Prueba Opel Adam 1.4 87CV JAM, motor, conducción y consumos (con vídeo)

Opel Adam

Nos echamos a las calles al volante del Opel Adam. Ya estamos preparados para que muchas cabezas se giren hacia a nosotros, el Opel Adam resulta desconocido y es una pena porque es un coche realmente útil en ciudad. Es pequeño, con una habitabilidad razonable, está bien equipado y su motor 1.4 gasolina de 87CV es más que suficiente para andar por ciudad.

Nada más arrancar su motor, empezamos a apreciar la suavidad. En frío no es ruidoso y no transmite vibraciones, además coge temperatura con una rapidez pasmosa. El motor es muy voluntarioso en ciudad. Es suave y sube de vueltas con facilidad. Además, incorpora un sistema de parada y arranque (Stop & Start) muy bueno, que incluso mantiene la dirección asistida, cosa que me gusta, y detesto en los que no lo hacen.

SONY DSC

El cambio de cinco relaciones bien escalonadas y tirando a cortas hace que este Adam gane en agilidad. El cambio tiene unos recorridos cortos, pero en alguna ocasión he notado que las marchas no entraban del todo suaves. Son cinco velocidades, y la marcha atrás va con un gatillo, junto a la primera. Una sexta estaría bien para el desahogo del motor en ciertas situaciones, pero el escaso par del motor nos tendrían en un constante rifirrafe con la palanca.

Será cuando salgamos de la ciudad cuando más veremos el espíritu urbano del Adam. A 120km/h va a una 3.700 revoluciones, 4.000 a 130km/h. Es evidente que a ese régimen el motor es audible desde el interior junto al ruido de rodadura, a pesar de un buen aislamiento. No resulta insufrible, y no es algo de vital importancia en un coche eminentemente urbano. A pesar de todo esto, se pueden afrontar viajes en autovía sin problema si es necesario, como hice yo Madrid-Vitoria-Madrid. Con el regulador puesto no es habitual tener que reducir, salvo pendientes pronunciadas, y si mantenemos el motor despierto en torno a las 3.500 4.000 vueltas podremos mantener el ritmo en repechos. Me esperaba un cepo tremendo en autovía y no ha sido así.

Opel Adam

En carreteras comarcales volverá a estar presente la falta de par de cara a adelantamientos o subidas. Habrá que calcular bien las distancias y apurar las marchas, la tónica habitual en este tipo de coches, vaya. Sin duda todo esto mejoraría drásticamente con el motor 1.0 SIDI Turbo en caso de que se parezca al EcoBoost de Ford.

Por lo demás, encontraremos que el Opel Adam tiene una suspensión muy dura. Demasiado para un coche urbano a mi juicio, sobre todo en el tren trasero, más rebotón en resaltos. Este era un acabado JAM, pero el SLAM, más deportivo, tiene una suspensión deportiva, que no se si serán barras soldadas al chasis o qué.

Esta suspensión se pone de nuestra parte en zonas reviradas, pues mantiene el coche firme, sin balancear mucho, lo que junto a unos asientos con buena sujeción invitan a aumentar el ritmo, invitación que no se ve del todo correspondida por el motor. Notaremos, que debido a una batalla corta, la trayectoria del tren trasero puede desviarse un poco si en una curva hay algún roto o junta de dilatación. Todo esto con llantas de 17″, con las de 18 será un poco más duro.

Opel Adam

La dirección es bastante directa y tiene un grado de asistencia perfecto, no es excesivamente asistida, como sucedería en un Citroën, por ejemplo. Para eso existe un modo City, que aumenta la asistencia para maniobrar, para circular es poco precisa y hasta peligrosa. Los pedales tienen buen tacto, con un embrague no demasiado blando y un freno dosificable. A pesar de los frenos de tambor en el eje trasero, la frenada del Opel Adam es buena.

En el plano de los consumos, la verdad es que el Opel Adam no se muestra excesivamente sediento, aunque los datos podrían ser mejores. Eso sí, estaremos todos los días en el surtidor debido a que el depósito tiene solo 38 litros. En recorrido urbano, los consumos del Adam rondan los 8.3 litros reales. En un uso más mixto nos moveremos por los 7.3-7.5, mientras en autovía podremos llegar hasta los 6.8 litros, aunque será más común pasar los 7, todo dependiendo de las condiciones (carga, aire acondicionado, orografía..). El error que le he calculado al ordenador de a bordo es de 0,4 litros. Todas las cifras anteriormente mostradas ya llevan ese incremento respecto a la cifra reflejada por el Opel Adam.

Mañana concluiremos la prueba de este simpático urbanita, repasando su gama al completo y sacando algunas conclusiones al respecto.

Más en ActualidadMotor: Prueba Opel Adam 1.4 87CV JAM, diseño exterior e interior y equipamiento precio y conclusiones

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *