Al Volkswagen Golf 8 la prueba del alce «casi» se le atraganta, pero no…

Volkswagen Golf GTD

Cuando un fabricante desarrolla un modelo, busca ofrecer la mayor seguridad. Para ello, estudia parámetros que van desde su plataforma hasta las suspensiones o equipo de frenos. Las ayudas electrónicas a la conducción, que desde hace tiempo también son factor clave, también son calibradas y ajustadas al vehículo en cuestión. Sin embargo, hacer que tantos elementos funcionen de forma coordinada es muy complicado.

La forma de alcanzar el mayor grado de integración es a través de test de validación. Sin ellos las firmas no saben si están, o no, haciendo su trabajo de forma correcta. Una de las pruebas más complicadas y mediáticas es el test de alce o de esquiva. Muchos han sido los modelos a los que se les ha atragantado y pocos los que la han completado satisfactoriamente. El último el Volkswagen Golf 8, el compacto de referencia en cuanto a dinámica y calidad.

El Volkswagen Golf 8 está sustentado sobre la plataforma MQB

Gracias a los chicos de km77 tenemos los resultados de esta prueba. Su ejecución se divide en dos ejercicios, uno de esquiva y otro de eslalon. En el primer caso, la velocidad máxima a la que pudieron completar la maniobra fue de 69 kilómetros por hora. Anteriormente lo intentaron a 77 kilómetros por hora, pero el Volkswagen Golf 8 no reaccionó como los probadores esperaban, ofreciendo un subviraje difícil de corregir.

Esta velocidad es muy baja para un vehículo de este tipo. Sin embargo, puede existir una razón de peso para ello: los neumáticos. El Volkswagen Golf 8 del test está equipado con unas gomas Bridgestone Turanza T005 que, al parecer, no ofrecían el mejor agarre posible. Aún así, las suspensiones controlan bien los movimientos y oscilaciones de la carrocería, evitando balanceos excesivos.

Artículo relacionado:
Prueba Volkswagen Golf 8 1.5 eTSI 150 CV DSG7 (con vídeo)

La segunda prueba, de eslalom, fue solventada con mejor nota. El Volkswagen Golf 8 se maneja bien en los diferentes cambios de apoyo, ayudado principalmente por el eje trasero. Gracias al ligero deslizamiento, permite cerrar la trayectoria aunque al llegar a cierta velocidad las ayudas electrónicas a la conducción intervienen. Su misión se centra en el frenado selectivo de las ruedas, aunque a veces la intervención puede ser brusca y notoria.

Con todo, el Volkswagen Golf 8 es uno de los compactos más redondos del mercado. Gracias al empleo de la plataforma MQB cuenta con un arsenal tecnológico y mecánico generoso y diverso. Si te interesa, no te pierdas nuestra prueba, la puedes encontrar en el post adjunto. Espero la disfrutes.

Fuente – Km77


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.