Mercedes-Benz GLS: Más lujo y espacio para el gigante de la estrella

Como hemos dicho en muchas ocasiones, la moda SUV parece no tener fin. Los tenemos de todos los tamaños, estilos y niveles económicos. La última incorporación a los grandes SUV lujosos es el nuevo Mercedes-Benz GLS, que ellos mismos califican como “la Clase S entre los SUV”. Con ello, dejan claro que han puesto toda la carne en el asador en cuanto a calidad, espacio y tecnología.

El Mercedes GLS de nueva generación llegará a los concesionarios a finales de año, produciéndose exclusivamente en Alabama (Estados Unidos). No menos importante es recalcar que algunas variantes mecánicas harán que este gigante modelo alemán cuente con la etiqueta Eco de la DGT gracias a la microhibridación. Veamos por partes todo lo que trae este nuevo Mercedes-Benz GLS.

Mayores dimensiones

Parece que todo modelo que recibe un relevo generacional está obligado a ser más grande que su predecesor. El nuevo GLS ha crecido 77 mm en longitud, 22 en anchura y 60 mm en su batalla. Todo esto repercute en el espacio interior y en el confort, especialmente en los ocupantes de las segunda y tercera fila de asientos. Y es que, como sabes, estamos ante un modelo de 7 plazas. La longitud total es de 5.207 mm, la anchura es de 1.956 mm y su batalla es de nada menos que 3.135 mm.

Gracias a este crecimiento en sus dimensiones exteriores, los ocupantes de la segunda fila disfrutan de hasta 87 mm más que en la generación predecesora. A su vez, la marca alemana informa de que la tercera fila no es solo utilizable por niños, sino que incluso personas de 1,94 metros de altura pueden viajar en esta última fila de asientos. Esta tercera fila tiene calefacción en los asientos y tomas USB.

Todo esto se traduce en un habitáculo que, a falta de probarlo y subirnos a sus plazas traseras, sea más amplio que nunca. El objetivo del GLS es cuidar al máximo a sus ocupantes y por ello, entre otras cosas, tiene la posibilidad de contar con reglajes eléctricos de los asientos en las tres filas. La última fila también puede plegarse con un accionamiento eléctrico, logrando un volumen del maletero de 2.400 litros, que se dice pronto. Por otro lado, para los clientes que así lo deseen, puede escogerse una configuración interior de seis asientos, que serían 2+2+2.

Elegancia y fluidez

Respecto al diseño, ya veis en las imágenes que el Mercedes GLS pretende presumir de marca con la estrella en el frontal de grandes dimensiones. Cabe destacar que este coche, pese a ser un SUV, no busca ofrecer una estética muy offroad, evitando el uso de las típicas protecciones en color oscuro en los bajos y pasos de rueda. Por otro lado, tampoco hay marcadas líneas de tensión, habiendo preferido un lenguaje más suave y fluido.

Como era de esperar, el habitáculo cuenta con multitud de detalles lujosos y una gran selección de materiales de alta calidad. La firma alemana ha tratado de combinar elegancia, lujo y tecnología, no olvidándose de incorporar el sistema MBUX y la doble pantalla corrida del salpicadero. Aunque el estilo es muy similar al del resto de modelos de Mercedes, obviamente las calidades son muy superiores a las de, por ejemplo, un Clase A.

Motorizaciones

El Mercedes-Benz GLS llegará con varias mecánicas, aunque todas ellas recurrirán a la tracción integral 4Matic y a transmisiones automáticas. Destaca el Mercedes GLS 580 4Matic, con un motor V8 de gasolina y apoyo microhíbrido a 48 voltios que le permitirá obtener la etiqueta Eco. Hablamos de un motor gasolina con 489 CV y 700 Nm, a los que se pueden añadir 22 CV y 250 Nm extra durante unos instantes mediante la función EQ Boost. ¡Casi nada!

Pero probablemente la mayoría de ventas en Europa serán diésel, ofreciéndonos las mecánicas GLS 350 d (con 286 CV y 600 Nm) y el GLS 400 d (con 330 CV y 700 Nm). Ambos motores diésel homologan un consumo mixto de entre 7,9 y 7,6 l/100 km (dependiendo de equipamiento) y recurren a un catalizador SCR y al famoso AdBlue para reducir su impacto medioambiental.

De serie todas las unidades traen el tren de rodaje Airmatic, con amortiguación neumática adaptativa.

Asistentes a la conducción

No faltan un gran número de asistentes a la conducción y distintos sistemas de seguridad activa, como el control de crucero adaptativo capaz de reconocer retenciones o tráfico lento, asistente activo para conducción en retenciones, así como adaptación a la velocidad marcada por las señales viales. Es opcional el asistente de maniobra con remolque.

Importante es el sistema E-Active Body Control. Con él y su función de inclinación activa, el Mercedes-Benz GLS inclina la carrocería hacia el interior de la curva en tres niveles, como si de una motocicleta se tratara. La ventaja es que las fuerzas laterales se disminuyen considerablemente, reduciendo la fatiga de conductor y ocupantes, así como la posibilidad de sufrir mareos.

Llama especialmente la atención por ser curiosa la función para túneles de lavado. Seleccionándolo, se repliegan los retrovisores, se cierran las ventanillas y el techo panorámico, se inhibe el sensor de lluvia, se activa la cámara frontal para acceder más fácilmente al túnel, se eleva la suspensión a su posición más alta para facilitar la limpieza de los bajos y, tras salir del mismo y alcanzar una velocidad de 20 km/h, se suprimen este modo para túneles de lavado.

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Sé el primero en comentar