La fusión entre el Grupo FCA y el Grupo PSA es un hecho. Aquí las claves

Grupo FCA (Mike Manley) - Grupo PSA (Carlos Tavares) fusión

Ya lo decía el desaparecido Sergio Marchionne. El sector del automóvil necesita de grupos grandes y fuertes para crear sinergias. Sin ellas, los costes tecnológicos serían inasumibles para los fabricantes, provocando su quiebra y desaparición. Tenemos grandes ejemplos de ello, como el Grupo Volkswagen o la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. Ahora, se suma un nuevo caso, ya que el Grupo FCA y el Grupo PSA han oficializado su fusión.

Esta situación estaba siendo buscada desde hacía mucho tiempo. El conglomerado italoamericano necesitaba de ayuda para acelerar sus planes hacia la electrificación o conducción autónoma. Por su parte, el consorcio galo tenía que reducir su dependencia del mercado europeo y abrirse a nuevas regiones. Así es que, la mejor forma es unirse para sumar fortalezas y reducir debilidades. Pues bien, ya caminan al 50 por ciento.

El Grupo FCA y el Grupo PSA crearán el 4º constructor mundial

Ya lo habían anunciado cuando hace unas semanas confirmaron de forma oficial las conversaciones. Fruto de esta fusión, por tamaño, nacerá el cuarto constructor del sector del automóvil y el tercero por volumen de ingresos. Si las ventas no retroceden en este 2019, rebasarán los 8,7 millones de unidades. Además, alcanzarán una facturación combinada de casi 170 mil millones de euros (sin sumar a Magneti Marelli y Faurecia).

Artículo relacionado:
La fusión entre el Grupo FCA y el Grupo PSA será firme a finales de 2019

Según las estimaciones iniciales (siempre con datos de 2018) registrarán un beneficio operativo recurrente de más de 11 mil millones de euros y un margen de beneficio operativo del 6,6 por ciento. Teniendo en cuenta estos datos, se situarán por encima de la media del sector. Todo ello, en base a un portfolio de firmas bien posicionadas que les sitúa en todos los segmentos del mercado, desde los micro urbanos a vehículos de lujo.

Dos plataformas servirán de base para crear las sinergias

Plataforma CMP Grupo PSA

El factor clave que busca esta fusión entre el Grupo FCA y el Grupo PSA es el desarrollo de nueva tecnología. La movilidad eléctrica y la conducción autónoma son excesivamente caras y complejas. Por ello, afrontar por su lado este coste supone un retorno de la inversión muy lento. Estando juntas, será más fácil y barato asumir este reto. De esta forma, crearán, entre ambos dos nuevas plataformas sobre las que girarán sus futuros modelos.

Estas bases, que podrían ser una evolución de la EMP2 y CMP del Grupo PSA, serán multienergía. Es decir, estarían creadas para adaptar todo tipo de mecánicas, desde las tradicionales endotérmicas, hasta las más modernas híbridas y eléctricas. Además, y aunque no hay datos oficiales al respecto, deberían estar adaptadas para vehículos todo terreno. La razón es sencilla: Jeep será una pieza clave en esta nueva organización.

Según sus cálculos, sobre estas dos bases deberían fabricar unos 6 millones de vehículos al año. Una, estará enfocada a modelos pequeños y otra, a compactos y medios. Este área representará aproximadamente un 40 por ciento de las sinergias. El otro 40 por ciento está en la negociación con proveedores. El último 20 por ciento surgirá de unificar el marketing o la logística. En total, el ahorro está cifrado en unos 3,7 mil millones de euros.

Gestión equilibrada: Tavares de CEO y Elkann de Presidente

Grupo FCA - Grupo PSA acuerdo de fusión

En este tipo de operaciones, el reparto de poder es un elemento clave para cada una de las partes. Desde el arresto de Carlos Ghosn, ex CEO de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, los “tira y aflojas” por el poder en este constructor son continuos. Además, hay que dejar claro que el Grupo FCA está comandado por la familia Agnelli y el Grupo PSA por la familia Peugeot. Ambos, podrían decirse (con matices) que son empresas familiares.

Artículo relacionado:
El Grupo PSA buscaría blindar su posición de poder en la fusión con FCA

Por tanto, crear un consejo de dirección equilibrado era vital para la fusión. La Junta estará compuesta por 11 asientos, la mayoría de corte independiente. Cinco, será nombrados por FCA y otros tanto, por PSA. El presidente será John Elkann y el CEO, Carlos Tavares, que ocupará la silla número once por un periodo inicial de cinco años. Adicionalmente, se crearán dos puestos más, que representarán a todos los trabajadores de ambas firmas.

Su ámbito será global y cotizará en Europa y Nueva York

Grupo FCA firmas

Como es lógico, la ambición del Grupo FCA y el Grupo PSA es alcanzar el mayor número posible de mercados. Los galos quieren volver a Estados Unidos y los italianos mejorar su situación en China. Uno sin el otro no podría lograrlo satisfactoriamente, pues los costes de implantación en ambas regiones son realmente elevados. Por ello, aprovechando el excedente de sus redes comerciales, podrán acometer tal empresa.

Estando juntos, su presencia global será mucho más equilibrada y rentable. Según los datos de 2018, obtendrán unos ingresos derivados del mercado europeo del 46 por ciento. Por parte de América del Norte debería llegar el otro 43 por ciento. El 11 por ciento restante debería llegar de otras regiones, como América del Sur o China. Teniendo en cuenta esta situación, han decidido que el nuevo domicilio social esté situado en Holanda.

A la hora de cotizar, lo hará en dos parqués europeos, Euronext de París y la Borsa Italiana (Milán). El tercer centro de cotización será la Bolsa de Nueva York. La razón para ello es la necesidad de diversificar la rentabilidad de los socios mayoritarios y mejorar su financiación. Por último, EXOR, Bpifrance, la familia Peugeot y Dongfeng se han comprometido a votar a favor de la transacción en las juntas de accionistas de FCA y Groupe PSA.

¿Cuál será el primer movimiento de la nueva empresa?

Peugeot 208 2019

En el acuerdo difundido no hay noticias sobre los primeros pasos de esta nueva entidad. A día de hoy, el Grupo PSA tiene una gama de modelos más moderna y fresca que la del Grupo FCA. Por esta razón, en un primer momento podrían optar por refrescar la oferta de las marcas italianas. A la par, adaptarían las mecánicas y plataformas a fin de que sean compatibles para un mayor número de modelos posibles.

Haciendo cábalas, podríamos ver un primer paso en la nueva generación de utilitarios de segmento A. Fiat tiene avanzado el desarrollo de su nuevo 500 y los galos no saben cómo renovar los Citroën C1 y Peugeot 108. Por tanto, podrían nacer de un mismo desarrollo y fusionar los costes. Otra parcela del mercado que tienen un tanto abandonada es el de los vehículos industriales pequeños. Los Nemo y Fiorino son muy veteranos y necesitan un relevo con urgencia. Por algo hay que empezar, y ajustar las estructuras de ambos grupos no va a ser coser y cantar.

Fuente – Grupo FCAGrupo PSA


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.