o abre un circuito eléctrico dependiendo de la lectura de presión de un fluido.
  • Evaporador: está situado en el interior del habitáculo y también funciona como un intercambiador de calor. El refrigerante líquido se expande y se evapora, absorbiendo el calor del aire del habitáculo y enfriándolo.
  • Ventilador del habitáculo: es el encargado de mover el aire a través del sistema y distribuirlo por el interior del coche. Puede tener diferentes velocidades para ajustar la intensidad del flujo de aire.
  • Filtro de aire: este filtro evita que entren impurezas en el interior del habitáculo. Las partículas de polvo, polen se quedan retenidas en el filtro. También evitaremos los olores de otros coches o incluso de combustible, por lo que respiraremos un aire mucho más limpio.
  • Botella deshidratante. la misión de este componente es filtrar todas las impurezas que se encuentran en los conductos. Estas impurezas pueden ser limaduras o aceite quemado, entre otras. De este modo, se recupera toda la humedad del circuito, lo que nos ayuda a proteger el compresor del aire acondicionado.
  • Válvula de expansión: también supone un elemento importante dentro del sistema de climatización de nuestro coche. Esta válvula se encarga de que el fluido que circula por los conductos pase de estado líquido a estado gaseoso, descendiendo así la temperatura.
  • Control de temperatura: Permite al conductor y a los ocupantes ajustar la temperatura deseada. Puede incluir perillas, botones o una pantalla táctil, según el diseño del vehículo.

Además de estos componentes, el sistema de climatización puede tener otras características, como control de la dirección del flujo de aire, control de la velocidad del ventilador y modos de funcionamiento específicos, como el desempañado de ventanas para eliminar la condensación o el sistema de recirculación de aire.

Más información – El sistema de climatización y sus problemas


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.