ABT lleva al Audi SQ8 desde los 435 hasta los 510 CV

ABT SQ8 510 CV TDi perfil

El preparador especialista en el Grupo Volkswagen, ABT Sportsline, vuelve a hacer de las suyas. Tiempo atrás ya mostró un paquete aerodinámico más que llamativo para este SUV coupé de altas prestaciones con mecánica diésel. Esta vez nos presenta un Audi SQ8 tras pasar por sus manos y no solo para añadir un toque de picante estético, sino también mejorando su rendimiento.

Nadie puede decir que el Audi SQ8 sea un vehículo lento. Lleva un motor diésel, sí, pero no es “moco de pavo”. Es un V8 de 4.0 litros microhíbrido. De serie, esta mecánica desarrolla 435 CV y 900 Nm de par. Viene unido a un cambio Tiptronic y a la tracción integral quattro, ofreciendo un 0 a 100 en solo 4,8 segundos y una velocidad punta de 250 km/h. No esta nada mal, ¿verdad?

Artículo relacionado:
Nuevo Audi SQ8 TDI, un diésel V8 de 435 CV y etiqueta Eco

Audi SQ8 preparado por ABT con 510 CV

Pues sí, el SQ8 de serie ya es un coche más que suficiente para adelantar con tranquilidad y rodar a buen ritmo por una Autobahn alemana. Sin embargo, siempre hay quien quiere algo más. Algo más de diferenciación, pero también algo más de prestaciones. Seguro que a esas personas les encanta el ABT SQ8.

El preparador ha retocado su electrónica para extraer mucha más energía. Así, tras la puesta a punto, el Audi SQ8 que nos presenta ABT desarrolla 510 CV (75 CV más) y 970 Nm de par (70 Nm más). Esto le permite reducir en dos décimas su aceleración de 0 a 100 km/h, necesitando ahora 4,6 segundos según informa la propia empresa.

Audi SQ8 preparado por ABT vista lateral

También han tocado su suspensión, ofreciendo tres alturas diferentes. Esto le permite reducir el centro de gravedad y, por tanto, mejorar su estabilidad en curva. Estos niveles de altura se denominan “Comfort”, “Dynamic” y “Coffe-Mode”. El primero de ellos baja la suspensión 25 mm, mientras que el segundo baja 15 mm más. El tercer modo sirve para facilitar el acceso y la salida del vehículo, bajando la carrocería 65 mm respecto a la altura original.

En cuanto a la estética, como veis en las imágenes se ve muy agresivo gracias al paquete aerodinámico. Más aún que el modelo de serie. Consta de paragolpes específicos, faldones más marcados, una nueva salida de escape cuádruple y un spoiler trasero. Otros opcionales son las llantas deportivas, habiendo varias opciones con dimensiones de 22 y 23 pulgadas.

Artículo relacionado:
Prueba Audi Q8 50 TDI 286 CV quattro tiptronic

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.