Prueba Honda Civic Type R 2015, dueño de Nürburgring (con vídeo)

Prueba Honda Civic Type R 2015

Estoy en el circuito de Slovakia Ring, en Eslovaquia, un trazado que acoge el campeonato mundial de turismos. ¿Y por qué te hablo entonces de Nürburgring? Porque voy a conducir el coche que actualmente ostenta el récord en su categoría en el circuito alemán. Estoy hablando del nuevo Honda Civic Type R 2015, una nueva edición que se ha hecho de rogar para convertirse, según la marca, en el Civic más radical de todos los tiempos y que hemos tenido la oportunidad de poner a prueba en su presentación.

Honda está tan segura de su trabajo que nos ha traído a un circuito. Y merodeando se encuentra Gabriele Tarquini. Es el Civic más potente de la historia, también el más rápido, y el que alcanza una velocidad punta de 270 km/h. Estamos hablando de cifras espectaculares para un coche de su categoría, barriendo casi sin compasión a todos sus rivales. Pero antes de ver cómo se comporta en el trazado eslovaco déjame que te cuente un poco de qué va.

Cortante

Prueba Honda Civic Type R 2015

Echarle un vistazo al nuevo Civic Type R te dejará anonadado. La razón es sencilla, Honda no se ha cortado un pelo a la hora de darle un aspecto atrevido y con cierto punto de locura a su nuevo compacto deportivo. De hecho, si lo comparamos con sus rivales, con sus propias anteriores generaciones, estamos hablando de todo un revulsivo, de una estrella de Hollywood en sus primeros meses de carrera.

Honda ha preparado su coche con un nuevo kit aerodinámico que contempla un nuevo paragolpes delantero, nueva parrilla, aletas ensanchadas, un difusor trasero o un alerón en el portón que, si bien no es el que nos prometía el prototipo, no deja de ser exagerado pero siempre apropiado para la ocasión. La trasera, para cerrar el conjunto estético, luce cuatro enormes colas de escape, algo que cada vez sorprende menos en compactos de este corte. Son cinco los colores disponibles en esta generación.

Prueba Honda Civic Type R 2015

Todo este maquillaje no lo es tanto, y es que Honda nos cuenta que el conjunto de mejoras estéticas tiene una función aerodinámica. Sin él, no superaría los 250 km/h. El paragolpes delantero tiene unas aperturas para refrigerar los frenos, las aletas unas branquias de refrigeración, y el alerón junto con el difusor trasero trabajan para mejorar la eficiencia a altas velocidades. En cuanto a las aletas ensanchadas, tal vez encontramos una de las pocas pegas, y es que la rueda trasera queda demasiado escondida en el panel.

El interior es el típico de la historia Type R de Honda, el color rojo por bandera. El salpicadero es calcado al de un Civic convencional, pero esta vez encontramos un volante deportivo de excelente tacto, nuevos asientos deportivos en color rojo magníficos, una nueva instrumentación con más información y una palanca de cambios que da vida a una transmisión excelente de la que luego hablaremos. El botón +R que se sitúa a la izquierda del cuadro es, probablemente, el punto en que más nos vayamos a centrar.

Conociendo al nuevo Type R

Dile adiós a los motores atmosféricos en la gama Type R de Honda. El nuevo Civic deportivo deja de lado esta configuración para introducir un nuevo motor turbo de 2 litros que desarrolla una potencia de 310 caballos y arroja un par máximo de 400 Nm a 2.500 vueltas. No por ello, sin embargo, ha perdido su carácter de altas vueltas, pues podemos rodar cerca de las 7.000 vueltas, algo no demasiado presente en modelos de estas características.

Todo ello se traduce en una aceleración 0-100 km/h en 5,7 segundos y en una velocidad punta de 270 km/h. Sí, estamos hablando del mismo compacto de tracción delantera y 5 puertas. Al equipo mecánico se le une una transmisión manual de 6 velocidades y Honda asegura que no llegará una automática, tampoco una más avanzada de doble embrague.

Prueba Honda Civic Type R 2015

La marca nos cuenta que han querido construir un coche cercano a la competición, dejando de lado un poco el confort y la eficiencia en favor de las prestaciones y las sensaciones. La realidad es que todo parece ir por ese camino y antes de rodar en circuito pudimos hacerlo en la carretera, para comprobar qué tal se desenvuelve el coche fuera de un entorno completamente controlado.

Nada más salir nos damos cuenta de la dureza de la suspensión, adaptativa por cierto, una dureza palpable pero no por ello seca. Esto evita el balanceo en curva y aporta mayores sensaciones, pero a la vez no me parece un coche inutilizable en el día a día. Aunque a decir verdad, no creo que ni Honda ni el comprador tipo de este coche piense en usarlo como coche de diario.

Prueba Honda Civic Type R 2015

Los primeros compases de la prueba demuestran el enorme trabajo realizado en la caja de cambios. Los desarrollos son cortos para aprovechar al máximo el potencial del motor, pero es que el tacto de la palanca es extraordinario. Los recorridos son ultracortos (40 mm) y las marchas se engranan con un tacto mecánico nada artificial. Desde luego que, si hemos perdido el motor de altas vueltas que nos mantenía atentos al cambio, ahora es el propio mecanismo el que nos exigirá que le echemos la mano encima.

No te he hablado del motor porque en condiciones normales no exige demasiado. Es un motor que funciona bien a bajas vueltas sin exprimirlo y que no resulta demasiado intrusivo en cuanto a sonido a bajo régimen. Si lo hacemos vamos a notarlo en sonido y en vibraciones. Y sí, no voy a hablarte de refinamiento exquisito, un coche como este merece que este apartado no vaya tan filtrado. Eso sí, olvídate de un sonido de motor claro.

Prueba Honda Civic Type R 2015

Me explico. Cuando lo subimos de vueltas se crea un cúmulo de sonidos que llena el interior. Por un lado escuchamos un motor alto de vueltas y por otro un escape rugiendo. Pero ahora entra en escena el turbo y, sobre todo, la válvula de descarga. Todas y cada una de las veces que soltemos el acelerador llegará ese sonido característico de forma completamente abrumadora a tus orejas. Me gusta el sonido, no creo que la llegada del turbo haya sido una contra, pero sí echo de menos algunos gorgoteos o petardeos que enfurezcan aún más la experiencia.

Los tramos de curvas son lo suyo. Honda ha dispuesto un diferencial autoblocante mecánico para controlar la potencia que llega sólo a las ruedas delanteras. En curvas hace su trabajo para que el coche no se salga de la línea y nos permita tomar más confianza en la conducción, y lo que es más, mayor efectividad. Según Honda este elemento le permite rebajar 3 segundos por vuelta en Nürburgring. Aquí es cuando nos damos cuenta de que el motor nos pide guerra. Es un bloque al que le gusta ir alto de vueltas, y lo notaremos en el retardo de la respuesta del turbo.

Prueba Honda Civic Type R 2015

Se nota, sobre todo a bajas vueltas, que el turbo tarda en responder a nuestras órdenes, algo que se mitiga a altas vueltas. Ahora, cuando el turbo carga la aceleración, la respuesta, es contundente. Hay que tener cuidado en carreteras con desniveles laterales o asfalto roto, pues la dirección tiende a irse de la línea. Honda asegura que ha trabajado en este detalle y, de hecho, ha logrado una dirección con asistencia eléctrica de doble piñón que comunica al conductor mejor de lo habitual, a la vez que suaviza las reacciones de las ruedas delanteras ante la demanda de potencia. Es muy directa y se adapta perfectamente a un tipo de conducción deportiva. Es más, me parece una de las mejores direcciones de su segmento.

+R

Prueba Honda Civic Type R 2015

+R es un botón situado en el salpicadero que transforma el coche. Se modifican varios parámetros como la electrónica del motor, la dirección, la respuesta del sistema de estabilidad y la suspensión, ahora un 30% más dura. Se nota y mucho. Es de los modos deportivos que más transforman el coche.

Al pulsarlo el cuadro se vuelve rojo y aparecen más indicadores, pero lo notaremos sobre todo en la suspensión. Es exageradamente dura, pero me encanta. En zonas rotas tal vez lo mejor sea prescindir de esta función, pero en carreteras o circuitos bien asfaltados puedes notar como trabaja la suspensión intentando mantener pegado a un coche de 310 caballos y tracción delantera.

El motor ahora es más vivo, responde con más contundencia a las órdenes del pie derecho. Y además también mejora sus prestaciones. Es un modo de quemado, donde lo poco de cívico que quedaba en ese Civic desaparece para regalarte sensaciones y emociones. En circuito, desde luego, es el modo preferido, sobre todo por una mayor permisividad del control electrónico de estabilidad.

Honda Civic Type R en circuito

Prueba Honda Civic Type R 2015

Volvemos al comienzo, al circuito de Slovakia Ring. Es un circuito moderno, donde se disputa una cita del mundial de turismos. Es ancho pero no deja de ser divertido y técnico, con puntos ciegos, desniveles y mucha curva de doble vértice. Sólo tras Spa, sin tener en cuenta La Sarthe y Nürburgring, es el segundo trazado más largo de Europa con 5.922 metros. Un buen lugar donde comprobar las aptitudes de un coche que pasará buena parte de su vida de track day en track day.

Las primeras vueltas advierten de un coche que exige que se conduzca al límite. Aún ni hemos puesto el modo +R y ya nos pide guerra. Las curvas van pasando y vamos cogiendo confianza. La dirección directa es una de las claves, podemos controlar con precisión qué hacen las ruedas, por cierto, con neumáticos de perfil ridículo. El Honda Civic Type R 2015 monta nada menos que unas gomas Continental SportContact específicas en medidas 235/35 R19.

Prueba Honda Civic Type R 2015

Con el modo +R ya activo exprimimos el motor al límite. Se deja tratar a altas vueltas, aunque diría que el último tramo de 500-700 rpm desfallece, justo cuando deja de dar su potencia máxima, y nos pide que engranemos un hierro más. Corta a 7.000 vueltas. La caja de cambios vuelve a decirnos maravillas con su trabajo, grita que la tratemos sin demasiado cuidado, y es que esos magníficos recorridos tan cortos los tengo aún grabados a fuego.

En curvas podemos pisar sin miramientos el pedal del acelerador. El diferencial hace su trabajo, sin apenas darnos cuenta, y notamos dos cosas. La primera es que es complicado perder tracción por mucho que le exijamos, y la segunda es que el coche mantiene la trayectoria. Esto resulta clave a la hora de preguntar a Honda por qué ha mantenido esta arquitectura de tracción delantera. Sinceramente, no echo de menos un sistema de tracción más complicado o efectivo.

Prueba Honda Civic Type R 2015

Lo mejor de todo viene ahora. No voy a decirte que sea un coche sobrevirador, pero trasera se presta a ello. En frenadas fuertes, con unas pinzas Brembo de cuatro pistones sobre discos perforados de 350 mm delante y macizos de 296 mm detrás, se nota una trasera alegre y juguetona, de las que a base de freno, inercias y volante se deja tratar.

No por ello es complicado de conducir, pero sí divertido. El Civic Type R, una vez se descoloca de atrás, vuelve a su trayectoria a base de una ligera corrección con el volante. Y esto es algo que no todos pueden decir. Por otro lado, no es nada subvirador. En otras palabras. Los ingenieros de Honda han conseguido juntar dos caminos que parecían desaparecidos. Por un lado es un coche extremadamente efectivo, pero por otro han conseguido que no sea aburrido por ser tremendamente rápido y te involucre en la conducción más allá del pedal del acelerador.

Prueba Honda Civic Type R 2015

Honda ha hecho un tremendo esfuerzo y trabajo sobre este Civic Type R 2015. Es uno de los motivos por los que ha conseguido guardarse en el bolsillo el récord de Nürburgring en su categoría. Llega en una efusiva época de compactos deportivos donde la tracción integral está haciéndose un hueco y Honda ha confiado en una configuración más sencilla pero igualmente efectiva. Nosotros nos alegramos, pues ha conseguido lo que todos queremos, un coche rápido y efectivo, divertido y que, además, llama la atención como ningún otro compacto deportivo lo ha hecho en su historia. ¿Su precio? Desde 34.500 euros en España.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Escribe un comentario