Prueba Dacia Sandero 1.5 dCi 90 CV, diseño exterior e interior

Prueba Dacia Sandero dCi 90 CV habitabilidad y maletero

Un coche para nuestro tiempo. Tal vez esta sea la descripción que mejor defina al Dacia Sandero, un vehículo que ha estrenado ya una nueva generación con multitud de mejoras y que, ahora, ponemos a prueba durante una semana para conocer la experiencia que supone conducir uno de estos coches denominados low cost.

Para ello hemos elegido un Sandero con motor 1.5 dCi de 90 caballos, un bloque probado y que destaca sobre todo por unos consumos muy contenidos, a juego con la filosofía del coche. Nuestro acabado Laureate se configura como la alternativa más equipada, pero existen unas cuantas opciones para completar al gusto.

Mayor calidad visual

El Dacia Sandero ha sufrido una renovación completa, entre la que se encuentra un nuevo diseño. Ha pasado de un coche anodino a otro con un estilo más cuidado y atractivo, todo ello sin perder la sencillez de formas que hacen de él un coche todavía sencillo y discreto. Guarda, además, una robustez en sus líneas propia de la marca rumana. Mide 4,05 m de largo, 1,73 m de ancho y 1,51 de alto.

Prueba Dacia Sandero dCi 90 CV habitabilidad y maletero

Una de las mayores novedades reside en el frontal, con un diseño mucho más agresivo y potente. La parrilla toma protagonismo e integra unos grupos ópticos ahora más rectangulares que dan firmeza a la parte frontal. Sorprenden, por otro lado, unos pasos de rueda bastante marcados, muy en la línea del Dacia Duster.

Atrás se nota que los diseñadores han pasado menos tiempo en el estudio. No hay ninguna nota discordante o llamativa, sólo un par de pilotos de gran tamaño que, por cierto, nos hacen recordar a los del Citroën DS3. Un detalle curioso es la cerradura del portón del maletero. No se ha querido disimular para no entrar en sistemas más complejos como los botones electrónicos más disimulados.

Prueba Dacia Sandero dCi 90 CV habitabilidad y maletero

Nuestro acabado Laureate, a pesar de ser el más completo de los existentes, no cuenta con detalles como llantas de aleación que, en caso de quererlas, supondrá un desembolso más. Si lo que buscamos es un coche en su mínima expresión podemos plantearnos un Sandero básico con llantas de chapa e, incluso, los paragolpes sin pintar. Por otro lado, existe un Sandero Stepway, de aspecto campero, y con un diseño bastante atractivo.

Interior más trabajado

El interior del Dacia Sandero es otro de los puntos que más se han trabajado. Ha dejado de lado un interior anodino para ganar algo en diseño. Todo ello, claro, sin ningún tipo de estridencias. Así, montar en un Sandero es hacerlo en un interior simple, muy simple, y que resulta ciertamente familiar.

Prueba Dacia Sandero dCi 90 CV habitabilidad y maletero

El salpicadero ha ganado una especie de cuadrado cerrado en su parte superior donde se engloban los aireadores redondos y el sistema multimedia, en nuestro caso un navegador con pantalla táctil de 7 pulgadas. Más abajo se sitúan los mandos de la climatización, de lo más sencillo en uso y diseño, para llegar a una serie de mandos en última posición como los elevalunas o el botón del control de crucero/limitador. Lo cierto es que la posición es del todo incómoda y poco intuitiva.

El cuadro sigue un mismo camino. No hay concesiones al diseño pero, a cambio, tenemos ante nosotros una información muy fácil de leer. Si de materiales hablamos, no hay ni un solo plástico blando en todo el habitáculo. De hecho, ni hay zonas acolchadas en los apoyacodos de las puertas. El aspecto, sin embargo, no es especialmente pobre y el tacto, con el volante de cuero, tampoco es desagradable.

Habitable

Una de las premisas a la hora de hacerse con un Dacia Sandero es la habitabilidad. En este apartado el utilitario rumano no se desenvuelve nada mal, y es que, a pesar de su tamaño, ofrece un espacio interior bastante interesante. Las plazas delanteras gozan de buenas cotas y nos sentamos en unos asientos muy básicos con un apoyo lateral escaso que echaremos de menos en curvas.

Prueba Dacia Sandero dCi 90 CV habitabilidad y maletero

Atrás dos adultos viajarán cómodos. Las plazas laterales tienen unas cifras bastante interesantes de espacio, ya sea para las piernas o para la cabeza, donde destaca especialmente con un techo muy alto. Un tercer pasajero no acabará de estar cómodo en la plaza central, sin forma pero, sobre todo, con un túnel central demasiado ancho.

El acceso a todas las plazas es muy sencillo, por unas puertas de tamaño considerable (algo pesadas) y con buen ángulo de apertura. En cuanto a huecos portaobjetos, cuenta con lugares bastante bien estudiados en las plazas delanteras, pero atrás tendremos que conformarnos con un posavasos en la consola central y dos bolsas tras los asientos delanteros.

Maletero de 320 litros

El maletero del Dacia Sandero cubica 320 litros, una cifra muy buena para su segmento. Las formas son muy aprovechables, sin formas que compliquen la disposición de la carga. Como inconvenientes, una altura de la boca del maletero bastante elevada y un cierto escalón desde ésta al piso del maletero. Para ganar capacidad podremos abatir los asientos traseros creando un espacio de hasta 1.200 litros, con la pega de que el espacio resultante no es plano.

Prueba Dacia Sandero dCi 90 CV habitabilidad y maletero

Mañana será el momento de arrancar el motor 1.5 dCi de 90 caballos en nuestro Dacia Sandero para conocer cómo se comporta uno de los motores diésel más frugales del mercado con un coche que premia la austeridad.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *