Participamos en la Caravana de Seguridad del IV RallySprint Culebrín-Pallares

A pesar de que desde que tengo uso de razón los coches han ocupado mi mente, hubo unos años que mis días estuvieron colmados de baloncesto. En estos años de equipo comprendí que, detrás de las estrellas, hay jugadores que rebotean, que defienden, que pasan el balón, y que juntos, en equipo, solo así,  consiguen la victoria. En un rallye pasa algo parecido. Un completo equipo debe dejarse la piel meses antes para que la seguridad de los que compiten, aquellos que ves tú de lado o a toda velocidad, corran lo más seguros posibles. ¿Qué hay detrás de un rallye? Escudería Faro de Extremadura nos invita a ser partícipes de la Caravana de Seguridad del IV RallySprint Culebrín-Pallares. Una invitación que hemos querido compartir con todos vosotros. Motor en marcha, sirena encendida y… ¡al tramo!

Todo comenzaba algo más de un mes antes de la cita, cuando teníamos el primer contacto con la organización. Desde ese momento y hasta la previa de la salida, marcada el sábado 20 de octubre a las 7.30 horas, la organización tuvo poco descanso. Mi móvil necesitaba un par de cargas diarias, no paraban de llegar mensajes. Con la documentación administrativa en regla la señalización y montaje de los tramos era punto de partida. Dos recorrerían los pilotos, el Tramo A-1 ubicado en la comarca de Tentudía; y el Tramo B-1 “Javier Domínguez”, el que corresponde a la mítica carretera de “El Culebrín” denominada de manera oficial EX318. Dos carreteras serpenteantes dibujadas en el sur de Extremadura que serían recorridas tres veces cada una para completar un total de seis pasadas.

Para darle un tinte más emocional a este reportaje, y alejarnos por un momento de las simples letras, esta prueba rinde homenaje a Javier Domínguez, persona muy involucrada con este deporte que lamentablemente perdió la vida años atrás. Además, con apenas tres ediciones y la cuarta que protagoniza estas líneas, esta cita se ha hecho muy popular entre los aficionados por ser decisiva año tras año para el regional de asfalto y por aglutinar a los mejores pilotos del campeonato.

Calentando motores

Y las redes sociales daban buena cuenta de ello. Con ellas, además de animar al público, se aprovechaba para dar conciencia a los espectadores, tanto del lugar que debían ocupar como del respeto por el medio. Los pilotos se iban sumando, tanto o más que los nervios. El cierre de las inscripciones culminaba con casi 60 participantes tres días antes de la ceremonia de apertura, documento oficial que también sería publicado 24 horas antes del evento y que daba paso a la organización de todas las comunicaciones y material para la Caravana de Seguridad. Por fin iba desapareciendo la literatura y cogiendo peso la acción.

El viernes estaba todo dispuesto para dar la bienvenida a los participantes. Justo allí, donde todos los años, en la Plaza de España de Pallares, una localidad de menos de 400 habitantes que ve multiplicada de manera exponencial su población con la llegada de este día tan especial. Verificaciones administrativas, verificaciones técnicas y montaje y, finalmente, reunión de seguridad, una hora antes de la ceremonia pódium salida. Todo un plan bien definido en el reglamento y seguido minuciosamente cual maestro panadero. Olor había, sí, pero no a masa madre, sino a gasolina quemada.

No es nada fácil explicar el entramado que gira en torno a la organización de la seguridad de un rallye. Quizás más complicado que dar respuesta a los gritos del despertador que no paraban de martillar mi cabeza el sábado a las 6 en punto de la mañana. Estaba citado una hora más tarde con el Jefe de Seguridad del Tramo B-1, Jose Julio Navarro, quien justo después de estrecharme la mano daba la orden a Protección Civil para que se desplazaran hasta los puntos indicados previamente. La Dirección General de Tráfico ha actualizado este año la regulación de tráfico de los eventos deportivos para indicar que este tipo de pruebas no requiere acompañamiento de agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Un cambio que daba respuesta a una de mis primeras preguntas, ¿y la Guardia Civil?

Por su parte, cada tramo estaba ocupado en su inicio y salida por una ambulancia, la cual daría asistencia en caso de emergencia. Junto a ella estaba dispuesta una grúa, encargada de remolcar vehículos siniestrados o averiados. Toda esta información viene recogida en el Road Book presentado antes de la competición, un texto de suma importancia para los pilotos en el que se indica incluso la cobertura de las diferentes compañías en cada punto. Las últimas verificaciones se iban completando, ahora sí que sí el estruendo de los motores abrazaba a los espectadores y nos daba oxígeno a los que estábamos tras los focos.

“Coche Cero para Dirección de Carrera, ¿me recibe?”

La salida del primer participante, citado a las 7.55 horas, correspondía al punto kilométrico 5.550 de la BA-109. Antes de que soltara el freno y echara a correr, el Coche 0000 y 000 habían testado que el tramo reunía las condiciones de seguridad oportunas. Más tarde, tras los coches de Regularidad, saldría el coche 00 y 0, los encargados de dar la salida a los coches de Velocidad. El Coche Cero y sus homólogos hacen una función determinante. Su misión es, además de analizar las condiciones del tramo, mostrar al público la velocidad y trazada que efectuarán los participantes en el rallye.

En la mayoría de las ocasiones el Coche Cero es un vehículo de competición, aunque no es necesario que así lo sea. Los que no son de carreras ni de semicarreras son los coches que ruedan desde que arranca el Jefe de Seguridad hasta el Coche 00. En cuanto a las tripulaciones de los llamados Coches Cero, refiriéndonos tanto a piloto como a copiloto, es ideal que tengan experiencia en rallyes al objeto de poder informar de forma detallada a la Dirección de Carrera. También se recomienda contar con licencia de oficial en vigor, al menos uno de los ocupantes.

Como si nos esperaran los Reyes Magos, nos pusimos en marcha a toda velocidad a la salida del Tramo B-1 “Javier Domínguez”, nuestro lugar de trabajo. Justo antes de que saliera en este segundo tramo el Coche 0000, nosotros, el Coche Escoba y el Coche Cintas debíamos de hacer nuestro trabajo. El Coche Cintas es uno de los más importantes de la Caravana de Seguridad. Debe de asegurar los cierres de carretera, así como avisar a los espectadores de posibles peligros en sus ubicaciones. Tan importante como el Coche Escoba, el cual recorrerá el tramo tras el último participante.

Todos en su sitio

Pedal a fondo en la salida. El sonido del gálibo anuncia a los espectadores que el Coche de Seguridad se acerca, y que la adrenalina no tardará en dispararse. Nuestro objetivo, amén de confirmar el cierre del tramo y avisar a espectadores rezagados, era el de asegurar los puntos de radio, otra de las claves de la organización de un rallye. Este equipo merece no un párrafo, sino un reportaje entero. Y es que son voluntarios que, además de sufrir las inclemencias del tiempo, en ocasiones se juegan la vida para informar a los pilotos de posibles peligros.

A pie de tramo los puntos de radio y banderas se encargan de controlar el paso de los participantes y, si fuera necesario, informar a los pilotos con la diferente tipología de banderas. Habitualmente se dispone de tres colores: amarillo, azul y rojo. El primero de ellos informa al piloto de la presencia de un peligro en un borde de la pista o en una parte de la misma. Con ella el participante sabe que debe reducir la velocidad y no adelantar, preparándose para variar la trazada. La azul, en desuso, advierte de la aproximación de otro vehículo más rápido. Y la roja, la más prohibitiva, detiene la carrera por completo.

Luz verde

Cruzamos el punto de llegada y primera misión cumplida. El Coche 0000 recibe la orden de salida. El segundo tramo, el de “El Culebrín”, el más esperado por los aficionados, tiembla con el paso de los participantes. Breve lapso de tiempo para deleitarnos con las bellezas que bailan por nuestras retinas. Los faros escamoteables del Honda Prelude de Jesús Luque nos encandilan, el estruendo del BMW M3 E46 de Santiago Barragán nos pone la piel de gallina y los coletazos del BMW 325i E30 de David Navarro, con su inquieta zaga, terminan por sacarnos una sonrisa entre tanta concentración. Hay cosas que no se pueden explicar. Se sienten, se disfrutan, sin más.

Accidente en el puente

Mientras nos dirigimos al parque de asistencia, ubicado a medio camino entre tramo y tramo en la localidad de Monesterio, nos informan de un tremendo accidente. Nuevamente quinta a fondo en carretera de enlace. Uno de los pilotos más rápidos, el participante con dorsal 5, sufre un duro accidente en uno de los puentes del Tramo B-1. Su Peugeot 106 Rallye rompe el pretil del puente y está a punto de caer al vacío. No pude sentir más que escalofríos cuando miré la altura del mismo, más de doce metros nos separaban al suelo. La preocupación terminaba con un “estoy bien” del piloto, dos palabras que sembraban la calma en la Caravana de Seguridad.

Lamentablemente, el tramo era neutralizado. Esto sucede cuando tras un accidente la pista no reúne las condiciones de seguridad para poder seguir corriendo. Si la duración de un reagrupamiento supera los 15 minutos, es decir, si en ese plazo de tiempo la pista no está preparada para continuar, el tramo quedará neutralizado o anulado. El resto de los pilotos deberán desviarse y continuar hacia el siguiente tramo. Igualmente, en caso de accidente, el participante accidentado mostrará un letrero identificado en el Road Book con la palabra OK en verde para indicar que está bien. En caso contrario, se señalizará con un SOS rojo.

Arriba esas copas

Tras este incidente, que el Coche Cintas subsanó sin problemas, la fiesta continuó. El resto de pasadas, tanto del Tramo A-1 como del B-1, se completaron con limpieza y sin accidentes de gravedad. El vencedor del IV RallySprint Culebrin-Pallares completaba los 54 km. cronometrados en un tiempo de 30:01:695 minutos. Antonio Luis Casimiro firmaba el segundo mejor tiempo rozando la victoria con su Mitsubishi Lancer Evolution X tan solo 03,919 segundos del modelo alemán. La tercera plaza era para José Antonio Caballero, participante que terminaba a 37,824 segundos de la cabeza con también un espectacular Mitsubishi Lancer Evolution X.

La entrega de premios puso el broche a un trabajo colectivo impecable. Gracias a Jose Julio Navarro, el cual nos dejó el volante con la máxima confianza y desde el puesto de copiloto nos explicó las entrañas de la Caravana de Seguridad. A todo el equipo humano del IV RallySprint Culebrin-Pallares y en especial a la Escudería Faro de Extremadura, la cual me ha hecho sentir miembro desde el primer contacto que tuve con ellos.

Fotografía – Álvaro Piloto, Dayla Photography

Te puede interesar

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche


Extremeño enamorado del mundo del motor. Cuando aún no había aprendido a contar hasta diez, ya coleccionaba llaveros con las insignias de cada marca de automóviles. También, he sido jugador de baloncesto gran parte de mi vida. Quizás, por este motivo, estudié el Grado en Educación Física en la Universidad de Extremadura. Siempre he mirado a los coches con otros ojos: disfruto de su mirada, de sus líneas y por supuesto, del placer de conducirlos. ¿Un sueño? Recorrer "el infierno verde" subido en un Porsche 911 Turbo. Espero que te gusten mis artículos en donde podrás comentar y preguntar acerca de lo que desees, estaré encantado de tu colaboración. Me tenéis en Twitter y en la mayoría de las redes sociales. ¡Sígueme y compartamos la pasión por este maravilloso mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.