Prueba Alfa Romeo Giulia, Italia ya es premium

prueba-alfa-romeo-giulia-2016-1

En Actualidad Motor ya hemos tenido ocasión de ponernos al volante de uno de los coches más esperados del año, el Alfa Romeo Giulia. La berlina de segmento D de Alfa Romeo es ya una realidad, habiendo iniciado la comercialización en España con unos precios que parten de 33.150 euros, aunque se elevan hasta los 86.600 euros si buscamos los 510 CV que Giulia Quadrifoglio.

La prueba del Alfa Romeo Giulia que hemos podido hacer durante la presentación nacional del modelo ha sido muy corta, pero nos ha servido para constatar que los italianos han hecho un buen trabajo y que el Alfa Romeo Giulia dará que hablar. Hemos conducido la versión intermedia de la gama, con motor 2.2 diésel de 150 caballos y cambio manual de seis velocidades.

ADN Alfa Romeo

Alfa Romeo Giulia

El Alfa Romeo Giulia mantiene algunos rasgos característicos de los modelos del biscione, como la parrilla frontal triangular invertida, apoyada en esta ocasión por dos tomas de aire horizontales que junto con los faros contribuyen a dotar de más presencia al Giulia. El capó alargado y la caída del techo son claves en el diseño de esta berlina, en cuya zaga encontramos un maletero rematado con una suerte de spoiler integrado, unos estilizados pilotos traseros y salidas de escape dobles (según versión).

Pero el ADN está más allá de los estético. Con esta berlina la marca vuelve a la tracción trasera, algo que abandonó con el Alfa Romeo 75 en la década de los 80. Esa configuración que otorga un plus de dinamismo al Alfa Romeo Giulia es una de las cosas más valoradas por los tifosi de la marca. Después del 4C, este Giulia deja claro que en cierto modo los italianos quieren volver a hacer coches como los de antaño.

Un interior premium

Alfa Romeo Giulia interior

Sin embargo, el salto más destacado está el interior. Nadie tiene dudas de que Alfa Romeo sea capaz de crear coches atractivos, pero en esta ocasión han llevado la calidad de ajustes y materiales a niveles superiores a los habituales, y que nada tienen que envidiar a sus rivales premium.

La parte superior del salpicadero, así como de las puertas son de plástico mullido y la zona central de los paneles de puertas y los reposabrazos están tapizados, dotando al Giulia de una gran calidad percibida. Favorecen mucho los interiores bitono disponibles en el acabado Super. Las tapicerías son agradables al tacto.

Alfa Romeo Giulia interior

El diseño del salpicadero es atractivo en sus formas fluidas, con salidas de aireación laterales de tipo turbina. Todos los mandos están colocados a mano, con una ergonomía bien resuelta y una buena calidad de los controles. El mayor acierto es la pantalla del equipo multimedia, que no es táctil, perfectamente integrada en el diseño del salpicadero y que salvo cuando está encendida, no deja ver su tamaño en pulgadas. A diferencia de modelos como el BMW Serie 3 o el Mercedes Clase C, que pueden tener pantallas más pequeñas en sus configuraciones más básicas, el Giulia lo sabe disimular muy bien.

La habitabilidad no es el mejor argumento

Prueba Alfa Romeo Giulia

Las plazas delanteras del Alfa Romeo Giulia permiten multitud de ajustes y lo cierto es que es posible adoptar una postura de conducción bastante baja. Sin embargo, las plazas traseras no salen tan favorecidas. Si los asientos delanteros están muy retrasados puede faltar sitio para las piernas y si los asientos están muy bajos, hay poco hueco para meter los pies por debajo.

El asiento central trasero es más elevado, estrecho y duro, lo que unido al túnel de transmisión hace que las plazas traseras del Alfa Giulia sean más apropiadas para dos personas. Si personas altas viajan muy erguidas, pueden tener problemas de espacio para la cabeza. No hay reposabrazos trasero y el respaldo trasero no es abatible.

El maletero no sale mucho mejor parado, con una boca de carga pequeña, que dificultará cargar objetos grandes. El maletero tiene unas formas bastante regulares, salvo en la zona alta del fondo, que reduce la altura libre aún más, siendo ya algo justa. El maletero del Giulia cubica 480 litros de capacidad.

2.2 diésel de 150 CV, a prueba

Prueba Alfa Romeo Giulia

Durante la presentación solamente pudimos probar el Alfa Romeo Giulia con motor 2.2 diésel de 150 caballos y cambio manual de seis velocidades. No hubo tiempo para comprobar sus cualidades dinámicas en carreteras reviradas, por lo que tuvimos que conformarnos con un recorrido mayormente urbano y por las circunvalaciones de Madrid.

Pese a su brevedad, el trayecto fue suficiente para apreciar el refinamiento del motor, tanto en cuanto a sonido como en cuanto a vibraciones, permaneciendo el habitáculo muy bien aislado. Retomando esas vibraciones, al ralentí estas las podemos notar únicamente en la palanca de cambios, tal y como sucede con otros de sus rivales premium  con motor longitudinal. El Stop & Start también es algo brusco en las maniobras de parada y arranque.

Alfa Romeo Giulia

El motor 2.2 de 150 CV está bastante lleno desde la zona baja del cuentavueltas, por lo que el manejo en ciudad es agradable, incluso en marchas largas. La caja de cambios de seis velocidades tiene unos recorridos precisos, algo largos y lentos cuando queremos cambiar muy rápido. Al indicador de cambio de marcha mejor no hacerle mucho caso, ya que es fácil notar que el motor circula algo forzado y, por supuesto, con muy poca capacidad de maniobra.

Durante el breve recorrido pudimos comprobar como las suspensiones filtran bien, son cómodas, pero además mantienen la carrocería estable y contribuyen a un buen comportamiento dinámico. La dirección es rápida, aunque de tacto algo artificial y permite manejar al Giulia con agilidad. Si forzamos, notaremos como el Giulia ofrece un comportamiento propio de un vehículo de propulsión, donde es más fácil toparse con insinuaciones de sobreviraje.

Las expectativas para el Giulia en España

Prueba Alfa Romeo Giulia

¿Y bqué espera Alfa Romeo del Giulia en España? Lo cierto es que en el plan de la marca del biscione, vemos como el 69% de las previsiones de ventas corresponden a empresas de renting y flotas, mientras que el 31% restante recaería sobre los particulares. Alfa espera que el modelo de mayor volumen corresponda al 2.2 diésel de 180 caballos asociado a la caja de cambios automática.

Para llegar a un mayor número de clientes, Alfa Romeo ofrece el Giulia en renting, leasing o mediante distintas formas de financiación. Pero lo más destacado es el nuevo Alfa Free, que posibilita el pago del 50% del valor del vehículo y los dos años siguientes sin cuotas. Después es posible cambiar el coche por uno nuevo, quedárselo pagando la última cuota, refinanciar el importe restante o devolver el coche.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

2 comentarios

  1.   alex vargas dijo

    Hola amigos, mi opinión respecto al nuevo alfa romeo, marca que por lo demás me encanta en diseño, esta vez, me decepcionó, su diseño no es mas que un bmw, al cual le cambiaron y modelaron su frente y maletero. Cuando vi la primera foto publicada pensé y se me vino la imagen exacta del bmw. Que pena, aunque el interior esta de lujo.

  2.   Serafin Gonzalez dijo

    YO si que puedo hablar del giulia porque tengo uno:
    El coche va perfecto, pero cuando mas se nota ese dinamismo es en carreteras de un solo sentido y con curvas. Rapidísimo en adelantamientos y en cambios de carril (ni se inmuta). En consumo muy bueno para el motor que lleva, es muy parco en consumo. No se parece en nada a lo que se ve por ahi. El coche se puede resumir en deportivo, elegante, con estilo y con carácter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *