Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé, un extremo en formato SUV coupé

Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé delantera

La moda de los SUV deportivos y de altas prestaciones no parece tener fin. Las marcas premium no paran de lanzar productos que, en teoría, no casan demasiado con la filosofía de un deportivo. Sin embargo, vistos los resultados, no podemos quitarles la razón. El último en añadirse a esta larga lista es el Mercedes-AMG GLE 63 S 4Matic+ Coupé.

Se trata de la versión más extrema del GLE Coupé de Mercedes. La firma alemana de la estrella acaba de lanzar todas las informaciones y varias imágenes de este Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé. Un SUV coupé de alto rendimiento que esconde bajo su capó un fantástico motor V8 de 4 litros con 612 CV. ¡Ahí es nada!

Un diseño bruto para este prestacional SUV coupé

Empezando con su diseño exterior, en un simple golpe de vista nos damos cuenta de que no estamos ante un SUV corriente. Fijaos en las imágenes. El frontal presume de una gran parrilla en color negro para dar la suficiente refrigeración al V8 4.0 biturbo. Pero más llamativo aún es su paragolpes, con detalles muy deportivos en su zona inferior y nuevas entradas de aire. Además, el SUV en formato coupé se ve muy ancho.

Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé parte trasera

Lo mismo ocurre con el lateral, donde los detalles negros a contraste destacan en esta unidad de color blanco. La suspensión reduce la altura total del coche para mejorar el paso por curva y reducir las inercias. Mientras tanto, las llantas negras de 22 pulgadas de serie esconden un potente equipo de frenos. En el tren delantero lleva pinzas fijas de 6 pistones y discos de nada menos que 400 mm. Opcionalmente puede contar con discos cerámicos para incrementar la potencia de frenado.

En la parte posterior llaman nuestra atención los pilotos de LED con diseño rasgado y enfadado. Sin embargo, nuestra vista apunta rápidamente a la parte inferior. Allí se ubica un marcadísimo difusor al más puro estilo Fórmula 1, incluyendo una pareja de salidas de escape cuadradas a cada lado. La verdad es que la trasera de este Mercedes-AMG GLE 63 S 4Matic+ Coupé se ve muy poderosa.

Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé salpicadero

Por su parte, el habitáculo es muy configurable. En la unidad que Mercedes nos muestra vemos múltiples inserciones en carbono que recorren el salpicadero horizontalmente, acompañado de una línea roja. También aparece en la parte superior e inferior del aro del volante, siendo los laterales tapizados en Alcantara. A lo anterior hay que añadir los pedales en aluminio y el punto tecnológico que siempre aporta el sistema MBUX de la marca con su doble pantalla corrida.

Técnica y prestaciones: Con un V8 biturbo y sistema EQ Boost

El Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé es un coche orientado a las máximas prestaciones. La técnica habla por sí sola. Bajo el capó tenemos un motor V8 de 4.0 litros biturbo, un corazón realmente bruto. Desarrolla 612 CV entre 5.750 y 6.500 vueltas, generando un enorme par motor de 850 Nm entre 2.500 y 4.500 revoluciones por minuto. ¡Se dice pronto!

Hay que tener en cuenta que esta mecánica se apoya en un sistema EQ Boost. Esto significa que contamos con un alternador arrancador, lo que le permitirá en España obtener la etiqueta Eco de la DGT. Según los datos, este sistema microhíbrido a 48 voltios es capaz de generar 22 CV y 250 Nm extra.

Las prestaciones del AMG GLE 63 S 4Matic+ Coupé son un 0 a 100 km/h en solo 3,8 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente a 280 km/h. Aunque los clientes potenciales de este modelo no sufrirán demasiado por ello, el consumo de combustible mixto homologado es de 12,5 l/100 km. Es muy probable que en un uso real estemos hablando de algún que otro litro más.

Motor V8 Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé

Estas prestaciones son logradas gracias, en buena parte, a la caja de cambios AMG Speedshift TCT 9G de nueve relaciones, desarrollada específicamente para estas versiones más extremas, así como a la tracción integral AMG Performance 4Matic+ con distribución variable de par. Sin estas tecnologías y la electrónica que las controla, sería complicado conducir rápido un coche de semejantes características.

Tampoco faltan varios modos de conducción (Comfort, Sport, Sport+, Race, Individual, Trail y Arena) para suavizar o intensificar el carácter de esta bestia en funciones de las necesidades de cada momento. Por supuesto, varían la respuesta del motor, del cambio, de la tracción, de la suspensión y de la dirección. También actúan sobre el sistema de escape. La suspensión es neumática con amortiguación regulable progresiva. No menso importante es el diferencial autoblocante trasero, que incrementa la tracción cuando llegamos al límite de adherencia.

¿Llegada al mercado y precio?

Mercedes afirma en su comunicado de prensa que está previsto abrir la lista de pedidos en el próximo mes de marzo. Todavía no han comunicado el precio base para este Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé, aunque puedes tener claro que superará tranquilamente los 120.000 euros sin añadir extras.

Artículo relacionado:
Prueba Mercedes GLE 300 d 4Matic 245 CV

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.