Prueba Lexus GS 300h, al volante

Cuando recibí las primeras informaciones relativas al Lexus GS 300h pensé que sería una de esas berlinas inframotorizadas que muchas veces encontramos en el mercado. Durante a la presentación a prensa pude comprobar claramente que estaba muy equivocado.

Ya sabemos que este Lexus GS 300h emplea el mismo motor 2.5 de gasolina y el eléctrico que su hermano menor de segmento D, el IS 300h, más pequeño y ligero. El funcionamiento es exactamente el mismo, y contamos con diversos modos de conducción (Eco, Normal, Sport y Sport+) que alteran la respuesta del motor, del cambio, de la dirección y de la suspensión. Estos se seleccionan desde un dial giratorio ubicado en la consola central.

A la hora de ponernos en marcha con el Lexus GS echaremos en falta un detalle. El freno de estacionamiento no es de pie, sino eléctrico. Por lo demás, con situar la palanca de cambios en D, suavemente empezaremos a movernos en sepulcral silencio. Si hace mucho frío o demandamos más aceleración se pondrá en marcha el motor de gasolina. Es muy suave y a penas se deja sentir.

Si aceleramos con contundencia se deja sentir más el sonido del motor revolucionado, pero el interior del habitáculo del Lexus GS tiene un aislamiento muy bueno, por lo que siendo ruidoso en momentos muy puntuales no es molesto. El coche gana velocidad con soltura, es sorprendente, pero tanto a mi como a otros compañeros nos dio hasta la sensación de que se movía mejor que el IS, cuando viendo la ficha técnica parece imposible y probablemente lo sea. Desde luego no tiene la patada del GS 450h, pero es más que suficiente para la mayoría de personas, sobre todo teniendo en cuenta el precio, 15.000 euros inferior. Puede darnos la sensación de que no corre, pero es sumamente progresivo y está tan bien asilado que realmente muchas veces nos jugaremos los puntos sin saberlo.

Si hablamos más en profundidad del cambio veremos que tenemos unas levas y manejo secuencial desde la palanca. Lo más útil es utilizarlo en reducciones, cuando más se nota. Al subir de marcha no notamos un escalonamiento como el de cualquier otra caja automática con relaciones fijas. Saliendo desde parado a tope la caja se lo piensa un poco y luego envía toda la potencia a las ruedas traseras. Los modos Sport y Sport + nos permiten ver un cuentarevoluciones en el cuadro.

A pesar de que el coche se mueva con agilidad, no es un deportivo ni mucho menos. No lo es por tamaño ni por comportamiento en zona de curvas. El coche se siente grande y pesado y las inercias se dejan notar, incluso con la suspensión endurecida gracias al modo Sport+. Los asientos no sujetan mucho, aunque bueno, realmente creo que son demasiado grandes y yo demasiado esmirriado para llenarlos. Es en definitiva un coche grande y comodísimo, que te permite ir rápido si es preciso. No es un deportivo, creo que no dejo a nadie asombrado diciéndolo.

Si hablamos de consumos lo haremos cogiendo los datos con pinzas. Las presentaciones son muy cortas y los estilos de conducción muy variables así que no son datos del todo certeros, pero podemos decir que en un recorrido carretera autovía, circulando sin prisa pero a la máxima velocidad legal de la vía, la cifra se situó en 6.2 litros. Excelente. En un recorrido por carretera con una conducción totalmente despreocupada, viva e ineficiente, las cifras pueden marcar entre 8.5 y 9.5 litros. Son buenos registros, pero muy lejanos a la homologación. Las unidades de prensa tenían muy pocos kilómetros y las temperaturas exteriores eran bajas, ambos factores negativos para los consumos.

Definitivamente, a mi juicio el Lexus GS 300h es el rival perfecto para las berlinas de segmento E procedentes de Alemania y con motor diésel de acceso. Por refinamiento, precio y equipamiento es un rival duro de roer. Por consumos andarán próximos entre sí, puede que el Lexus gaste algo más en extraurbano, pero seguramente en recorridos urbanos no haya quien le tosa. Además contamos con un mantenimiento mucho más barato y según en que ciudades, más beneficios que un diésel. Lexus ha completado la gama del GS de la mejor forma posible, con un híbrido muy racional.

Más información: Prueba Lexus GS 300h, diseño, equipamiento y precio

Te puede interesar

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche


Me llamo Iñigo Ochoa, tengo 22 años y soy de Vitoria. Formo parte del equipo de redactores de ActualidadMotor desde 2010. Soy Técnico Superior en Automoción y he trabajado durante algún tiempo en un concesionario. Desde pequeño he sido un enamorado de los coches y un ávido consumidor de contenidos relacionados con las cuatro ruedas. Me vuelven loco los coches poco usuales, independientemente de sus prestaciones o precio. Muestra de ello son mis dos coches, un veterano Golf Cabriolet Etienne Aigner 1.8 del año 90 y un Mitsubishi Galant 2.0 de 1998. Para cualquier consulta puedes contactar conmigo a través de inigo.ochoa@actualidadblog.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.