Partes de los coches que pasaron o pasarán pronto a la historia

motor de agua, partes

La historia de la automoción lleva mucho tiempo evolucionando, y poco tienen que ver los actuales coches con los primeros. De hecho, hay partes que incluso han ido desapareciendo con el tiempo, y otras que lo harán muy pronto debido a que serán sustituidas por otras piezas o sistemas mejores.

Aquí tenemos una lista con algunos de los componentes que se dejaron de utilizar hace tiempo o que quedarán obsoletos pronto

Amortiguadores de ballesta

amortiguador de ballesta

Los amortiguadores de ballesta son un tipo de sistema de suspensión que se ha utilizado en vehículos desde tiempos inmemoriales. Este sistema de suspensión consta de varias hojas de acero que están curvadas y ensambladas en forma de ballesta (de ahí el nombre) para absorber y distribuir las fuerzas del impacto que se producen al pasar sobre irregularidades en la carretera.

La ballesta se monta longitudinalmente debajo del vehículo, conectando el chasis y el eje. Cuando el vehículo pasa por un bache o una irregularidad en la carretera, las hojas de acero de la ballesta se flexionan y absorben el impacto, lo que ayuda a mantener la comodidad. Este sistema de suspensión es especialmente resistente y capaz de soportar grandes cargas, lo que lo hace ideal para vehículos pesados y todoterreno.

Las primeras suspensiones con muelles metálicos y ballestas datan del siglo XVII. Se utilizaban en las carrozas para reducir las vibraciones causadas por los baches y obstáculos en el camino. Con la aparición del automóvil a finales del siglo XIX, se empezaron a utilizar también en los vehículos, incluidos los coches. Sin embargo, su uso ha ido disminuyendo para vehículos, y actualmente se han adoptado suspensiones con muelles e hidráulicas más sofisticadas y mejores, además de otras activas controladas mediante electrónica.

Frenos de tambor

freno de tambor

Los frenos de tambor son un tipo de sistema de frenado que ha sido utilizado en vehículos durante muchos años. Este sistema de frenado se basa en un tambor montado en la rueda del vehículo. Cuando el conductor acciona el pedal del freno, se produce una fricción a través de un conjunto de zapatas que presionan contra la superficie interior de un tambor giratorio conectado al eje o a la rueda del coche. Visto de otro modo, cuando el conductor pisa el freno, activa el sistema hidráulico, y cuando el líquido entra en el bombín de freno, empuja las zapatas contra el interior del tambor. Esta fricción ralentiza la rotación del tambor, lo que frena las ruedas y finalmente las detiene por completo.

Los frenos de tambor modernos fueron inventados por Louis Renault en 1902. Estos sistemas de frenado eran mucho más eficientes que los frenos de rueda de hierro que existían anteriormente. Se han usado durante mucho tiempo en vehículos de todo tipo, y en los coches se han venido usando hasta no hace mucho, especialmente en las ruedas traseras, aunque las delanteras ya funcionasen con frenos de disco más modernos. Sin embargo, últimamente han sido todos sustituidos por frenos de disco más eficaces, rápidos y seguros.

Radios en las ruedas

radios rueda, partes

Las llantas con radios son un tipo de llantas que se utilizaban en los coches antiguos. Estas llantas presentan un entramado de radios que se extiende desde el centro hacia el borde exterior, para generar una estructura sólida y reparto de pesos que pudiera sostener el peso del vehículo. Son una evolución de las antiguas ruedas de las carretas o carrozas, que también tenían este tipo de radios, aunque eran de madera en las más primitivas. Además, este sistema no se ha dejado de usar, ya que en la actualidad siguen usando radios otros vehículos, como las bicicletas o las motos.

Las llantas con radios eran duraderas y contribuían a la apariencia especial de los coches clásicos. Además, en caso de rotura, su reparación era más plausible al estar compuestas por distintos elementos (buje, radios y aro) que se podían reparar o susituir de forma independiente. Fueron inventadas por el ingeniero aeronáutico británico George Cayley en 1808. Aunque Cayley propuso por primera vez las llantas de radios de alambre, no solicitó una patente. La primera patente para este tipo de llantas se emitió a nombre de Theodore Jones de Londres, Inglaterra en 1826.

Los nuevos sistemas de frenado y suspensión más avanzados, además de las mayores velocidades y pesos soportados por los vehículos, han hecho que se dejen de usar en favor de las llantas macizas.

Recámaras de aire

Estudio presiones ruedas

Las recámaras de aire, también conocidas como cámaras de aire, son un componente esencial de los neumáticos de los vehículos, a día de hoy se siguen usando en ruedas de otros muchos vehículos, como carretillas, bicicletas, etc. Su función principal es almacenar el aire en el interior de los neumáticos. Estas cámaras tienen una forma toroidal y están fabricadas con materiales que impiden las fugas de aire, como la goma o el caucho.

La invención de la cámara de aire se atribuye a Robert William Thomson, quien en 1845 patentó la idea de inflar el caucho vulcanizado con aire. Sin embargo, esta idea no fue adoptada de inmediato y durante las siguientes décadas, los vehículos se movían con neumáticos llenos y hechos completamente de goma. En 1888, John Dunlop produjo el neumático inflado con aire, lo que marcó un hito en la historia de los neumáticos. Este invento comenzó a atraer la atención del público gracias a la victoria de los neumáticos en Belfast Cycle Race.

Después se produciría la transición a los neumáticos modernos tubeless radiales y diagonales. Estos neumáticos no tienen cámara de aire, no la necesitan, es la propia estructura del neumático, y la llanta, la que mantienen el aire atrapado. Esto es una clara ventaja, minimizando las probabilidades de pinchazos, quer eran altas en las recámaras. Además, estos neumáticos también tienen una estructura más robusta y pueden aumentar su durabilidad y seguridad.

Carburadores

carburador, partes

Los carburadores los hemos visto durante mucho tiempo en multitud de motores, desde motos a coches, pasando por otros vehículos agrícolas, etc. Son dispositivos que se encargan de preparar la mezcla de aire y combustible en los motores de combustión interna. Su función es crear la mejor mezcla posible para obtener una explosión óptima.

El principio de funcionamiento del carburador es relativamente simple, consiste en mezclar el combustible proveniente del tanque de gasolina con el flujo de aire que proviene de la bomba de inyección de aire, dentro de una cámara y que estará conectada a los cilindros a los que alimentará para la combustión.

La invención del carburador se atribuye a Karl Benz en 1885, aunque hay cierta duda sobre si en realidad lo creó. Algunos creen que un par de ingenieros húngaros también inventaron el carburador. En 1896, Frederick William construyó el primer coche que funcionaba con gasolina en Birmingham, Inglaterra, y que empleaba este sistema. En 1900, una versión posterior del coche de William hizo un viaje de 1.000 millas (1.600 km) demostrando el valor del carburador.

En cambio, con la llegada de los inyectores de gasolina en la década de los 80, los carburadores fueron perdiendo popularidad poco a poco, hasta llegar al punto en el que están prácticamente extintos. Los sistemas de inyección son componentes más eficientes, y consumen menos gasolina a cambio de una mayor potencia y autonomía.

Distribuidores

delco

Los distribuidores, o delco, son elementos del sistema de encendido en los motores de ciclo Otto (motores de gasolina, etanol y gas) que distribuyen la corriente eléctrica de alto voltaje, procedente de la bobina de encendido, mediante un rotor en el orden requerido por el ciclo de encendido de cada uno de los cilindros hasta las bujías de cada uno de ellos.

El rotor gira asentado sobre el extremo superior del eje del distribuidor, y en tanto lo hace va efectuando sucesivos envíos de corriente a cada una de las bujías del motor. Esta acción se produce al pasar (no tocando) a los puntos metálicos de la tapa del distribuidor en forma alternativa, en el orden indicado, y a una velocidad tal que se puedan producir las cuatro explosiones en una vuelta del mismo.

El primer distribuidor lo realizó la empresa Delco (Dayton Engineering Laboratories Co., fundada en Dayton, Ohio, por Charles Kettering y Edward A. Deeds en 1909), del grupo automotor General Motors. Y, a pesar de que fue un gran invento utilizado por muchos años, los avances en materia electrónica permitieron posteriormente eliminar el distribuidor para que la bobina fuese la encargada del suministro directo de corriente a las bujías. Los motores más actuales apenas utilizan distribuidores para repartir la chispa entre los cilindros, pues se han ido sustituyendo por sistemas de encendido electrónicos que son completamente estáticos (sin piezas móviles). Estos sistemas de encendido tipo DIS -o de bobina individual- son más eficaces y fiables.

Y, por supuesto, en vehículos eléctricos 100%, muchas de estas partes ni están ni se las espera… Y con la llegada de los coches autónomos, el volante también está amenazado…

Alternadores

El alternador del coche

Los alternadores son dispositivos que transforman la energía mecánica en energía eléctrica, para suministrarla a los sistemas que lo necesiten, como puede ser el sistema de encendido del motor, además de para las luces, la electrónica del interior, climatización, cargar batería, etc.

El principio de funcionamiento de los alternadores es relativamente sencillo: al girar, generan en su interior una corriente alterna mediante inducción electromagnética. Para girar, el alternador va conectado al motor a través de la correa de servicios. El alternador sucedió a la dinamo de modo paulatino a partir de los años 1970, cuando los costes de fabricación y el desarrollo de los componentes electrónicos de rectificación y regulación permitieron sustituir a los componentes electromagnéticos. La eficiencia de un alternador de automóvil es muy superior a la de la dínamo clásica, pero últimamente también ha ido mermando hasta ser sustituida en muchos modelos.

Por ejemplo, muchos vehículos ya usan los sistemas de energía regenerativa para poder obtener la energía eléctrica a partir de la frenada, siendo más eficiente…

Caja de cambios manual

caja de cambios

Las cajas de cambios manuales son un mecanismo que permite, mediante una palanca, y con ayuda siempre del embrague (otro sistema que desaparece junto a éstas), engranar una marcha u otra, es decir, subir o bajar marchas, para aumentar la velocidad o la potencia del vehículo respectivamente, con la relación de transmisión.

A lo largo de la década de 1980, los modelos de automóviles pasaron a incorporar cajas manuales de cinco cambios. En la última década, los modelos de alta gama, en particular aquellos equipados con un motor diésel, pasaron a incorporar una sexta marcha para poder circular en autopista con el motor a bajo régimen y, por tanto, con consumos menores. Con el paso de los años y la tecnología, la evolución de los cambios automáticos ha sido muy importante hasta el punto de superar en algunos aspectos a los manuales, ya que son más cómodos y se pueden optimizar para que cambien en el régimen de revoluciones preciso, mejorando la respuesta y eficiencia del motor.

Bomba de agua mecánica

bomba de agua, partes

La bomba de agua mecánica es un componente clave para la refrigeración del vehículo, ya que su función principal acometido es transportar agua a través de conductos para refrigerar el motor, y que ésta pase por el radiador, intercambiando calor y una vez enfriada, volviendo a iniciarse el ciclo.

Aunque en el pasado se usaba agua como refrigerante, en la actualidad se usa un líquido especial anticongelante.

Con el avance de la tecnología, las bombas de agua mecánicas han sido reemplazadas en gran medida por bombas de agua eléctricas. Las bombas de agua eléctricas son más eficientes, ya que pueden ajustar su velocidad de acuerdo con las necesidades del motor, lo que resulta en un mejor.

Manivela de arranque

manivela arranque, partes

La manivela de arranque era un componente esencial en los coches antiguos. Este dispositivo, conectado al cigüeñal del motor, permitía arrancar el coche manualmente. En lugar de girar una llave o presionar un botón desde el interior del vehículo, se tenía que girar varias veces una manija, situada en el frente de la carrocería, para dar vida a la máquina. Algo que actualmente si sigue haciendo de forma similar en algunos motores agrícolas, aunque generalmente usan una cuerda para tirar y arrancar la motosierra, desbrozadora, motoazada, etc.

Arrancar un automóvil con manivela parecía una labor sencilla, pero en realidad era un trabajo realmente pesado. Hacer girar un motor requería de un esfuerzo físico considerable. Además, el automovilista debía estar preparado para hacer varios intentos o para evitar lesiones en los brazos, como la temida “fractura del chofer”, que es la rotura del antebrazo, como se llegó a conocer en la fecha.

Con el paso del tiempo, los sistemas de arranque de los coches han evolucionado significativamente. Desde la sustitución de la manivela de arranque del motor por el encendido electrónico en 1922, pasando por la introducción por parte de Chrysler de los encendidos con llave en 1949, hasta la era moderna en la que los vehículos con sistemas automáticos como el Star-Stop que apaga el motor cuando el coche está parado y el motor se encuentra en ralentí, y lo vuelve a encender cuando se quiere emprender la marcha, reduciendo las emisiones contaminantes y el consumo en el ámbito urbano.

Dirección sin asistencia (manual)

dirección de un coche

La dirección sin asistencia, también conocida como dirección manual, es un sistema que permite al conductor guiar el vehículo, mediante un sistema de engranaje y cremallera, aunque existen otros sistemas posibles. De esta forma, el conductor puede transmitir los giros a las ruedas directrices para que el vehículo vaya a donde necesite. La historia de la dirección discurre paralela a la invención de la rueda y su aplicación al transporte, por lo que no se sabe muy bien quién la inventó…

El primer sistema de dirección asistida instalado en un automóvil de producción debutó en el Chrysler Imperial de 1951, y la competencia rápidamente siguió su ejemplo. La dirección asistida no solo hizo que fuese una dirección más suave y cómoda, sino que también permitió a los ingenieros mejorar la respuesta de la dirección, que a su vez mejoró la seguridad al poder esquivar obstáculos más rápidamente…

Starter

starter

El starter, también conocido popularmente como “aire”, era un componente esencial en los coches de las décadas de 1970 y 1980. Este dispositivo, conectado al carburador del vehículo, variaba la mezcla de combustible y aire que llegaba al motor. Al activarlo, el coche ganaba fuerza y el motor subía de revoluciones. A día de hoy, algunos motores lo siguen usando, como el de algunas motoazadas o máquinas pequeñas agrícolas…

El starter se activaba mediante un mando o palanca, que variaba en función del modelo del coche. Normalmente, se ubicaba a la altura de la rodilla izquierda del conductor, bajo el volante. Antes de arrancar el coche, era habitual tener que dar un par de pisotones al pedal del acelerador para que entrara gasolina. Sin embargo, había que tener cuidado de no ahogar el motor.

Tras las gélidas noches de invierno, y con el coche a la intemperie, se acumulaba demasiada gasolina en los cilindros del motor. Esto generaba una mezcla demasiado rica que dificultaba la combustión al arrancar. Al tirar del aire, se reducía el caudal de gasolina en el carburador y se incrementaba el del aire, empobreciendo la mezcla  para que arrancase más fácil.

Con el paso del tiempo, los motores de inyección hicieron desaparecer los carburadores, con modernos sistemas de arranque que ya prescindían de esta palanca que seguro recuerdas de hace años o de ver a tu padre hacerlo en el coche familiar…

¿Me olvidé de alguna? Comenta con esas partes de las que sientas nostalgia o recuerdes de tiempos pasados…


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.