Prueba Audi S3, un lobo con piel de cordero

Audi S3

Más ligero, más eficiente y mucho más potente. Así se presenta la tercera generación del nuevo Audi S3, una tercera generación que vuelve más fuerte que nunca, una tercera generación que eleva a la máxima expresión el dicho de: un auténtico lobo con piel de cordero.

Como lo prometido es deuda, hoy regresamos con la tercera generación del Audi S3. Para ir abriendo boca os comentaré que es 60 kilogramos más ligero que su antecesor, 35 caballos más potente y para colmo, consume 1,5 litros menos. Qué más se puede pedir.

Además, en esta tercera generación el apellido S3 se lucirá en los portones traseros de todas las carrocerías disponibles para el compacto Premium alemán. De momento, sólo está disponible en las carrocerías de tres puertas y Sportback, más adelante llegará al modelo Sedán y al nuevo modelo Cabrio.

Un Audi A3 a ojos de cualquier profano

Audi S3

Si hay algo que me gusta de las versiones S de Audi es su sencillez y su sobriedad, y en esta ocasión “dar la nota” tampoco es el objetivo del nuevo Audi S3. A ojos de cualquier profano la tercera generación del Audi S3 lucirá como un Audi A3 normal, salvo por ciertos detalles que le delatan como una auténtica bestia.

En el frontal encontramos la parrilla del radiador Singleframe en diseño específico S, con su marco cromado, el embellecedor en gris platino mate y las barras dobles horizontales en óptica de aluminio. Se incluyen nervaduras en aluminio en las entradas de aire y se ha instalado en los laterales unas tomas de aire.

La carcasa de los espejos cromadas, las taloneras de nuevo diseño, las llantas de 18” de serie, la suspensión rebajada y las pinzas de frenos pintadas en negro con la inscripción S3 acentúan el carácter deportivo del modelo de la marca de los cuatro aros.

La zaga del nuevo Audi S3 es, sin duda alguna, la parte más llamativa y atractiva que nos hará percatarnos de que estamos ante algo “gordo”. El Spoiler pintado en el color de la carrocería, el difusor en color gris platino rematado por una inserción doble cromada y sobre todo, la cuádruple salida de escape nos advierten del potencial del coche.

DSCF3987 (Copiar)

En el interior se sigue la misma pauta y sólo los pequeños detalles nos hacen ver que estamos a bordo de un Audi S3. Encontramos un volante deportivo de cuero multifuncional, con su parte inferior achatada, con la inscripción S3 y con levas de un tamaño mayor.

Las esferas del cuadro de instrumentos van en color gris y las agujas contrastan en tono blanco. Además, se ha incorporado en la esfera del cuentarrevoluciones un indicador de la presión de sobrealimentación. Por el contrario, no disponemos de un indicador de la temperatura del motor.

El reposapiés y los pedales están terminados en acero inoxidable y dotan al interior de un acertado carácter racing. Los asientos de serie pueden ser sustituidos por estupendos asientos deportivos con reposacabezas integrados. Éstos presentan un acertado equilibrio entre sujeción y confort, recogiendo el cuerpo en zona de curvas y ofreciendo un mullido adecuado para viajes largos.

Tracción quattro, 300 caballos, un sonido cautivador y un gran comportamiento

Audi S3

Tres unidades del nuevo Audi S3 para un montón de periodistas del motor que estaban deseosos de arrancar su motor. Sin duda, era uno de los vehículos más demandado de la presentación, pero por suerte o por desgracia cayó en mis manos en más de una ocasión.

Así pues, pude ponerlo a prueba en casi todos tipos de circunstancias, ya fuesen carreteras de montaña, tramos urbanos o en las rectas y casi perfectas autovías de peaje que se incluían en la ruta. En todas estas situaciones el nuevo Audi S3 me dejó muy buenas sensaciones.

Pero vamos a lo importante, vamos a arrancar su nuevo motor de 2.0 litros TFSI. Según el dossier de prensa, este propulsor es completamente nuevo y lo único que comparte con el bloque que daba vida al anterior S3 es la cilindrada de 1.984 cc. El resto, está desarrollado completamente desde cero.

Pulsamos el botón de arranque y el corazón del nuevo Audi S3 nos saluda con un sonido grave y algo ronco que nos alegra la mañana, segundos después y tras caer en ralentí se vuelve silencioso. Ya estamos preparados para comprobar que tal se comportan los 300 CV y los 380 Nm de par que eroga esta pequeña mala bestia.

Audi S3

Colocamos la palanca de cambios en la posición D, soltamos el freno y el Audi S3 se mueve con mucha suavidad. Con el Audi drive select colocado en la posición confort parece que estamos conduciendo una versión cualquiera de la tercera generación del Audi A3. Maniobrar con él por tramos urbanos es muy sencillo gracias a las reducidas dimensiones, a la suavidad de la dirección, al excelente comportamiento de la caja de cambio S-Tronic de seis relaciones y al pedal del acelerador “dormido”.

Pero nuestras ganas de probar de verdad al compacto deportivo alemán van in crescendo. Salimos de las inmediaciones del hotel y configuramos el coche con el modo Dynamic. A la primera oportunidad que tenemos pisamos a fondo el pedal derecho, un pedal derecho que se ha vuelto más sensible. Los 300 CV y los 380 Nm de par se hacen notar desde muy abajo, desde las 1.800 rpm.

Antes de que cante un gallo ya hemos sobrepasado los 100 km/h, el Audi S3 para el crono el 4,8 segundos y puede seguir hasta los 250 km/h, y porque está limitado. Sin duda, es una mala bestia. Cada vez que hundes el pie derecho, los 300 CV te “maltratan” contra el asiento a la vez que el habitáculo se inunda de un sonido cautivador que tiene su momento cumbre al pasar de marcha, como me gustan esos “petardeos”.

Desde fuera se percibe más la gloriosa sinfonía procedente de la cuádruple salida de escape. Con el coche en punto muerto, la electrónica no te deja llegar al corte por motivos de seguridad. Y con el Audi drive select colocado en otra posición que no sea Dynamic, el sonido no es tan cautivador, en pro de un mayor confort de marcha.

Audi S3

Pero todo en esta vida no puede ser acelerar, llegan las curvas y hay que frenar. Los frenos se notan poderosos y detienen al vehículo con facilidad, pero el tacto del pedal requiere de una pequeña adaptación. Simplemente con un leve toque, las pinzas de frenos pintadas en negro ya muerden los enormes discos de freno.

La dirección en modo Dynamic se muestra perfecta, ofreciendo un muy buen peso y una precisión extraordinaria. Podemos colocar al coche donde queramos con un simple movimiento de volante. El único punto a criticar es su falta de feedback, todo lo demás me parece soberbio.

El coche se inscribe con perfección en curvas no muy cerradas, y gracias a la tracción quattro podemos acelerar en zonas en la que otros coches no podrían. El nuevo Audi S3 tracciona de maravilla y llegar hasta la siguiente curva dura solo un parpadeo. La pérdidas de tracción son inexistentes,  la estabilidad y el aplomo son extraordinario y además el ESP no se muestra intrusivo.

Sin duda, gran parte de la culpa la tiene “esta maldita tracción integral” (entiéndase en el buen sentido). Ésta actúa enviando más potencia al eje delantero en condiciones normales, pero cuando la situación lo requiere envía más par a las ruedas traseras gracias a un embrague multidisco de nuevo diseño colocado cerca del eje trasero. Gracias a esta colocación, se ha conseguido mejorar el reparto de pesos, siendo ahora de 60/40.

Audi S3

En zonas realmente reviradas, se le nota algo menos ágil. Cuesta meter más en el morro en la trazada debido a la arquitectura del vehículo, pero aún así sigue siendo un coche realmente efectivo que se muestra muy neutro. Por otro lado, descolocar la trasera es algo casi imposible en vías públicas. El coche va sobre raíles, pegado al suelo como una lapa y deberás jugar con las inercias para conseguir que el tren trasero se insinúe.

La sorpresa más grata de la jornada surgió al mirar el ordenador de a bordo. Tras una larga jornada con el Audi S3, la computadora marcaba un consumo medio de 10.8 litros. No está nada mal teniendo en cuenta el peso de nuestro pie derecho, aunque he de decir que en tramos de montaña llegamos a ver los 18 litros.

Por último debo comentar que el nuevo Audi S3, sobre todo es su carrocería Sportback, me parece un coche total. Me explico, es de esos vehículos con los que se puede convivir a diario gracias al balance de sus suspensiones (más duras y seca que las probadas en los otros A3, pero bastante confortable), al bajo consumo de 6,8 litros de media (según ficha técnica), a la gran habitabilidad interior y a la posibilidad de disfrutar de una auténtica bestia en tu tramo de montaña favorito.

Audi S3

El nuevo Audi S3 es un auténtico lobo con piel de cordero.

Más información – Presentación y prueba gama Audi A3, diseño, equipamiento y precio, Presentación y prueba gama Audi A3, al volante


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *