Prueba: Suzuki Splash 1.2 GLS (parte 1)

El Suzuki Splash es uno de esos coches que no apela demasiado al corazón, sino a la razón. Y eso es bueno, porque eso es precisamente lo que quiere su clientela. Es el típico coche que cuando te paras en un semáforo al lado de un coche grande y de lujo, hace que el otro coche parezca estúpido, sin sentido. Te hace sentir más listo, más ecológico, más eficiente en el aprovechamiento de los recursos, como si supieses algo que nadie sabe, y que el coche explota a fondo.

El que busque por tanto emociones fuertes, primitivas diría incluso, como sensaciones físicas o de destacar sobre la plebe, no encontrará casi ningún atractivo en este coche. Por que la verdad sea dicha, es un mini monovolumen de 3,71m de largo y un motor de gasolina de 1,2 litros y 86cv, que en el mundo en que nos movemos hoy es más bien poco excitante. Ahora bien, para el público que busque una herramienta de desplazamiento para ciudad y extrarradio como segundo vehículo o como primer vehículo de una persona joven, cobra mucho sentido.

Por supuesto tiene competencia, y coches a precio bajo de enfoque práctico hay muchos, aunque salvo el Opel Agila, su hermano gemelo, pues comparten casi todo menos la marca, no hay otro monovolumen de este tamaño en el mercado, aunque si coches de parecida practicidad, como el Peugeot 1007, o otros monovolumen ligeramente más grandes, como el Honda Jazz o el Renault Grand Modus. Todos ellos son más caros, incluso el Opel, aunque muy ligeramente y más en función del equipamiento que del precio en sí. El que por tamaño más se acerca es el 1007, que tiene puertas corredizas eléctricas y un tamaño, de 3,73m. De todas formas el enfoque es ligeramente más exclusivo en el Peugeot, ya que puede tener motores más potentes y la parte de diseño está más trabajada, pero el precio es unos 1500€ más cara a igualdad de todo lo demás. La gama Splash comienza en 9.995€ para la versión de 1 litro y 65cv en acabado GL. El 1.2, la versión que hemos probado, cuesta 12.295€, solo con acabado GLS. Hay también un diesel de origen Fiat con 75cv que cuesta a partir de 12.995€ en acabado GL, 1000€ más con el GLS. Todos estos precios son con una oferta de lanzamiento que ronda los 300€ de descuento en todos los casos.

El enfoque en realidad es para aquel que quiera un coche muy pequeño para moverse por ciudad, y quiera unas dosis de practicidad elevadas, porque en este caso el concepto monovolumen no sirve para lograr más plazas como en otros segmentos, sino para que la vida del día a día sea más llevadera, con más facilidad de acceso, capacidad para llevar 5 adultos con cierta comodidad y unos costes reducidos. El precio del coche es en sí bajo, y el convivir con el coche también es accesible. También será el único coche de algunas personas, y entonces es donde el factor “coche para todo” entra en juego, y este perfil es más exigente, pues el coche tiene que comportarse de manera satisfactoria en una variedad de entornos diversa.

Ya os adelantamos que el resultado global es bastante positivo, y que continuaremos ahora con un análisis de otros aspectos del coche.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

2 comentarios

  1.   Ivan Garcia dijo

    La verdad que el coche parece util, pero esteticamente no me gusta mucho.
    Gracias por el analisis.
    Saludos

  2.   beto dijo

    Tengo el modelo anterior y sólo puedo decir maravillas de él. Diseño, cómodo y muy versatil para moverse en la ciudad o como segundo vehiculo. El consumo es muy ajustado y la durabilidad de motor excepcional, pocos motores se le pueden igualar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *