Prueba Audi S3 Sportback, 310 CV de pura efectividad

Prueba Audi S3 Sportback

La tercera generación del Audi A3 llegaba al mercado a mediados de 2012 con un diseño renovado aunque manteniendo cierto parecido con su predecesor, nuevas tecnologías y motorizaciones adaptadas a las normativas anticontaminación del momento. Más tarde, ya en 2016, este modelo recibía un restyling para ponerlo al día, incorporando una nueva revisión de sus mecánicas y tecnologías; así como ligeros detalles en su estética.

La primera versión del Audi S3 en esta tercera generación rendía 300 CV, enviando toda esta potencia, como es habitual en los modelos “S” de la firma alemana, a las cuatro ruedas mediante el sistema de tracción integral quattro. A finales del pasado año llegaba el actualizado S3 y su homólogo de cinco puertas Audi S3 Sportback, un coche que hoy, en Actualidad Motor, ponemos a prueba con sus 310 CV y 400 Nm de par.

El Audi S3 se puede configurar en carrocería de tres puertas, de cuatro puertas “Sedan”, con carrocería descapotable “Cabrio” o en la variante de cinco puertas denominada “Sportback”, que es quien ocupa estas líneas. Antes de nada, conviene recordar que por encima queda el Audi RS 3, que pertenece a otra gama más prestacional y que cuenta con un propulsor 2.5 de 400 CV.

Diseño exterior con falta de picante

Prueba Audi S3 Sportback

El Audi S3 quiere ser un “lobo con piel de cordero”. Lejos de ofrecer una imagen radical, el exterior del Audi S3 Sportback combina su habitual elegancia con pinceladas de deportividad. La vista frontal no difiere demasiado del Audi A3. Esta parte está presidida por la famosa parrilla Singleframe de grandes dimensiones con contornos y lamas horizontales cromadas.

Al lado del logo de Audi se puede leer la inscripción S3. Los faros, de LED, muestran tras el restyling unas formas más dinámicas. En las esquinas inferiores no existen antinieblas, sino unas tomas de aire. Las carcasas de los retrovisores cromadas pueden ser un detalle en el que fijarnos para distinguirlo de un A3 “normal”.

Prueba Audi S3 Sportback

La vista lateral de nuestra unidad nos hace intuir, al menos en nuestra unidad por sus opcionales, que no estamos ante un Audi A3 más. Los perfiles de las ventanillas cromadas, el sutil pero dinámico alerón posterior, las grandes llantas de 19 pulgadas con diseño bitono y cinco radios o las pinzas de freno rojas con el logo S, dejan ver esos detalles de deportividad que citábamos anteriormente.

Su zaga, sin duda, será quien le delate. Entre el alerón en la parte alta de la luneta, la inscripción S3 del portón y el marcado difusor negro, con contorno cromado, que aloja nada menos que cuatro salidas de escape, pocos pensarán que están ante un Audi A3 con piezas de “aftermarket”.

Prueba Audi S3 Sportback

Pese a que el Audi S3 tiene por encima el modelo RS 3, bajo nuestro punto de vista, no estaría  de más que este modelo trajera más detalles dinámicos. Con una unidad del Audi S3 sin extras, que ya ronda la friolera de 50.000 euros, prácticamente el único detalle que aclara la versión ante la que estamos son las inscripciones “S3” del frontal y del portón y el difusor con sus cuatro salidas de escape.

Espacio interior mejorable

Prueba Audi S3 Sportback

El Audi S3 tiene unas dimensiones exteriores, prácticamente idénticas al A3, de 4,32 metros de largo, 1,78 de ancho y 1,4 de alto. La distancia entre ejes es de 2,63 metros. Si te preguntas por el peso de este Audi S3 Sportback, la báscula marca 1.540 kilos. Es más pesado y levemente más bajo y largo que un Audi A3 Sportback.

En las plazas delanteras nos encontramos un espacio suficiente para que dos adultos viajen bastante holgados. No es el coche con mayor anchura de este segmento, pero tampoco importa demasiado pues no sentiremos que estamos demasiado cerca de nuestro acompañante o demasiado “embutidos”. Las regulaciones de los asientos y del volante (ajustable en altura y profundidad) nos permitirán conducir de forma cómoda.

Prueba Audi S3 Sportback

Las plazas traseras no salen tan bien paradas. Personas de altas podrían rozar con su cabeza en el techo (al ser panorámico el tenemos menos distancia entre la banqueta y el techo). Por otro lado, el espacio que queda con el asiento delantero tampoco es un punto a favor, encontrándose por debajo de la media del segmento C. La butaca central, más estrecha, dura e incómoda, no es recomendable para utilizar en un largo viaje.

Abrimos el portón del maletero del Audi S3 Sportback y nos encontramos con un volumen de 340 litros. Pese a que sus formas son muy cúbicas y aprovechables, el volumen no es tan grande debería. Eso sí, tiene la excusa de que el sistema de tracción quattro le obliga a aumentar la altura del piso del maletero, lo que conlleva a perder 40 litros de capacidad. Abatiendo la segunda fila de asientos el volumen de carga asciende hasta los 1.180 litros.

Prueba Audi S3 Sportback

Calidades intachables para el Audi S3 Sportback

Por norma general, uno de los aspectos más destacados de Audi es su calidad percibida en el interior y el uso de materiales acolchados, de buen tacto y sin que aparezcan crujidos. No es menos cierto que el diseño habitual del interior es bastante monótono y poco arriesgado. En Ingolstadt no son amigos de los diseños revolucionarios, gustan más de la seriedad. Lo dicho, gustos.

Nuestra unidad de pruebas tiene unos asientos opcionales en cuero Nappa de color claro, incorporando el logo S, de diseño muy cuidado. Los reposacabezas son fijos, tiene grandes aletas para la sujeción lateral y su diseño con múltiples rombos rompen parcialmente con la sobriedad alemana y las líneas horizontales. No pienses que por sus formas son incómodos, son más bien todo lo contrario.

Prueba Audi S3 Sportback

Respecto al volante multifunción, tiene un diseño de tres radios claramente deportivo con la parte inferior achatada. En la parte visible de los radios horizontales encontramos los mandos para el infoentretenimiento, mientras que en la parte trasera de los mismos tenemos las levas para gestionar el cambio automático S tronic de 7 velocidades.

Tras este deportivo volante tenemos el cuadro de instrumentos, como en la gran mayoría de coches. Sin embargo, no esperes un cuadro analógico, pues estamos ante el famoso Audi virtual cockpit estrenado en el Audi TT. Con él se eliminan los tradicionales y físicos diales que nos mostraban el régimen de giro del motor y la velocidad del vehículo.

Prueba Audi S3 Sportback

Una pantalla digital de 12,3 pulgadas nos informará de todo lo que deseemos de forma ordenada y multiconfigurable, pudiendo aparecer desde los datos de consumo hasta el mapa del navegador con una alta calidad de definición. Lejos de parecer un sistema difícil de gestionar, en apenas unos minutos nos habremos adaptado totalmente a su uso.

Respecto al salpicadero, esta zona queda muy limpia y no abundan los botones y mandos, aunque se sigue manteniendo la pantalla superior que podemos ocultar o desplegar a nuestro gusto con simplemente pulsar un botón. La gestión de los diferentes menús se realiza a través del mando giratorio MMI con superficie táctil para la introducción de caracteres.

2.0 TFSI 310 CV, cambio S tronic y tracción quattro

Prueba Audi S3 Sportback

Como ya hemos citado, el Audi S3 Sportback utiliza el propulsor 2.0 TFSI. En esta ocasión desarrolla una potencia máxima de 310 CV y un par motor de 400 Nm que se encuentra disponible desde las 2.000 rpm hasta las 5.400, por lo que el empuje de este conjunto es fuerte y constante en prácticamente toda la gama de revoluciones. Su consumo homologado es de 6,5 litros a los 100 km, aunque a nosotros nos ha sido imposible obtener un consumo similar.

En comparación con la versión anterior al restyling, el nuevo S3 desarrolla 10 CV y 20 Nm más. Por su parte, comenta Audi que el equipo de ingenieros ha actualizado el control electrónico de la tracción quattro y también ha recalibrado la configuración del control de estabilidad. La velocidad máxima homologada de este compacto es de 250 km/h, pudiendo realizar el 0 a 100 en solo 4,6 segundos. Su cambio robotizado de doble embrague cuenta con 7 relaciones, no pudiendo optar a una transmisión manual.

Podrás ir rápido aunque no tengas un alto nivel de conducción

Prueba Audi S3 Sportback

Hora de arrancar el 2 litros y pisar el pedal derecho. Seleccionamos, para nuestro primer trayecto por vías rápidas, el modo más confortable. Éste también suaviza la dureza de las suspensiones. La respuesta a las demandas del acelerador es menos instantánea, mientras que el cambio de doble embrague saltará pronto a una velocidad superior intentando arañar todas las gotas de combustible posibles. La dirección también recibe más asistencia con el objetivo de hacerlo más confortable.

Pese a que este Audi S3 Sportback es un compacto capaz de ir muy rápido, con este modo de conducción no sufriremos problemas de espalda en un largo viaje. Su suspensión sigue siendo firme, pero las ondulaciones de la carretera serán filtradas sin que prácticamente las percibamos. Por autovías, a ritmos legales, obtenemos un consumos de entre 7,5 y 8 l/100 km; lo que no nos parece excesivo para un coche de estas características.

Prueba Audi S3 Sportback

Si no queremos ir cambiando de modos de conducción habitualmente es recomendable dejar el modo Auto. Dependiendo de las circunstancias y de nuestra forma de conducir, el sistema adoptará automáticamente una configuración más confortable o más deportiva; siendo éste el modo más aconsejable para el día a día. La respuesta, en condiciones normales, será suave; mientras que si aceleramos con brusquedad o realizamos cambios bruscos de dirección, pasará a comportarse como en el modo deportivo.

El modo deportivo adopta la puesta a punto más pura y directa de este S3 Sportback. Dirección y suspensión se endurecen mientras que, por su parte, el motor responderá muy rápido a nuestras demandas con el pedal derecho y el cambio automático revolucionará más el motor. El sonido también se ve alterado, apareciendo con mayor fuerza en el habitáculo e invitándonos a pisar cada vez más el pedal derecho.

Prueba Audi S3 Sportback

Por carreteras secundarias y puertos ratoneros será complicado encontrar los límites de este coche. Los cambios de apoyo se realizan prácticamente al instante, mientras que su puesta a punto y los controles electrónicos permiten ir muy rápido sin que necesariamente lo conduzca un experto. Podemos, sin problemas, tocar el freno en pleno apoyo que el coche seguirá la trazada marcada con el volante, algo nada recomendable hacer en otros vehículos.

El Audi S3 Sportback a fondo en circuito

Prueba Audi S3 Sportback

Como acercarse a los límites de este coche en curva significa ir mucho más deprisa de lo que marca la ley nos hemos acercado al Circuito del Jarama – Race, a quienes agradecemos desde aquí la cesión de sus instalaciones. En un circuito las autoridades no pueden ni rechistarnos y nuestros puntos del carnet están a salvo.

Modo de conducción Dynamic, transmisión en posición secuencial y pie derecho a fondo. El cuentarrevoluciones sube de vueltas a toda velocidad y pronto vamos empalmando marchas cambiando al borde de la zona roja, a 7.000 rpm. Difícil separar la espalda del asiento en las primeras marchas. Nos tomamos las cosas con calma para dar tiempo a que los neumáticos cojan temperatura y también a nosotros mismos para ganar confianza.
Prueba Audi S3 Sportback

Poco a poco aumentamos el ritmo y los neumáticos ya muestran algún que otro chillido. Vamos muy tranquilos a pesar del elevado ritmo, pues el el Audi S3 Sportback “ni se menea”. Todo va en su sitio y no aparece la más mínima pérdida de trayectoria. Eso sí, si entramos colados y forzamos la entrada al viraje, aparece la tendencia del coche al subviraje; aunque vuelvo a afirmar, iremos muy colados para que se de esa situación. Por su parte, la tracción quattro nos permite dar gas muy pronto para salir catapultados hacia la siguiente curva.

Buscamos descolocar la trasera, pero no es tan fácil como en otros coches. Dando gas, a no ser que estemos en una pista de hielo, es imposible; mientras que en la entrada al viraje es muy complicado, poco moral y bastante inútil. Otros compactos descolocan la zaga simplemente con ahuecar de golpe el pedal derecho en la curva o apoyando el pie en el freno. En el Audi S3 Sportback no es así, teniendo que realizar una conducción muy poco ética con cambios de apoyo y fuertes giros de volante, algo que no es aconsejable ni en una pista cerrada rodando nosotros solos.

Prueba Audi S3 Sportback

Paramos y tratamos de recapacitar en las sensaciones extraídas. Lo primero que pensamos es que es un coche de 310 CV con el cual no nos divertiremos en unas tandas en circuito. ¿Es esto algo negativo? Depende cómo lo mires y de qué sea lo que buscas. Audi ha creado un coche que, aun siendo muy rápido, lleva absolutamente todo bajo control, con un comportamiento muy noble y tan fácil de conducir como si fuera un A3 de 115 CV (o incluso más fácil todavía).

Es un coche para el día a día, aunque ojo, los consumos no son comparables con los de una versión de acceso a la gama. Nuestro consumo medio durante toda la prueba ha rondado los 10 litros. Cierto es que este dato se disparó en el Jarama, pero también recorrimos varios cientos de kilómetros por autovías a ritmos legales. En ciudad bajarlo de los 11 litros es complicado, mientras que por carreteras convencionales puede gastar alrededor de 7 litros si somos cuidadosos con el gas.

Resumiendo…

Prueba Audi S3 Sportback

Al Audi S3 le gusta ir muy fino, por el sitio. No te sacará una sonrisa por una bonita cruzada, pero las fuerzas G laterales que puede alcanzar son muy elevadas. Como decíamos, Audi no ha querido desarrollar un coche de circuito con este S3, sino un coche para la calle que pueda ir muy rápido y seguro. No te divertirás en un trackday, pero es un muy coche eficaz en curva. Debemos tener en cuenta que por encima queda el Audi RS 3, al que no tardaremos demasiado en echarle el guante.

La parte que más nos ha disgustado, como nos ocurre con muchas otras marcas premium, es que de serie traiga tan poco equipamiento. El Audi S3 Sportback parte de los 50.000 euros, pero nuestra unidad con bastantes extras se dispara hasta rozar los 70.000 euros. Algunos de los opcionales son la pintura azul efecto perla (2.810 euros), los sensores de aparcamiento (550 euros), la cámara trasera (500 euros), las llantas en 19 pulgadas opcionales (1.530 euros), la regulación lumbar de los asientos (300 euros) o la llave de acceso y arranque sin llave (500 euros); además de muchos otros.

Opinión del editor

Audi S3 Sportback 2.0 TFSI 310 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas

    • Audi S3 Sportback 2.0 TFSI 310 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 12 de Abril de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 75%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 90%
    • Plazas delanteras
      Editor: 85%
    • Plazas traseras
      Editor: 75%
    • Maletero
      Editor: 75%
    • Mecánica
      Editor: 90%
    • Consumos
      Editor: 90%
    • Confort
      Editor: 80%
    • Precio
      Editor: 60%

    Resumen: Probamos el Audi S3 Sportback. Es un compacto con nada menos que 310 CV y 400 Nm. Su tracción quattro, el cambio automático y una configuración pensada en lograr la máxima estabilidad posible permite que cualquier conductor, aunque no sea experto, pueda circular a ritmos muy elevados.

    Pros

    • Respuesta del motor
    • Efectividad en curva
    • Consumos contenidos para su potencia

    Contras

    • Precio
    • El diseño exterior podría ser más atrevido
    • No es un deportivo divertido

    Equipamiento de serie

    • Llantas de 18 pulgadas en diseño de 5 radios dobles
    • Rueda de repuesto en tamaño reducido
    • Faros y pilotos Full LED
    • Lavafaros
    • Luz de curva
    • Sensores de luz y lluvia
    • Alerón de techo S line
    • Carcasas de los retrovisores exteriores en tono aluminio
    • Retrovisores exteriores calefactables
    • Anclajes Isofix y Top Tether en asientos posteriores laterales
    • Apoyabrazos delantero central con hueco portaobjetos
    • Asientos traseros abatibles
    • Inserciones decorativas en aluminio pulido
    • Logotipo S en umbral de las puertas
    • Volante deportivo de tres radios achatado y con levas
    • Paquete iluminación interior
    • 8 altavoces
    • Audi connect con SIM integrada para 3 años
    • Interfaz para smartphone
    • MMI Navegación plus
    • Ayuda al arranque en pendiente
    • Sensor de parking trasero
    • Control de velocidad automático
    • Audi Drive select (sin regulación de suspensión de serie)
    • Suspensión deportiva
    • Difusor trasero y cuatro salidas de escape

    Precios gama Audi S3

    Prueba Audi S3 Sportback

    Motor Cambio Carrocería Precio
    Motor Cambio Carrocería Precio
    Audi S3 2.0 TFSI 310 CV automático 7v 3 puertas 49.060 €
    Audi S3 2.0 TFSI 310 CV automático 7v Sportback 50.520 €
    Audi S3 2.0 TFSI 310 CV automático 7v Sedan 51.250 €
    Audi S3 2.0 TFSI 310 CV automático 7v Cabrio 58.440 €

    Galería de imágenes del Audi S3 Sportback

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *