Prueba Subaru Outback 2.0 diésel 150 CV Lineartronic, el aventurero madura

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

En 1994 Subaru sentó las bases de un nuevo concepto de automóvil, los crossover en base a modelos familiares. El Subaru Outback fue pionero en un segmento que con los años ha ido ganando más adeptos y más opciones para los clientes. Modelos como este son capaces de combinar las cualidades de una berlina en cuanto a confort, espacio y equipamiento, así como lo más atractivo de los SUV, como son el puesto de conducción elevado y unas ciertas capacidades off-road.

El Subaru Outback siempre ha sido un coche que se ha desmarcado de la competencia, como cualquier otro Subaru. Son dos las características que lo hacen especial frente a algunos rivales, la tracción total permanente y los motores bóxer, que en el caso del diésel, es único en el mundo. Con la llegada de la quinta generación del Subaru Outback hemos querido conocer a fondo al que en su momento fue pionero y para ello hemos optado por la versión diésel de 2.0 litros, 150 caballos y cambio automático Lineartronic de variador continuo.

Muy Subaru

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

Los genes de Subaru están muy presentes en esta nueva generación del Subaru Outback y van más allá de los puntos clave como la tracción o los motores. Los coches de la marca de las pléyades nunca han destacado por sus diseños, con la excepción del primer Tribeca. Encontramos una carrocería que representa una evolución sobre el modelo de cuarta generación, siguiendo una línea parecida pero con formas más afiladas.

Consigue mejorar al modelo precedente, probablemente el menos atractivo de todos los Outback en cuanto a diseño. No es un coche que haga romper cuellos. Es un modelo muy enfocado al mercado norteamericano y eso se deja notar en un diseño sin estridencias, pero sin renunciar a una estampa elegante. Pese a no ser espectacular, no se puede negar que el modelo tiene mucho porte, lo he podido comprobar durante una semana en la que una de las preguntas más típicas ha sido ¿Cuánto cuesta? La respuesta ha sorprendido positivamente, incluso a los agentes de la autoridad.

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

La carrocería tiene unas dimensiones de 4,81 metros de largo, una anchura de 1,84 metros y una altura de 1,6 metros. La batalla tiene 2,74 metros. Es el Subaru Outback más grande hasta la fecha y aunque eso pueda suponer un problema a la hora de encontrar aparcamiento, favorece muy positivamente a los ocupantes que viajan dentro.

Un interior irreconocible

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

Dejando a un lado la opinión en lo relativo a la estética, es el momento de analizar el interior de este nuevo Outback. No nos sorprenderá por su diseño, clásico y americanizado, pero sí por sus acabados y ajustes. El salto cualitativo es importante dentro de Subaru con este modelo, principalmente por adoptar más superficies con plásticos blancos. La parte superior del salpicadero y de las puertas es blanda y los paneles de puerta están completamente tapizados en las zonas que apoyaremos los brazos, un detalles muy de agradecer. Los plásticos inferiores si son duros, pero de buena apariencia. La calidad de ajustes es francamente buena y no encontraremos ningún tipo de ruido, ni en marcha ni buscándolos al hacer presión.

La tapicería de cuero presenta también un buen acabado, con costuras en contraste blanco. La zona de la consola central cuenta con un acabado oscuro texturizado más atractivo que el de las molduras plateadas del salpicadero y las puertas, que son, tal vez, el detalle menos atractivo.

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

El salpicadero queda presidido por una pantalla táctil de 8″, cuyos controles periféricos son también táctiles. El funcionamiento de la pantalla en sí es bueno, pero la respuesta táctil de los botones periféricos no está tan lograda. Uno de los puntos más negativos es que el recubrimiento de la zona de la pantalla es brillante y si hay mucha luz o incide el sol, no la veremos a causa de los reflejos.

En cuanto al equipo multimedia, el Outback ha sido el primer modelo de la marca en integrar el sistema multimedia StarLink. Además de contar con la funcionalidad del MirrorLink para replicar la pantalla de nuestro smartphone en el coche, cuenta con una de serie de funciones como calendario, el tiempo o la posibilidad de consultar las noticias. Para usar estas funciones es necesario instalar una App gratuita de Subaru en nuestro smartphone. La aplicación que permite leer las noticias puede ser interesante en momentos de espera, ya que se pueden consultar los principales medios nacionales. Por cuestiones de seguridad, solo funciona cuando el vehículo está detenido (en los semáforos, por ejemplo). El control por voz tiene un funcionamiento mejorable.

Mucho espacio para los ocupantes

Prueba Subaru Outback diésel automático

Una de las principales cualidades del anterior Outback era el espacio interior. En esta ocasión, al crecer algunos centímetros, los ocupantes tienen aún más espacio en todas las cotas. En las plazas delanteras destaca la anchura, con los dos pasajeros separados por el túnel central y con un generoso apoyabrazos entre los asientos, que en su interior alberga un hueco portaobjetos. Este reposabrazos no es regulable longitudinalmente. El interior está bien resuelto en cuanto a huecos portaobjetos, aunque la guantera principal es algo pequeña.

Las plazas traseras son las olvidadas en muchos coches, pero no en este nuevo Subaru Outback. Para empezar, las puertas abren de forma generosa y el acceso es muy fácil. Una vez acomodados, disfrutaremos de un gran espacio para las piernas y no habrá ningún problema de altura para la cabeza. La anchura es buena y pueden caber tres adultos en la banqueta trasera para recorridos muy largos, pero como siempre el asiento central carece de forma, está más elevado y el mullido es más duro. Además, en esta ocasión hay que lidiar con un túnel de transmisión generoso, aunque hay sitio de sobra para los pies a los lados del mismo. Los respaldos traseros son regulables en inclinación.

Prueba Subaru Outback diésel automático

El maletero tiene una capacidad de 512 litros, con unas formas bastante aprovechables. A partir del segundo nivel de acabado de la gama contamos con un portón eléctrico, que permite memorizar una posición de altura máxima si el techo es bajo para no golpearlo. La respuesta del portón a la hora de accionar el pulsador es algo lenta. Bajo el suelo del maletero hay un hueco para el kit de reparación de pinchazos (47 litros adicionales) o para la rueda de repuesto de tamaño convencional. También existe la posibilidad de guardar la bandeja cubremaletero bajo el suelo, por si abatimos los asientos para hacer uso del espacio de carga plano de 1848 litros.

Un buen rutero

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

Llega el momento de ponerse en marcha y comprobar las cualidades de este Subaru Outback con motor diésel 2.0 de 150 caballos y caja de cambios automática Lineartronic de variador continuo. Al arrancar el motor queda patente que Subaru ha realizado importantes cambios en el mismo. Con respecto a la anterior generación, más del 80% de los componentes son nuevos y desde luego en esta ocasión el motor se nota más refinado, menos ruidoso, gracias también a una mejor insonorización del habitáculo.

A la hora de emprender la marcha veremos que se trata de un coche de andares muy suaves. Con poca exigencia la caja de cambios Lineartronic de variador es una delicia. Cuando exigimos una aceleración contundente la caja funciona como un cambio automático normal, simulando siete marchas y evitando el clásico sonido a molinillo o vespino de los cambios de variador. En este aspecto, el cambio CVT está muy logrado. Podría ser algo más rápido a las órdenes de las levas, pero cumple sobradamente las expectativas del cliente tipo del Subaru Outback.

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

En carreteras comprobamos que el Subaru Outback tiene un comportamiento envidiable. Su nivel de confort es muy elevado, con una suspensión que filtra bien y que además no balancea en exceso.El problema en estas situaciones está en los asientos delanteros, que ofrecen poca sujeción lateral. También será en las curvas donde salgan a relucir los defectos de los neumáticos M+S Yokohama Geolandar, que resultan algo ruidosos y tienen más deriva de la cuenta. Con unos neumáticos de carretera el Outback tendría un mejor comportamiento, aunque es algo ilógico para un coche de su planteamiento.

Una de las cosas que he echado en falta de este Subaru Outback es un modo Sport para la caja de cambios automática. Como todo automático, tiende a subir marchas muy pronto en cuanto ejercemos poca presión sobre el acelerador, lo que le resta agilidad. Esto se soluciona utilizando el cambio de levas (no es posible cambiar desde la palanca) pero sería más confortable si hubiese otra configuración seleccionable para el cambio. A fin de cuentas, el propósito de un automático es no preocuparse por el cambio. El modelo gasolina tiene un selector de modos de conducción denominado SI-Drive que seguramente mejore las sensaciones. Decir también que tacto de los frenos resulta algo artificial, con exceso de asistencia.

prueba-subaru-outback-diesel-automatico-21

Aunque 150 caballos son suficientes para mover con soltura al Outback, no es menos cierto que la marca de las pléyades necesita un motor diésel más potente. Con carga o en fuertes pendientes podemos tener la sensación de que la respuesta no es lo suficientemente rápida y en muchas ocasiones nos tendremos que pensar un poco los adelantamientos. Tampoco contribuye a la sensación de vehículo prestacional el hecho de que el conjunto motor-transmisión sea tan progresivo.

En materia de consumos el Subaru Outback diésel automático no es brillante. Dadas sus características, es difícil lograr grandes cifras, ya que no contamos con una aerodinámica idónea, ligereza, neumáticos o sistema de tracción que favorezca los consumos. En nuestra prueba y circulando sin carga hemos conseguido en autovías cifras de entre 6,2 y 6,5 litros, mientras que circulando por ciudad y carreteras comarcales practicando una conducción alegre, el consumo fácilmente se situará entre los 8 o 9 litros.

subaru-outback-espana-2015-8

Aprovechamos también la ocasión para repasar más en profundidad lo que nos ofrecen los sistemas de seguridad activa Subaru EyeSight. Incluye control de crucero adaptativo, alerta de cambio involuntario de carril y frenada automática de emergencia. Del primero hay que destacar su buen funcionamiento, con pocas brusquedades, aunque es un poco molesto que cada vez que detecta un vehículo por delante, emite un ligero pitido. El avisador de cambio involuntario de carril no es tan sensible como el de otros coches, en los que hay que conducir como en una pista de Scalextric, pero en carreteras secundarias es mejor desconectarlo.

De la frenada de emergencia en ciudad cabe destacar que en varias ocasiones alerta de peligro de colisión si nos acercamos algo rápido al vehículo de delante. En ninguno de los coches que he probado (forzando a ello) ha saltado tantas veces. Tal vez ese extra de anticipación sea lo que hace que según pruebas realizadas con la competencia, el sistema de frenada de emergencia de Subaru sea el que mejores resultados obtiene. Si nos encontramos detenidos en un semáforo o atasco, el vehículo de delante avanza y nosotros tardamos en movernos, el coche nos avisará de que el vehículo de delante se ha movido.

Dispuesto a salir del asfalto

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

El Subaru Outback siempre ha destacado por ofrecer unas capacidades off-road interesantes. La principal limitación de este coche son sus voladizos, muy largos, los propios de una berlina de sus características. Eso puede hacer que en situaciones muy complicadas rocemos los paragolpes y no afrontaremos retos complicados más por miedo que por las capacidades del coche.

En una breve incursión todoterreno, el Subaru Outback demostró su predisposición. La suspensión no es muy seca en estos casos y el volante no transmite las irregularidades por caminos de tierra. A la hora de afrontar obstáculos, notaremos que los recorridos de suspensión son cortos y es fácil quedarse con una rueda al aire. En estos casos lo mejor es recurrir al sistema de tracción X-Mode, que gestiona la tracción en situaciones de menor adherencia y también ofrece un control de descensos con un funcionamiento progresivo e impecable.

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

No hay que ver al Subaru Outback como un todoterreno, pero sí como un coche versátil para aquellos que por cualquier motivo necesiten circular por zonas en mal estado sin preocuparse por golpear los bajos, gracias a una altura libre al suelo de 20 centímetros.

Nuestro veredicto

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

Si leísteis nuestra toma de contacto del Subaru Outback en la presentación nacional, veréis que las sensaciones son prácticamente las mismas, es un coche sincero. Con este producto juega Subaru sus cartas, con una relación calidad-precio de la que sus principales competidores están lejos, un interior espacioso y bien rematado, abundante equipamiento y una cierta imagen de diferenciación, al conducir un coche que por muchos motivos se sale de los patrones establecidos.

La gama de equipamientos se divide en tres escalones: Sport, Executive y Executive Plus. Desde el nivel más básico todos vienen con un buen equipamiento, en especial los modelos automáticos que incluyen los sistemas de seguridad Subaru EyeSight. El acabado Sport incluye ya todo lo imprescindible, si bien es cierto que el Executive es más interesante para añadir un plus de confort al Outback. El Acabado Executive Plus no es el más interesante por lo poco que aporta, aunque las unidades con tapicería de cuero son las únicas que pueden tener salidas de aireación superiores en las plazas traseras.

La gama del Subaru Outback solo tiene dos motores, por un lado el diésel que hemos probado, con cambio automático o manual de seis relaciones, y por otro, el 2.5 gasolina atmosférico de 175 caballos, exclusivamente asociado al cambio automático. El gasolina tiene Stop & Start y Subaru nos da la posibilidad de adquirirlo ya transformado a GLP (Gas Licuado del Petróleo). El precio de los diésel y gasolina es idéntico y la decisión de la motorización estará motivada por el uso que se le vaya a dar al vehículo o los gustos de cada uno.

Equipamiento Subaru Outback

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

Sport

  • Llantas de aleación de 17″
  • Faros LED
  • Asientos calefactados
  • Siete airbags
  • ESP y control de tracción
  • Control de crucero
  • Radio CD MP3 con seis altavoces Bluetooth y USB
  • Cámara de aparcamiento
  • Control de crucero
  • Asiento de conductor eléctrico con memoria
  • Asiento de copiloto con reglaje manual en altura
  • EyeSight (automáticos)
  • X-Mode (automáticos)

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

Executive (añade a Sport)

  • Techo solar
  • Cristales tintados
  • Portón trasero eléctrico
  • Acceso y arranque sin llave
  • Navegador con pantalla de 8″

Executive Plus (añade a Executive)

  • Tapicería de cuero
  • Salidas de aire para los asientos traseros
  • Asiento del pasajero eléctrico

Precios Subaru Outback

Prueba Subaru Outback 2.0 D Lineartronic

Motor Cambio Combustible Acabado Precio
2.0 BD 150 CV Manual 6v Diésel Sport 29.900 €
2.0 BD 150 CV Manual 6v Diésel Executive 33.100 €
2.0 BD 150 CV CVT Diésel Executive 35.200 €
2.0 BD 150 CV CVT Diésel Executive Plus 36.900 €
2.5i 175 CV CVT Gasolina Sport 31.900 €
2.5i 175 CV CVT Gasolina Executive 35.200 €
2.5i 175 CV CVT Gasolina Executive Plus 36.900 €
2.5i 175 CV CVT Gasolina-GLP Sport 34.520 €
2.5i 175 CV CVT Gasolina-GLP Executive 37.820 €
2.5i 175 CV CVT Gasolina-GLP Executive Plus 39.520 €

Opinión del editor

Subaru Outback 2.0 Diesel Lineartronic
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas
29.900 a 39.520

    • Subaru Outback 2.0 Diesel Lineartronic
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 7 de septiembre de 2015
    • Diseño exterior
      Editor: 70%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 75%
    • Plazas delanteras
      Editor: 85%
    • Plazas traseras
      Editor: 85%
    • Maletero
      Editor: 80%
    • Mecánica
      Editor: 80%
    • Consumos
      Editor: 70%
    • Confort
      Editor: 85%
    • Precio
      Editor: 90%

    Resumen: El nuevo Subaru Outback en su versión diésel de 150 caballos con cambio automático es un vehículo familiar y crossover muy interesante por precio, equipamiento y cualidades fuera y dentro del asfalto.

    Pros

    • Precio
    • Equipamiento
    • Confort

    Contras

    • Consumo
    • Ausencia de motor diésel más potente
    • Recepción de la radio

    Galería de imágenes:

    ¿Necesitas peritar un coche?
    ¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
    Peritar coche al mejor precio
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *