Prueba Tesla Model X 100D

Hace unos años hablábamos de que, en el futuro, por nuestras calles circularían vehículos eléctricos y de que las funciones del conductor serían mínimas. No hace tanto tiempo de aquello y, sin embargo, prácticamente podemos decir que ese futuro que se veía tan lejano ya no queda muy lejos, pues es casi presente. Probablemente, la mejor prueba de ello sea el vehículo que hoy os traemos en esta sección de pruebas de Actualidad Motor, el Tesla Model X.

Entre los más apasionados del mundo del motor hablar de Tesla y de vehículos eléctricos parece un tema tabú. Reconozco que prefiero un buen motor de gasolina a un sistema propulsor totalmente eléctrico como el que utiliza el Tesla Model X 100D, el cual os voy a describir y contar mis impresiones a sus mandos; no obstante, ahora mi opinión sobre este tipo de coches ha cambiado, y desde luego que a mejor. ¿Me acompañas a conocerlo?

Actualmente, la gama de Tesla está compuesta por dos modelos: el Tesla Model S y el Tesla Model X. Pronto se sumará el Model 3, un vehículo que será el modelo de acceso a la marca; aunque es cierto que lleva ciertos retrasos acumulados. El Model S se posiciona como una berlina lujosa y el Model X es más bien una mezcla de monovolumen y crossover. Nosotros probamos el Tesla Model X 100D, que se posiciona a nivel de potencia entre el Model X 75D y el Model X P100D

Recogida del vehículo

Tesla acaba de abrir una tienda fija en la Calle Serrano, número 3, de Madrid, la cual conocimos durante el día de su inauguración. No obstante, la recogida del vehículo se llevó acabo en la tienda provisional instalada en junto al Corte Inglés de Pozuelo. Reconozco que durante los días previos tuve que documentarme bastante más de lo habitual, pues éste es un coche totalmente distinto a los que estamos acostumbrados a probar en Actualidad Motor.

Normalmente, las recogidas de vehículos de prensa se realizan en dos minutos: rellenar una autorización de la cesión del vehículo, echar un garabato, coger las llaves y “salir pitando”. En este caso la persona encargada del Departamento de Prensa de Tesla nos explicó paso a paso y detenidamente prácticamente todo el coche, algo muy de agradecer en un vehículo tan especial y diferente como el Tesla Model X.

Tras una hora de reloj con Raquel (así se llama la encargada de comunicación), ya me había explicado cómo utilizar la llave mando y la enorme pantalla del salpicadero, las múltiples funciones y configuraciones del coche, localizar puntos de recarga, recargar sus baterías, manejar el sistema Autopilot, comprobar el estado del vehículo mediante la aplicación móvil o activar el filtro HEPA para sobrevivir en el interior en caso de un ataque bacteriológico (cosas de Elon Musk, el propietario de la marca), entre muchas otras cosas.

¿Monovolumen o crossover?

El Tesla Model X es un modelo grande, muy grande, más de lo que aparenta en las fotos y de lo que me esperaba. Mide nada menos que 5,05 metros de largo, 2 de ancho y 1,68 de alto. La distancia entre ejes es de prácticamente 3 metros, 2,96 metros concretamente. Además, sus enormes llantas y la altura de su zaga hacen que aún se vea más robusto de lo que los datos nos hacen pensar.

A nivel estético, y aunque no suelo meterme en gustos, creo que no es un coche demasiado bonito. Tal vez sea porque no estamos acostumbrados a coches tan grandes, tan altos y con una trasera bastante elevada. Estéticamente me parece bastante más atractiva la carrocería berlina del Model S. En cualquier caso, son gustos personales y cada uno tendrá su opinión, ¡faltaría más! Guste o no, lo que no se puede negar es la personalidad propia de este modelo.

El frontal de este modelo es bastante limpio. En los coches eléctricos no se necesita una gran capacidad de refrigeración como en los vehículos con motor térmico, por lo que prácticamente se puede tener un frontal cerrado, sin canalizaciones para el aire; lo que a su vez permite mejorar notablemente el coeficiente aerodinámico.

Como vemos, solo tenemos una fina canalización junto a la “T” de la marca, otra pequeña entrada en la zona inferior y unas leves tomas de aire en las esquinas para refrigerar frenos y neumáticos. Todo el diseño de su “morro” es bastante fluido, con líneas muy suaves. Los faros, como no podía ser de otra forma, recurren al led para iluminarnos la carretera. El parabrisas tiene una gran superficie y los pilares delanteros son bastante finos para las proporciones exteriores.

La vista lateral también es diferente a lo que estamos acostumbrado. La unidad que tenemos ante nosotros incorpora unas gigantescas llantas de 22 pulgadas acabadas en un tono oscuro. Hay que tener cuidado con ellas, pues es bastante sencillo rozarlas contra un bordillo, más aún si tenemos en cuenta que la anchura del vehículo nos obligará a arrimarlo todo lo posible a la acera para que no sobresalga de las líneas.

Pese a la gran altura, la silueta es muy fluida y limpia hasta llegar a la zaga, donde corta verticalmente. Los contornos de las ventanillas y las manillas de las puertas recurren a un acabado cromado, que siempre aumenta la elegancia, sobre todo en colores de carrocería oscuros. El Tesla Model X presume de una gran superficie acristalada, lo que siempre será un plus a la hora de controlar nuestros alrededores mientras conducimos.

La parte posterior de la carrocería, como hemos citado más arriba, tiene un gran tamaño y una altura elevada. Los pilotos de led, que se extienden parcialmente por las aletas, “se comunican” entre sí mediante una lama horizontal y cromada en la que se puede leer el nombre de la matrícula. Unos centímetros más arriba aparece el logo de Tesla y, por encima, un spoiler con función aerodinámica se despliega.

Puertas traseras Falcon Wings (alas de halcón) en el Tesla Model X

Si habéis leído o visto en alguna ocasión al Tesla Model X, ya sabréis que una de sus principales peculiaridades son sus puertas. Como podéis apreciar en las imágenes exteriores, las puertas tienen unas manillas exteriores de apertura enrasadas, que vienen en un acabado cromado. Para abrir las puertas delanteras, simplemente pulsamos dichas manillas y se abrirán gracias a un pequeño motor eléctrico. Dependiendo de lo próximos que estemos a ellas (o de si algún obstáculo cercano), abrirán más o menos.

Pero la verdadera sorpresa llega con las puertas traseras. Éstas tienen una apertura un tanto curiosa, pues se abren hacia arriba pivotando sobre dos ejes (en el vídeo lo podéis ver). Seis sensores de ultrasonidos en cada puerta trasera controlan la apertura para evitar el choque contra algún obstáculo que se encuentre a su lado o bien contra el propio techo, como en el caso de encontrarnos en un garaje con techo bajo, por ejemplo. Estas curiosas puertas posteriores, además de pulsando sobre la manilla, se pueden abrir a distancia utilizando las teclas laterales de la llave mando.

Pese a lo que pudiera parecer, a no ser que el lugar donde estemos estacionados sea muy estrecho (abren con un espacio lateral mínimo de 30 cm), permiten un acceso y salida de las plazas traseras muy sencillo y cómodo. Si hay espacio suficiente aportan una gran practicidad, pues no es necesario agacharse para no golpear contra el techo. Para cerrarlas, podemos hacerlo desde la propia pantalla central, desde la llave mando o utilizando dos pulsadores: uno ubicado en el interior (para cuando estamos dentro del vehículo) y otro en el borde de la puerta (cuando estamos fuera del mismo).

En el siguiente vídeo podéis ver qué ocurre cuando el espacio lateral es inferior a 30 cm y, además, tampoco hay mucho margen superior debido a un techo bajo:

Las puertas de halcón del Tesla Model X son espectaculares, pero cuando no hay mucho espacio de margen (lateral y en altura) ocurre lo siguiente:P.D: ¿Qué os parece el detalle de cargarlo en un punto de carga de BMW? 😜

Publicada por Actualidad Motor en Lunes, 13 de noviembre de 2017

No sabemos la cuantía de la inversión en investigación para desarrollar y aplicar este tipo apertura y control de las puertas posteriores, pero seguro que ha supuesto más de un dolor de cabeza a los desarrolladores del Tesla Model X. Su funcionamiento está muy conseguido, aunque es cierto que a través de ellas aparece algún que otro ruido. Probablemente derivado de un uso constante y exigente de las mismas y del famoso “modo fiesta” en esta unidad de prensa.

Un interior sin botones físicos a la vista

Ya os hemos enseñado todo su exterior y el funcionamiento de sus puertas de tipo Halcón, como así las denomina la propia compañía californiana. Ahora llega el momento de hablaros de su interior, y es que Tesla también ha querido diseñar un habitáculo muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Como estáis viendo a lo largo de esta prueba, la marca busca una distinción total del resto de automóviles del mercado.

Si nos olvidamos del volante y sus mandos satélites, cuesta encontrar botones físicos para gestionar cualquier elemento o sistema del coche. Solo existen dos: uno es el de las luces de emergencia (obligatorio por ley) y otro para abrir la guantera del lado del copiloto. Además, tampoco hay sitio para las informaciones analógicas, pues todo se concentra en un cuadro de instrumentos digital de alta resolución y en una pantalla de 17 pulgadas que os describiremos detalladamente unos párrafos más abajo.

En cuanto a las calidades del interior, sería posible encontrar algunos elementos mejor ajustados, como el túnel central o los guarnecidos que esconden el mecanismo de las puertas traseras. Pese a ello, vemos un gran cuidado por los detalles en su habitáculo que podemos apreciar en el tacto de la parte superior del salpicadero o en el tapizado de los asientos. Podemos fijarnos también, por ejemplo, en las guías ocultas de los asientos de la segunda fila. Todo un detalle que hayan sido “escondidas”.

La pantalla de 17 pulgadas, el “centro de operaciones”

La gran pantalla de 17 pulgadas colocada en posición vertical es el “centro de operaciones” del Tesla Model X. A través de ella, manejamos todo el sistema de información, navegación, búsqueda de puntos de carga cercanos, configuraciones del vehículo, memoria de asientos, conexión a internet, cámara, climatización, calefacción y desplazamiento de asientos, actualizaciones del vehículo y todo lo que os podáis imaginar.

He de reconocer que, al contar con tantos menús y apartados, hay que invertir varios minutos en conocer y tener localizadas cada una de las funciones. Una vez nos hayamos acostumbrado, su control es sencillo, aunque es cierto que tenemos que desviar la vista de la carretera cada vez que queremos modificar cualquier función básica, como por ejemplo ajustar la climatización; algo que no termina de encajarnos pues no va de la mano de la seguridad vial.

La pantalla principal mide nada menos que 17 pulgadas

Su manejo, tacto, calidad de imagen y fluidez está muy por encima de cualquier otro dispositivo del mercado que hayamos probado. Uno de nuestros miedos era “quedarnos vendidos” cuando la luz del sol diera de forma directa sobre esta gran pantalla, que más que una pantalla parece un televisor colocado en posición vertical. Pero nada de eso, aunque el sol incida de lleno, se sigue apreciando la información con una gran visibilidad.

Todas las plazas pueden ser utilizadas por adultos

La principal ventaja del Tesla Model X respecto al Tesla Model S es su mayor habitabilidad. De serie, el modelo crossover (o monovolumen, según lo miremos) viene con un habitáculo homologado para cinco personas, aunque opcionalmente podemos adquirirlo con seis o siete plazas. En el primer caso tendrá tres filas de asientos con dos butacas a cada lado y un pasillo central en la segunda fila, mientras que en el otro tendremos una disposición 2+3+2. Nuestra unidad, como veis, está configurada para seis ocupantes.

Las plazas delanteras, que disponen de multitud de reglajes -eléctricos, por supuesto-, son muy amplias. Además, la gran superficie acristalada de su techo panorámico hace que, a nivel visual, parezca aún mayor. Dos o adultos de talla grande viajarán sin ningún tipo de problemas. Por otro lado, tenemos grandes y numerosos huecos portaobjetos. La postura de conducción es algo extraña, pues queda a caballo entra la de un turismo y un SUV, aunque la sensación variará dependiendo de la altura de la carrocería seleccionada.

