Mercedes C111 Diesel: el día que un diesel batió el récord de velocidad

Mercedes-C111-Diesel-1

Los prototipos experimentales han sido siempre curiosos objetos que despertaban el interés de los aficionados al motor, sin tener a menudo mucha información disponible. Tal es el secretismo de las marcas acerca de sus proyectos, que solo con el paso de las décadas, trascienden los récords, las novedades o las “locuras” que llegaron a perpetrar en pos de superar sus propias metas. Tal fue el caso de los modelos C 111 de Mercedes Benz, de cuya saga podríamos hablar en otro capítulo, pero hoy nos centraremos en el modelo C 111-IV: un automóvil con mecánica diesel que alcanzó un récord de velocidad.

Las poco conocidas mecánicas Wankel fueron también motivo de estudio y desarrollo por la firma alemana, que durante la década de los sesenta desarrolló prototipos propulsados por motores rotativos, aprovechando también para probar los nuevos componentes de suspensión adaptados a neumáticos más anchos provenientes de la competición, y la impulsión de los materiales plásticos para la carrocería. Todo esto, optimizando al máximo la eficiencia aerodinámica de cara a mejorar la de sus vehículos de producción, por lo que los C 111 eran auténticos laboratorios rodantes.

Mercedes-C111-Diesel-3

Tras verse obligados a abandonar la evolución de los motores Wankel ante las nuevas normativas anticontaminación y la crisis del petroleo, la plataforma del C 111 aún serviría para demostrar que, si de eficiencia y bajo consumo se trataba, los motores diesel, tachados de lentos y perezosos, aún podían demostrar que prestacionalmente tenían potencial. Así que tras el C 111-I, el próximo reto era batir récords absolutos para promocionar las ventajas del diesel, y los ingenieros, apoyados por el Consejo de Dirección, tuvieron luz verde para sacar adelante el proyecto.

Un motor diesel, y deportivo

Si hoy en día aún resulta extraño escuchar estos conceptos unidos: diesel y deportividad; pero los aceptamos por su nivel prestacional, cabe pensar cómo sería la idea a mediados de los setenta, donde las mecánicas de gasolina eran las únicas con relevancia en el mundo de la velocidad. Así que Mercedes aprovechó su robusta mecánica de cinco cilindros diesel y tres litros de cilindrada y 80 CV empleado en sus 240D y 300D, instaló un turbocompresor Garret y un intercooler y llevó hasta los 190 CV el propulsor que montaría en el Mercedes C111-II.

Mercedes-C111-Diesel-2

En el circuito de Nardo,  el 12 de junio de 1976 tuvo comienzo la gesta que llevaría a obtener, de la mano de cuatro pilotos turnándose cada dos horas y media, un total de 16 récords con una velocidad promedio de 252 km/h, completando así el C 111-II la maniobra del 0-100 km/h en 6,8 segundos. Este récord fue solo el punto de partida. Los ingenieros sabían que mejorando la aerodinámica era posible haber superado los 300 km/h, y tras nuevamente sopesar su viabilidad, la tercera evolución del C 111 se puso en marcha, obteniendo un coeficiente aerodinámico Cx inaudito hasta entonces de solo 0,183.

Mayor distancia entre ejes, vías más estrechas, ruedas carenadas, un frontal más bajo con faros encastrados y la carrocería estrechada en la parte trasera, contando con un aletín que mejoraba la estabilidad del coche ante vientos laterales. Un solo asiento para el piloto, con un compartimento más estrecho debido al realojo del conducto de ventilación del intercooler, telemetría y equipos de radio para la comunicación completaban las mejoras para perseguir la nueva lista de récords.

Mercedes-C111-Diesel-4

 A por el récord en Nardo

A la medianoche del 30 de Abril de 1978, los 230 CV del C 111-III propulsaban al Mercedes hasta los 325 km/h para marcar nuevos hitos. Su larga relación de transmisión le hizo llevar un tiempo en aceleración. Un percance a mitad de la noche obligó a emplear el vehículo de sustitución, tras dañarse la carrocería del primer Mercedes en un reventón que no trajo mayores consecuencias para el piloto.

El coche de reserva fue incluso un poco más rápido al ampliar los intervalos de repostaje de 62 a 67 vueltas. Otro percance con un erizo que dañó el alerón delantero no frenó al equipo en su avance, y tras 12 horas de conducción sin más percances, con paradas en boxes de entre 15 y 20 segundos, Mercedes Benz se alzó con un nuevo récord absoluto a nivel mundial, con independencia de motor, pero aún más meritorio al tratarse de una mecánica turbodiesel cercana a las mecánicas de producción en serie.

mercedes_c111-5

Con un consumo medio de 16 litros por cada 100 kilómetros, y una velocidad media superior a los 300 km/h, estos son los récords mundiales establecidos por el motor diesel del C 111-III:

100 kilómetros: 316,484 kmh
100 millas: 319,835 kmh
500 kilómetros: 321,860 kmh
500 millas: 320,788 kmh
1.000 kilómetros: 318,308 kmh
1.000 millas: 319,091 kmh
1 hora: 321,843 kmh
6 horas: 317,976 kmh
12 horas: 314,463 kmh

Tras este logro, aún le quedaría comba a Mercedes para lograr alzarse con el récord absoluto de velocidad del circuito de Nardo, en una nueva evolución que se llamaría C 111-IV, aunque viéndose obligados a emplear una mecánica de 8 cilindros en V de gasolina con unos costos relativamente bajos de producción, doble turbocompresor y embrague tri-disco, que lograría el Récord Mundial del circuito: 403,978 kmh.

mercedes_c111-6

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *