La ITV, las reformas y los sustos

BMW X6 con reformas para la ITV

Se puede decir que la ITV es el dentista de los coches: nadie va tranquilo. Es que aunque hayamos sacado el coche del taller media hora antes y nos hayan garantizado que está todo perfecto, según nos vamos acercando a la estación de la inspección técnica los nervios se van apoderando de todos nosotros y no se nos irán hasta que no obtengamos el certificado de validez. Bueno, quizás el nerviosismo se transforme temporalmente en enfado a la hora de pagar, ya que según en qué comunidad nos encontremos, la revisión puede llegar a costar 55 euros.

Cómo es de esperar, los nervios se pueden disparar si hemos hecho alguna reforma al vehículo y es que con tercera revisión del Manual de Reformas del Vehículo publicada en septiembre de 2016 y que entró en vigor en enero de 2017 todo se hace un poco cuesta arriba para aquellos apasionados de la personalización, así que voy a ir explicando poco a poco los pasos a seguir para que pasar la ITV a un vehículo con alguna modificación sea todo un éxito. Para evitar llegar al infinito en este artículo me centraré en los vehículos de la categoría M1, entendiendo como tal aquellos vehículos a motor concebidos y fabricados principalmente para el transporte de personas y su equipaje, con un máximo de 8 plazas y en el que todos sus pasajeros deben ir sentados.

Las modificaciones y la ITV

Antes de nada he de aclarar que, de cara a lo que es una homologación, el concepto de reforma puede llamar a equívoco a mucha personas a la hora de querer hacer una reforma y/o de homologarla. Ahora mismo se puede considerar como reforma cualquier modificación, sustitución, actuación, incorporación o supresión efectuada en un vehículo que cambia las características por las que [el vehículo] puede ser definido.

Fiat 500 con modificaciones para la ITV

Como era de esperar, está afirmación no es ni clara ni concisa. Un ejemplo puede ser el cambio de volante. Para el que lo cambia (y para mí) el hecho de sustituir el volante por otro no hace que nuestro coche deje de definirse como tal. Si cualquiera de nosotros ve un BMW E30 por la calle, lleve el volante que lleve, seguirá siendo un BMW E30 y no hará falta ser un experto para “definirlo”. Sin embargo, los que cobran por todo no dejan de ver un motivo para hacer caja. Eso sí, si el volante no lleva airbag y no se modifica el diámetro en más del 10% no se considera reforma. ¿Cuántos coches hoy en día no llevan airbag?

Eso es así porque en la definición del vehículo entendida como tal a efectos de la homologación y recogida en el Anexo I de la directiva 2007/46/CE, se tienen en cuenta casi todas las piezas del coche. Entre las cosas que podemos llegar a leer se puede ver como a la hora de homologar un vehículo se tiene en cuenta incluso la gama de posiciones de ajuste del asiento del conductor (punto 9.10.3.7). Dicho esto alguno podrá pensar que lo único que podemos hacer es cambiar la ubicación del mechero para poder cargar el móvil, ¿no? Pues tampoco; del mechero no dice nada la directiva, pero sí de los diagramas y ubicación de sistema eléctrico. En definitiva, que pronto tendremos que pasar la ITV si le ponemos una pegatina al coche…

Asegurar el éxito de una reforma

Para evitar problemas a la hora de pasar la ITV con cualquier tipo de reforma realizada en nuestros vehículos debemos ser sumamente rigurosos en todo el proceso, desde que dicha reforma es sólo una idea hasta que damos el trabajo por terminado. Además, tener claro el proceso completo antes de comenzar nos permitirá también hacernos una idea de los costes en los que vamos a incurrir, que no serán pocos.

Mercedes R230 ITV

Lo primero que debemos tener en cuenta es que en caso de que la reforma requiera de la incorporación de piezas, sean muchas o pocas, todas y cada una de estas piezas deben estar homologadas. Cualquier trabajo, por perfecto que sea, si cuenta con material no homologado no podrá legalizarse. Además, debemos conservar toda la documentación necesaria para demostrar la validez de los recambios utilizados.

Una vez que la reforma esté terminada debemos exigir un certificado de taller en el que se detalle la marca, modelo, número de homologación y marcaje de las piezas añadidas a nuestro vehículo. Con este certificado y con la documentación de las piezas añadidas al coche tenemos un plazo de 15 días para pasar la inspección técnica a nuestro vehículo. Este certificado sólo nos lo dará un taller legal, por lo que también hay que tener cuidado con los talleres piratas.

Sirva como ejemplo la problemática de los ganchos de remolque. Una vez instalado un gancho de remolque debemos pedir cita en la ITV e ir con el coche, la documentación del enganche y el certificado del taller que lo ha montado. Una vez verificada la idoneidad del trabajo, reflejarán en la ficha técnica del vehículo que se ha montado este accesorio.

En enganche de remolque también lo hay que legalizar en la ITV

Si montamos un gancho de remolque cuando compramos el coche y no lo regularizamos, al pasar la primera ITV puede suceder que el modelo del enganche ya no se fabrique y por tanto haya caducado su homologación, que cambie la normativa y el enganche ya no se acoja a ella o que el taller que nos lo montó haya cerrado o simplemente cambiado de razón social y no pueda hacernos el certificado. Entonces, lo más rápido y más barato será sustituir el enganche y poner uno nuevo. Y esto es válido para un enganche o para cualquier adición sin modificación que hagamos en nuestro coche (alerón, gancho de remolque, estribos laterales…).

