Prueba Peugeot 308 GT, diésel y gasolina para para una nueva familia deportiva

peugeot-308-gt-10

Uno de los detalles que más menciona Peugeot en los últimos meses es la juventud de su gama. Se enorgullece de que su modelo más antiguo tiene apenas un par de años, pero es que, además, está apostando fuerte por renovar al completo su gama deportiva. Y con “al completo” me refiero con evolucionar de forma radical.

Actualmente el Peugeot 208 GTI tiene los honores de postularse como lo más deportivo de la gama, pero le ha salido un hermano mayor al que amablemente Peugeot nos ha invitado a conocer y probar. Se trata del nuevo Peugeot 308 GT, su nuevo compacto de corte deportivo disponible con mecánicas diésel y gasolina y, además, con carrocerías berlina y familiar SW.

peugeot-308-gt-8

Y comienzo la prueba con el bombazo. No será el 308 más deportivo. Éste lo conoceremos a lo largo de este mismo año. Pero hagamos que las aguas vuelvas a su cauce y contentémonos con el nuevo compacto deportivo de Peugeot que, por ahora, da cobijo a las siglas GT.

Un poco de maquillaje

Que Peugeot no se rompe la cabeza a la hora de maquillar sus modelos deportivos es algo que todos sabemos. Los franceses retocan aquí y allí con disimulo, con cierta timidez y, sin embargo, el resultado es ciertamente apetecible. El 308 GT estrena un nuevo paragolpes con tomas de aire laterales, unos nuevos intermitentes secuenciales o una nueva parrilla con el logotipo integrado.

Prueba Peugeot 308 GT

Atrás se erige un difusor en negro brillante o una doble salida de escape simulada, una pena. Se remata el conjunto con unas taloneras específicas que visten mucho el coche o unas llantas de 18 pulgadas. Para darle un toque más exclusivo, estrena un color azul disponible en este acabado.

En el interior todo se enfoca a un aspecto más deportivo con unos asientos envolventes, costuras en rojo, un nuevo volante heredado directamente del 208 GTI (aunque sin la franja roja central) o un cuadro que ahora puede iluminarse en color rojo en cuanto activamos el modo Sport del Driver Sport Pack, de serie en esta versión GT.

308 GT gasolina…

peugeot-308-gt-7

Para comenzar la prueba me dispuse a los mandos de un Peugeot 308 GT con motor de gasolina 1.6 THP y 205 caballos. Es un motor que montan muchos otros modelos de PSA, y es un motor que destaca principalmente por dos cosas: su voluntad a bajas vueltas y su funcionamiento extremadamente lineal. Y no falla.

Esas son dos de las virtudes del 308 GT, un motor que gusta de funcionar a cualquier régimen. Es complicado quedarse colgado, aunque aquí la caja de cambios tiene un pero. Personalmente veo unas marchas un tanto largas, una pena pues la palanca queda perfectamente a mano, invita verdaderamente a usar el cmabio, y el tacto es de lo más agradable.

Con esta configuración el 308 cierra el 0-100 km/h en 7,5 segundos, mientras que la velocidad máxima se fija en 235 km/h. Pero Peugeot no se ha centrado sólo en las prestaciones, sino que se ha querido adaptar al cliente tipo, un cliente que busca un coche que sea tan deportivo como cómodo. Y aquí Peugeot ha dado en el clavo.

Prueba Peugeot 308 GT

La configuración del chasis es de lo más acertada. Se ha aumentado la rigidez entre un 10 y un 20% según la carrocería y motor y se ha reducido la altura de la carrocería en 7 mm delante y 10 mm atrás. Con ello Peugeot ha conseguido un coche que vira muy plano, con mucho aplomo pero que, a su vez, es capaz de absorber las irregularidades con soltura. Es por ello que consigue un tacto de conducción muy agradable y deportivo, pero sin atentar contra el confort de sus ocupantes.

De lo mejor del 308 GT pasamos a una dirección que también tiene mucho que decir. Es muy directa, sensación que se amplifica con el pequeño volante que cae en nuestras manos. Si activamos el modo Sport del Driver Sport Pack la asistencia de la dirección se reduce y nos permite sentir más el movimiento del volante, eliminando en cierto modo ese tacto artificial de la asistencia eléctrica. Por último, los frenos algo sobre dimensionados, con discos de 330 mm delante y 268 atrás (290 mm en el SW) muerden con decisión y permitirán apurar alguna frenada en conducción deportiva.

… o 308 GT diésel

Prueba Peugeot 308 GT

Pero Peugeot ha buscado también al cliente que, además de prestaciones, busca también un consumo contenido. Con una homologación de 4 l/100 km y unas prestaciones de 8,4 segundos en el 0-100 km/h y 220 km/h de punta, se ofrece el 308 GT con motor diésel BlueHDi de 180 caballos de potencia. Sólo se asocia a una caja automática de convertidor de par con 6 relaciones y no está previsto que llegue con caja manual.

Este HDI destaca por su suavidad de funcionamiento, prácticamente comparable al gasolina, y a un aislamiento acústico realmente conseguido. Se ha logrado aislar el ruido del motor diésel del habitáculo, y lo que es más, en fuertes aceleraciones es hasta agradable. La pega es que no es tan elástico como el gasolina, ofreciendo lo mejor de sí en un medio régimen mucho más reducido. Aun así es capaz de subir de vueltas con soltura y ofrecernos unas prestaciones propias de un compacto deportivo.

peugeot-308-gt-12

Sólo se asocia a la caja automática de 6 relaciones, y la combinación es bastante acertada. No es especialmente rápida, aunque sí suave, y con el modo Sport seleccionado primará una respuesta más viva del motor que el mero bajo consumo. Dispone, además, de levas fijas tras el volante de serie, una grata sorpresa que animará la conducción. Ahora bien, personalmente se me antojan algo alejadas de los dedos, aunque se agradece enormemente que sean fijas.

Por otro lado, el Driver Sport Pack trae consigue una opción al conectar el modo Sport que no acabo de encajar. Se conecta una especie de sonido amplificado del motor, tratando con preferencia los graves, que no acaba de conseguir un efecto realista. En cierto modo es un sonido que no enamora. Es más, el sonido sin amplificación de ambos motores, sin ser algo especialmente estudiado por Peugeot, es bastante agradable de por si.

Por tanto, Peugeot se ha sumado a la fiesta de los compactos deportivos, todavía no radicales, con dos apuestas muy firmes y acertadas. Los de león ha conseguido aunar en un mismo coche lo mejor de dos mundos: la comodidad y la agilidad. Y realmente muestra un compromiso firme en este apartado, todo ello a pesar de que, en cifras, no es ni el más potente ni el más rápido, sí de los más eficientes.

Prueba Peugeot 308 GT

Los dos sabores tienen su receta especial, con un motor de gasolina algo más brioso y efectivo y con un motor diésel que no deja de lado la eficiencia cuando habla de prestaciones. Ambos presentan una puesta a punto deportiva, por lo que elimina el dilema de tener que escoger a la fuerza el motor de gasolina para disfrutar de un comportamiento deportivo y ágil.

A los Volkswagen Golf GTI y GTD, a los SEAT León FR TDI o a los nuevos Ford Focus ST diésel o gasolina les ha salido un duro rival que pelea con las mismas armas. En cuanto a precio, el Peugeot 308 GT parte en España de 27.550 euros, lo que le hace posicionarse en una franja de precio bastante ventajosa, eso sí, a cambio de un nivel de potencia un peldaño por debajo en motores gasolina.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *