Prueba Infiniti Q50 2.2d 170 CV, motor, conducción y consumos

Prueba Infiniti Q50 diesel consumo

Ayer comenzábamos la semana a los mandos del Infiniti Q50, la nueva berlina de la marca japonesa que llega a Europa para batirse con las berlinas premium alemanas. Entonces quedábamos más que satisfechos con un diseño diferenciador y un interior donde la calidad y la tecnología eran la tónica dominante.

Hoy toca conocer más a fondo el nuevo Q50. Y para eso hace falta abrir su capó y ver el motor diésel 2.2 de 170 caballos que monta nuestra unidad, la única mecánica diésel con la que cuenta. Asociado a ella, un cambio automático de 7 relaciones con unas levas en el volante que, ya veremos, parecen más propias de un superdeportivo.

Dos mecánicas: diésel e híbrida

Por ahora, el Infiniti Q50 cuenta en su catálogo con dos mecánicas, una diésel y otra híbrida. La primera de ellas es la que hemos probado, un bloque 2.2 de 4 cilindros y origen Mercedes con una potencia de 170 caballos. Se puede asociar tanto a un cambio manual como a uno automático pero la tracción será siempre al eje trasero.

Prueba Infiniti Q50 diesel consumo

En la otra mano tenemos una mecánica híbrida con un bloque V6 de gasolina y un sistema eléctrico para erogar 364 caballos de potencia. Éste, sin embargo, puede escogerse bien con tracción trasera, bien con tracción total. Más adelante debería de llegar un motor 2.0 de gasolina, también de origen Mercedes, con 211 caballos. Por ahora no sabemos cuándo llegará a nuestro mercado.

El diésel para hacerse con Europa

Por todos es sabido que tan solo acercarse a Europa con un coche sin mecánicas diésel es poco menos que un suicidio. Infiniti aprendió de errores pasados, y ahora ofrece su alternativa con este combustible a un nivel similar al de sus competidores. De hecho, la potencia de su motor diésel es comparable a la de las versiones más vendidas de sus competidores.

Con esto en la mano, nos ofrecen una mecánica robusta y de consumo contenido. Este bloque no destaca por rendimiento o por refinamiento, pero se muestra francamente equilibrado. En el primer punto, no digo que no corra, sino que lo hace de forma muy progresiva, y en el segundo, sólo en frío o a bajas velocidades notaremos que llevamos un motor diésel bajo el capó.

Nuestra unidad iba asociada al cambio automático de 7 relaciones, un cambio que brilla por suavidad y dulzura, que no tanto en rapidez. Se complementa muy bien con el carácter progresivo del motor, pero se echa de menos algo más en modo manual. De hecho, el Q50 cuenta con unas levas de magnesio fijas tras el volante que rozan lo exquisito, un ejemplo a seguir, pero que el cambio no acaba de agradecer por su velocidad.

Nada de esto es comparable al consumo, una de las mayores bazas del Infiniti Q50 diésel. La media de consumo se fijó en 5,7 l/100 km, en un recorrido que contó con más ciudad que carretera. En ésta, los consumos rondarán los 5 litros sin dificultad, mientras que en ciudad, con un mínimo de cuidado nos situaremos entre 6 y 7 l/100 km. Cuenta con sistema Start/Stop que, sin ser de los más suaves, funciona de forma rápida y efectiva.

¿Segmento D o segmento E?

Ayer, mientras conocíamos el Q50, destacamos que se trataba de una berlina de gran tamaño, acercándose peligrosamente al segmento E. Esto es algo que se nota no sólo en el espacio interior, sino también en la pisada. El Q50 parece más coche de lo que es tanto en el plano estático como en el dinámico.

Prueba Infiniti Q50 diesel consumo

Nosotros contábamos con el acabado GT Sport, el más deportivo de la gama, que incluye una suspensión ligeramente endurecida. El resultado es más que convincente. Apenas hay cabeceo o balanceo de la carrocería en carretera revirada, pisando siempre firme y de forma segura. Lo mejor es que todo ello no se consigue echando por tierra la comodidad, pudiendo acometer zonas rotas o badenes con mucha dulzura. En otras palabras, es cómodo y dinámico a la vez.

El Q50 es un coche perfecto para viajar con comodidad, principalmente por sus asientos. Estos cuentan con ajustes de todo tipo y sujetan el cuerpo de forma exquisita. Si a ello le sumamos una buena calidad de rodadura y un aislamiento acústico realmente logrado, tendremos una perfecta berlina rutera. En ciudad, por su tamaño, no será lo más ágil, sobre todo a la hora de buscar aparcamiento, pero cuenta con un pequeño secreto.

Drive by wire, una dirección sin conexión a las ruedas

Se trata de la dirección, una primicia en coches de producción que el Infiniti Q50 nos presenta. La marca lo denomina drive by wire, y significa que no hay conexión mecánica (funcional en condiciones normales) entre el volante y las ruedas. En su lugar, un conjunto de motores y centralitas que trasladan las órdenes del volante a las ruedas.

Prueba Infiniti Q50 diesel consumo

Puede parecer extraño y lo es, sobre todo porque se filtran absolutamente todas las imperfecciones del terreno. Esto repercute en un conexión conductor/entorno completamente inexistente, pero es la única pega, y estaría más enfocada a un vehículo de corte prestacional. Todo lo demás son ventajas. Por convicción debería decir que no, pero sería engañarme, esta dirección sin conexión mecánica me ha gustado.

Y es que la dirección pasa a ser un elemento configurable más, en cualquier momento y en cualquier lugar. Desde el panel central podemos escoger desde una dirección blanda y desmultiplicada, ideal para ciudad y aparcar, hasta una dirección dura y directa, en el terreno que sea. Esto es personalizable individeualmente, aunque desde el selector de modos de conducción se pueden elegir los modos Sport y Standard que también modifican su respuesta, además de otros parámetros.

Otra de las mayores ventajas es lo que se denomina como Active Lane Control, que corrige se forma automática la trayectoria del vehículo para mantenerlo centrado en el carril. También evita movimientos extraños derivados del estado del terreno o del viento. No es que conduzca solo, pero ayuda a no tener que ir corrigiendo con el volante de forma constante.

Prueba Infiniti Q50 diesel consumo

El Infiniti Q50 es, por lo tanto, una berlina realmente interesante por tecnología y diseño, sin olvidar unas grandes cualidades dinámicas. Enfrentarse a Europa es una ardua tarea, pero su motor diésel es un fuerte impulso que, como hemos visto, también supone un bajo consumo. Mañana será el momento de cerrar la prueba analizando su gama y su equipamiento, además de su precio, la última carta con la que el Q50 debe jugar.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *