Colaboración entre marcas: de como Citroën ayudó a Rolls-Royce y más…

Grupo FCA - Grupo PSA acuerdo de fusión

En muchas y variadas ocasiones hemos comentado que el sector del automóvil es muy dinámico. La evolución es una constante en él y ello obliga a los diferentes fabricantes a buscar soluciones ingeniosas para sobrevivir. Lo vemos ahora, momento en que la movilidad eléctrica y la conducción autónoma copan todos sus estudios e inversiones. Pero también ha pasado en épocas pasadas, pues llegar hasta el día de hoy no ha sido fácil para ellas.

Si no hubiera sido por la colaboración entre marcas muchas de ellas no hubieran llegado a la actualidad. Tenemos múltiples ejemplos, sobre todo en el seno de grandes grupos industriales. Pero de cuando en cuando surgen extrañas parejas de cama que confirman una máxima: vivir o morir. Así, hemos hecho un pequeño listado en el que podréis descubrir algunas de las colaboraciones entre marcas más curiosas y raras. ¿Te atreves?…

Citroën – Rolls-Royce y la suspensión del DS

Corría el año 1955 cuando el Citroën DS rompió moldes en el sector del automóvil. Supuso un soplo de aire fresco, pues ninguna firma generalista fue capaz de acercarse al segmento E premium con tanto acierto. Uno de sus puntos diferenciales era la magnífica suspensión hidroneumática que incluso salvó la vida al mismísimo Charles de Gaulle. Fue por este avance técnico que surgió una de las colaboraciones entre marcas más extrañas.

Los modelos de Rolls-Royce son conocidos por su lujo, exclusividad y comodidad de marcha. Pensando en sus puntos fuertes los ingleses se acercaron a hablar con la firma del doble chevrón. Así el Rolls-Royce Silver Shadow de 1965, previo pago de un royalty a los galos, podrían hacer uso de esta suspensión. Todos contentos, pues el sedán fue un éxito de ventas y muy pocos supieron que la suspensión provenía de una firma sin «pedigree».

Porsche y Opel alumbraron el Zafira más rápido del mundo

Opel Zafira MKI colaboración entre marcas con Porsche Engineering

Porsche Engineering es una de las subsidiarias más importantes de la casa de Stuttgart. Su misión es básica y primordial para la firma: desarrollar e innovar para fabricar coches mejores. Así, fue como acabaron en el año 1995 colaborando con Opel para desarrollar la primera generación del Zafira. El resultado fue tan bueno que hasta fabricaron una versión OPC dotado de un bloque 2.0 Turbo con 192 CV de potencia.

Yamaha logró que el Ford Puma fuera muy rápido y ágil

Aunque quizá muchos no lo sepan, Yamaha es una firma estrechamente relacionada con el sector del automóvil. Su departamento de ingeniería es muy potente y ha creado motorizaciones para algunos modelos de renombre. Una de las colaboraciones entre marcas más aclamadas fue la que estableció la japonesa con Ford. Así surgió el bloque 1.7 litros con 125 CV que motorizó al Puma Coupé de primera generación.

Peugeot descartó el Espace que luego popularizó Renault

Renault Espace MKI colaboración entre marcas con Matra y Peugeot

La colaboración entre marcas es tan amplia y rebuscada como la de esta historia. ¿Sabías que Peugeot junto a Talbot trabajaro con Matra? Esta firma, que posteriormente quebró por culpa del Renault Avantime, fabricó durante años el Talbot Rancho, una especie de todo camino que sirvió de inspiración para lo que hoy representa este segmento del mercado. Pues bien, cuando Peugeot cesó la fabricación del Rancho, dejó tirada a Matra.

En los años que duró su colaboración creó varios prototipos que la casa del león desecho por «según sus directivos» no tener interés. Entre ellos estaba la primera generación del Renault Espace, el que quizá sea uno de los monovolúmenes más famosos del mundo. Es más, el primer prototipo estaba fabricado con piezas de Peugeot, pero nunca vio la luz. Con todo, la casa del rombo se quedó con la idea y han llegado hasta donde están hoy.

Mercedes-Benz creó el Clase B Electric gracias a Tesla

La colaboración entre Mercedes-Benz y Tesla es probable que la conozcáis. Hubo un tiempo en que la marca de Elon Musk necesitaba dinero y Daimler AG creyó en su proyecto. Así, realizaron una inversión millonaria que le otorgó un porcentaje de su capital social y el acceso a su nivel tecnológico. De esta forma, cuando los primeros vehículos eléctricos aparecieron en escena, pudieron desarrollar el primer Mercedes-Benz Clase B Electric.

Gracias a Saab el Fiat Panda MKII tuvo tracción total

Fiat Panda 4x4 colaboración entre marcas con Saab

La segunda generación del Fiat Panda llegó al mundo en el año 2003 y en esa época el extinto Grupo Fiat S.p.A. mantenía relaciones con General Motors. Fruto de la buena sintonía el fabricante italiano se acercó a Saab para pedirle un favor. Ellos tenían mucha experiencia en desarrollar vehículos pequeños pero no sistemas de tracción total. Por esta razón, establecieron una colaboración entre ambas marcas para su creación.

Gracias a ella, el pequeño Panda disfrutó de un sistema de tracción total que presumía de acoplamiento viscoso entre los diferenciales delantero y trasero. Tras la disolución del acuerdo entre Fiat y General Motors los italianos pagaron esta licencia tecnológica. Ya, en la tercera generación (actual) desarrollaron un nuevo sistema más ligero que ofrece mejores prestaciones off road.

El Viper de Dodge tiene mucho que agradecer a Lamborghini

Dodge Viper SRT 1990

Quién nos iba a decir que el Dodge Viper RT/10 de 1989 tendría algo que ver con Lamborghini. Pues sí, la firma americana necesitaba ayuda para su desarrollo y fueron los italianos quienes les echaron un «cable». Así, el departamento de ingeniería de Sant’Agata Bolognese se encargó del tren motriz. Para ello, tomaron el bloque V10 de 7,9 litros de cilindrada de uno de un pick up y realizaron los ajustes necesarios para que entregara 400 CV.

Pero hay más, porque el Dodge Viper RT/10 salió de los lápices de Tom Gale. ¿Sabéis quien es? ¿Os suena su nombre? Pues la misma persona que diseñó a otro superdeportivo, el Lamborghini Diablo. Este modelo vería la luz un par de años después, suponiendo un punto y a parte en la historia del fabricante italiano. Sin duda, una de las colaboraciones entre marcas más curiosas e inesperadas.

Gracias a la colaboración entre marcas el sector ha evolucionado

Hoy día la colaboración entre marcas es algo común y está mejor visto por el público. Tenemos ejemplos variopintos como la fusión propuesta entre el Grupo FCA y el Grupo PSA o el Grupo Volkswagen. Tampoco podemos pasar por alto a la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, uno de los conglomerados industriales más importantes. Con todo, en los últimos años también se han producido otros casos, aunque esos los dejaremos para otro post.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.