Segunda fila asientos Tesla Model X

Respecto a la segunda fila, más de lo mismo. Estos dos asientos cuentan con reglajes eléctricos en longitud e inclinación, contando también con calefacción. El acceso, como ya hemos citado más arriba, es muy bueno; probablemente el mejor del mercado. El espacio para piernas es generoso y también hay hueco más que suficiente para la cabeza gracias a un espacio acristalado y oscurecido que aparece sobre la misma, de forma que ganamos unos centímetros extra. La única pega de esta segunda fila es que no encontramos agarradores para evitar movernos demasiado en las curvas.

Para acceder a la tercera fila basta con abrir la puerta Falcon Wings y pulsar un botón que se encuentra en el lateral exterior de cada butaca de la segunda fila. Una vez pulsado, el asiento se desplazará hacia delante y también se inclinará, facilitándonos mucho el acceso a la tercera fila. No es ni mucho menos tan amplia ni tan cómoda como las plazas delanteras, pero sí es aprovechable. Durante nuestra prueba hemos circulado seis personas de entre 1,70 y 1,80 metros de altura, con los más bajitos sentados en estas dos últimas plazas, y no hemos sentido una gran falta de espacio.

Seis adultos pueden viajar con relativa comodidad en el Tesla Model X

Capacidad de carga más que de sobra

Otra de las grandes ventajas del Model X es su capacidad de carga. Las dimensiones exteriores junto a la ausencia de motor térmico en el frontal, hacen que entre los dos maleteros sume una capacidad de carga de más de 1.100 litros cuando tenemos la configuración interior de cuatro plazas. El maletero delantero ofrece casi 190 litros, mientras que el trasero destaca por sus 357 litros en configuración de seis ocupantes y 960 cuando solo aprovechamos cuatro plazas. La marca ya ha confirmado una nueva variante que también permite plegar la segunda fila de asientos, lo que aumentará notablemente la capacidad máxima de carga del vehículo.

Más de 1.100 litros de capacidad de carga con cuatro ocupantes

Gama Tesla Model X y prestaciones Tesla Model X 100D

El Tesla Model X está disponible con tres variantes de potencia diferentes. La versión de acceso es la 75D, en el punto intermedio tenemos el 100D y como tope de gama queda el P100D. La cifra de la denominación se atribuye a la capacidad de la batería en kWh, la D viene de “Dual” por sus dos motores (uno para cada eje) y la P que leemos en el más prestacional significa Performance.

Nuestra variante es la intermedia, que eroga una potencia de 424 CV y homologa una autonomía en ciclo NDEC de 565 km. Los datos homologados no son muy acertados en ningún coche, y en este caso nuestra autonomía con carga completa ha rondado los 430 km aproximadamente. Entre sus prestaciones tenemos una velocidad punta de 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 4,9 segundos.

Al volante del Tesla Model X 100D

Una vez visto todo lo anterior, debo reconocer que el Tesla Model X impresiona una vez te subes dispuesto a iniciar la marcha. Abres la puerta, te sientas, pisas el freno y la puerta del conductor se cierra sola, como por arte de magia. No busques ningún botón de arranque porque no lo hay, el coche ya está arrancado. Sincronizo el bluetooth, selecciono mi punto de destino en el navegador y hago una primera configuración a mi gusto del coche y su comportamiento, variando la retención al soltar el acelerador y el modo de conducción.

Nuevamente pie al freno, seleccionamos la D con el mando satélite del lado derecho de la piña de dirección, heredada de Mercedes, y el coche comienza a desplazarse. Los más de 5 metros de largo y 2 metros de ancho que mide este vehículo hacen que nos sintamos gigantes y torpes en calles estrechas y en parkings, por lo que debemos adaptarnos a ello.

Totalmente en silencio, algo a lo que también hay que acostumbrarse, buscamos una autopista y es en el carril de incorporación cuando pisamos a fondo por primera vez. Instantáneamente, al hundir el pie derecho, toda la energía del sistema propulsor catapulta al Tesla Model X de una forma abismal sin más ruido que un pequeño silbido mientras que nuestra espalda queda pegada al respaldo. Hay que estar atentos, pues en pocos segundos con el acelerador a fondo podemos meternos en problemas con las autoridades.

Las dos toneladas y media y la gran batalla, junto a los enormes rodillos que lleva por ruedas, hacen que este modelo tenga un gran aplomo en vías rápidas, que es donde más cómodo se siente. El Model X se encuentra muy bien insonorizado, filtrando algunos leves ruidos aerodinámicos que, probablemente, en un vehículo con propulsor térmico no se oirían por el ruido del motor. Por cierto, su coeficiente aerodinámico es de los más bajos del mercado, con un Cx de solo 0,24.

Cambiamos de carretera y buscamos carreteras reviradas. La dirección es precisa y el coche orienta el morro donde le indicamos, aunque transmitiendo muy poco a nuestras manos de qué ocurre en el tren delantero. Si aumentamos el ritmo se comporta de forma noble y con confianza, no quejándose en exceso. Eso sí, las inercias comienzan a aparecer y, con 2.500 kilos, no queremos apurar demasiado, pues la intuición nos dice que es un coche fiel, pero puede que en el momento de perderlo no sea fácil volver a recuperar el control.

Los frenos han aguantado bien la exigencia en puertos de montaña, mientras que otro de los aspectos que nos ha sorprendido ha sido su gran motricidad. Podemos acelerar fuerte justo después del vértice y, si no somos excesivamente brutos, las ayudas a la conducción no entrarán en acción. En cualquier caso, el Tesla Model X no ha sido concebido para circular “a toda pastilla” por carreteras ratoneras.

El Tesla Model X, aunque es un coche alto, tiene una gran distancia entre ejes. Una batalla grande supone la disminución del ángulo ventral, o lo que es lo mismo, hace que sea relativamente sencillo tocar con los bajos en rampas de garaje. Este vehículo cuenta con suspensión neumática con modificación de altura, pero lo mejor de todo es que permite memorizar la altura seleccionada en cualquier punto para que, cuando volvamos a pasar por allí, se adapte automáticamente. Un detalle muy importante si, por ejemplo, por la inclinación de nuestra rampa de garaje pudiera rozar en la “panza”.

Muévelo con tu smartphone

Decíamos más arriba que, por sus dimensiones y la apertura de puertas de tipo halcón, los lugares estrechos no son su hábitat preferido. Mediante la aplicación móvil para la marca, disponible para iOS y Android, podemos acceder al vehículo y disfrutar de algunas funciones, lo que es una gran ventaja.

Entre otras cosas, podemos activar la climatización y ajustar la temperatura del vehículo, activar o detener la carga de las baterías, comprobar el porcentaje de carga o autonomía disponible, comprobar la velocidad de carga, conocer dónde se encuentra el vehículo y la velocidad a la que circula, activar un modo “aparcacoches” que limita las prestaciones y bloquea la guantera, tocar la bocina, encender las luces, abrir o cerrar o el vehículo e, incluso, desplazarlo en línea recta.

Esto último es muy sencillo. Teniendo sincronizado el vehículo al smartphone, entramos en la opción controles y seleccionamos si queremos que se desplace hacia delante o hacia detrás. Tendremos que estar relativamente cerca del coche y dejar pulsada la pantalla del móvil, por lo que no hay riesgos. Además, si detecta un obstáculo que se interponga en su trayectoria se detendrá.

Autopilot de Tesla

Hablar de Tesla es hablar de coches eléctricos, pero también de automatización de la conducción. El sistema Autopilot, en versión Autopilot 2 de nuestra unidad, se activa pulsando dos veces seguidas la manilla izquierda de la piña de la dirección -junto al mando del intermitente- para tal efecto. Un volante azul aparecerá en el display y, en ese momento, el Tesla Model X nos ayudará notablemente durante la conducción.

Para empezar, queda activado el control de crucero adaptativo, por lo que mantendrá la velocidad máxima seleccionada o, en su defecto, la velocidad a la que circula el vehículo que nos precede. Además, la dirección corregirá la trayectoria en caso de que nos aproximemos a las líneas del carril si no hemos señalizado un cambio de carril con el intermitente.

Y hablando de cambiar de carril… en autopista, simplemente con activar el intermitente, el coche puede pasar al carril contiguo de forma automática, habiendo vigilado que no se aproximara nadie gracias a sus sensores. Posteriormente, si deseamos regresar de nuevo al carril, se lo indicamos y vuelve por sí mismo.

Por otro lado, tiene la función de seguir al coche que circula delante de nosotros en retenciones. Es decir, si lo tenemos activado en un atasco, acelerará y se detendrá, guiando también la dirección, en función de lo que haga el coche que nos precede. Sin duda, facilita la tarea y desestresa notablemente al conductor.

Debemos reconocer que el sistema Autopilot de Tesla es el conjunto de ayudas a la conducción más eficaz de cuantos hemos probado. Solo hemos encontrado algún que otro “fallo” al circular por el carril derecho y aproximarnos a un carril de aceleración o deceleración, donde, en algunas ocasiones, no ha leído bien las líneas y se ha comportado de forma errónea. Aun así, sin duda, para nosotros es el sistema más avanzado del mercado.

Pese a todo lo anterior, no debemos olvidar que es el conductor quien asume todas las responsabilidades del comportamiento de su vehículo, por lo que, aunque utilicemos el Autopilot, debemos prestar total atención a la conducción.

¿Cómo se recargan las baterías del Tesla?

Durante los días que tuve esta unidad de prueba, muchas fueron las personas que me preguntaron sobre su recarga. ¿Es sencillo? ¿Puedes recargarlo en casa? ¿Hay algún supercargador cerca? ¿Cuánto tarda? Estas cuatro preguntas se pueden responder con la palabra “depende”, aunque lógicamente hay que dar una explicación.

A la pregunta de si es sencillo recargar el Tesla Model X; el funcionamiento en sí no es nada complicado. Basta con abrir el puerto de carga y enchufar la “manguera”, no es necesario haber estudiado en Harvard, vaya. Pero hay que recordar que, por desgracia, no hay puntos de carga de vehículos eléctricos en cada esquina o en cada parking, debiendo tenerlos localizados si queremos ahorrarnos problemas, siendo por ello que depende la facilidad de cargarlo.

Recarga del Tesla Model X en punto de carga en destino

¿Puedes recargar un Tesla en casa? Pues también depende. Si vives en un edificio de pisos, en la planta 12, y no dispones de parking lo tienes complicado. En mi caso, no quise recargarlo con un enchufe doméstico pues tenía que empalmar dos alargadores más el propio cable de carga del vehículo por la distancia del coche al enchufe más cercano, algo que me dio bastante miedo. Pese a ello, la respuesta es sí. Se puede recargar con un enchufe doméstico sin ningún problema, y también se puede instalar un Wallbox en el garaje, una opción más que recomendable.

¿Hay algún supercargador cerca? Muchas personas me preguntaron por las infraestructuras y el número de supercargadores. Actualmente la marca está construyendo varios puntos en nuestro país, pero la red actual todavía es escasa con solo 16 puntos en España. El más cercano a Madrid se encuentra en Tordesillas (Valladolid), mientras que yo tuve que recorrer algo más de 120 kilómetros para probar el funcionamiento de la estación de supercargadores Tesla en Manzanares (Ciudad Real), y otros 120 kilómetros de vuelta a casa, claro.

¿Cuánto tarda en recargarse? Una vez más, depende. En un enchufe normal, donde conectamos la televisión o recargamos el móvil, logramos una autonomía de unos 150 kilómetros cada ocho horas. Es una carga lenta, pero realmente para el uso diario puede ser más que suficiente. Lo dejamos cargando por la noche y para ir a trabajar y los desplazamientos cotidianos tendremos autonomía de sobra.

Recargando el Tesla Model X en un punto de carga de BMW

Luego tenemos los puntos de carga en destino, que recargan a una velocidad de entre 40 y 80 kilómetros cada hora. Suelen encontrarse en centros comerciales y resultan bastante prácticos, pues son gratuitos y nos permiten ganar autonomía mientras hacemos la compra, comemos o vamos al cine, por ejemplo. Un Wallbox instalado en el garaje también carga más o menos a la misma velocidad que los puntos de carga en destino.

Y por último, la velocidad de carga en los supercargadores. Se trata de los puntos de recarga más rápidos del mundo. Comprobado en persona, y con una autonomía de unos 20 kilómetros al inicio de la recarga, en solo 1 hora y 20 minutos de reloj había recargado la batería por completo. Además, un punto muy positivo es que en los 20 primeros minutos es capaz de recargar el 80 % de la batería. En el supercargador de Manzanares, mientras cenaba un sándwich y tomaba un refresco prácticamente se había cargado por completo. Unos minutos más de sobremesa y volvíamos con las baterías al completo

Nuestra unidad roza los 140.000 euros

¡Por fin es viernes! Para celebrarlo, ¿qué mejor manera que con el "modo fiesta" del Tesla Model X? No pierdas detalle 😉

Publicada por Actualidad Motor en viernes, 17 de noviembre de 2017

El Tesla Model X 100D arranca en 111.500 euros. Sumando los extras de esta unidad, tenemos una pintura metalizada azul valorada en 1.050 euros, las llantas negras de 22 pulgadas que cuestan 5.800 euros, la configuración del interior con seis asientos por la que hay que desembolsar 6.300 euros, el paquete de mejoras premium valorado también en 6.300 euros, el Autopilot 2 que cuesta 5.300 euros y la posibilidad de actualizar este sistema para llegar en el futuro a una conducción autónoma total valorada en 3.200 euros, nos vamos a casi 140.000 euros.

Equipamiento Tesla Model X

75D y 100D

  • Suspensión neumática inteligente con memoria GPS
  • Puertas alas de halcón
  • 2.492 litros de carga en configuración de cinco asientos
  • Iluminación ambiental en el interior
  • Maletero delantero
  • Acceso sin llave
  • Asientos delanteros calefactados
  • Frenada de emergencia automática
  • Espejos retrovisores plegables eléctricamente, calefactados y con oscurecimiento
  • Luces LED dinámicas
  • Luces antiniebla de LED
  • 4 asientos Isofix
  • Actualizaciones de software inalámbricas
  • Información del tráfico en tiempo real
  • Apertura y cierre de puerta del garaje desde el coche
  • Consola central con divisores extraíbles
  • 8 años de garantía y kilometraje infinito para la batería y unidad de tracción
  • 4 años u 80.000 kilómetros para el resto del coche

P100D (añade)

  • Elección de un interior de primera categoría con cualquier decoración
  • Prevención de la entrada de virus y bacterias en el habitáculo con filtra HEPA de calidad médica
  • Modo defensa frente a armas biológicas con filtros de purificación de carbono activos
  • Puerta delantera se abre automáticamente cuando se acerca el conductor
  • Actualización de audio con equipo de sonido específico
  • Todos los asientos calefactados, volante calefactado y descongeladores de parabrisas

Precios Tesla Model X

 

Versión Autonomía NEDC Precio
Versión Autonomía NEDC Precio
Tesla Model X 75D 417 km 91.550 euros
Tesla Model X 100D 565 km 111.500 euros
Tesla Model X P100D 542 km 157.450 euros

Opinión del editor

Tesla Model X 100D
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
91.550 a 157.450
  • 80%

  • Tesla Model X 100D
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 12 de diciembre de 2017
  • Diseño exterior
    Editor: 50%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 80%
  • Plazas delanteras
    Editor: 95%
  • Plazas traseras
    Editor: 90%
  • Maletero
    Editor: 100%
  • Mecánica
    Editor: 90%
  • Consumos
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 60%

Pros

  • Entrega de energía y prestaciones
  • Versatilidad del interior y espacio de carga
  • Ayudas la conducción del sistema Autopilot

Contras

  • Infraestructuras y facilidades para su recarga
  • Ausencia de sensor de presencia en ángulo muerto
  • Precio

Galería imágenes Tesla Model X

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.