Retroprueba Citroën DS 19, 60 años siendo icono

Citroën DS19 1965

Exactamente hoy se cumplen 60 años del nacimiento de un icono, el Citroën DS apodado como Tiburón en España. El 6 de octubre de 1955 se presentó en el Salón de París como sustituto del Traction Avant. Era el nuevo buque insignia de Citroën y en su momento fue un coche absolutamente revolucionario y avanzado a su tiempo. La expectación fue tal que el primer día se vendieron más de 12.000 unidades. Hablamos de 1955.

El Citroën DS se mantuvo en producción hasta 1975, con 1.455.746 unidades fabricadas durante 20 años. Existieron varias evoluciones del modelo y se introdujeron diversas mejoras con el paso de los años que mantuvieron al Tiburón como uno de los referentes. En ActualidadMotor hemos querido rendir homenaje a este icono de la automoción con una retroprueba de un Citroën DS 19 de 1965, una unidad original de antes de que se introdujeran las primeras mejoras relevantes en la gama DS.

Citroën DS19 1965

El nombre escogido por Citroën fue DS ya que en francés su pronunciación equivale a Diosa, lo que añadido al género femenino que se utiliza para designar a los automóviles en francés, lo calificaba como La Diosa.

Las innovaciones del Citroën DS

Citroën DS19 1965

El Citroën Traction Avant, ya en 1934, fue toda una revolución. Era el primer coche de gran serie con chasis monocasco y tracción delantera, características ambas que con el tiempo se convirtieron en lo más común, hasta el punto de que hoy en día la mayoría de coches recurren a esa configuración. Citroën fue una de las marcas más innovadoras del siglo pasado.

El diseño del Citroën DS fue absolutamente revolucionario, no hay mas que ver el salto que dio Citroën, desde el clásico Traction Avant a su nuevo buque insignia. Automáticamente todos los modelos de la competencia quedaron desfasados por este nuevo modelo francés aerodinámico y pensado para optimizar el espacio interior. Son muchos los diseñadores y medios de comunicación que han calificado al Citroën DS como uno de los coches más bellos de la historia. El diseño corrió a cargo de Flaminio Bertoni.

La suspensión hidroneumática fue sin duda uno de los máximos exponentes tecnológicos del Citroën DS, llegando hasta nuestros días como referencia en confort, aunque lamentablemente Citroën ya le ha puesto fecha de caducidad.

Fue ideada por el ingeniero Paul Magés. No sin infinidad de problemas en prototipos previos, la primera suspensión hidroneumática de Citroën se montó en Citroën 15 SIX, los Traction Avant más altos de gama con motor de seis cilindros. Esta se empezó a incorporar a partir de 1953 en el eje posterior de dicho modelo y de esta forma Citroën hizo las pruebas de desarrollo con los clientes, con muy buenos resultados. Todo estaba listo para lanzar al mercado esta revolucionaria suspensión, una de las claves para tener un coche confortable en las maltrechas carreteras de la posguerra.

Citroën DS19

Donde este impactante Citroën DS no resultaba tan innovador fue en la mecánica. Inicialmente se pensó en incorporar un motor bóxer de seis cilindros refrigerado por aire. La complejidad del mismo y los costes de desarrollo acabaron llevando al primer DS 19 el motor de cuatro cilindros y 1911cc procedente de los Citroën 11 al vano motor del Tiburón. No obstante, se hicieron diversas mejoras.

Este motor estaba equipado con carburador de doble cuerpo y montaba válvulas en culata accionadas por un árbol de levas lateral. Entregaba 75 caballos hasta 1961 y 83 caballos y un par motor superior gracias a una mayor relación de compresión a partir de ese año y hasta 1966. Esta primera evolución es la que monta el protagonista de nuestra prueba.

Citroën DS19 1965

El selector del cambio se sitúa sobre el volante

Donde Citroën sí innovó fue en la transmisión. La caja de cambios era manual de embrague pilotado de cuatro velocidades, con marcha atrás y una primera sin sincronizar. Tras el volante se ubicaba un selector del cambio que comandaba un actuador hidráulico, que era el encargado de embragar y desembragar así como de cambiar de marcha. Por tanto, era necesario mover el selector del cambio para seleccionar la velocidad pero sin necesidad de pisar el embrague. Otras evoluciones ofrecieron cajas manuales de cuatro y cinco velocidades así como una automática de tres. El circuito hidráulico de la suspensión era el mismo que se empleaba para accionar la caja de cambios, los frenos o la dirección asistida.

En evoluciones posteriores los motores fueron incrementando su potencia y sus prestaciones, modificando también las nomenclaturas del modelo en base a la cilindrada. Así, el motor de 1985cc era el del DS 20, el de 2.175cc el del DS 21 y el de 2.347 del DS 23. También se incorporaron mejoras en diseño y equipamiento, destacando los faros direccionales.

Al volante de un icono

Citroën DS19 1965

Tras repasar brevemente la historia del Citroën DS 19, llegamos al punto más interesante del reportaje, al menos para mí, el de conducir todo un icono. En esta ocasión se trata de una unidad de 1965, restaurada hace varios años y que actualmente se encuentra en perfecto orden de marcha.

Nos acomodamos, nunca mejor dicho, en los grandes y cómodos asientos delanteros, con mucho mullido. Va a ser como viajar desde el salón de casa. La operación de arranque de este coche es peculiar. Accionamos el contacto, tiramos del estárter y movemos la palanca de cambios hacia la izquierda y hacia nosotros para hacer girar el motor de arranque. Con facilidad el motor cobra vida.

Citroën DS19

Detalle del selector del cambio

El Citroën DS 19 llevaba varios días parado en una nave y su suspensión estaba completamente abajo. Unos pocos segundos después de arrancar vemos como el coche recobra su altura original (es ajustable en altura manualmente). En ese momento ya podemos iniciar la marcha, puesto que es cuando el sistema hidráulico tiene presión y funcionan todos los sistemas. De iniciar la marcha sin dejar levantar el coche, estaríamos inicialmente sin frenos.

He de reconocer que estaba algo nervioso antes de comenzar a rodar. Conducir este DS 19 es completamente diferente a cualquier otro coche que haya conducido. Se va a hacer raro eso de cambiar de marchas sin pisar el embrague. Soltamos el freno de estacionamiento de pie con un tirador manual y lo colocamos en la posición de reposo, en la que el pedal sirve como freno de emergencia, actuando sobre las ruedas traseras. Esto es así como medida de seguridad ante una eventual pérdida de presión del sistema hidráulico.

Citroën DS19

El cuadro de relojes se lee con facilidad

Con el freno pisado engranamos la primera velocidad y posteriormente pisamos el acelerador. Comenzamos a andar. Es una sensación ciertamente extraña. A la hora de cambiar de velocidad es importante levantar el pie del acelerador y mover el selector con suavidad para evitar brusquedades. Poco a poco se le va cogiendo el tranquillo y los cambios son cada vez más suaves. Es una sensación parecida a la de un cambio manual pilotado de los que PSA utiliza. No hay cuenta revoluciones, así que toca cambiar a oído. La respuesta del motor es buena, especialmente al pisar más de la mitad aproximadamente del recorrido del acelerador, cuando el segundo cuerpo del carburador comienza a trabajar.

A la hora de reducir hay que proceder de igual manera, liberando presión sobre el acelerador y moviendo con suavidad el selector. Si lo movemos rápidamente será más brusco y las marchas podrían llegar a rascar.

Citroën DS19 1965

Los pedales del Citroën DS son atípicos hoy en día

Cuando nos aproximamos a un semáforo o un ceda, pisamos el freno. En este coche es muy curioso porque es una especie de botón en el suelo. Al principio no frena mucho, pero según ejercemos presión obtenemos una frenada bastante progresiva y dosificable, todo lo contrario de lo que tenía entendido sobre estos coches, en los que dicen, es difícil dosificar la frenada. No tuve esa sensación.

A la hora de detenernos lo haremos en segunda velocidad, no podemos reducir a primera porque no está sincronizada y rascaría la marcha. También podemos desengranar la segunda y poner punto muerto antes de la completa detención. Mientras estamos detenidos podemos tener la velocidad engranada (la segunda incluso para salir con ella, aunque es notablemente más torpe), si bien me parece más apropiado colocar el cambio en punto muerto. Después vuelta a empezar.

Citroën DS19

La dirección del Citroën DS 19 es muy asistida y no transmite ninguna información. Es algo imprecisa, por lo que implica correcciones. La suspensión en cambio, tiene un confort impecable. Además, todas las esferas están cambiadas, por lo que el funcionamiento del sistema es óptimo.

El confort es máximo, las irregularidades de la carretera no se notan y los badenes parecen todos insignificantes ¿frenar? Para qué. A la hora de tomar curvas sí que hay acusados balanceos de la carrocería y tendremos que agarrarnos bien porque las butacas ofrecen 0 sujección. Es como el sofá de casa.

Se viaja de forma confortable en el DS 19. El ruido del motor es audible, pero destaca la poca sensación de velocidad que tenemos, incluso con las ventanillas bajadas. La suspensión tiene gran culpa de ello. Hoy en día sigue siendo cómoda, no quiero imaginar lo que representaba en su momento. Si que es cierto que a altas velocidad lo blando de la suspensión y lo impreciso de la dirección hacen que el coche pueda ser algo difícil de llevar en línea recta, por lo que es mejor no pasar de 120 km/h y disfrutar del paseo.

Citroën DS 19 Vs. DS 5 60 Aniversario

Citroën DS19 y DS 5 60 Aniversario

Pero siendo el 60 aniversario de un icono como el Citroën DS, no bastaba con probarlo. Hemos querido enfrentarlo al que actualmente algunos consideran como su sucesor. Lo cierto es que el DS fue reemplazado por los CX, XM y C6, poniendo así fin a la gama de las grandes berlinas Citroën. El lanzamiento de la ahora marca DS trató de revivir ese innegable espíritu premium de modelos como el DS y sus sucesor, siendo el DS 5 el buque insignia.

Hemos recurrido a un Citroën DS 5 60 Aniversario, equipado con el motor 2.0 BlueHDi de 180 caballos con caja de cambios automática de ocho velocidades. Queda patente en este modelo el buen hacer de PSA en cuanto a calidad de acabados y diseño, siendo un coche muy llamativo después de varios años en el mercado. Al igual que el DS original, estéticamente es difícil comparar al DS 5 con sus rivales.

Citroën DS19 y DS 5 60 Aniversario

Es un coche con una respuesta sobresaliente, con un motor silencioso y prestacional así como con abundante equipamiento. Por contra, es la antítesis del DS 19 en cuanto a confort, con una suspensión de tarado firme que le proporciona, eso sí, un comportamiento dinámico francamente bueno y un gran aplomo. La sensación de espacio y la luminosidad del interior son atributos del DS de 1955, mientras que en el DS 5 vamos en una postura más deportivos, con un salpicadero envolvente y una consola central alta, así como un techo bajo. La simplicidad de los mandos no es la misma, aunque esto se debe, simplemente, a los 60 años de diferencia. En su momento el DS19 también tenía más controles que cualquier otro coche.

El DS 5 puede ser el sucesor del DS original, en el aspecto de que se trata del modelo más alto de gama de la marca, pero está claro que no representa lo mismo para la marca que el DS19 hace ahora 60 años. Para empezar, carece de una de las señas de identidad del DS, la suspensión hidroneumática, solo presente en el Citroën C5, al que le queda poco tiempo de vida. Por otra parte, el DS 5 no es revolucionario en nada más allá del diseño. El DS 19 fue una nueva forma de entender el automóvil, con tecnologías nunca aplicadas hasta entonces. A favor del DS 5, decir que cada vez es más difícil sorprender e innovar tanto como lo hizo su antepasado en su época. Ni los modelos más caros de las marcas de lujo igualan al DS 19 de 1955 en este aspecto.

Opinión del editor

Citroën DS 19 1965
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4 estrellas

    • Citroën DS 19 1965
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 5 de Octubre de 2015
    • Diseño exterior
      Editor: 85%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 80%
    • Plazas delanteras
      Editor: 80%
    • Plazas traseras
      Editor: 80%
    • Maletero
      Editor: 75%
    • Mecánica
      Editor: 60%
    • Consumos
      Editor: 60%
    • Confort
      Editor: 90%

    Resumen: El Citroën DS 19 es un excepcional clásico, con una estética llamativa y un elevado confort de marcha. Conducirlo se convierte en una experiencia completamente nueva.

    Pros

    • Diseño
    • Confort de la suspensión
    • Habitabilidad

    Contras

    • Dirección poco precisa
    • Estabilidad a gran velocidad
    • Posibles averías del sistema hidroneumático

    Galería de imágenes

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    2 comentarios

    1.   Francisco Javier Muro dijo

      Me ha encantado el reportaje.
      Ha sido un placer haber podido poner un granito en este gran aniversario.
      Gracias.

    2.   Jose carlos dijo

      ETengo 70 años y tambien me ha encantado el reportaje . He estado a punto de ser propietario de un , creo que era ID19 , no estoy seguro … fue en una subasta donde el propietario a quien le embargaron el vehículo no dejó que otra persona se lo llevase , llegando la tasación a niveles de cierto relieve

    Escribe un comentario