El fabricante japonés Lexus nació en 1989 como una división premium de la marca Toyota. Su cometido era luchar en Estados Unidos contra las principales marcas premium. Los modelos que lanzó al mercado en sus primeros años de vida no eran más que los Toyota´s más grandes cambiando su terminación y equipamiento.

A medida que su volumen de ventas creció en Estados Unidos dieron el salto a otros mercados internacionales. Sus modelos han evolucionado tanto que ahora son independientes de los Toyota y como punto distintivo está el hecho de montar sólo motores gasolina e híbridos. Por diseño, tecnología y calidad se han posicionado como una firma premium, fiable y tecnológica.

El modelo que abre la gama Lexus es el compacto CT200h. Éste emplea el mismo esquema técnico y bloque gasolina híbrido que la anterior generación del Toyota Auris. Sin embargo el Lexus CT200h se sitúa por diseño, calidad, tecnología y precio en un escalón superior. Su comportamiento dinámico también ha cambiado respecto a éste, siendo más aplomado. Los 136 cv que ofrece su mecánica son suficientes para mover con soltura su carrocería.

Un escalón más arriba tenemos al Lexus IS. Esta berlina va por su tercera generación y en este caso el diseño de su carrocería e interior nada tienen que ver con sus antecesores. La gama mecánica que la impulsa solo contempla un bloque gasolina híbrido con 223 cv de potencia. Su calidad interior y posibilidades de equipamiento están a la altura de rivales como los Audi A4, BMW Serie 3 o Mercedes-Benz Clase C.

Con el Lexus GS la firma japonesa cubre el segmento E. Esta berlina de representación va un paso más allá del IS, pues mejora su diseño, tecnología, equipamiento y calidad. A nivel mecánico confía su gama a dos bloques gasolina híbridos con 223 cv y 345 cv. Además, cuenta con una versión deportiva F gracias a un bloque gasolina en configuración V8 que entrega 477 cv de potencia.

Para cerrar la gama de berlinas de representación, Lexus cuenta con el LS. Es uno de los rivales más duros que tiene el Mercedes-Benz Clase S, pues por diseño, calidad, tecnología y prestancia está en igualdad de condiciones. Su calidad de rodadura y confort está al más alto nivel gracias al empleo de una mecánica híbrida (445 cv) que le convierte en un modelo muy silencioso.

Lexus también cuenta en su gama con el coupé deportivo RC. Este modelo mide 4,70 metros y en él mezcla de forma magistral un diseño deportivo, un interior tecnológico y de acabados exquisitos y unas prestaciones de infarto. Esto último gracias a que incorpora un motor gasolina con 5 litros de cilindrada y 477 cv de potencia. Además, no se olvida de una variante gasolina híbrida con la que reducir consumos y emisiones.

Con el Lexus LC la firma japonesa ha querido ofrecer un vehículo coupé de aspecto y cualidades deportivas más radicales que las del RC. Su diseño, al igual que el RC, es muy deportivo y su calidad interior y posibilidades de equipamiento rayan a gran altura. Su gama mecánica contempla un bloque gasolina con 5 litros de cilindrada y configuración V8 con 477 cv y otro gasolina híbrido en configuración V6 con 360 cv.

Para cubrir el segmento SUV, Lexus cuenta con los NX y RX. El NX es un todo camino compacto inédito en la familia Lexus. Su diseño exterior es original y rompedor combinando con un interior tecnológico y de calidad suprema. Su gama mecánica, al igual que el resto de la gama, está encomendada a un bloque gasolina híbrido con tracción 4x2 o 4x4 y 197 cv de potencia.

Cierra la gama el SUV el Lexus RX. Este modelo es un viejo conocido de la firma pero su última generación ha seguido el lenguaje estético del NX. Frente a sus rivales sigue destacando por tecnología, acabados interiores y economía de uso. Su gama mecánica está encomendada a un bloque gasolina híbrido con 313 cv de potencia que le proporciona un confort de marcha de los mejores del mercado.