Prueba Abarth 500 1.4 T-Jet: adicto a la conducción (parte II)

Viene de Prueba Abarth 500 1.4 T-Jet: adicto a la conducción

Abarth 500 T-Jet [Mio]

Arrancamos

Pongo en marcha el motor e inmediatamente se me dibuja una sonrisa en los labios: ¡vaya sonido! Me bajo del coche y para mi sorpresa, desde fuera el sonido es aún mejor…impactante.
Meto primera y me muevo con suavidad por el parking. La dirección tiene muchísima asistencia y el recorrido del acelerador es largo. En cambio, parece que maniobre un Mercedes Clase C State por el gran radio de giro que necesito. Supongo que es el precio a pagar por unos palieres reforzados y llantas de gran garganta. Salgo a la calle y mi sonrisa se desdibuja. El coche no transmite demasiado…y esa dirección… es que no me gusta nada esta blandura 🙁

Abarth 500 T-Jet (7) [Mio]

El veneno aflora.

Llegado a este punto aprieto ese botón que dice “Sport” en el salpicadero y…la sonrisa vuelve a mi cara. ¡Vaya cambio! La dirección se vuelve dura y transmite fiel lo que ocurre debajo, el recorrido del acelerador se acorta considerablemente y la aguja del turbo pega un brinco a la mínima insinuación. De los que he probado es el coche que más cambia de carácter gracias a dicho botoncito. Sobre el papel, y al igual que en el Abarth Grande Punto el cambio prestacional no parece mucho pero la realidad es que se trata de otro coche.

Abarth 500 T-Jet (5) [Mio]

Con el paso de los días acabé de cogerle el gusto a desactivar el botón Sport para aparcar, moverme tranquilamente por las calles o mantener un viaje largo por autovía y activarlo en cuanto me “picaba” un poco el escorpión. Dicho sea de paso, con Sport desactivado el indicador de marcha te sugiere cambiar a bajísimas revoluciones primando el consumo. Con Sport activado te invita a cambiar sobrepasadas las 5.500 para proteger el motor sin pérdida de prestaciones  . Lo cierto es que rodando a tope sólo compensa llegar más allá de esas 5.500 en caso de que lleguen en pleno apoyo y no quieras “arriesgarte” a cambiar de marcha en precario equilibrio.
Ya que hablamos de prestaciones, decir que es uno de los coches que más me ha satisfecho de todos los que he probado. Con un precioso sonido mientras empuja en cualquier marcha, conducirlo es adictivo de verdad. Las zonas de curvas lentas son su hábitat natural, ya que a altas velocidades la estabilidad se compromete bastante, condicionado por su escasa distancia entre ejes.

Abarth 500 T-Jet (4)

Llegar lanzado a unos 150 km/h antes de una curva, frenar al máximo y conseguir que el coche vaya por donde quieres requiere cierta habilidad…de hecho me llevé unos cuantos sustos y sólo al cabo de unos días empecé a cogerle el tranquillo a la tremenda rapidez de reacciones del . Aun con práctica, no me parece para nada un coche fácil de conducir en zonas amplias y rápidas, aunque tengan buen asfalto. Los limites reales del coche están mucho más lejos que los que yo y la mayoría de los usuarios puedan llegar a alcanzar y sólo un conductor muy hábil se atreverá a explotarlo a tope. Si nos atenemos a las velocidades que marca la ley, el coche se comporta perfectamente bien, pero para mi lo mejor viene en las zonas de curvas. Aquí la agilidad del coche es asombrosa, los frenos contundentes y resistentes y la tracción ejemplar gracias en parte al diferencial activo TTC (Torque Transfer Control).

Abarth 500

Costaba encontrar uno de sus botoncitos “mágicos”


En la montaña llega lo bueno

Tras un “paseo” por la sierra madrileña me dirigí hacia Miranda de Ebro con la intención de dar unas cuantas vueltas en el circuito del ACM, como otras veces. Evidentemente huí de la autovía y me dirigí por la carretera de Soria hacia el siempre sugerente puerto de Piqueras. Existe un túnel que lo atraviesa por debajo, pero yo prefiero subir y bajar…y esta vez iba con el coche adecuado 🙂 . Durante la subida el motor empujaba con nervio, y la tracción a la salida de las curvas con el TTC me impresionó. Forzando la aceleración en segunda sales de las curvas “afilando” ruedas (ambas  a la vez) sin que se encienda el testigo amarillo del ESP y sin perder apenas la trayectoria. ¡Impresionante capacidad de tracción!. Durante toda la subida el control de estabilidad estuvo de vacaciones…ausente e innecesario.

Abarth 500 T-Jet (8)

Llega la hora de la bajada y las cosas cambian pues a la propia inercia del coche se le suma la energía del descenso y…las frenadas se complican, sobre todo por la mencionada tendencia del eje trasero a salirse de la trayectoria. Aquí el ESP si que vino en mi auxilio varias veces, y yo se lo agradecí apurando menos las frenadas. Al llegar abajo comprobé que los frenos seguían echando humo, saqué mi termómetro láser y…499ºC en la superficie del disco. No está nada mal teniendo en cuenta que ya hacía rato de la última frenada y se habrían enfriado algo. Al igual que en el Abarth , aguantaron todo el trayecto muy bien. El equipo opcional del Esseesse tiene que ser abrumador. (Actualizo: “es abrumador”, porque hoy mismo lo he probado 🙂 )

Abarth 500 (34)

Literalmente, el Abarth “aplasta” al 500 del que deriva

Consumos

La parte mala viene del consumo: tras hacer el puerto de Piqueras 3 veces (ida, vuelta y otra vez ida para seguir mi camino) miré el ordenador de abordo y marcaba 22,8 litros/100 km. A fuerte ritmo y con un depósito pequeño, la autonomía es de chiste.
Realmente, el “pequñín” de Abarth y con el botón Sport desactivado hace medias en carretera y autovías de poco más de 7 litros/ 100 km. Respetando la ley y siendo cuidadoso se puede bajar de los 7 l/100 km. En ciudad tampoco gasta mucho, para el tipo de motor que tiene, gracias en parte a su poco peso. Siendo sincero, en un uso real, incluyendo las típicas “alegrías” (acelerones por placer, adelantamientos, etc.), callejeo, y sin mantener velocidades por encima de la ley constantemente fuera de poblado, el consumo rondará los 8-8,5 litros/100 km, un valor tirando a bueno. Mi utilización “Standard” cuando tengo coches deportivos es la siguiente: conducir siempre con la máxima eficiencia para luego poder permitirme alegrías con el acelerador sin que el consumo total se dispare de forma irreal.

Continuará con la prueba en circuito

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *