Las dos caras de la moneda: Range Rover Sport SVR y P400e. ¿Con cuál te quedarías?

Range Rover Sport SVR Vs. Range Rover Sport P400e

Hoy os traemos dos versiones totalmente antagonistas. Las dos tienen su público y las dos representan visiones muy diferentes de lo que tiene que ser la movilidad hoy en día. Por un lado tenemos el potente Range Rover Sport SVR con un motor V8 turboalimentado, que hace las delicias de todos los amantes de las prestaciones y que se le puede llamar cualquier cosa menos ecológico. Por el otro, el Range Rover Sport P400e, un híbrido enchufable que permite desplazarse con un gasto muy contenido, sin renunciar al rendimiento cuando haga falta. ¿Con cuál te quedarías tú?

Ambas versiones han llegado de la mano de la actualización o restyling que ha hecho Land Rover de su todoterreno, para plantarle cara a rivales como el Porsche Cayenne. A parte de los motores, los principales cambios que han experimentado son su diseño exterior e interior y nuevos equipamientos más tecnológicos, como la parrilla, los faros LED o las dos pantallas táctiles de 10 pulgadas.

Range Rover Sport SVR: fuerza bruta

Range Rover Sport SVR

Centrándonos en el Range Rover Sport SVR, podemos ver claramente las intenciones de Land Rover. Grandes aberturas en el capó del motor, fibra de carbono por todos lados y un motor proveniente del Jaguar F-Type SVR. Todo apunta a que el todoterreno que tenemos ante nosotros es una máquina de alto rendimiento.

Y así lo confirman sus 575 CV de potencia y 700 Nm de par máximo. Con 25 CV más que la versión anterior, es capaz de reducir su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h en 0,2 segundos, parando el cronómetro en los 4,5 segundos, además de alcanzar la impresionante velocidad máxima de 280 km/h. Nada mal para un todoterreno de 2.310 kg.

Range Rover Sport P400e: eficiencia y buenas prestaciones

Range Rover Sport P400e, el antagónico del Range Rover Sport SVR

En cambio, puede que el Range Rover Sport P400e sea el mismo modelo, pero ya desde fuera se ve que su filosofía es completamente diferente. En la foto principal de este artículo quizá te ha podido dar la sensación de que está descuadrado, pero ese nos es el caso. Es el inclinación natural de su carrocería al pasar por una curva rápida. Un balanceo que la suspensión deportiva del SVR no se puede permitir si quiere corresponder a su carácter deportivo. Bajo el capó tiene el motor de cuatro cilindros Ingenium de 2.0 litros y 300 CV que une fuerzas con otro eléctrico con 115 CV. Juntos puede rendir una nada despreciable potencia de 404 CV, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanzar los 220 km/h.

Pero a pesar de que son 171 CV los que separan estas dos unidades, la mayor diferencia está en el consumo. Según sus homologaciones el SVR gasta entre 7,5 y 7,9 litros y el P400e se conforma con 2,8 litros, claro está, son cifras obtenidas en el ciclo NEDC que ya sabemos que no son realistas, pero sirven a modo de comparación.

Tecnología al servicio del ahorro sin intervención del conductor

Lo que nunca verás en un coche como el Range Rover Sport SVR, una toma de carga

Además, el P400e tiene dos modos de conducción: uno híbrido y otro 100% eléctrico. El primero combina la gasolina y la electricidad buscando el ahorro o el rendimiento según lo que le exija el conductor. Además, evita que la carga de la batería caiga por debajo del nivel que se haya seleccionado y utiliza la función de optimización de energía predictiva que usa el destino indicado en el navegador el los datos de altitud del GPS para elegir automáticamente si usar una energía o la otra. Por ejemplo, si el ordenador sabe que pronto habrá una bajada en la que podrá recargar la batería, tenderá a usar el eléctrico todo lo posible antes y así ahorrar combustible.

La batería que utiliza el Range Rover P400e es de iones de litio con una capacidad de 13.1 kWh (un 50% mayor que la de un Prius Plug-in Hybrid). Se encuentra en la parte trasera debajo del maletero, por lo que se reduce espacio de carga de 780 litros a “solo” 703. Según Land Rover cargar la batería completamente tarda dos horas y 45 minutos a través de carga rápida y siete horas y 30 minutos en un enchufe normal. Suficiente para hacerlo durante la noche.

Como puedes ver, las dos versiones no solo se diferencian por su potencia y rendimiento, sino en la inteligencia que hay detrás de cada propulsor. A esto hay que añadir la diferencia de precio, que mientras en el Range Rover Sport SVR es de 151.400 euros, en el P400e ronda los 90.000 euros. Y ahora te vuelvo a preguntar, ¿con cuál te quedarías tú?

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *