Circular con rueda de galleta: consejos, precauciones y mantenimiento

Rueda de galleta

Desde hace unos años se han puesto de moda el uso de las rueda de galleta. Estas ruedas de repuesto de tamaño reducido tienen la ventaja de ahorrar un valioso espacio en el maletero de nuestro coche, pero todavía sirven para salir del paso cuando pinchamos el neumático convencional.

Una rueda de galleta está diseñada simplemente para realizar un trayecto corto hasta el taller. La velocidad máxima a la que se aconseja circular con la rueda de galleta es de 80 km/h, con una duración del neumático de aproximadamente 200 kilómetros. Aunque como de costumbre, tiene márgenes de tolerancia mayores para evitar problemas.

Cómo se pone una rueda de galleta

Las ruedas de galleta se ponen como cualquier otra rueda de repuesto, aunque sí que tienen alguna peculiaridad. Para empezar normalmente tienen los pernos (tornillos) al aire, por lo que es mejor que no les pongas las tapas que sí suelen llevar las llantas normales. Tampoco hay que ponerles tapacubos si las ruedas de tu coche los llevan. En el siguiente vídeo puedes ver cómo se pone con todo detalle:

Usa la rueda de galleta lo menos posible

Aun así, no debes olvidar que para que la rueda de galleta no sufra daños, es necesario conducir con más precaución de la habitual. Si conducimos con normalidad podemos llegar a dañar la rueda o incluso el coche. Especialmente si se coloca en el eje delantero.

Debido a las características de una rueda de galleta, es aconsejable cambiarla lo antes posible y usarla únicamente para emergencias. En algunos casos incluso puede afectar al funcionamiento normal del vehículo ya que tiene un tamaño distinto al resto de neumáticos.

Rueda de galleta

Artículo relacionado:
Conoce tus neumáticos

Estabilidad del coche

Por ejemplo, puede volver loco a algún sistema como el ABS o el ESP, ya que el sensor de esta rueda puede girar a una velocidad distinta al resto de las ruedas. Esto normalmente no ocurrirá si se usa la rueda de galleta original, que venía con el vehículo. Ya que las marcas medianamente serias suelen tener cuidado con este detalle. Aun así, si estos sistemas tienen que actuar en algún momento, lo harán con menos eficacia que si llevases una rueda normal.

Un neumático de este tipo no está diseñado para aguantar grandes esfuerzos, por lo que conviene extremar las precauciones y circular tranquilamente mientras lo tenemos puesto. Evita los movimientos de volante bruscos y los balanceos de carrocería extremos.

Además, si circulamos mucho tiempo con una rueda de galleta, podemos llegar a dañar otros sistemas de nuestro coche como: el eje, la suspensión, los rodamientos, el diferencial o caja de cambios. De nuevo, sobre todo si se pone en el eje delantero.

Rueda de emergencia

Cuidado con las frenadas con la rueda de galleta

Si necesitamos realizar una frenada fuerte con una rueda de emergencia, el coche perderá la estabilidad con más facilidad y tardará más en detenerse. Lo más probable, es que el coche no reaccione de la manera que nosotros esperamos. Lo que supone un susto más para el conductor y una situación de la que es más difícil salir.

En cuanto a su inflado, en la pegatina de presiones del coche también viene indicado el valor para la rueda de galleta. Conviene revisar su presión periódicamente como el resto de ruedas, para que esté en perfectas condiciones cuando llegue el momento. Lo normal es que necesite una presión superior a las ruedas normales. En el siguiente vídeo te explicamos todo sobre la presión que deben llevar las ruedas de un coche:

Imagen 1 – César


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.