Prueba Infiniti QX70 S 3.0d, motor, conducción y consumos

Prueba Infiniti QX70 S 3.0d

Poníamos la nota de exotismo esta semana cuando ayer comenzábamos con la prueba del Infiniti QX70, un SUV de gran tamaño japonés que llegaba desde el mercado americano dispuesto a conquistar Europa. Si ayer analizábamos su peculiar diseño, hoy toca descubrir su comportamiento, su motor y su consumo.

Nuestra unidad alojaba bajo el capó un motor diésel de 3.0 litros y 6 cilindros con una potencia de 238 caballos. Es la única opción en diésel y se trata de una alternativa obligada para Infiniti si quiere moverse en el Viejo Continente. Siempre llega asociado a una caja de cambios de 7 relaciones y a la tracción total inteligente. Las otras dos opciones que brinda el modelo son los 3.7 V6 y 5.0 V8 gasolina de 320 y 390 caballos respectivamente.

QX70 diésel

prueba-infiniti-qx70-diesel-2

El bloque diésel del QX70 no destaca por refinamiento. De hecho es un motor que se deja notar en el habitáculo en forma de vibraciones y sonido. No es algo a destacar tan negativamente cuando comenzamos a rodar, desaparecen las vibraciones y llega un sonido del motor que es hasta tentador. Subir el motor de vueltas nos regala una sinfonía poderosa que nos deja confusos porque no sabemos por qué nos motiva ese sonido a diésel.

En la práctica es un coche rápido, no tanto como algunos de sus rivales similares, pero el empuje y la capacidad del motor es más que suficiente para rodar con soltura y seguridad. Y eso que el coche supera con ganas las dos toneladas de peso. Además, parece no desfallecer a altas vueltas, por lo que tiene un rango de utilización bastante amplio.

Levas de cambio tras el volante

Levas de cambio tras el volante

Para todo lo demás está la caja de cambios automática de 7 velocidades que enmascara cualquier carencia. Si destaca por algo es por suavidad y docilidad, pero no por rapidez. Es una caja de convertidor de par bastante tradicional que cuenta con unas magníficas levas tras el volante. Pero su respuesta no especialmente rápida nos animará a colocar el coche en modo automático y olvidarnos del modo manual en la mayoría de las ocasiones. Ocurre algo similar con el Q50. El potencial es alto pero la caja no acaba de ser todo lo rápida que querríamos.

Lo que sí va a hacer es intentar mantener el motor siempre bajo de vueltas para reducir el consumo. Aunque homologue 8,6 l/100 km, en la prueba he conseguido una media de 8,1 l/100 km. He circulado más por autovía consiguiendo medias cercanas a los 6 l/100 km, pero es ciudad es complicado bajar de 10 l/100 km. No tiene ni en opción un sistema de arranque y parada automático del motor.

Deportivo

prueba-infiniti-qx70-diesel-5

A veces hablar de deportivo en un coche de este tipo y, sobre todo, tamaño es complicado. El Infiniti QX70, sin embargo, tiene una concepción más realista de deportividad, integrando al conductor en el puesto y en la conducción. No es un auténtico deportivo pero sí un SUV que se anima es una carretera revirada con garantías.

Cuenta con un modo Sport que endurece las suspensiones pero las diferencias frente al modo automático son escasas a simple vista, un poco más dura, pero sin demasiada variación. En todo caso, el QX70 vira muy plano y no se muestra especialmente subvirador al entrar fuerte en una curva. Además, el hecho de que cuente con tracción trasera le da un toque de dinamismo a la vez que la conexión inteligente del eje trasero aumenta la sensación de seguridad. En otras palabras, aunque se sienta pesado, no se le da mal realizar movimientos ágiles.

Prueba Infiniti QX70 S 3.0d

A su vez es un coche cómodo que, a pesar de unas llantas de 21 pulgadas con un perfil casi inexistente, aísla bien a sus ocupantes de las irregularidades del terreno. Sí es un poco seca en algún badén corto o juntas de dilatación, pero nada destacable. Es un gran rutero en el que realizar viajes largos e incluso a alta velocidad. El aislamiento acústico también es bueno y apenas llega ningún ruido de motor, rodadura o aerodinámico al habitáculo a velocidades legales.

Una de las sensaciones más positivas ha sido la dirección. Tiene bastante peso y se muestra ágil. Pero lo más destacable es que es capaz de transmitir alguna información al conductor, por lo que notaremos qué hacen las ruedas y, por tanto, nos involucraremos más en la conducción.

prueba-infiniti-qx70-diesel-3

El QX70 es, por tanto, uno de los SUV más deportivos, tanto en el apartado estético como en el dinámico. Su mayor problema es un peso que, aunque queda camuflado, afecta negativamente a las prestaciones, al consumo y, por último, al comportamiento. Ahora bien, olvídate de sacarlo del asfalto.

El Infiniti es probablemente el SUV más asfáltico de todo el mercado. Sólo hay que ver su altura libra al suelo, sus enormes llantas con apenas perfil (no las hay más pequeñas de 20 pulgadas) o sus enormes neumáticos. La suspensión tampoco ayuda a filtrar las irregularidades, por lo que salir al campo con el QX70 debe limitarse únicamente a pistas muy sencillas. Tampoco creo que Infiniti pensara demasiado en las necesidades camperas reales de este coche.

Mañana volveremos con la última parte de la prueba del Infiniti QX70 con motor diésel para repasar la gama y el equipamiento, además del precio de este peculiar SUV del que ya se han colocado más de 1.000 unidades en suelo español.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   Blogicars.com dijo

    El Infiniti QX70 S-Design es una de esas ediciones que se presentan a sí mismas como el súmmum del lujo y la elegancia

Escribe un comentario