El Infiniti QX55 ya es oficial pero no, no lo podrás comprar en nuestro país

Si hay un tipo de modelo que define la personalidad de Infiniti debemos remitirnos a los SUV´s. Aunque la firma premium de Nissan inició su andadura ofreciendo berlinas de corte premium, los todo caminos le han dado el volumen de ventas que necesita. La prueba está en que del número de modelos que conforman su portfolio sólo hay dos turismos al uso, los Q50 y Q60 Coupé. El resto están enfocados al campo, o al menos a circular por pistas.

Y pronto llegará un nuevo integrante a esta familia, el Infiniti QX55. De él ya os hemos hablado en alguna que otra ocasión, principalmente por la aparición de varios avances en forma de teasers. Ahora irrumpe en nuestras vidas luciendo el diseño definitivo de su carrocería así como del habitáculo. ¿Recordáis al mítico FX de 2003? Si es así tendréis que conformaros con alguna unidad, de este, de segunda mano, porque el QX55 no llegará a Europa.

La estética del Infiniti QX55 se inspira en el mítico FX del año 2003

El frontal del Infiniti QX55 destaca por la gran parilla tridimensional acabada en cromo. El logo de la marca japonesa crece en tamaño y toma gran protagonismo en ella. Junto a ella tenemos unos grupos ópticos rasgados que integran, para todas las funciones, la tecnología Full LED. En la zona baja tenemos un paragolpes deportivo que, en la zona inferior central, presenta una gran toma de aire. Los anti nieblas, en este caso, se sitúan en las esquinas.

Si pasamos a la vista lateral podemos apreciar como el equipo de diseño ha creado su personalidad. En primer lugar debemos mencionar el tratamiento que han recibido las líneas de tensión que recorren la carrocería. A diferencia de la línea descendente del techo, son suaves y sutiles creando diferentes planos en puertas o pasos de rueda. Por último, estos elementos son generosos y están protegidos por protecciones plásticas negras.

Artículo relacionado:
Infiniti QX55: Un SUV coupé que aunque quieras no lo verás en Europa

Para terminar debemos revisar la zaga. Si el frontal es personal, esta zona ofrece una gran personalidad, sobre todo por la caída de la luneta trasera o disposición de los grupos ópticos. Salvando las distancias, recuerda al Jaguar i-Pace, principalmente por el pequeño alerón o verticalidad del portón que da acceso al maletero. Como complemento tenemos un paragolpes deportivo o dos salidas de escape situadas, una a una, en las esquinas.

Interior de diseño moderno, tecnológico y de elevada factura

De puertas adentro la personalidad del Infiniti QX55 se mantiene intacta. El salpicadero destaca por ofrecer la típica pantalla táctil doble que hemos conocido en otros productos de la marca. La superior es de 8 pulgadas y sirve para gestionar el sistema infotainment y la navegación por satélite. La inferior es de 7 pulgadas y está para ayudar a gestionar diferentes parámetros de conducción y confort como el climatizador o la suspensión.

El QX55 estará disponible en tres niveles de equipamiento: Luxe, Essential y Sensory.

Respecto al diseño, la apariencia interior es clásica. La prueba está en que, a diferencia de muchos de sus rivales, prescinde de un cuadro de instrumentos digital configurable. En cuanto a la habitabilidad, la banqueta trasera está dotada de raíles que le permiten adelantarse y atrasarse hasta 15 centímetros. De la capacidad de maletero no hay datos, aunque la marca ha anunciado que el volumen máximo se situará en los 761 litros.

Oferta mecánica contundente, aunque limitada en versiones

A nivel técnico el Infiniti QX55 está montado sobre una variación de la base que da vida al QX50. Por ello, no es extraño que su gama mecánica cuente con un bloque contundente y de elevada factura tecnológica. En concreto, nos referimos al 2.0 VC-Turbo de compresión variable. La potencia que ofrece es de 200 kW (272 CV) junto a un par máximo de 380 Nm. Para su gestión, como es obvio, recurre a una transmisión automática de tipo CVT.

Bajo el capó encontramos al bloque cuatro cilindros turboalimentado de 2.0 litros de compresión variable

Este potencial, en circunstancias normales, llega al suelo a través de las ruedas delanteras. En caso de pérdidas de potencia, o necesidad extrema, el sistema es capaz de enviar hasta el 50 por ciento del par a las ruedas traseras. Como complemento, el QX55 cuenta con cuatro modos de conducción: Standard, ECO, Sport y Personal que modifican la respuesta del motor, suspensión y dirección. Por ahora no se esperan más versiones, aunque es probable que más adelante llegue algún tipo de hibridación ligera.

Fuente – Infiniti


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.