Prueba Peugeot 208 GTI 30th, sí a la crisis de los 30

Prueba Peugeot 208 GTI 30th

Dicen que cada X años sufrimos una crisis existencial. También dicen que sabemos suplirlas haciéndonos un regalo. Peugeot no sufre precisamente una crisis existencial desde que lanzó su nuevo 208 GTI, pero sí ha querido hacerse un regalo por los 30 años que cumple su 205 GTI. El regalo se llama Peugeot 208 GTI 30th, y ya ha llegado a España.

Nos citaba Peugeot en el mítico Circuito del Jarama. Pronto, muy pronto. Tras un atasco del que pensaba no salir me acercaba al circuito sabiendo que iba a probar el mismo coche con el que jugué durante una semana entera unos meses atrás. Bueno, realmente no era exactamente igual, porque Peugeot Sport ha metido mucha mano en este nuevo modelo.

Conociédonos

Precisamente un miembro del equipo de Peugeot Sport se acercaba hasta el circuito para explicarnos qué era este nuevo GTI 30th. Lo hacía, además, en francés. Nos introducía entonces en el seno de la división deportiva del león, comentando hazañas como su historia en los rallyes, su exitosa aventura en el Pikes Peak o el reciente regreso al Dakar.

Prueba Peugeot 208 GTI 30th

Fuera ya de las presentaciones, el integrante del equipo Peugeot Sport nos comentaba las novedades sobre este coche. Son justas pero claves. Todo empieza por un motor que alcanza los 208 CV y un par máximo de 200 Nm a 1.700 vueltas. Es más potente que el GTI corriente gracias a una nueva inyección, nueva electrónica o un nuevo sistema de escape.

Nos cuentan desde Peugeot que la intención era hacer un coche radical, donde el placer de conducir fuera uno de los pilares fundamentales. Por tanto, el chasis debía recibir una serie de novedades, como por ejemplo una nueva suspensión más rígida, estabilizadora más rígida, menor altura (10 mm) e, incluso, un diferencial autoblocante tipo Torsen. Sí, dejamos de lado los electrónicos fríe frenos. Toda una declaración de intenciones por parte de los franceses.

Estética exclusiva

El envoltorio no es menos excitante. La imagen demasiado discreta del GTI se adereza ahora con detalles específicos como una doble salida de escape, llantas específicas o unos aletines en negro. Incluso el logotipo en la moldura lateral, en las lunetas laterales, indica ahora que nos encontramos ante un más exclusivo Peugeot 208 GTI 30th. Una pena no haber podido admirar alguna unidad con la pintura bi color, un extra que definirá aún más nuestra personalidad a bordo de este coche.

Prueba Peugeot 208 GTI 30th

Dentro, la primera impresión llegará desde unos nuevos asientos más envolventes estilo backet. Los normales del GTI tienen un agarre excelente, pero estos suman una imagen más deportiva, muy acorde con el coche. Te sumergen más en el habitáculo, un habitáculo decorado con una nueva alfombra de color rojo. Gracias Peugeot por devolvernos esa característica única del añejo 205 GTI.

Casco a la cabeza y nos sentamos para iniciar una tanda de vueltas al Circuito del Jarama. Es una sensación extraña. Por un lado ya conozco este coche, y por otro sé que tiene mucho todavía que mostrarme. Desafortunadamente el asfalto estaba muy frío, todavía con la humedad de la noche. Pero nada iba a impedir que nos lleváramos bien.

Dr Jeckyll y Mr. Hyde

Salgo y ya noto cómo Peugeot ha trabajado en el sonido de su 208 GTI 30th. No es ensordecedor, ni molesto, pero sí algo más potente y musculoso que en el GTI estándar. Acelero y me doy cuenta de que no hay demasiadas diferencias frente al GTI estándar. Es un motor que funciona bien en todo su rango, no te obligará a subirlo mucho de vueltas para obtener respuesta.

Prueba Peugeot 208 GTI 30th

Y así sigue siendo, un motor que funciona bien desde abajo, y un motor que no peca de demasiado retardo del turbo. Precisamente este era un aspecto que destacaba en el GTI, a cambio de una caja de cambios con recorridos exageradamente largos. Bien, pues Peugeot los ha recortado, y ahora tenemos un cambio que nos permite jugar más con la palanca. En todo caso sigue siendo un coche que te perdona no ir en la marcha adecuada. Las curvas de segunda pueden convertirse en una de tercera, y no te darás ni cuenta. Eso parece ser ahora un sello característico.

Llegamos a la chicane del circuito, una curva de segunda donde poner en aprietos a la tracción. Si recuerdas, una de las claves del GTI era su tracción, pero ahora tenemos un diferencial autoblocante Torsen para calibrar la entrega de fuerza a las ruedas delanteras. Es lógico pensar que con unos desarrollos algo más cortos podríamos poner en apuros a las ruedas delanteras, pero lo cierto es que el diferencial está ahí, trabaja, y además de forma casi imperceptible, para que tú puedas someter al pedal derecho.

Prueba Peugeot 208 GTI 30th

Llegan las primeras frenadas y noto un poder de frenada mayor. Un mordiente mucho más lleno, aunque también más directo. El Peugeot 208 GTI 30th cuenta con unos discos delanteros mayores, de 326 mm con pinzas Brembo, algo que se hace notar cuando hundimos el pie derecho, o incluso cuando lo acariciamos, pues muestran su poder sin titubeos.

Pero soy sincero, nada de eso me importaba. Buscaba un chasis nuevo, menos dulcificado. Era, precisamente, lo que más frío me dejó en el 208 GTI corriente. Y vaya trabajo de Peugeot Sport. La suspensión más rígida y las vías ensanchadas (22 mm delante y 16 mm detrás) se hacen notar, corrigiendo por completo el balanceo y copiando el asfalto. Además, se nota ese pequeño rebote en zonas más rotas que tanto exijo a un coche de estas características.

Prueba Peugeot 208 GTI 30th

Entonces, ¿es aún más eficaz que el GTI? Bueno, lo cierto es que la eficacia queda en un segundo plano cuando damos buena cuenta de la viveza de este chasis. Sí, lo que antes era un coche exageradamente noble, ahora es un coche juguetón. Vaya, como antaño. Este es, definitivamente, el verdadero espíritu del GTI.

Lo confieso, ni las condiciones ni el tiempo disponible jugaban a nuestro favor. La fría mañana hacía de las suyas en el asfalto, y sólo pudimos dar tres vueltas. Pero en esas tres vueltas el Peugeot 208 GTI 30th, aún con el ESP conectado, ha demostrado que su trasera parece todo lo viva que podríamos querer. Sí, nos animará a jugar con el volante. Por fin. Ah, y el ESP ahora es completamente desconectable.

Prueba Peugeot 208 GTI 30th

Por tanto, Peugeot ha creado un coche que, tras cerca de 26 horas de trabajo en una línea de montaje propia, convierteel GTI en una de las referencias, no me cabe duda. Llamativo, potente, un sonido evocador y ahora también un chasis que gana esa viveza que todos esperábamos.

Dejamos el coche y empezamos a mirar números. 6,5 segundos en el 0-100 km/h, 5,3 l/100 km de consumo medio homologado, 1.185 kg de peso y 26.930 euros. Sí, el precio es elevado, pero a falta de probarlo más a fondo, me aventuro a decir que estamos ante el mejor GTI de su categoría. En otras palabras, el Peugeot 208 GTI 30th es el verdadero espíritu del 205 GTI.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *