Digitalización de los salpicaderos: ¿Realmente todo son ventajas o es una involución?

Pantallas del Audi A8

No hace falta ser ningún cerebrito para darnos cuenta de que la tecnología evoluciona a un ritmo bestial. Siempre se ha dicho que los avances tecnológicos son buenos, pero hay que saber usarlos y tampoco abusar de ellos. El primer tema que a todos nos viene a la cabeza es la informática, pero aquí nos gusta hablar de coches. En los últimos meses me he preguntado en varias ocasiones si es necesario contar con tantas y tan grandes pantallas en nuestros salpicaderos. ¿Tú qué crees?

Todas las marcas están esforzándose en crear salpicaderos donde la gran mayoría de mandos se concentren en una pantalla táctil con la excusa de ofrecer un mejor orden en cuanto a menús, así como salpicaderos más fluidos y más elaborados en materia de diseño y, sobre todo, con muy pocos botones físicos. Llevo años probando coches de todo tipo y, respecto a este tema de sustituir mandos físicos y botones por pantallas, mi opinión es que no vamos en la dirección correcta. En las siguientes líneas te voy a explicar los porqués de esta opinión.

Un botón para cada función, pero con las funciones elementales

Interior de un Seat 124

Antiguamente así eran los salpicaderos de nuestros coches. Aquí el interior de un Seat 124.

Hace un par de décadas los coches no contaban con lo que hoy denominamos infoentretenimiento (o infotainment, si queremos hacernos los finos). Teníamos un cuadro de instrumentos con las informaciones necesarias, es decir, velocímetro, cuentarrevoluciones (y no en todos los casos), nivel de combustible, temperatura del sistema refrigerante del motor, cuentakilómetros y cuentakilómetros parcial. Lógicamente, también todos los testigos luminosos del coche. En algunos casos, además, podíamos ver el consumo actual y medio de combustible.

Mientras tanto, en el salpicadero había una pequeña pantalla donde, por norma general, encontrábamos la fecha, la hora, la emisora de radio sintonizada en ese momento o el número de la pista del CD, si es que nuestro coche ya contaba con reproductor de CD. Para gestionar la radio teníamos cinco o seis botones para las emisoras memorizadas, ruleta de volumen, cambio de frecuencia manual y salto de pista (siguiente canción) y algún ajuste más; pero todo muy básico y simple. Y esto era en modelos de finales de los 90.

Más abajo, normalmente en la parte baja de la consola central, se ubicaban los mandos para el sistema de climatización. Los coches más comunes tenían aire acondicionado manual, por lo que, por norma general, existían tres ruletas: una ruleta nos servía para regular la velocidad de soplado del ventilador interior, otra para las trampillas de aire frío y caliente y una tercera ruleta para seleccionar por dónde queríamos que saliera el aire (media altura, luneta, pies…). Con otros botones activábamos o desactivábamos el compresor de aire acondicionado, la recirculación de aire y la luneta térmica trasera.

Interior del Fiat Punto

Interior de un Fiat Punto de finales de los 90

Las redes multiplexadas: Comunicación interna absoluta

Poco a poco los coches empezaban a cargarse de tecnología aunque nuestros ojos no lo apreciaran. Las redes multiplexadas de nuestros coches permitían a las centralitas ser cada vez más inteligentes y rápidas a la hora de actuar. Todos los sistemas del coche se comunicaban entre sí y compartían sus informaciones. Temperaturas de sistemas de motor, si el aire acondicionado estaba activo, marcha engranada, posición del acelerador, ángulo de giro del volante… Todo lo que te puedas imaginar.

La introducción de esta tecnología fue un gran avance en seguridad, en confort e incluso en materia de eficiencia. Por ejemplo, las cajas de cambios automáticas o doble embrague, gracias a todos estos datos, también mejoraron notablemente su calidad de funcionamiento, pues empezaban a saber en cada momento muchos más datos que la simple demanda de aceleración y la velocidad del coche.

Tecnología visible y palpable

Pantalla táctil principal

Viendo el éxito de los smartphone, de las tablet e incluso de los relojes de muñeca multifuncionales y conectados, los fabricantes se dieron cuenta de que las pantallas y la conectividad podían ser un gran reclamo. No dejarían pasar esa oportunidad y todos se pusieron manos a la obra.

Pantallas en el centro del salpicadero que aunque en un principio tenían como principal función mostrar el navegador, poco a poco fueron incorporando más y más sistemas. En un principio, normalmente, teníamos unos botones físicos alrededor de la pantalla para llegar a los menús principales como navegación, radio, teléfono, etc. Más tarde, y en muchos casos, estos botones también fueron eliminados.

Aunque no fuera algo necesario para nada en un coche, estas pantallitas llaman nuestra atención y queremos una. Porque sí, porque nos gusta aparentar y porque íbamos a fardar de lo lindo cuando enseñáramos nuestro coche nuevo a nuestro cuñado o al vecino de turno. Créeme, esto es una realidad. Y de ahí al “culo veo, culo quiero” porque si el coche de mi vecino tiene pantalla, el que yo me compre tiene que tener una pantalla igual de grande o, si puede ser, algo mayor.

Climatizador en pantalla táctil Peugeot 508

Las pantallas centrales cada vez iban teniendo más importancia. Además del navegador o el equipo de sonido, podíamos empezar a gestionar distintas funciones del vehículo, consultar datos como eficiencia de nuestra conducción, ajustar iluminaciones interiores, datos sobre el comportamiento del vehículo y mil y una historias más.

El grupo PSA, con Citroën y Peugeot, cometió el que para mí es un gravísimo error: integral el manejo del climatizador en la pantalla táctil central. Para subir un grado la temperatura debemos desviar obligatoriamente la vista de la carretera y pulsar tres veces la pantalla. Audi también lo está haciendo ahora en modelos como los nuevos A8 o A6. Todo ello, mientras que por otro lado avanzan en sistemas de seguridad activa como el mantenimiento de carril o el control de crucero adaptativo. Bastante contraproducente, ¿no crees?

Mientras tanto, en los cuadros de instrumentos también iban apareciendo unas pequeñas pantallas con datos relevantes, en la mayoría de casos, sobre el viaje. Varios cuentakilómetros parciales y sus respectivos consumos medios, velocidades medias, tiempos de viajes, autonomía de combustible… pero también información sobre la radio o la carpeta y pista del USB (entre tanto dimos el salto del reproductor de CD al USB), llamadas telefónicas, etc…

Apuesta 100 % digital

Peugeot i-cockpit en Peugeot 508

Entre las marcas “accesibles”, llegó Audi y presentó el famoso Audi Virtual Cockpit. Un cuadro de instrumentos totalmente digitalizado y de muy alta calidad que, por fortuna, se maneja de forma sencilla desde el volante con sus botones. Su visibilidad es muy buena, como también su fluidez y control, así como la configuración de las informaciones que queremos que nos muestre. Sin embargo, también puede llegar a despistar y además, para personas mayores y/o poco amigas de la alta tecnología, requiere de cierto tiempo de adaptación.

Aunque en este artículo se hablen de algunas marcas, lo cierto es que el uso es bastante generalizado y prácticamente todos los vehículos del mercado ya nos ofrecen sistemas muy parecidos o, directamente, calcados.

Este sistema de Audi se ha ido extendiendo por el resto de marcas del Grupo Volkswagen. El primero fuera de Audi fue el Volkswagen Passat, y ahora incluso lo podemos encontrar en un Seat Ibiza. A nivel visual queda muy llamativo, pero dudo de que realmente sea tan necesario como el mercado quiere hacernos ver. Un momento. ¿Es el mercado quien quiere que lo compremos o somos nosotros mismos quienes, con nuestras demandas, queremos que el mercado cada vez nos lo ofrezca más?

Ventajas e inconvenientes de la digitalización en nuestros salpicaderos

Pantalla del Tesla Model X

En esta pantalla, que pertenece al Tesla Model X, incluso se puede navegar por internet.

Es cierto que para los fabricantes de vehículos es mucho más fácil llegar a un cliente si pueden ofrecer un interior de apariencia muy tecnológica porque, como decía más arriba, la mayoría de los vehículos lo ofrecen y es algo que está a la orden del día. El hecho de que nuestro coche también cuente con ello nos hace pensar que tenemos un coche mejor, de mayor calidad. Si no lo tiene podemos tener la sensación de estar comprando un coche que pronto quedará anticuado y que no es de lo mejor en cuanto a equipamiento.

La ventaja principal de esta completa digitalización es la apariencia, y la segunda es que las indicaciones del navegador se ven muy bien y son fáciles de interpretar, así como la proyección de la cámara de marcha atrás que nos ayuda mucho a estacionar. Pero no busques mucho más allá, porque si lo manipulas mientras conduces pierdes la concentración en o realmente importante -la carretera- durante unos instantes. Recuerda que a una velocidad de 120 km/h se recorren 33,3 metros cada segundo. Sin que te des cuenta, habrás recorrido más de 100 metros manipulando todos estos sistemas digitales y sin prestar atención a la conducción.

Por otro lado, ¿de verdad es tan necesario que un coche nos pueda leer las noticias del día, bien sean deportivas, políticas o económicas? ¿Es necesario que el coche nos lea los whatsapp recibidos mientras conducimos? ¿Necesitamos que el coche nos diga qué temperatura hará mañana en cualquier ciudad del planeta? Porque de esto también hay para dar y tomar…

Conclusiones

Pantallas del Audi A6

Pantallas de la consola central del Audi A6. El ajuste del climatizador se realiza mediante la pantalla táctil inferior.

Aunque estéticamente quede “muy chulo” tener un salpicadero bastante digitalizado, con dos o incluso tres pantallas de gran tamaño, recuerda que antes nada nos distraía tanto como lo hacen estos sistemas y que realmente tampoco aporta tantas ventajas como pudiéramos pensar.

Nunca olvides que no debes manipular el navegador mientras conduces. Pon la dirección de destino y ajusta tus preferencias de ruta antes de iniciar la marcha. Introducir una dirección en marcha hace que durante prácticamente un minuto (o incluso más), no prestes la atención que la carretera necesita, que es el 100 %.

Todas las marcas han hecho muchos esfuerzos en mejorar la seguridad de sus productos y en que estos puedan llegar a perdonar errores del conductor gracias a los ABS, ESP y, por supuesto, a los últimos avances como la frenada de emergencia automática o al sensor de presencia en ángulo muerto. Sin embargo, hace muy poco tiempo nos centrábamos en conducir, y punto.

Pantalla táctil de Volvo

Incluso no siempre tienen una gran estructura, lo que despista aún más.

¿Vamos por el buen camino? Mi opinión es que en buena parte sí, gracias a todos los nuevos asistentes, pero también hay una gran parte en que no. Los humanos nos acostumbramos fácilmente a que nos ayuden y el problema es que nos acomodamos y restamos importancia a cosas fundamentales. Con esto me refiero a que muchos de nosotros sabemos -siguiendo con el tema de las pantallas- las pulgadas de la pantalla táctil central de nuestro coche y todas sus funciones, pero desconocemos algo tan básico como el número de airbags que intentarán salvar nuestra vida en caso de accidente.

Te puede interesar

7 comentarios, deja el tuyo

  1.   ocellum dijo

    Falta añadir que poner en una pantalla táctil todos los mandos posibles abarata el coche. Tomas los datos del CAN Bus, y mandas la señal por ahí. No necesitas para cada botón una conexión nueva. La marca se ahorra esos botones que van ahora integrados en la pantalla.

    1.    Diego Ávila dijo

      Pues sí, llevas razón. En cuanto tengamos un momento actualizamos la entrada porque llevas mucha razón, aunque también es cierto que el coste de la pantalla (tiene que ser de alta calidad y con durabilidad) no es tan baja como la de un simple botoncito.

      ¡Muchas gracias!

  2.   Ignacio Agulló dijo

    Estoy de acuerdo con la idea general. Los mandos deben ser táctiles, accionables sin necesidad de mirarlos. Todo lo que fuerce al conductor a desviar la mirada de la carretera es una involución, no una evolución.
    Ya que hablamos de involución, voy a hablar de otra en la que no se fija nadie y que es bien apreciable en las dos primeras fotos: la distancia entre el parabrisas y la ventanilla lateral, ocupada por la arista del vehículo. En los coches antiguos era reducida, ahora es el doble y causa un ángulo muerto pequeño pero molesto. En carretera es irrelevante, pero en recorridos urbanos donde hay curvas de 90 grados es un ángulo que importa. Esta arista puede perfectamente ocultar un peatón. Según mi experiencia, si la arista te oculta la mitad superior del peatón, aunque sus piernas sigan siendo visibles a través de la ventanilla lateral, el conductor deja de percibirlo.

    1.    Diego Ávila dijo

      Hola Ignacio,

      Es muy cierto que los pilares delanteros (pilares A) son bastante más anchos que hace unos años, como en los coches de los 70 u 80. Lógicamente, al ser más anchos, reducen la visibilidad. Estoy totalmente de acuerdo contigo en el sentido de que en vías urbanas, al girar en una calle o incluso en una rotonda, nos puede entorpecer bastante la visión.

      Estoy seguro de que las marcas lo saben y también de que se esfuerzan en intentar que no sean demasiado gruesos. El problema es que estos pilares son importantísimos en materia de seguridad pasiva (en caso de accidente). En un choque deben mantenerse sin deformaciones, por lo que su rigidez debe ser muy, muy alta para proteger a los ocupantes en lo que se conoce como la “célula de supervivencia”. Fíjate en test de choque de coches viejos y modernos; en los viejos verás que se deforman, mientras que en los actuales se mantienen intactos.

      Ojalá pronto se puedan reducir el grosor de estos pilares por el uso de nuevos materiales con mayor resistencia que no obliguen a hacerlos tan anchos, porque es muy cierto lo que dices.

      ¡Gracias y un saludo!

  3.   mamono dijo

    Y estas pantallas aguantaran 10-15 años?? Pq mi coche de 15 años funciona todo, pero cambio de movil cada 2 años con la pantalla fundida. Y teniendo en cuenta q vivo en el sur, que el coche en verano coge la temperatura de un horno de alta fundición. Muy buenas tienen que ser las pantallas pa aguantar todo eso

  4.   Xos dijo

    Bueno, también podríamos considerar que estamos en una transición hacia el coche autónomo. Así que para cuando no tengamos que conducir, los fabricantes tendrán que ofrecer un producto global, que ofrezca entretenimiento e información, además, por supuesto, de recopilar nuestros datos…
    En fin, que nos enfrentamos a un cambio cultural del uso del coche, particularmente en las ciudades, y nos tiene que ofrecer “algo más”.
    A los que les gusta conducir, pues es otra historia…

  5.   Juanjo dijo

    Hola. Me llama la atención hace algún tiempo la cantidad de coches que andan de noche por la ciudad sin luces. Yo creo que se debe a que las pantallas se ilumiman siempre, no como los salpicaderos de hace años que no tenían luz si no encendías las del coche. Así que de noche, aun viendo la calle, gracias al alumbrado urbano, al arrancar no veías el salpicadero y te dabas cuenta de prender las luces se cruce. Hoy en día es difícil darse cuenta (aunque hay muchos coches con el alumbrado automático).

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche