El preparador deportivo Abarth es una de las marcas que forma parte del Grupo Fiat Chrysler Automóbiles (FCA). Su gama está basada en algunos modelos de Fiat, aunque dándoles un toque muy deportivo y racing. Su origen se remonta a las preparaciones que realizaba Karl Abarth sobre los modelos de la firma italiana Fiat. Su actual portfolio sólo está formado por dos únicos modelos, pero cada uno de ellos cuenta con varias series especiales y elementos que los convierten en vehículos únicos.

El micro urbano 595 (desarrollado a partir de la actual generación del Fiat 500) es el encargado de abrir la gama, proponiendo dos carrocerías (ambas de tres puertas) una cerrada y otra cabrio con techo de lona. La gama mecánica del Abarth 595 gira en torno al mismo bloque gasolina con 1.4 litros de cilindrada turbo alimentado aunque con diferentes rangos de potencia. La razón se encuentra en las diferentes versiones especiales que completan su gama.

La versión de acceso del Abarth 595 es la 595 con 145 cv y la Pista con 160 cv. A medida que vayamos buscando mayores sensaciones deportivas encontramos los Turismo (165 cv) y Competizione (180 cv) que cuentan con mejores cualidades dinámicas. Completan la gama Abarth 595 los XSR Yamaha (165 cv) y Biposto (190 cv). Además, cada cierto tiempo el preparador suele poner el mercado nuevas revisiones y versiones especiales que mejoran el rendimiento y deportividad del pequeño micro urbano.

Cierra la gama de Abarth el 124. Este cabrio con techo manual de lona está basado en el Fiat 124, que a su vez comparte plataforma y línea de montaje con el Mazda MX-5. Su gama mecánica está basada en el mismo bloque 1.4 turbo alimentado del Abarth 596, aunque su potencia es de 170 cv. El 124 cuenta con dos versiones diferentes, una denominada Spider y otra Spider Scorpione. La principal diferencia entre uno y otro radica en su equipamiento y puesta a punto de chasis, suspensiones y tacto deportivo.