Proyecto técnico

Cuando la reforma de nuestro coche incluye la sustitución, modificación o eliminación de alguna pieza tenemos una altísima probabilidad de que se nos exija un proyecto técnico. Este estudio debe identificar correctamente tanto al vehículo como al técnico que lo firme, y está dividido en varias partes correctamente detalladas:

  • Memoria que debe incluir los datos identificativos del vehículo, la descripción de la reforma, la base legal en la que se apoya para solicitar dicha reforma, y las características del coche antes y después de la reforma.
  • Cálculos justificativos sobre la viabilidad del proyecto, su repercusión en la seguridad activa y pasiva del vehículo y cualquier posible alteración del reparto de pesos entre ejes.
  • Pliego de condiciones que recoge la calidad de los materiales empleados y de los procesos de modificación, acompañado de todos los permisos, autorizaciones, documentaciones…
  • Presupuesto
  • Planos que recojan los esquemas del vehículo antes y después de la reforma y en el que se reconozcan claramente todas las piezas modificadas, añadidas o eliminadas.
  • Certificación de final de obra que garantice que todo el proceso de ha realizado de acuerdo con los puntos anteriores del proyecto.

Las reformas importantes exigen proyecto técnico

Un detalle muy tonto que con las nuevas tecnologías se le olvida a mucha gente, es que al imprimir el proyecto técnico se debe vigilar que en todas las páginas figure el motivo del escrito a modo de encabezado o pie de página, que todas las hojas estén perfectamente numeradas y que esta numeración incluya además el número total de hojas del proyecto.

Informe de conformidad

El informe de conformidad garantiza que la reforma del vehículo se ha llevado a cabo con arreglo a la normativa vigente en la materia.

Las modificaciones que requieran la presentación de un proyecto técnico deben incluir el informe de conformidad junto con los planos y la certificación de fin de obra. En el caso de las reformas menores que no requieran el proyecto, el informe de conformidad suele incluirse en el mismo certificado de taller, aunque siempre debe uno fijarse bien que tenga toda la documentación.

Legalizar la reforma

Por suerte para nosotros, el listado de reformas que exigen la aprobación específica de la ITV, aún siendo muy completo, es más resumido que el de la homologación. Además, está redactado de una manera más clara y en las mismas fichas de solicitud de aprobación de la reforma nos informan qué documentación debemos aportar.

Por ejemplo, la reubicación de la placa de matrícula posterior se puede legalizar con el certificado de taller y el informe de conformidad. Sin embargo, si tenemos un descapotable y le ponemos un arco de seguridad sí que se nos exigirá el proyecto técnico, la certificación de fin de obra, el informe de conformidad y el certificado de taller.

Transformar una furgoneta en vivienda exige pasar la ITV

Una vez en la estación de la ITV, la verificación se llevará a cabo con el coche frenado, con todos los niveles en el máximo (supuestamente también el de combustible) y con todos los equipamientos y accesorios necesarios para su funcionamiento. Como curiosidad, en el caso de las autocaravanas se exige que el depósito de aguas limpias esté lleno pero el de las aguas residuales vacío.

Una vez finalizada la inspección, en la propia estación de ITV reflejarán la reforma en la ficha técnica del vehículo, podremos modificar la póliza del seguro añadiendo las modificaciones realizadas. Y así sólo queda circular tranquilos y seguros.

Reformas no declaradas

Con lo fácil que es hacer las cosas bien, siempre habrá quien prefiera hacerlo mal y se sorprenda cuando llegue el primer susto. Si no tenemos legalizada una adición, como por ejemplo un enganche de remolque, puede suceder que no multen. Si hablamos ya de modificaciones que afecten a bastidor, como por ejemplo el uso de unos neumáticos no equivalentes a los de origen, las autoridades pueden llegar a inmovilizarnos el vehículo (además de multarnos, claro).

Las defensa mataburros también hay que legalizarlas en la ITV

Con el seguro pasa más o menos lo mismo. Puede darse el caso de que alguien monte en su todoterreno una parrilla delantero tipo “mataburros” y no la declare en su póliza de seguro. Cierto es que la compañía aseguradora no va a multar a nadie, pero sí puede negarse a indemnizar los daños ocasionados con esa parrilla. Incluso puede negarse a su reposición aunque hablemos de un seguro a todo riesgo. En parte, esto es lógico: no puedes reclamar los daños de algo que no tienes asegurado, ya sean propios o efectuados a terceros.

Reformas ITV autorizadas

Pues después de leer todo este artículo os preguntaréis cuáles son las reformas que se pueden realizar y cuáles no. La respuesta, una vez más, la tenéis en la última actualización del Manual de Reformas de Vehículos editado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y que podéis consultar AQUÍ.

Conclusión

Espero que este artículo os permita tener meridianamente claro que el proceso de homologación de cualquier reforma efectuada en nuestro vehículo puede llegar a ser largo, caro y tedioso, pero si somos un poco cuidadosos con el orden y la documentación exigida no tiene por qué darnos ningún quebradero de cabeza.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

3 comentarios

  1. Es absurda la ley que tenemos, única en el mundo

    1.    Actualidad Motor dijo

      Absurda igual no, pero excesiva es un rato… Un saludo ?

  2.   francisco dijo

    Tengo una ambulancia que he convertido en furgón vivienda. Todo listo ya en proyecto, ITV y certificado, etc. Levo el furgón a la ITV , miden el furgón y tiene medidas de longitud total y distancia entre ejes que no coinciden en ficha técnica. Hablas con Fiat y dicen que ellos no tienen que ver porque fue una itv la que reformó el furgón a ambulancia e hizo una tarjeta nueva, y tampoco aparece en la ficha técnica quien hizo esa modificación a ambulancia. Por supuesto que la distancia entre ejes y longitud total, nunca se han cambiado, salió de fábrica así….. El consumidor, en este caso, a fastidiarse y quedarse sin furgón por todo el mundo lavarse las manos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *