Prueba Hyundai Ioniq Híbrido (con vídeo)

Una vez más, en Actualidad Motor, hablamos de un vehículo con un sistema de propulsión alternativa; en este caso estamos ante un híbrido. Y es que muy pocas son las marcas que se niegan a desarrollar y lanzar al mercado vehículos híbridos o eléctricos. En esta ocasión probamos el Hyundai Ioniq en su versión híbrida normal, aunque debes tener en cuenta que este modelo también se ofrece con mecánicas híbrida enchufable y totalmente eléctrico.

Este producto, el Hyundai Ioniq, tiene una gran importancia en la marca asiática, pues es su primer vehículo híbrido. Llegaba al mercado a finales de 2016, cuando ya pudimos ponernos a sus mandos durante la presentación nacional a los medios de comunicación. Ahora hemos podido exprimir sus capacidades durante varios días, descubriendo a fondo sus aptitudes y, por supuesto, sus consumos de combustible. Probamos el Hyundai Ioniq con acabado Style, su versión tope de gama.

Un exterior sencillo pero personal

Hubo una época, hace relativamente poco tiempo, que parecía obligatorio crear un diseño exageradamente llamativo -que por ello siempre significaba bonito- cuando un modelo híbrido o eléctrico quería salir a la luz; y si no, que se lo digan al Toyota Prius, uno de los principales rivales de nuestro protagonismo. La “madurez” de este tipo de vehículos y el conocimiento por parte de la sociedad ha permitido realizar diseños más naturales, como los de este Hyundai Ioniq o el del Kia Niro que probamos semanas atrás.

Ya no es imprescindible hacerse ver, por lo que este Hyundai no es un modelo que haga girar cabezas a su paso. Pero como solemos hacer, antes de repasar su estética exterior, vamos a conocer las dimensiones exteriores de este Hyundai Ioniq. Sus proporciones son 4,47 metros de largo, 1,82 de ancho y 1,45 de alto, mientras que su distancia entre ejes es de 2,70 metros. Ahora sí, vamos a conocer su diseño.

El frontal de este Hyundai Ioniq no es especialmente “cantoso”, pero sí tiene personalidad. La parrilla hexagonal de grandes dimensiones con lamas horizontales es su principal reclamo. En ella se integra el logo de la marca, en plástico -como en el i30-, que oculta el radar de proximidad frontal. El contorno superior de la parrilla está custodiado por una decoración en negro brillante, la cual hace de “contacto” con los faros principales. Más abajo, en los extremos laterales, nacen unas tomas de aire que también ubican las luces diurnas con siete LED en cada una de ellas y unos plásticos grises añadidos.

Si avanzamos a su lateral nos encontramos con una típica silueta de berlina; muy suave, por cierto, para atravesar el aire con la menor resistencia posible. Las llantas de esta unidad vienen con medidas de 17 pulgadas y un diseño bicolor que parece dibujar cinco pétalos en cada una de ellas para “cerrarlas” y no influir en la resistencia al aire. Pocos detalles más que destacar, como las molduras grises que protegen la parte inferior de las puertas, la antena tipo aleta de tiburón del techo y los contornos cromados de las ventanillas.

La parte trasera sí es algo más característica y personal. La luneta posterior dividida en dos a muchos os recordará a la del Honda Civic, pero en defensa del coreano y en contra del japonés debemos reconocer que la visibilidad posterior desde el interior del Hyundai Ioniq es algo mejor que la del Civic. Para finalizar con la zaga, el paragolpes trasero es voluminoso, la boca de carga resulta un pelín estrecha y la salida de escape queda totalmente escondida. El negro brillante a la altura de la matrícula aporta un poco de contraste a este tono tan azulado de nuestra unidad de prueba.

Espacio interior y maletero del Hyundai Ioniq

Las plazas delanteras del primer híbrido de Hyundai son normales para su segmento y tipo de carrocería, pudiendo acoger a ocupantes de más de 1,80 de altura sin problemas, aunque tampoco es de los mejores de entre sus rivales. El acceso es sencillo y el mullido y diseño de sus asientos resulta bastante confortable. Vamos a comprobar qué tal se va en su fila posterior.

Detrás encontramos unos asientos correctos para que viajen dos ocupantes adultos de talla normal. La distancia para las piernas -como podéis apreciar mejor en el vídeo- es sobrado si yo, que mido un 1,76 aproximadamente, coloco el asiento delantero en mi postura. El espacio para la cabeza es algo más justo y no rozo con el techo por pocos centímetros, aunque en defensa del Hyundai Ioniq debemos decir que esta unidad viene con techo solar, que siempre obliga a rebajar ligeramente la altura del guarnecido del techo. La plaza central es poco aprovechable, aunque tiene la ventaja de no contar con un túnel de transmisión prominente.

Destacar que aquí detrás también nos encontramos con salidas de climatización y un reposabrazos tras el respaldo de la plaza central. Pasamos al maletero.

Levantamos el portón del maletero y nos encontramos con un espacio de carga que cubica 443 litros, que es una capacidad relativamente grande para su tamaño exterior. Sus formas, como veis, son bastante aprovechables y da la sensación de ser más grande. Si abatimos la segunda fila de asientos hacia delante obtenemos una capacidad de carga de 1.505 litros. Eso sí, el tapizado del piso podría ser de mayor calidad, pues da la sensación de ser algo endeble.

Un interior de calidad y con todo en su sitio

¿Y qué hay de su diseño interior? Pues en el Hyundai Ioniq nos encontramos la tónica habitual que estamos viendo las últimas incorporaciones de la marca coreana. Los materiales utilizados en la mayoría de partes visibles y que más tocamos tienen un tacto agradable, aunque los plásticos utilizados en la zona central son más duras. Pese a ello, muestran solidez, pues aunque presionemos en las esquinas, juntas y uniones de varias piezas no suele aparecer ningún ruido. Eso sí, la botonería de la puerta tiene un diseño algo anticuado.

El diseño del habitáculo y la ubicación de los mandos, por norma general, es bastante lógica, intuitiva y fácil de localizar. También me parecen atractivos los finos contornos decorados en tono azul. La pantalla principal es de 7 pulgadas y, aunque su funcionamiento no es de los más fluidos del mercado, tiene un manejo bastante sencillo. En este acabado recibimos asientos calefactados y ventilados, con regulación eléctrica y memoria para el del conductor.

Por su parte, el volante resulta ergonómico, con una disposición de botones correcta para manejar las funciones del sistema de infoentretenimiento y las informaciones que aparecen en la pantalla del cuadro de instrumentos. Y ya que hablamos del cuadro, éste utiliza un diseño óptimo, sencillo y de fácil visión. Tenemos un dial central, que en modo normal mostrará la velocidad de forma tradicional y en el centro datos de conducción como autonomía o consumo, mientras que se invertirá en modo Sport ofreciéndonos un cuentarrevoluciones.

También me ha gustado el tacto agradable de la palanca de cambios. Particularmente me recuerda al utilizado por Audi hace unos años. A los lados del guarnecido tenemos botones para gestionar la calefacción y ventilación de los asientos delanteros y activar los sensores de aparcamiento. Eso sí, no busques un botón para el freno de estacionamiento ni la palanca tradicional, al igual que el Toyota Prius, el Kia Niro y algún que otro modelo más, éste recurre a un poco práctico pedal.

Gama Hyundai Ioniq

El Hyundai Ioniq, como decíamos al inicio de este artículo, está disponible con tres variantes diferentes, no existiendo ninguna con motor térmico únicamente. Por un lado tenemos este híbrido convencional, por otro tenemos un Ioniq totalmente eléctrico y para finalizar la gama encontramos el Ioniq Plug-in, una variante híbrida enchufable que acaba de llegar al mercado.

En cuanto a niveles de acabado, tenemos tres equipamientos cerrados que solo nos permiten escoger el color para la carrocería y, en algunos casos, elegir entre dos tonos para el diseño del habitáculo. Las denominaciones de los tres acabados son Klass, Tecno y Style, que desglosaremos prácticamente al final de esta prueba escrita. Por ahora, pasemos a descubrir su sistema propulsor.

Un sistema propulsor híbrido de 141 CV y caja de doble embrague

Al igual que en el caso del Kia Niro -son modelos prácticamente hermanos- bajo el capó delantero se ubica un propulsor de gasolina que trabaja en ciclo Atkinson con 1.6 litros de cilindrada. Este tetracilíndrico 1.6 GDI desarrolla 105 CV y 147 Nm, que envía su energía al tren delantero. Pero como ya sabes, no es el único motor que encontramos en la berlina coreana. El propulsor eléctrico desarrolla 44 CV.

En conjunto, este sistema híbrido convencional eroga una potencia de 141 CV y un par motor máximo de 265 Nm. Si te preguntas por los datos de homologación, el consumo declarado es de 3,9 litros, tanto para ciudad, como para carretera, como en ciclo mixto. Para los más despistados recordamos que el mayor aprovechamiento del sistema eléctrico de los híbridos normales se encuentra en los tramos urbanos, de ahí que pueda obtener cifras tan bajas en ciudad.

Respecto a la caja de cambios, nuevamente como en el Niro, nos encontramos con una transmisión de doble embrague y seis relaciones. A mi gusto, me resulta más confortable que el cambio de tipo variador que utilizan los híbridos de Toyota. La relación entre revoluciones del motor térmico y aceleración es directa, permitiéndonos, mediante un modo secuencial con toques longitudinales en la palanca, saltar de una marcha a otra, aunque no tiene levas.

Y así se comporta el Hyundai Ioniq Híbrido

El Hyundai Ioniq es una berlina de cinco puertas con un comportamiento tranquilo. Así lo muestra también su configuración del chasis, con un tarado enfocado al confort que filtra muy bien las irregularidades que podamos encontrar a nuestro paso. Además, se encuentra bastante bien aislado de ruidos del exterior. Su dirección, con una clara asistencia eléctrica, no transmite demasiado lo que ocurre bajo el eje delantero, pero a cambio nos brinda una correcta precisión en curva y una notable facilidad para maniobrar en entornos urbanos.

Respecto al funcionamiento general del sistema propulsor, gracias a su caja de cambios de doble embrague se comporta prácticamente como un vehículo de gasolina -con cambio automático-. Me gusta el sonido del motor térmico en fases de aceleración, es dulce y refinado, aunque la transmisión no permite llegar a altas revoluciones. Siguiendo con la transmisión, a velocidades muy lentas (como al aparcar), resulta suave y nos deja medir con precisión el desplazamiento del vehículo aunque nos encontremos en una pendiente.

Podemos activar un modo de funcionamiento Sport desplazando la palanca de cambios, que sobre todo aumentará la reactividad del acelerador y estirará más las marchas. Como detalle, en este modo deportivo aparece un cuentarrevoluciones en el cuadro. En cualquier caso, pocas veces lo utilizaremos más allá de en algún puerto de montaña.

Por desgracia, no podemos seleccionar ningún modo de funcionamiento eléctrico para recorrer unos cientos de metros sin gastar gasolina cuando hay suficiente electricidad almacenada, como sí ocurre en algunos otros híbridos del mercado. Podemos jugar un poco con el acelerador, pero sería mucho más óptimo forzar el apagado del motor térmico con un botón.

Lógicamente, donde más aprovechamos el sistema híbrido es en vías urbanas y en circunvalaciones, como por ejemplo la M-30 de Madrid. Si somos suaves con el gas, podremos obtener consumos similares a los de homologación o incluso inferiores a velocidades entre 80 y 100 km/h. En autovía, a 120 con el regulador de velocidad activado, estaremos ligeramente por debajo de los 5,5 litros a los 100.

Consumos del Hyundai Ioniq Híbrido

El objetivo de todo híbrido, como solemos decir, es reducir al máximo las emisiones y consumos de combustible. Durante los 750 km aproximadamente de la prueba, el cuadro de instrumentos ha reflejado un consumo medio total de 5,1 litros cada 100 kilómetros. En autovía, como comentábamos más arriba, rondaremos los 5,5, mientras que en ciudad dependerá mucho de la conducción y del tipo de recorridos que hagamos. En cualquier cosa, lo normal es estar entre 4 y 4,5. En carreteras de 70 a 100 km/h, siendo suaves con el gas, podremos bajar de los 4 litros en determinadas situaciones.

Conclusiones finales del Hyundai Ioniq

El Hyundai Ioniq llega como una alternativa a la movilidad tradicional, estando disponible en tres variantes (híbrido, híbrido enchufable y eléctrico). Nos ha gustado su confort de marcha, la suavidad de funcionamiento y sus buenas terminaciones del interior. También nos parece muy práctico el hecho de contar con portón del maletero en lugar de tapa, pues facilita la carga y descarga de objetos. Por mejorar, podríamos pedir la eliminación del pedal de estacionamiento y la introducción de un modo eléctrico, además de unas plazas posteriores algo mejorables en cuanto a altura.

En cualquier caso, para ser el primer producto de Hyundai en el sector de los híbridos, parece que los llevara creando una década. El Ioniq es un coche muy bien afinado y lógico, sin diseños extravagantes, con buenas calidades y un comportamiento muy noble. Además, tal y como puedes ver un poco más abajo en la tabla de precios, no tiene un precio disparatado, más aún comprobando su buen equipamiento incluso en el acabado de acceso.

Equipamientos Hyundai Ioniq

Klass

  • Antena de techo tipo aleta de tiburón
  • Asiento de conductor y pasajero regulables en altura
  • Asientos de tela
  • Bandeja cubrecarga enrollable
  • Bolsas en los respaldos de los asientos delanteros
  • Cinturones delanteros con ajuste en altura
  • Climatizador automático bizona
  • Portagafas
  • Control de crucero y limitador de velocidad
  • Cuatro elevalunas eléctricos
  • Equipo de audio con 6 altavoces y pantalla táctil
  • Intermitentes LED integrados en los retrovisores
  • Luces diurnas de tipo LED
  • Llantas de aleación de 15 pulgadas
  • Pantalla multifunción a color de 4,2″
  • Rejilla frontal de aerodinámica activa
  • Retrovisores exteriores en color de la carrocería y calefactables
  • Sensor de aparcamiento posterior
  • Alerta por cambio de carril involuntario
  • Alerta de colisión frontal
  • Sistema de frenada autónoma de emergencia
  • Navegador
  • Volante con regulación en altura y profundidad
  • Volante y pomo revestido en cuero

Tecno

  • Android Auto y Apple CarPlay
  • Asiento del conductor con regulación de apoyo lumbar
  • Cámara de aparcamiento trasero
  • Cargador inalámbrico para el smartphone
  • Salidas de climatización para las plazas traseras
  • Equipo de audio con 8 altavoces y subwoofer
  • Espejo retrovisor interior fotosensible
  • Pilotos traseros de LED
  • Faros con iluminación de Xenon
  • Kit antipinchazos
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Llave inteligente con apertura y arranque manos libres
  • Molduras inferiores de las puertas en negro
  • Pantalla táctil multifunción en 7 pulgadas
  • Parrilla frontal cromada
  • Sensor de lluvia
  • Servicios TomTom live

Style

  • Alerta de tráfico cruzado trasero
  • Asiento del conductor con reglajes eléctricos y memoria de posición
  • Asientos tapizados en cuero, ventilados y calefactados
  • Control de presión de neumáticos
  • Manetas exteriores cromadas
  • Pantalla táctil multifunción en 7 pulgadas
  • Pedales deportivos en aluminio
  • Sensores de aparcamiento delanteros
  • Sensor de presencia en ángulo muerto
  • Sistema de navegación integrado en pantalla táctil
  • Techo solar practicable
  • Volante calefactable

Precios Hyundai Ioniq Híbrido

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.6 GDI 141 CV DCT 6v Klass 25.175 €
1.6 GDI 141 CV DCT 6v Tecno 27.325 €
1.6 GDI 141 CV DCT 6v Style 30.325 €

Opinión del editor

Hyundai Ioniq Híbrido
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
25.175 a 30.325
  • 80%

  • Hyundai Ioniq Híbrido
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 26 de diciembre de 2017
  • Diseño exterior
    Editor: 80%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 80%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 65%
  • Maletero
    Editor: 90%
  • Mecánica
    Editor: 80%
  • Consumos
    Editor: 85%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Diseño exterior personal pero no muy llamativo
  • Calidades y terminaciones interiores
  • Funcionamiento cambio de doble embrague

Contras

  • Plazas posteriores mejorables
  • Pedal de freno de estacionamiento
  • Visibilidad trasera

Galería imágenes Hyundai Ioniq

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.