Prueba Toyota Hilux cabina doble Limited 150D Auto

50 años lleva trabajando el Toyota Hilux, habiendo comercializado más de 18 millones de unidades en todo el mundo de las ocho generaciones que han visto la luz en este medio siglo de vida. A principios de este año 2018, la marca japonesa Toyota realizaba una ligera actualización sobre este modelo. Sin apenas cambios estéticos, la actualización llevada a cabo en este modelo se centra en mejoras de equipamiento y, a su vez, una mayor diferenciación entre las versiones para uso profesional y las de uso particular.

Estas mejoras, entre otras cosas, han sido motivadas por la nueva legislación llegada a España recientemente, la cual permite que este tipo de vehículos puedan circular a una velocidad máxima de 120 km/h en autovías y autopistas; es decir, ahora los pick-up tienen los mismos límites máximos de velocidad que un turismo. Así, sin más preámbulos, iniciamos esta prueba con el Toyota Hilux 2018, utilizando la carrocería Cabina Doble, el nivel de equipamiento Limited y la variante mecánica D-4D de 150 CV con cambio automático.

Robusto, pero con un diseño moderno

Este acabado Limited viste al Toyota Hilux de una forma muy elegante gracias a algunos detalles específicos, aunque las líneas robustas son comunes en toda la gama. Así, en el frontal nos encontramos con una gran parrilla cromada compuesta por lamas horizontales y que, sin duda, es el centro de atención. A sus lados se alojan los faros principales con un diseño muy moderno, que en este caso utilizan iluminación de LED para cortas y lámparas halógenas para la luz de carretera. Los antinieblas recurren a un diseño circular en las esquinas inferiores.

En el costado de la carrocería destacan las estilizadas llantas de 18 pulgadas y los acabados cromados utilizados en las carcasas de los retrovisores y en las manecillas de las puertas, detalles que le otorgan un toque muy elegante. Bajo las puertas aparece un estribo que nos facilita el acceso al habitáculo, mientras que la inscripción “Hilux” se encuentra presente justo debajo de los retrovisores. Como veis, esta unidad viene con la caja cerrada, que transforma su imagen en prácticamente la de un modelo todo terreno y aporta mucha más practicidad.

Poco podemos destacar de su parte trasera, pues la condición de pick-up hace que prácticamente todos los modelos de esta categoría sean muy similares en su retaguardia. Nuevamente encontramos detalles cromados, los cuales aparecen tanto en el tirador para abrir la compuerta inferior de la caja como en el reforzado paragolpes. Los pilotos, como es habitual, quedan fuera de la tapa de la caja, exceptuando la tercera luz de freno.

Diseño interior logrado, pero preparado para la guerra en el campo

Los acabados VXL y Limited hacen que su diseño interior sea muy similar al de cualquier turismo. Fijaos en la imagen que os dejamos justo debajo de este párrafo. Aunque bien es cierto que los plásticos interiores tienen una buena presencia visual y encajes muy logrados, Toyota ha preferido mantener acabados duros y robustos para que sean sencillos de limpiar y mantengan una buena apariencia aun con el paso de los años. Y es que, recordemos, estamos ante un todo terreno de verdad que pasará mucho tiempo lidiando con polvo y barro, por lo que es la solución más acertada.

Pese a ello, la marca japonesa no ha escatimado a la hora de ofrecer buen equipamiento y con buena calidad percibidad. Los mejores ejemplos se dan en la zona central del salpicadero, donde encontramos la pantalla táctil con el sistema multimedia Toyota Touch 2, el botón de arranque, los mandos para el control del climatizador y distintos pulsadores para la gestión de la tracción y ayudas fuera del asfalto; pero también en el tapizado de cuero de los asientos.

Un punto positivo es la doble guantera, con refrigeración en la superior, así como el gran número de huecos portaobjetos que, además, nos permiten colocar botellas de agua de gran tamaño. También tenemos varias tomas de corriente y USB. No nos olvidamos del cuadro de instrumentos, que muestra toda la información de forma correcta y que posee una pantalla TFT entre los dos diales para proyectar todas las informaciones de viaje.

Respecto al espacio para los ocupantes, las plazas delanteras son bastante amplias y cómodas, contando con regulación eléctrica del asiento del piloto y calefacción para ambas butacas delanteras. Por pedir, un poco más de regulación en profundidad del volante ayudaría a que el conductor se sintiera más a gusto con su postura de conducción, pero tratándose de un pick-up esto no es una gran queja.

En la segunda fila tenemos tres plazas homologadas, contando también con tapicería de piel. Son relativamente cómodas, aunque también es cierto que circulamos con la espalda más recta de lo habitual. El espacio al techo es suficiente, aunque en la plaza central es algo más justo y personas de talla superior al 1,75 metros ya empezarán a verse algo agobiadas. El respaldo de esta quinta plaza alberga un reposabrazos. Un punto positivo es la poca altura del túnel de transmisión, que no es muy intrusivo.

Para finalizar este apartado, os hablaré de su caja. Como veíamos antes, tenemos una caja cerrada, lo que aporta mucha más polivalencia y permite dejar algún objeto en el espacio de carga sin que quede a ojos y alcance de cualquiera. Cierto es que la estanqueidad no es perfecta, pues durante la prueba nos ha entrado un poco de polvo y alguna gota de agua, pero otorga muchas ventajas. Las ventanillas son oscurecidas y pueden abrirse, tanto las laterales como -lógicamente- la trasera que encontramos sobre el portón. Más abajo os detallo sus dimensiones.

Carrocerías, acabados y mecánicas disponibles en el Toyota Hilux

El Toyota Hilux está disponible con un solo motor, aunque podemos escogerlo con una transmisión manual de seis velocidades o con una caja de cambios automática que simula el mismo número de relaciones de marchas. El propulsor es un robusto 2.4 diésel con turbo de geometría variable e intercooler. Desarrolla una potencia de 150 CV a 3.400 rpm y un par motor máximo de 340 Nm desde 1.600 rpm.

Entre las prestaciones homologadas del Toyota Hilux de doble cabina y cambio automático encontramos una velocidad máxima de 170 km/h y un 0 a 100 km/h en 12,8 segundos. Es más rápido en aceleración que la versión manual (que tarda 13,2 segundos), pero también es verdad que el automático obtiene unos consumos homologados más elevados, 7,2 l/100 km para el automático y 6,8 para el manual.

Respecto a las carrocerías disponibles en el Toyota Hilux, el modelo nipón mantiene su oferta con los “cabina sencilla”, “cabina extra” y “doble cabina”. La primera tiene un habitáculo homologado para solo dos personas con una cabina más corta, la segunda también es de dos puertas aunque cuenta con dos filas de asientos y cuatro plazas homologadas y la doble cabina (carrocería probada) tiene cuatro puertas y un interior capaz de albergar hasta cinco ocupantes.

En cuanto a los acabados, el Toyota Hilux actualmente está disponible con cuatro niveles de equipamiento diferentes, que afectan también notablemente a la estética. Las variantes GX y VX tienen un enfoque profesional e incorporan ballestas reforzadas para soportar mayores cargas y labores exigentes. Más pensadas para el uso particular son las terminaciones VXL y Limited, que optan por una configuración estética más elegante y una puesta a punto más confortable. Más abajo te detallamos el equipamiento de cada variante.

Dimensiones y capacidades

En este tipo de vehículos es importante conocer y tener muy en cuenta las dimensiones de la carrocería, ángulos inferiores y, por supuesto, capacidad de carga.

Cabina sencilla Cabina extra Doble cabina
Cabina sencilla Cabina extra Doble cabina
Longitud (mm) 5.330 5.330 5.330
Anchura (mm) 1.800 1.855 1.855
Altura (mm) 1.795 1.810 1.815
Batalla (mm) 3.085 3.085 3.085
Distancia al suelo (mm) 277 289 293
Ángulo de ataque (grados) 30 31 31
Ángulo de salida (grados) 25 26 26
Longitud de la caja (mm) 2.315 1.810 1.525
Anchura de la caja (mm) 1.645 1.645 1.645

Comportamiento en asfalto del Toyota Hilux

Los pick-up no son modelos cómodos para circular por asfalto, siendo más confortables los todo terreno al uso. La mayoría de vehículos de este tipo utilizan ballestas como resorte en su suspensión trasera y amortiguadores un tanto blandos, lo que conlleva a que, si no llevamos varias decenas de kilos cargados en la caja, rebote de forma un tanto brusca. No hace falta pasar un gran bache, sino que se nota en prácticamente cualquier irregularidad del terreno. Es por ello que los pasajeros de las plazas traseras sufren más fatiga tras unos cuantos kilómetros de viaje. En ese sentido, un Nissan Navara (aquí la prueba), que lleva suspensión trasera Multi-Link, es mucho más cómodo.

Si el asfalto se encuentra “casi perfectamente” alisado, el Toyota Hilux transmite una buena sensación de confort a sus ocupantes. En autovía, a máximos legales, circula sin mayores problemas; aunque su 2.4 D-4D queda algo justo a la hora de incorporarse a las vías rápidas creando una sensación poco armoniosa cuando aceleramos fuerte y la transmisión eleva tanto el régimen de giro, haciéndose notar bastante en el habitáculo. En ese sentido, los 150 CV quedan algo justos para mover las más 2 toneladas de peso.

Donde peor se defiende este vehículo es en ciudad y en carreteras con curvas sinuosas. En el primer caso, las grandes dimensiones de la carrocería le penalizan notablemente, a lo que hay que sumar que el radio de giro es bastante abierto. Ya os podéis imaginar que con la suspensión trasera no resulta tampoco demasiado cómodo superar los resaltos que abundan en nuestras ciudades. En zonas de curvas, las inclinaciones de la carrocería y la desmultiplicación de la dirección hacen que nos tomemos la ruta con demasiada calma de forma totalmente natural, y es que no invita en absoluto a “emocionarse”.

Mejor en el campo

Es fuera del asfalto donde más se disfruta este tipo de vehículo. Normalmente conduciremos con el sistema de tracción simple (H2), que envía la energía del motor solo al tren trasero. Si el terreno no está muy resbaladizo o inclinado, en condiciones normales no será necesario introducir la tracción 4×4. La suspensión trasera sigue siendo molesta, con constantes rebotes, pero el Toyota Hilux se muestra más suelto, más en “su salsa”, por decirlo de una manera vulgar. Incluso podemos llegar a pasarlo bien si practicamos una conducción deportiva en pistas amplias y sin muchos baches.

Pero un pick-up va mucho más allá que de un simple camino. Entrando en condiciones más complicadas, la tracción simple hará patinar las ruedas traseras. No hay problema, introducimos la tracción a las cuatro ruedas (H4). Los charcos de barro, la arena fina o las superficies arcillosas dejarán de ser un problema, pues la motricidad que conseguimos es muy alta.

Si nos vamos a enfrentar a un ascenso muy pronunciado o en el que, por circunstancias de seguridad, mejor no complicarnos; lo ideal es conectar la reductora girando el mando a la posición L4 y pulsando el botón para bloquear el diferencial trasero. El motor se revolucionará mucho y cogeremos muy poca velocidad, pero la fuerza conseguida es enorme. La capacidad de ascenso prácticamente queda limitada por el agarre que consigan los neumáticos.

De gran ayuda será el sistema “DAC”, el control de descensos. Como ya sabéis, mediante la electrónica, la retención del motor y el sistema de ABS, es capaz de mantener velocidades de descenso muy bajas incluso aunque la pendiente sea bastante pronunciada y la superficie algo deslizante. Y todo ello mientras que el conductor solo se ocupa del guiado de la dirección. Trabaja de forma muy eficaz. Como es lógico, no funciona si tenemos el bloqueo de diferencial trasero conectado.

Resumen

Los consumos oscilarán mucho dependiendo del uso. En carretera a ritmos de 120 km/h normalmente obtendremos registros cercanos a los 8,5 l/100 km, mientras que en ciudad será complicado bajar de los 11. Fuera del asfalto variará según el tipo de conducción, las circunstancias (no gastará lo mismo por pistas llantas que por ascensos pronunciadas) y el uso de reductoras y el resto de sistemas específicos para el campo. Nosotros hemos obtenido un consumo final de 9,2 litros.

Por lo demás, el Toyota Hilux es un pick-up muy robusto y de grandes aptitudes para su uso fuera del asfalto. En esta última generación y resulta ser más confortable sobre el asfalto, pero la suspensión trasera por ballestas le sigue penalizando respecto al Navara. Eso sí, en materia de equipamiento y calidades interiores está muy logrado.

Para finalizar, echemos un vistazo a cuáles son los rivales del Toyota Hilux, que no son pocos. Por precio, prestaciones y capacidades, los modelos que más se asemejan a este pick-up nipón son los Ford Ranger, Mitsubishi L200, Nissan Navara y Volkswagen Amarok. El Mercedes Clase X también es un pick-up, pero tiene un precio muy superior.

Equipamientos Toyota Hilux

GX

  • 7 airbags
  • Climatizador manual
  • Radio CD/MP3 con entrada USB y Aux, 4 altavoces y Bluetooth
  • Diferencial delantero de desconexión automática
  • Diferencial trasero con bloqueo

VX

  • Cámara de marcha atrás
  • Control de crucero
  • Control de descensos
  • Llantas de aleación en 17 pulgadas
  • Equipo de audio con 6 altavoces y pantalla táctil Toyota Touch 2 de 7 pulgadas

VXL

  • Climatizador automático
  • Toyota Safety Sense
  • Llantas bi-tono de 18 pulgadas
  • Sensor de parking trasero
  • Barras antivuelco
  • Barras laterales
  • Protección inferior del paragolpes

Limited

  • Asientos calefactados
  • Entrada y arranque sin llave
  • Faros delanteros de LED
  • Tapicería de cuero
  • Asiento del conductor con ajustes eléctrico

Precios del Toyota Hilux

Tipo Versión Acabado Motor Transmisión Precio
Tipo Versión Acabado Motor Transmisión Precio
Uso comercial Cabina sencilla GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 28.195 €
Uso comercial Cabina sencilla chasis GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 27.375 €
Uso comercial Cabina extra GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 29.245 €
Uso comercial Cabina extra chasis GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 28.415 €
Uso comercial Cabina doble GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 30.085 €
Uso comercial Cabina doble VX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 32.853€
Uso comercial Cabina doble VX 2.4 D-4D 150 CV Automático 6v 34.703 €
Uso comercial Cabina doble VXL 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 35.629 €
Uso comercial Cabina doble VXL 2.4 D-4D 150 CV Automático 6v 36.099 €
Uso comercial Cabina doble Limited 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 37.003 €
Uso comercial Cabina doble Limited 2.4 D-4D 150 CV Automático 6v 38.868 €
Particular Cabina sencilla GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 30.468 €
Particular Cabina sencilla chasis GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 30.714 €
Particular Cabina extra GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 31.603 €
Particular Cabina extra chasis GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 31.877 €
Particular Cabina doble GX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 32.500 €
Particular Cabina doble VX 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 35.500 €
Particular Cabina doble VX 2.4 D-4D 150 CV Automático 6v 37.500 €
Particular Cabina doble VXL 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 38.500 €
Particular Cabina doble VXL 2.4 D-4D 150 CV Automático 6v 40.500 €
Particular Cabina doble Limited 2.4 D-4D 150 CV Manual 6v 40.000 €
Particular Cabina doble Limited 2.4 D-4D 150 CV Automático 6v 42.000 €

Opinión del editor

Toyota Hilux cabina doble 150D Auto. Limited
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
30.468 a 42.000
  • 80%

  • Toyota Hilux cabina doble 150D Auto. Limited
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 3 de mayo de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 80%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 90%
  • Plazas delanteras
    Editor: 85%
  • Plazas traseras
    Editor: 80%
  • Maletero
    Editor: 75%
  • Mecánica
    Editor: 55%
  • Consumos
    Editor: 75%
  • Confort
    Editor: 55%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Diseño exterior
  • Calidad interior
  • Comportamiento offroad

Contras

  • Potencia algo justa para carretera
  • Rebotes de la suspensión trasera
  • Sonoridad del motor

Galería Toyota Hilux

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.